Buscar en este blog

domingo, 12 de julio de 2020

Rape al pimentón y una de animalitos


Queridos amigos, en lo que llevamos de mes, hemos rescatado no uno, ni dos, sino ¡Tres erizos! ¿Podéis imaginar?

Del primero dio la voz de alarma el Cartucho, este personaje canalla que nos tiene conquistado el corazón, pero que es más malo que los mixtos de trueno, como decíamos en mi niñez.  


Ahí donde lo veis, da muuuucha guerra.

Pues bien, nos avisó de que había cierto monstruo en la puerta y encontramos un erizo bien grande, al que tuvimos que rescatar. Lo pusimos en una caja y al día siguiente, Ángela lo depositó en un descampado que hay, en donde creemos que estará a salvo.



No había pasado ni una semana, cuando la Chula, arrinconó al segundo. Ella ladraba, pero no como cuando hay una amenaza, sino así, un guau perezoso que decía: ¿Este bicho como se atreve? Venid a ver que hacéis con él.


Y fuimos a ver y ahí estaba el segundo erizo. Pensamos todo happy que somos nosotras, que seguramente sería la pareja del primero, así que lo pusimos en otra caja y al día siguiente fue llevado al mismo descampado.


Lo del tercero fue más dramático, ya que sucedió a las dos de la madrugada. La Trufa, ese ser incomprendido e incomprensible que es ella, se puso a ladrar como una loca, y esta vez sí que fue un ladrido de: ¡Venid corriendo, venid deprisa, aquí hay una amenaza seriaaaaa!!!!! ¡¡¡Oidooo!!!!

Allá que fuimos a toda pastilla, Ángela que corre más que yo, llegó la primera, yo me fui a por la linterna apresurada y corriendo hacia el huerto. Ángela gritaba:

-Corre, corre mamá…. Y al mismo tiempo decía: ¡Basta Trufa, suelta, sueltaaa!!

-Es que no me veo, decía yo, voyyyy (corría yo con las palpitaciones a mil y patinando las chanclas)

Por un momento pensé que había entrado alguien por el huerto, tal era la movida que había entre la perra y el bicho.  

Y nada, ahí estaba el tercero. Cogimos a la Trufa que estaba como loca y Ángela, cogió al pobre tercer erizo. Había sangre, estaba oscuro y no sabíamos bien, qué había sucedido.

Ya en la casa, pudimos ver al erizo, apocadito él, encogido, que no se movía.

Trae una caja, me dijo Ángela
-No hay cajas Ángela
-Busca una como sea
-Voy

Y bueno, vacié una caja que había con otras cosas y dejamos al erizo en el baño con las puertas cerradas, mientras el resto de fauna de la casa, olisqueaba a ver cuál era la movida que nos llevábamos entre manos.

Escribimos un whatsapp a Ana  que para eso es la veterinaria: “Ana la Trufa tiene el hocico lleno de sangre” (como es blanca, todo es muy aparatoso, claro). “No sabemos si la sangre es de ella o del pobre erizo”
Ana nos contestó: “Es de ella seguro”

Y nos quedamos más tranquilas: la evaluación rápida era: es mejor unos pinchazos en el hocico de la Trufa, que una herida en el erizo que podría ser fatal.
Así que limpiamos bien a la Trufa y la dejamos dentro de casa, tranquila.

Cuando al erizo se le pasó el susto, salió y pudimos comprobar que no le había pasado nada. ¡Otro que se fue al descampado!

La que estuvo al día siguiente más suave que un guante fue la Trufa, que debía tener dolor de los pinchazos en sus encías y claro, eso no mola.




Aquí los protas del agitado encuentro.
  
Por fin nos pudimos ir a la cama, Ángela decía: Mamá, en esta casa hay que tener cajas eh? y claro, tiene toda la razón, haremos acopio de cajas.

Porque no ganamos para sustos. Se ve que con el confinamiento, los animalitos han prosperado como ningún año: no han tenido atropellos por la carretera, han podido criar sin amenazas humanas, etc. La cuestión es que tenemos la casa como un bosque silvestre.


La otra mañana, la Trufa que no deja pasar una, de nuevo se puso a ladrar como loca en un macetero, este macetero


Ángela fue a ver y le dije: ten cuidado que es una serpiente.

¿Por qué lo sabes? Me preguntó. Y lo sabía porque las perras, cuando ven una serpiente, se restriegan las patas delanteras, así como si les diera asco, una cosa rara, que ya la he visto varias veces.
Ángela se acercó y dijo: -Siiiii, es una serpiente.

¿Muy grande? Le pregunté. Y me dijo que no se veía bien, que iba a por la linterna. Se metió en la casa pero no llegó a tiempo. Yo estaba un poco alejada y nada más alejarse Ángela, la serpiente salió veloz y se metió entre la vegetación de la valla. Agggg me dio un poco de asquito, la verdad, no era muy grande, pero ese zigzag  por la valla ufff.

También otro día los teníamos como locos al Cartucho y a la Trufa, en un matorral.

¿Qué habrá? Estuvimos buscando y buscando hasta que dimos con el responsable de tal alerta: era un lagarto verdoso y señorial, que les estaba tomando el pelo a ambos perros.


Bueno, así estamos: como hay muchos mosquitos, ha aumentado la población de murciélagos y las salamandras están gordas como vacas. Los perros están removidos, mientras las gatas… Ahhh no, esas señoronas ni se inmutan


Y así transcurre este verano tan atípico en la calle y tan movidito en nuestra casa.

Aún faltarían las fotos de Lula, que no ha querido posar, las de la otra gata,  Pulguita, que estará escondida en algún rincón fresquito y las de Peque, que nos dejó hace unos días y a quien le dedico in memoriam la historia de hoy.


Y bueno, vamos con la receta, que aquellos que sólo vienen aquí a mirar mis recetas, deben estar ya desesperados.

Vamos allá:


Ingredientes:

-Una cola de  rape acorde al número de comensales (yo he cocinado para mi sola, así que de medio kilo)
-Una hoja o dos de laurel
-60ml. De aceite de oliva virgen extra
Dos dientes de ajo
Una cucharada de pimentón dulce
Un chorrito de vinagre
Sal


Y es tan sencillo como esto:

Cortamos el rape en rodajas y lo colocamos en una perola de barro



Por otra parte, en el mortero echamos los ajos troceados y los picamos muy bien.


Una vez picados, añadimos el pimentón, el aceite, la sal y el vinagre, éste último a nuestro gusto.




Removemos bien la picada y la echamos sobre el rape



Ponemos una hojita o dos de laurel y al fuego durante unos quince minutos, nada complicado.




Una comida de un momento ideal para este verano.


Por cierto ¿sabéis la historia del rape?

Resulta que todo eso que compramos en la pescadería, no es rape, sino “rapa” (perdón los puristas gramaticales).
Son hembras, porque los machos, en realidad viven atrofiados y pegados a las hembras debido a la siguiente historia:

Cuando nacen, los rapes machos, están dotados de una especie de olfato especial para localizar a una hembra. Esa es su misión, ya que si no lo consiguieran, morirían. El rape macho no puede vivir independiente de una hembra.

Al cabo de unos días y si tiene éxito, se encuentra con una hembra y lo que hace es que se pega a ella, a través de su boca. Como si le mordiera, vamos. Sin embargo, al poco tiempo, su boca se funde totalmente con la hembra y empieza a perder primero los ojos, que salen de sus órbitas y más tarde otras partes que ya no le harán falta, puesto que durante el resto de su vida, vivirá adosado a la hembra, convertido prácticamente en dos gónadas, que descargarán su semen cuando la hembra esté preparada para ser fecundada.
Los científicos durante mucho tiempo, pensaron que esas gónadas eran parásitos que tenían las hembras, hasta que se dieron cuenta, que no, que eran los machos atrofiados ya por el tiempo, que se localizan ahí, en el cuerpo de la hembra, disponibles para cuando hay que fecundar.

Historia curiosa ¿Verdad?

Pues anoche, cuando estuve buscando por Internet esta historia, para repasar los datos y poder traerlos aquí,  me encontré con un  filósofo, escritor y biólogo francés, llamado Jean Rostand, que hacía su personal y peculiar interpretación de este hecho natural.
Para que veáis que los títulos y renombres, no son garantía.

Para empezar en su libro “bestiario de amor”, califica la copula del rape como un “aberrante y macabro rito”
Y cito textualmente: “el joven macho ceratia se fija en los flancos o en la frente de ella, la muerde y esta mordedura va a decidir su porvenir. En adelante como si hubiera caído en una trampa, jamás podrá desprenderse de su compañera, sus labios se habrán soldado, injertado en la carne ajena”… Y así sigue con frases por el estilo.

¡Pobre macho! ¿No? Parece que al sabio biólogo se le olvida el detalle de que si no fuera así, el macho moriría, de modo que debe parasitar a la hembra, que no es ninguna mala pécora que pone trampas, para poder vivir.

¡Cómo en la vida misma! Ni los biólogos estudiando su materia quedan libres de la divulgación tendenciosa y machista ¡Ay que ver!  

Digo esto porque hace un día justamente Ángela que es tan combativa me preguntaba:

¿Tú crees que la naturaleza es machista? Y le dije que no. Y estuvimos charlando de esto y mira por donde, nos viene al encuentro del tema justo una receta de rape. La vida es maravillosa, en serio.

La historia se escribe con tendencia, siempre, pero muchísimo más si la escriben los vencedores. No hay que olvidarlo.

Bueno, ya vale ¿No? Que tengáis unos buenos calores de verano, que sí, que también eso es naturaleza y nos dice que estamos vivos.





Un abrazo y bon appetit.

viernes, 24 de abril de 2020

Globos de chocolate. Cara y cruz

Pequeños globos de chocolate frente a grandes globos que estallan.



Queridos amigos. Por fin encuentro día y ánimo para sentarme al ordenador y traeros una nueva entrada a este ya viejo blog, que a la velocidad que circulan las tecnologías, los blogs se nos están quedando atrás sin darnos cuenta.

Y me ha costado, sí, tras la perplejidad de la situación.

sábado, 29 de febrero de 2020

El diablo se llama chocolate… ¿Será verdad?


Porque la verdad  es más bien como un largo sendero, en donde según hacia donde se mire, se pueden ver unas u otras cosas. Nadie puede abarcar en una sola mirada, toda la verdad y se necesitarían años, siete vidas tal vez, para recomponer trozo a trozo el puzle de todas las miradas, para poder hacerse una ligera idea del sendero. Más cuando eso se lograra, si es que fuera posible, el sendero ya habría cambiado, ya no tendría aquella luz, aquellas piedras rodadas, aquel riachuelo a su lado, con el mismo cauce…. Entonces ¿Ya no sería verdad, la verdad primera?

domingo, 17 de noviembre de 2019

Ayer curso de tartas


Hace tiempo que no publico ningún curso. La verdad es que cuando llega el día, se arma bastante jaleo y apenas tengo tiempo de hacer fotos que merezcan la pena. Luego los alumnos hacen muchas fotos, que las comparten en el grupo que creamos para el evento, en fin, que lo que es el documento gráfico queda más que cubierto siempre, pero al final, soy yo la que no encuentro el tiempo para publicar alguna entrada y dedicarla a estos magníficos días que pasamos juntos, cocinando, riendo y compartiendo esta pasión que es la cocina.

lunes, 24 de junio de 2019

Lentejas: De Roma a la Magdalena, los indios pijao y el atrapasueños de la vida.


Os contaba la última vez, que me ha dado por hacer atrapasueños, esa especie de  amuleto procedente de los indios ojibwa. No es que esté todo el día haciéndolos, pero es algo que me resulta relajante y creativo y me lleva a muchos pensamientos casi diría que mágicos.

sábado, 19 de enero de 2019

Tajine de lentejas y calabaza




Esta mañana me he despertado con la idea: de hoy no pasa, hoy tengo que publicar algo en el blog. Y me he puesto a hojear algunos libros que tenía a mano a ver si me inspiraba.

¿Un bizcocho de desayuno? ¿Un plato tradicional de la tierra, de esos que tanto me gustan? ¿Un pan?...

martes, 9 de octubre de 2018

Bollets y el túnel del tiempo


De alguna manera, cuando hago recetas antiguas, de estas que yo llamo en peligro de extinción, me traslado a ciertas imágenes de mi infancia. Y son imágenes concretas, que están ahí en mi memoria y que están relacionadas con la cocina y con mi forma de entender la misma.

jueves, 30 de agosto de 2018

Ensalada de higos y naranjas de Yotam


Es tiempo de higos en mi huerto ¿Qué puedo decir? Cada año, por estas fechas, la higuera me da sus frutos y siento que debo honrarlos, haciendo con ellos, recetas preciosas, especiales, buscadas expresamente para ellos. Algo con lo que agradecer ese maravilloso obsequio que suponen.  

jueves, 2 de agosto de 2018

Arepas colombianas de una alumna querida




No hay nada que me guste más, que conocer gente de otros pueblos y culturas, preguntarles qué comen cada día y que me enseñen sus recetas así, en directo,  transmitidas en persona. Lo que yo llamo, aprender las recetas vivas.

lunes, 4 de junio de 2018

To-Bar Experience: así fue.




Me gusta hacer fotos antes de empezar un evento, cuando todo está listo: los ingredientes que usaremos, las mesas preparadas, con los dossiers en cada lugar, los pasteles del desayuno…Etc. Y me gusta percibir ese silencio a pocos minutos de desvanecerse por la presencia de todos. 

lunes, 21 de mayo de 2018

To bar Experience





Tras unos meses sumamente intensos, haciendo cursos: de chocolate, navideños, vegetarianos, de pizzas y masas, de tartas dulces y  saladas, con catas varias y un viaje gastro cultural a Granada del que regresamos ayer mismo, después de todo esto, vamos a poner la guinda al pastel de esta temporada con lo que hemos llamado el

TO BAR Experience.

sábado, 17 de febrero de 2018

Próximos eventos


Sábado  3 de Marzo 2018
 FIESTA DE LA PIZZA (Adaptable también en versión vegetariana)




Un curso para aprender todos los secretos de la pizza al más puro estilo italiano: Historia, curiosidades, anecdotario. La masa y sus posibilidades en otros preparados, nociones sobre el pan. Todos los ingredientes admisibles, incluido el chocolate. Un recetario completísimo para que te lances al mundo de las pizzas auténticas, caseras y saludables.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

viernes, 13 de octubre de 2017

Higos y boniatos: porque ahora es ahora


Me encantan las recetas con ingredientes de temporada y si son de temporada corta, mucho más me gustan, me da la impresión de que son como esas flores de un día, que hay que disfrutarlas justo en el momento, ahora, porque no se pueden dejar para mañana.