Ir al contenido principal

Entradas

ARROZ CALDOSO VEGETARIANO

  Por aquello de ser fiel a lo tradicional, diré que este arroz en la Ribera Baixa, de donde es típico, se llama arrós brut, es decir: arroz sucio.   Y se llama así, porque las alcachofas que lleva, enturbian el caldo del arroz, pero a mí como que me tira para atrás llamar a las comidas ricas, con nombres feos.  Además en este caso, se prestaba a confusión con otros tipos de arroces, ya que también existe en el recetario tradicional un arroz sucio en Mallorca, que se hace con costillas de cerdo, panceta, conejo y pollo y por si fuera poco, arroces sucios por Cataluña, que además, se “ensucian” con la sangre animal que se utiliza: de liebre, pichón, tordo, etc.  Ya una vez hablamos en este mismo blog, de los nombres bélicos puestos a los alimentos y muchos casos hay de otros nombres realmente inapropiados, como la olla podrida del pueblo,  que en principio era poderida, es decir olla con poderío, de los ricos, o el nefasto “brazo de gitano” procedente del “brazo gitano”, que no “de” git
Entradas recientes

CURSO DE REPOSTERIA BÁSICA

  Ya está disponible el curso de repostería básica online, en donde podrás aprender todo sobre: bizcochos, bases crujientes, cremas, coberturas, técnicas de decoración, chocolate y un largo etcétera.  Cómodamente, a tu ritmo. El curso lo tendrás disponible para cuando tu quieras y con atención personalizada y guía constante a demanda, durante tres meses. Un montón de recetas paso a paso, vídeos, técnicas y recursos para que te manejes a nivel de iniciación en repostería casera, con un amplio repertorio. Un temario con más de 25 entradas en un espacio reservado para ti. Contacto: vienasabor@gmail.com o en el Tfno: 676 52 98 57 

MIGAS EN EL CAMPO

  Pues sí, dicen que a falta de panes, buenas son tortas, frasecita que tiene lo suyo por otra parte y que lo mismo te puede llevar a llorar por los rincones, que a levantarte de la silla de un respingo.  A mí me gusta la segunda opción. Así que en pleno confinamiento, con la mitad del personal en cuarentena, trabajando desde casa sin salir durante muchos días y un poco ya cansada, les dije a mis personas especiales: Vamos a hacer un picnic. (Cocinillas, va por vosotros)  Y he aquí que dando ejemplo, nos fuimos de picnic al huerto, a unos pocos metros, sí, pero no veáis lo bien que sienta esa cervecita al sol y esa “incomodidad”  intrínseca del picnic, con su poquito de tierra, el aire que cambia y vuela las servilletas o el humo que va a su bola y te impregna de olor a troglodita.  ¡Me encanta!     Mientras se asaban los capellanes al fuego de una hoguera, cortaba yo la verdura y el embutido para las migas, unas buenas migas en el campo.  Vamos allá: 

ASÍ HEMOS ARRANCADO ESTE AÑO

 ¡LO CONSEGUIMOS! Así ha arrancado este año el nuevo curso: con fuerza, con ilusión, con los ánimos renovados y con una gente, unos alumnos, que me tienen loquita y tan orgullosa como agradecida. Hay una nueva realidad y hemos tenido que reinventarnos, es cierto, por eso este año, las clases son por Internet, pero atención, que esto no es un “cole” cualquiera. Que aquí se mueven cosas muy guay y que no sé cómo decirlo, que estamos disfrutando de la cocina como nunca y haciendo recetas espectaculares, como esta de la Lubina al horno con salsa de langostinos que hicimos en la lección octava, o esa receta india de la lección cuarta que tanto les sorprendió.

BIZCOCHO DE ACEITE DE OLIVA Y CALABAZA

  Flores y calabazas en un mismo tiempo  Un otoño de reencuentro que no tiene ni frío  Y que a pesar de todo, ansía soledad  Soy como el cyclamen  Como el cuarrécano  Flores y calabazas  Soy lo que permanece en la memoria  A pesar de que nunca sucedió.                                                                                        Fragmento de la verdad Otoño es la estación de las calabazas, sin duda. Por eso, para celebrarlo y darle la bienvenida, he elegido un bizcocho de calabaza hecho con aceite de oliva. Creo que sabéis que soy fan de la repostería con aceite de oliva, porque consigue unas texturas antiguas, como yo digo, reconocibles: más húmedas, más jugosas. Además tienen mejor conservación que los bizcochos de mantequilla, casi se diría que están en su mejor momento después de un par de días de haberlos hecho.  Veamos los ingredientes: 300g. de calabaza limpia de piel y semillas 4 huevos L 180g. de azúcar  250g. de harina de trigo (floja, candeal o para bizcochos) 10g.

Y AHORA... MI COLE DE COCINA

  Queridos amigos: Debido a la pandemia, los cursos este año se impartirán en modalidad online y creo que te interesa. Porque te gusta cocinar y disfrutas cuando estás entre fogones o porque tienes la necesidad de aprender a hacer cosas ricas y ofrecer a los tuyos una alimentación más sana y nutritiva, haciendo una cocina que sea más natural y al mismo tiempo, creativa…  Es posible que este sea tu momento. Ahora es más fácil y cómodo que nunca. Desde tu móvil, ordenador o Tablet, con todo el asesoramiento que necesites, sin horarios establecidos, pero siempre en línea, compartiendo la experiencia, para que saques el mayor provecho a cada clase. Porque sabes que cocinar no es cuestión de recetas, si fuera así, todo el mundo cocinaría muy bien. Pero no es una cuestión de recetas, sino de algo  más.  De ese “algo más” es de lo que trata este curso.  Curso abierto y continuado.  Contacto: vienasabor@gmail.com   O en el Tfno.: 676 52 98 57    

RAPE AL PIMENTÓN Y UNA DE ANIMALITOS

Queridos amigos, en lo que llevamos de mes, hemos rescatado no uno, ni dos, sino ¡Tres erizos! ¿Podéis imaginar? Del primero dio la voz de alarma el Cartucho, este personaje canalla que nos tiene conquistado el corazón, pero que es más malo que los mixtos de trueno, como decíamos en mi niñez.   Ahí donde lo veis, da muuuucha guerra. Pues bien, nos avisó de que había cierto monstruo en la puerta y encontramos un erizo bien grande, al que tuvimos que rescatar. Lo pusimos en una caja y al día siguiente, Ángela lo depositó en un descampado que hay, en donde creemos que estará a salvo.

GLOBOS DE CHOCOLATE. CARA Y CRUZ

Pequeños globos de chocolate frente a grandes globos que estallan. Queridos amigos. Por fin encuentro día y ánimo para sentarme al ordenador y traeros una nueva entrada a este ya viejo blog, que a la velocidad que circulan las tecnologías, los blogs se nos están quedando atrás sin darnos cuenta. Y me ha costado, sí, tras la perplejidad de la situación. ¿Sabéis esa sensación cuando se explota un globo cerca de vuestra oreja?  ¿Ese estruendo que nos deja sordos durante un rato? ¿Un susto, un procesar lo ocurrido y luego como un cabreo? Pues así me siento yo. Y mira por dónde, el ejemplo del globo me parece perfecto. Porque al igual que la situación, cuando un globo se hincha y se hincha hasta que es demasiado, lo que hace es explotar. Es ley de lo que se contiene, se reprime, se acumula, se aprieta y se condensa.  Como una bomba cuando estalla, una guerra, una crisis o una revolución. El globo se había hinchado demasiado. Pero yo me había propuesto no hablar a