Buscar en el blog

Cargando...

domingo, 10 de febrero de 2013

Góndolas de cidra


 
Me ha encantado hacer esta receta, un bocado original que sin embargo, me ha traido un sabor que mi memoria albergaba desde la infancia, cuando por la mota del río Segura, paseaba con mis abuelos y me daban un dulce limón que recogían por allí y que comíamos con gran deleite.
Muchos años han debido pasar para pensar que aquel limón, seguramente era una cidra.


Dicen los expertos, que la cidra o citrus médica, como se llama en medios científicos,  es el precursor de todos los limones, como la madre o el padre de todos los limones, lo que al margen de taxonomía y a juzgar por su tamaño, nadie pondría en duda.
Es enorme, algunos ejemplares llegan a pesar más de un kilo y su aspecto es el de un robusto y hermoso limón de piel muy gruesa, muy aromatizada.
A diferencia de otros limones, la carne de este cítrico, es escasa, no tiene ni mucho jugo, ni pulpa en sí, pero tiene a cambio una enorme cantidad de albedo o “pan”, que es esa carnosa capa blanca que lo envuelve, con un sabor dulce y una textura tierna y delicada.
 

 
La cidra está siendo recuperada por algunos héroes de la botánica. Es el caso de Santiago Orts un biólogo creativo que en su huerto, ubicado en Elche, cultiva éste y otros cítricos maravillosos, rescatando así sabores y aromas que alguna vez formaron parte de este entorno.
De ese huerto mágico proceden estas cidras.
La receta como veréis es sencilla y forma parte de ese grupo de recetas que yo llamo comodín, porque aprendiendo una, se puede luego variar y derivar en otras cuantas recetas más.
En este caso, se trata de una crema de queso y cebolla pochada, enriquecida con unas gambas. Pero imaginad estas bonitas góndolas, con un tipo de cebiche o ensaladilla de las típicas nuestras: rusa, marisco, alcachofas…
Por otro lado, el sabor del pan de cidra es dulzón y aromático, cruje al comerlo, así que tampoco me parece descabellado intentarlo con un relleno dulce, una crema pastelera le iría de película. En fin, inventemos.
Si pensáis que esto es demasiado exclusivo, seguramente tengáis razón,  pero si os pasa como a mí, eso justamente será lo que os despierte el deseo de probarlo. En otras palabras: si esto es exclusivo, es para ti.

En contacto con Santiago y su Huerto gourmet seguro que podéis adquirir unas cuantas cidras.
Y ahora, vamos con la receta:

Ingredientes:

Una cidra
Una cebolla
Tres gambones
Media copa de brandy
Media tarrina de queso de untar, tipo Philadelphia
Sal y pimienta al gusto y
Un par de cucharadas de AOVE

 
Lo primero que haremos es asar las gambas a nuestro gusto, con sal gorda y ningún añadido más.

Reservamos.

 
Por otra parte, cortamos en brunoise la cebolla y la pochamos hasta dorar, en un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra.


Una vez hecha la cebollita, añadimos el brandy y flambeamos


 
Cuidado al flambear no lo hagáis debajo del extractor de humos.
Cuando la llama se apague, añadiremos el queso, removiendo bien y obteniendo una mezcla que pasaremos por el chino o la minipimer.

 
La crema obtenida, que será homogénea, se mezcla finalmente con las gambas troceadas a nuestro gusto.



Ya tenemos el relleno hecho y vamos a preparar las góndolas de cidra

Después de cortar la cidra longitudinalmente, obtendremos pequeñas tajadas. No muy grandes, pero tampoco tan pequeñas que no pueda servirnos de recipiente.


Con ayuda de un cuchillo, vamos quitando el centro y también la piel. Nos quedarán pequeñas tajaditas que a la vista, parecen de coco.


Yo las vacié con un sacabolas, dejando en el interior un hueco perfecto para albergar el relleno.

 
Y hecho esto, sólo nos queda montar las góndolas.
Colocamos el relleno sobre las tajadas de cidra y decoramos con cebollino picado.
También decoré con un poco de ralladura de la misma cidra.



La verdad es que quedaron  preciosas y apetitosas. Y lo mejor de todo: riquísimas.
 


 
¿No las vais a probar? Espero que si.

Un abrazo.

39 comentarios :

  1. Enhorabuena por la receta. Me parece muy original y segura que el resultado es delicioso.
    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel por tu comentario. Para mi ha sido un descubrimiento poder preparar la cidra de esta forma y una sorpresa comprobar lo riquísima que quedó con este relleno. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me has dejado de piedra, super original. Me encantan las fotos finales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gustó cómo quedaron esas fotos Carlos, el plato brillaba y el efecto de agua le quedó estupendo a las góndolas. Menos mal que de vez en cuando sale algo chulo verdad? me refiero a fotografías. De cocina tengo más aciertos jejeje, estos sabores quedaron super interesantes, la mezcla de texturas también me encantó. Si tienes oportunidad, pruébalo alguna vez, te va a gustar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Claro que voy a probar esas maravillosas góndolas. Me encanta la foto del "agua"sobre la que se deslizan. eres una artistaza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que si, Sol? Quedó que ni adrede, un plato de cristal que brillaba a la luz del día y es cierto que el efecto fue total, parecen dos góndolas sobre el agua.
      Tu si que tienes la suerte de poder probar cuando quieras estos recipientes magníficos hechos de cidra, pon encima lo que quieras, esa ensaladilla estupenda que haces o un relleno como el de esta receta, seguro que os gustará.
      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  4. Me has dejado boquiabierta... qué delicia de plato y qué presentación fantástica. MUY BUENO. Un besico,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Iratxe, me alegro de que te haya gustado. Bsos.

      Eliminar
  5. Que receta tan original e interesante, se me hizo agua a boca! La respuesta a tu última pregunta es, sí, las voy a probar. Por acá se consiguen las cidras en esta época. Gracias por compartir, lindas fotos!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que las vayas a probar Prieta, vas a ver cuántas posibilidades tienen como recipiente comestible para albergar cualquier relleno, dulce o salado. A mi el sabor de ese pan de cidra me encanta.
      Un beso grande y muchas gracias por venir a visitarme.

      Eliminar
  6. Nunca había visto esta fruta, sinceramente, me produce una gran curiosidad... es una lástima porque estas variedades locales tienden a desaparecer. Cuando busco en Madrid frutas y verduras de mi tierra (por el Norte) me desespero, y me da muchísima lástima que nadie sepa de qué hablo cuando pregunto por la planta de la achicoria, las borrajas o los arañones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo EnLaLuna, a veces también a mi me pasa, sabores del recuerdo que parece imposible recuperar. Yo digo a veces que soy de la liga de recuperación de recetas en peligro de extinción y bueno, eso es perfectamente extensible a los productos de la tierra.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Todo un descubrimiento, Viena!
    La presentación y las fotos, preciosas!
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes tienes que probar Aurélie, las cidras no deben ser tan difíciles de conseguir y merece la pena la experiencia, probar cosas nuevas, ingredientes raros, productos diferentes, es como una aventura muy interesante.
      Un beso grande y gracias por venir.

      Eliminar
  8. Me ha gustado esta receta y sobre todo volver a ver una entrada suya.
    Esta preparación me ha recordado que tengo que hacer, lo tengo in mente desde que ha comenzado la temporada de naranjas este año, de hacer una crema con el pericarpio o albedo.
    Es una crema que en su día la publico el Sr. Adria, yo la hice en una ocasión y quedo bien.
    Solo me falta encontrarla aunque me acuerdo como la hice, sino la encuentro improvisaré teniendo en cuenta los recuerdos.
    Que pase buen día a pesar el gobierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Apicius: Me ha dejado super intrigada con esa crema, que si es del albedo de la naranja tendrá un toque amargo. A ver si la encuentra porque me itneresa mucho conocer esa receta, ya que tengo naranjas en el huerto y bueno, me parece una recetga interesante, sobre todo si usted dice que queda bien.
      Le agradezco el comentario y la bienvenida, a ver si me logro incorporar de nuevo al ritmo normal. De todas formas, aunque mi actividad por la Red haya bajado un poco, su blog es siempre una referencia que no dejo de visitar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que original Viena!!!. me ha encantado el relleno y el recipiente que lo contiene. Hace muchísimo tiempo que no veo una cidra y me han entrado unas ganas locas de ir a buscar alguna y hacer tu receta. Un beso enorme y un gusto de volver a saber de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Anna: Gracias por tu siempre agradable visita. Si tienes la oportunidad prueba esto, verás que te va a gustar mucho, además estéticamente quedan muy bien y con las fotos que tu haces y lo perfeccionista que eres con tus recetas, es seguro que vas a mejorarla muchísimo. Te mando un beso grande.

      Eliminar
  10. URGENTE. Viena, ¿realmente has ido a Manchester? He recibido un eMail supuestamente tuyo, pero que me ha desatado un montón de sospechas. Por favor, si puedes, confírmame que es tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin estoy en Alicante y el mail de Manchestes no es más que un virus o una estafa, yo no sé, que además por lo que he sabido circula hace años por internet. A mi me han controlado la cuenta de correo, primero twitter ¿te acuerdas? luego la cuenta de g-mail, que sigo sin poder acceder a ella, un desastre y luego otra cuenta de correo que tengo, así que fíjate el follón que tengo desde el viernes por la mañana que me entró el bichito. Aunque he enviado a todos mis contactos un correo advirtiendo, no se si habrá llegado ya que como te digo, la cuenta no la puedo controlar, ni la configuración, ni nada y de hecho, sale con caracteres extraños, como si fuera árabe o un idioma muy raro que no reconozco, en fin, un virus desastroso que espero que no os entre a ninguno.
      Confio que los que me conocen, se percaten enseguida de que yo no escribo así, es un texto que procede de un traductor, y los que no me conocen, espero que no sean tan "generosos" como para enviarme mil doscientos Euros a una cuenta extraña. ¡Ay Sr.! Qué lio lleva esto de internet y eso que tengo antivirus y todos los artilugios al día.
      Muchas gracias por tu alerta. Seguimos viéndonos.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Cielo! han interceptado tu cuenta de correo con un mensaje bastante antiguo diciendo que estas en Inglaterra, que te han robado y que te mandemos dinero... :-(
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maite, efectivamente esto fue el viernes por la mañana y todavía no hemos podido arreglarlo ni el informático ni yo, la cuenta está controlada por estas personas.
      Un beso grande y gracias.

      Eliminar
  12. Ah, qué bonita entrada, esas fotos de la lanchita que hasta se me ha antojado navegar en ese lago o estar yo en el puente para interceptar una góndola de ésas y llevarla de inmediato a la boca.
    Acá esas cidras es casi imposible conseguirlas en los mercados, sólo en algunas casas las tienen sembradas y es cuestión de tocar de puerta en puerta para que las encuentre. No sabía cómo se llamaba ese carnita bofa que tiene entre la cáscara y la pulpa: albedo. Algo nuevo aprendí, un abrazo querida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen: Gracias por tu visita y me alegro de que te hayan gustado estas gondolitas, se ven románticas verdad? Aquí tampoco es fácil encontrarlas en los mercados, pero bueno, ya se sabe, si se busca, al final se encuentra. A ver si un día las pruebas.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Me ha gustado mucho esta entrada. Hace poco comencé a seguir en twitter a Santiago Orts y estuve visitando su web. Me encantó todo lo que tiene. Gracias por la receta, me parece estupenda. Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graci: Para mi han sido un descubrimiento, los cítricos, el caviar vegetal, los polvos mágicos, todo me ha encantado y poquito a poco, lo voy probando todo e incorporándolo en mi cocina. Una gran aventura, encontrarse con sabores y texturas nuevas.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. He quedado maravillada con la presentación, son unas góndolas sin duda alguna. Había visto esta variedad pero nunca hubiese pensado que llevaba otro nombre que no sea "limón grande". Qué rica receta, Viena, qué maravilla.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Claudia: Gracias por tu comentario. La verdad es que estas tajaditas de cidra se prestaban perfectamente a ser góndolas. Como nunca las había hecho antes, yo misma me iba sorprendiendo al ver la presentación tan bonita que podían recrear. Luego el plato hizo el resto, porque sus reflejos y sombras, dieron el toque acuático. Pero lo mejor de todo es que al comerlas, son de una textura y un sabor realmente apetecibles. Me alegro de que te hayan gustado. Un día te animas y las haces para una cena romántica.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Qué receta más original. Creo que cualquier combinación de las que propones tiene que estar buenísima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Princesa Pastelera, yo voy probando con distintas cosas y la verdad es que la textura del pan de la cidra, realza cualquier ingrediente de relleno.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  16. Qué imaginación Viena, maravillosa la receta. Las cidras se ven poco por aquí, el otro día en el mercado del centro vi cidras pero de las otras, las cayote, con las que se saca el cabello de ángel, que por lo visto se producen mucho por la zona de Huelva pero para la industria del dulce, de ahí que tampoco se vean mucho en los mercados. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Delikat por el comentario. Por aquí tampoco se ven cidras, quizás en el mercado central y en algún puesto especializado, pero es raro. Y la cidra calabaza, tampoco es fácil encontrarla. Por eso me gusta cuando tengo la ocasión, experimentarlas en la cocina.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. ¡Hola Viena! Te he descubierto gracias a Apicius, me intrigaba lo de las góndolas de cidra. Por aquí no las he visto, pero si dices que parecen limones igual se me han pasado de largo. Riquísimo ese relleno. Me quedo con tu permiso en tu casa. Por cierto unas fotos preciosas y muy cuidadas. Te invito a visitarme a sal dorada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Gemma sal dorada a este espacio y más si llegas de la mano del maestro Apicius.
      Como decía en otro comentario, no es fácil encontrar cidras en el mercado, al menos por aquí, por Alicante, no sé si donde tu estás habrá, pero merece la pena probarlas alguna vez.
      Te visitaré en cuanto tenga un ratito, claro que si.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Cuantas cosas nuevas que descubrí en tu blog! Entré por los fartons, ya que una amiga me envió chufa y mañana voy a preparar horchata...averiguando vi que se la acompaña con esas masas y tal vez mañana también las prepare. Un placer leerte.
    Te seguiré por Bloglovin ya que el seguidor de blogger no me agrada demasiado. Por eso no vas a ver mi carita entre tus seguidores.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati bienvenida seas a través de blogger o de Bloglovin. Espero que encuentres siempre en este espacio cosas nuevas que te ayuden. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Nice post. I learn something new and challenging on websites
    I stumbleupon on a daily basis. It will always be useful to read articles from other writers and practice a little something from other web sites.


    My web blog buy followers on twitter

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...