Ir al contenido principal

Entradas

COMIDA EN VEINTE MINUTOS Y NUEVOS CURSOS

  CREPES RELLENOS DE SETAS Es una receta que publiqué en mis cursos online,  pero quería traerla al blog, porque me parece una preparación súper rica que se hace en poco tiempo con un resultado espectacular, en sabor y en apariencia. Vamos, un puntazo para una comida o cena informal y merecía la pena ser compartida con todos. Vamos con los ingredientes para las crepes: Tres huevos (dos enteros más una yema) 150g. de harina de trigo Un vaso de leche (250ml.) Una cucharada de aceite de oliva virgen extra Una pizca de sal Una pizca de mantequilla para engrasar la crepera. Y así hacemos:   En un bol ponemos la harina con la pizca de sal, dos huevos enteros y una yema más, la cucharada de aceite y la leche que echaremos poco a poco. Batir hasta tener una mezcla homogénea. Dejamos reposar mientras vamos con el relleno.  Ingredientes para el relleno:   300g. de setas al gusto 200g. de queso mozarella rallado Una nuez de mantequilla (unos 40g.) 3 cucharadas de nata AOVE 50g. de parmesano ralla
Entradas recientes

¡YA ESTAMOS DE VUELTA!

Hemos regresado a las clases presenciales con la temporada de los higos y las granadas. Así, como lo que sucede cuando tiene que suceder, renovados, con un sereno y profundo suspiro: ¡Ya estamos aquí! Y compartiendo de nuevo con alegría: un tecito, el pastel de chocolate, los frutos en su justo tiempo y la presencia de gente maravillosa, os saludamos y os damos la bienvenida: ¡Todo va fluyendo! ¡De nuevo! Este es ahora nuestro nuevo espacio, una hermosa carpa en donde ya hemos empezado a disfrutar de la cocina. Espaciados y cómodos, un lugar acogedor,  con alma desde el principio, eso es lo que dicen  mis chicos de clase. Y entre vegetación y al aire libre, estamos muy, pero que muy agustito. ¡Esto es lo que quiero! Y me siento afortunada. Porque me encuentro en mi salsa, porque me gusta pisar la tierra, me gusta mirar al cielo y sentir la brisa, estar ahí, presente y sintiendo la presencia.   Y bueno, desde ahí mismo os invitamos a visitarnos, a compartir con nosotros, a disfrutar de

ARROZ CALDOSO VEGETARIANO

  Por aquello de ser fiel a lo tradicional, diré que este arroz en la Ribera Baixa, de donde es típico, se llama arrós brut, es decir: arroz sucio.   Y se llama así, porque las alcachofas que lleva, enturbian el caldo del arroz, pero a mí como que me tira para atrás llamar a las comidas ricas, con nombres feos.  Además en este caso, se prestaba a confusión con otros tipos de arroces, ya que también existe en el recetario tradicional un arroz sucio en Mallorca, que se hace con costillas de cerdo, panceta, conejo y pollo y por si fuera poco, arroces sucios por Cataluña, que además, se “ensucian” con la sangre animal que se utiliza: de liebre, pichón, tordo, etc.  Ya una vez hablamos en este mismo blog, de los nombres bélicos puestos a los alimentos y muchos casos hay de otros nombres realmente inapropiados, como la olla podrida del pueblo,  que en principio era poderida, es decir olla con poderío, de los ricos, o el nefasto “brazo de gitano” procedente del “brazo gitano”, que no “de” git

CURSO DE REPOSTERIA BÁSICA

  Ya está disponible el curso de repostería básica online, en donde podrás aprender todo sobre: bizcochos, bases crujientes, cremas, coberturas, técnicas de decoración, chocolate y un largo etcétera.  Cómodamente, a tu ritmo. El curso lo tendrás disponible para cuando tu quieras y con atención personalizada y guía constante a demanda, durante tres meses. Un montón de recetas paso a paso, vídeos, técnicas y recursos para que te manejes a nivel de iniciación en repostería casera, con un amplio repertorio. Un temario con más de 25 entradas en un espacio reservado para ti. Contacto: vienasabor@gmail.com o en el Tfno: 676 52 98 57 

MIGAS EN EL CAMPO

  Pues sí, dicen que a falta de panes, buenas son tortas, frasecita que tiene lo suyo por otra parte y que lo mismo te puede llevar a llorar por los rincones, que a levantarte de la silla de un respingo.  A mí me gusta la segunda opción. Así que en pleno confinamiento, con la mitad del personal en cuarentena, trabajando desde casa sin salir durante muchos días y un poco ya cansada, les dije a mis personas especiales: Vamos a hacer un picnic. (Cocinillas, va por vosotros)  Y he aquí que dando ejemplo, nos fuimos de picnic al huerto, a unos pocos metros, sí, pero no veáis lo bien que sienta esa cervecita al sol y esa “incomodidad”  intrínseca del picnic, con su poquito de tierra, el aire que cambia y vuela las servilletas o el humo que va a su bola y te impregna de olor a troglodita.  ¡Me encanta!     Mientras se asaban los capellanes al fuego de una hoguera, cortaba yo la verdura y el embutido para las migas, unas buenas migas en el campo.  Vamos allá: 

ASÍ HEMOS ARRANCADO ESTE AÑO

 ¡LO CONSEGUIMOS! Así ha arrancado este año el nuevo curso: con fuerza, con ilusión, con los ánimos renovados y con una gente, unos alumnos, que me tienen loquita y tan orgullosa como agradecida. Hay una nueva realidad y hemos tenido que reinventarnos, es cierto, por eso este año, las clases son por Internet, pero atención, que esto no es un “cole” cualquiera. Que aquí se mueven cosas muy guay y que no sé cómo decirlo, que estamos disfrutando de la cocina como nunca y haciendo recetas espectaculares, como esta de la Lubina al horno con salsa de langostinos que hicimos en la lección octava, o esa receta india de la lección cuarta que tanto les sorprendió.

BIZCOCHO DE ACEITE DE OLIVA Y CALABAZA

  Flores y calabazas en un mismo tiempo  Un otoño de reencuentro que no tiene ni frío  Y que a pesar de todo, ansía soledad  Soy como el cyclamen  Como el cuarrécano  Flores y calabazas  Soy lo que permanece en la memoria  A pesar de que nunca sucedió.                                                                                        Fragmento de la verdad Otoño es la estación de las calabazas, sin duda. Por eso, para celebrarlo y darle la bienvenida, he elegido un bizcocho de calabaza hecho con aceite de oliva. Creo que sabéis que soy fan de la repostería con aceite de oliva, porque consigue unas texturas antiguas, como yo digo, reconocibles: más húmedas, más jugosas. Además tienen mejor conservación que los bizcochos de mantequilla, casi se diría que están en su mejor momento después de un par de días de haberlos hecho.  Veamos los ingredientes: 300g. de calabaza limpia de piel y semillas 4 huevos L 180g. de azúcar  250g. de harina de trigo (floja, candeal o para bizcochos) 10g.