lunes, 28 de junio de 2010

Lo que mis ojos ven




Esta explosión de luz y de color es lo que mis ojos ven estos días cuando me asomo a la ventana del salón de mi casa.
Para bien o para mal, percibo, siento la temperatura de mi piel, siento el tacto de las plantas de mis pies sobre el suelo… Siento. Mis sentidos están activos, ejercitados, vivos.
Y me detengo en esta belleza y la saboreo, como se saborea un buen vino. Pero me sucede entonces y me viene a la mente preguntarme qué verán estos días los ojos de Minathu, una de tantas niñas que viven en los campos de refugiados de Tinduf, en el Sahara. O cuál será esta mañana, cuando todo el mundo prepara las vacaciones, el horizonte de Soledad, la mujer que vive ahí mismo con su enemigo. No puedo evitar que mi mente vaya a preguntarse qué luz llenará los ojos, estos días, de Mahmud, preso sin garantías en Libia, o si habrá colores de algún futuro para el pequeño Víctor, en su favela de Brasil.

No, estos pensamientos no me roban el momento. No se pierde la belleza de estas flores en mis ojos, simplemente es que no soy sólo unos ojos.



Hoy me gustaría tratar sobre el café: algo de historia, anécdotas, curiosidades, etc.

El grano de café es el fruto de un árbol originario de Arabia y de Etiopía, perteneciente a la familia de las rubiáceas.
El fruto en realidad es una baya verde en principio, que se vuelve roja más tarde y por último negra. Cada baya tiene dos granos duros rodeados de una especie de anillo, formando cada uno un medio ovoide. Estos granos desecados y tostados, son las semillas que todos conocemos.



Las semillas del café contienen un 1,5% de cafeína, un alcaloide al que se deben las propiedades del café. El cafetol, otro de sus componentes, es por su parte el responsable del aroma intenso y característico del café.

Honoré de Balzac, cuya afición por la buena mesa era conocida, escribía acerca del café:

“El café acaricia la garganta y todo se pone en movimiento: las ideas se precipitan como los batallones de un gran ejército en el campo de batalla y empieza el combate. Los recuerdos se despliegan como banderas al viento; la caballería ligera se lanza con magnífico galope; la artillería de la lógica avanza con sus razonamientos y sus enlaces implacables; llegan en torrente las agudezas como las balas de los tiradores en la batalla”.

Ésta parece ser una descripción perfecta de los efectos del café en los bebedores habituales y también la explicación del por qué el café despertó tantos recelos entre los gobernantes, pues como otras bebidas excitantes y populares (el té o el chocolate) el café tuvo su época de prejuicios y prohibiciones.



W.H. Uckers, comentando algunos de los primeros episodios de prohibición, escribió:



“Lo más interesante en la historia del café es que en todas partes donde fue introducido públicamente, engendró libertades y revoluciones: Es quizás la bebida más radical, cuya función parece haber sido la de incitar al pueblo a pensar. Y cuando el pueblo empieza a pensar, este ejercicio es peligroso para los tiranos y los enemigos de la libertad”.

Aún hoy el café es una bebida prohibida entre algunas comunidades filosóficas o religiosas.

La cita de Uckers, está contenida en un librito llamado: “Bach. Cantata del café. La seducción de lo prohibido” escrito por Domingo del Campo. Entre otras cosas, el libro es un recorrido por la historia del café bastante amena e interesante.

Otro fragmento nos dice:

“…Tanto en el Islam como en el ámbito cristiano, las autoridades civiles y eclesiásticas empezaron a preocuparse y a poner ciertas trabas, más que por la bebida en sí por el lugar de reunión, al que sometieron a diversas limitaciones y prohibiciones. Y es que el establecimiento era sinónimo de libre expresión y polémica, propicio a los audaces placeres del pensamiento, cosa que hasta cierto punto había de conservar durante siglos en Oriente y Occidente.”

Más adelante, cita los cafés Procope y Gradot en París, así como el Temple, como lugares de reunión de los ingenios más despiertos. Según Michelet, la creciente penetración de la infusión desde Arabia, la India y el Caribe, contribuyó a esa vivacidad del espíritu que caracterizó la ilustración.

Interesante librito éste sobre el café, que sitúa perfectamente en contexto la famosa Cantata de Bach, cuya traducción es además de cómica, totalmente ilustradora de lo que el café suponía en aquella época.

Pero fuera de connotaciones políticas, el efecto más conocido del café, es el de producir insomnio, por eso no es de extrañar que en Etiopía, se conociera esta planta como la ahuyentadora del sueño.
Una leyenda habla de dos personajes: Abuhasso y Omar, que desterrados vivieron durante años alimentándose de una planta de coffea, de la cual preparaban una bebida que curaba a los leprosos.

Es una planta que solo puede crecer en terrenos que le son propicios, a menos de 360 metros del nivel del mar y como la sombra le es muy importante, se suelen plantar árboles para protegerla, árboles que soportan bien los vientos y el calor excesivo. La flor de esta planta es muy efímera, tan solo dura unas 24 horas.

 
 
Como curiosidades tenemos que, en 1674 el Manifiesto de las damas inglesas intentó que se prohibiera el café por motivos médicos. Sin embargo en el s. XVIII, prohibir tomar café a la esposa era causa de divorcio.

Actualmente existe una Organización Internacional del Café, con sede en Londres creada en 1963. Agrupa a 45 países exportadores y 32 países importadores de café y es un centro de documentación, difusión e investigación del café.

La documentación en Wikipedia sobre el café es abundante y al parecer, bastante rigurosa, por lo que remito a quien le interese profundizar un poco más, a consultar en dicha enciclopedia.

Por mi parte, acabo con la taza, pues se dice que la porcelana es el único material que conserva bien el calor del café sin dejar ningún regusto.
La forma más antigua de taza es la copela. Como costumbre, se vertía un poco de café en el platillo para enfriarlo antes de tomarlo.

Espero que os haya resultado de interés. En breve, traeré un postre de café.

Un abrazo.

35 comentarios :

  1. unas fotos impresionantes, que delicia poder ver eso por la ventana al despertar, yo solo veo edificios en obras..y gente gritando..ruidos...horrible ciudad...una historia increible sobre anecdotas del caffe!un besitoo

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso post, me ha encantado y que bellas tus flores Viena. Aunque no soy cafetera y apenas lo he probado en mi vida, su historia me ha gustado mucho.

    Tienes que darme el secreto floral, será el calor que ya llegó, tenía unas begonias preciosas pero no han durado más de 4 semanas, no consigo nunca tener flores en los balcones por mucho tiempo:-(

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa me parece estupendo que al asomarte veas esas bouganvillas tan bonitasss, yo las tengo de color lila y rojo y me encantan.
    El café me gusta mucho, su sabor y su aroma, tanto como la historia que nos has escrito.
    Un buen post.
    besitoss guapaaaa

    ResponderEliminar
  4. Ah, ha sido toda una sorpresa saber que se intentó prohinbir, la verdad que el libro suena interesante. Soy una dicat total al café, así que saldré corriendo a comprar ese libro. En cuanto al marido que intentaba prohibir el café y ello era motivo de divorcio... totalmente de acuerdo, saludos.

    ResponderEliminar
  5. Irene: La verdad es que las ciudades se han convertido en un lugar feo, lleno de ruidos y de edificios sin personalidad, no sé cómo hemos permitido que esto pase, pero es así. Los niños no pueden salir a jugar, la bicicleta es un peligro, no hay parques, en fin, un desastre. De todas formas, cuando camino por la calle siempre miro hacia los edificios y de pronto veo un balcón que está lleno de flores, o con cuadritos en la pared, o con un toldo diferente, artilugios móviles o algo, y me digo: ahí vive alguien especial. Para mi todas las personas son especiales, pero algunas además, lo muestran al mundo reflejando su luz.
    Pon muchas flores en las ventanas o decora tus cristales, verás que el paisaje cambia.
    Un beso y muchas gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  6. Querida Delikat: Temo decirte que no tengo secretos(florales claro jeje), las begonias a mi tampoco me van muy bien, no sé por qué, en el vivero las encuentro preciosas y con unos colores que me marean de pura belleza, pero al cabo de un tiempo, plum, se ponen pochas y no hay manera. Para mi que necesitan un clima muy estable, cuestión de temperaturas, no sé, a ver si alguien nos lee y nos cuenta. Las buganvillas sí, tengo de todos los colores y se desparraman por ahí por el muro, hacia adentro y hacia afuera, una pasada.
    Gracias por venir a verme, sabes que me encanta, te diría que es como si vinieras a tomar un cafetito conmigo, pero si no tomas café entonces ¿qué te pongo?
    Yo era muy, muy cafetera, tanto que creo que agoté mi resistencia al café. Ahora si lo tomo me dan palpitaciones y me cuido, pero me gusta todo lo del café, el sabor amargo, el aroma, la historia y hasta todos sus "síntomas": no dormir, pensar, revolucionar... etc.
    Un besazo ¿morenaza?

    ResponderEliminar
  7. María José corazón: Son preciosas y super agradecidas las buganvillas ¿verdad? La gente no las quiere porque dicen que son sucias, porque le caen las hojas y eso, pero yo creo que es porque no han visto así, de golpetazo cuando florecen y nos regalan sus preciosos colores.
    Un placer tenerte por aquí. Gracias por venir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Claudia:
    Comparto contigo la adicción al café, solo que yo soy una ex-adicta (de vez en cuando caigo), pero sigue gustándome tanto todo lo que envuelve al café, que me conformo con los descafeinados esos infames que hay de máquina, bueno, con su cremita y tal, dan bien el pego.
    Te encantaría el libro, la cantata al café es una pasada de ingenio y sutileza cómica y además con la música de Bach, porque viene un DVD con el libro. Es un libro simpático, sí.
    Quería haberla puesto en esta entrada, la traducción, pero como es un poco larga, no quería cansar. Si no encuentras el libro, la pongo, ya que en internet no la he encontrado y es muy simpática.
    Un beso y gracias por venir a visitarme, me da mucha alegría.

    ResponderEliminar
  9. Que bello todo. Que entero. Las luces del jardín, las flores diciendo, los granos de cafe que huelen en mi pantalla...¿cómo lo haces?
    Estoy orgullosa de ti, feliz de conocerte y de disfrutare como profe de todas las cosas y de cocina.
    Gracias teach, por este año tan bonito en la cocina de arriba, por los regalos constantes, por los despertares que nos regalas a todos los que cursamos y cocinamos contigo nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  10. LA VIDA ESTA LLENA DE INCREIBLES HISTORIAS, DE PERSONAS QUE NUNCA LLEGARENOS A SABER NADA DE ELLOS, PUEDE QUE TODO ESTO COMO SERES HUMANOS EN DETERMINADOS MOMENTOS CONDICIONE NUESTRO ESTADO DE ANIMO, PERO NUESTRO NUESTRO CORAZON SABE QUE LA VIDA ES UN RIO, UN RIO EN CONSTANTE CAMBIO Y QUE HOY ESTAMOS BIEN Y MAÑANA TODO PUEDE CAMBIAR....ASI QUE HAY QUE VIVIR,VIVIR EL PRESENTE Y SI ESTAMOS PRESENTES MEJOR PARA NUESTRO MUNDO.
    UN ABRAZO PRECIOSA.

    ResponderEliminar
  11. Pero si esta todo en mayusculas.Ahora mismo me voy a tomar un café.Por cierto me encanta...tomare demasiados? Dicen que es antioxidante.
    ***besikos.

    ResponderEliminar
  12. Preciosas fotos! Y precioso lo que sientes y compartes con nosotros! Valiosa información sobre el café, gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  13. Ale: Me emociona que me digas todo esto, tantas cosas bonitas, de verdad, pero no merezco tanto.
    Esta mañana ha sido una clase muy bonita y para mi ha sido muy emocionante veros a las mamis con vuestros hijos, haciendo de pinches para ellos y verlos a ellos, con sus manos pequeñas, amasando... Tu sabes todo lo que eso nos llena.
    Tomar contacto con la vida, con las cosas que tocamos, que vemos, que podemos disfrutar, yo creo que eso es lo que tienen las clases, por lo que sea, lo conseguimos. Y soy yo quien te dice muchas gracias, alumna y amiga, por sentir lo que sientes y por hacerme casi llorar al decírmelo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Fe-i*ká: (Vamos progresando, ya casi, casi, me sale sin mirar).
    De nuevo gracias por venir a charlar conmigo, a decirme esas cosas con las que estoy de acuerdo. La vida está llena de personas corrientes y magníficas, así las veo yo, aunque eso de que nunca sabremos nada de ellas, es un supuesto, yo creo que sí, que cuando alguien suspira en un lugar, su suspiro tiene un eco en otro. De alguna forma todos sabemos de todos, porque hay algo de cada uno de los otros en nosotros mismos. ¿No te parece?
    Un placer recibirte por aquí. Seguimos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Visc a la Cuina: Llegas vestidita de cerezas, tu blog está impregnado de ellas y se ven deliciosas. Gracias por estar por aquí y decirme cosas tan bonitas. Me alegro de que te guste lo que escribo.
    Por cierto ¿has arreglado ya tu traductor? No puedo seguirte como quisiera, anda porfa, échale un vitazo. Nos vamos viendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Maravillada estoy con tus preparaciones, imágenes y comentarios sos una gran profesional! te he dejado un regalito en mi blog, no sé si los aceptas, pero es con cariño. Besito

    ResponderEliminar
  17. Graciela: ¿Cómo no voy a aceptar un regalito que me haces con tanto cariño? Tu misma dices en tu bloc que hay que ser agradecido y yo eso lo comparto totalmente. Por eso te digo que gracias, mil gracias por un detalle tan bonito.
    Además, aunque soy una recién llegada a este mundo de los blogs, ya me he dado cuenta de que detrás de cada regalito, de cada obsequio de los que os intercambiáis, hay una red de amistad y un montón de bloggeras y bloggeros también, claro, pero sobre todo un montón de mujeres de bandera, madres, trabajadoras, que estáis ahí cada día, compaginándolo todo con generosidad absoluta, intentando sorprender, agasajar, compartir, dar las mejores recetas y los mejores conocimientos que tenéis y darlos así, como damos los cocineros, con generosidad. ¿Quién rechazaría eso? Yo desde luego no.
    Así que para tí y para todas y todos los bloggeros de esta gran familia, les doy las gracias y les dedico este regalo que tu me haces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡qué bonito e interesante lo que cuentas! Y cómo lo cuentas. Da gusto leerte. Así tiene que ser estar charlando contigo, delante de un oloroso café o té, y un buen trozo de esos pasteles tan ricos quehaces.
    qué bonito todo lo que has hecho en tu vida, y a lo que te dedicas actualmente.
    Leyendo lo que ven tus ojos esta mañana, y lo que verán o no verán otros ojos, me he emocionado. ¡qué emoción en tus palabras! ¡qué delicadeza! Realmente escribes precioso y es un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  19. Querida Viena,llevo un tiempito sin pasarme por aquí y Uff¡ ¡ahora tengo que recuperar!. Preciosas reflexiones, no me extraña que cada día tengas más seguidores, no sólo por tu buen hacer en la cocina, sino por ser como eres.
    Te echo de menos.
    un beso

    ResponderEliminar
  20. Estoy en mi segunda ensaimada. Y es increíble lo que aprendí en la primera. Ahora lo noto.
    Esta vez tiene mas vueltas, le puse mas cabello de ángel y esta creciendo ene este momento. Esta será la merienda de mis niños hoy.
    Que bueno es hacerlo mejor cada vez.

    ResponderEliminar
  21. Viena, me preguntas que debes hacer, primero gracias por aceptarlo con palabras tan bonitas, y segundo si quieres lo publicas como entrada o junto a alguna entrada de recetas, y luego mencionas a algunos amigos a quien se los quieres pasar y le dejas un comentario en sus respectivos blog para que pasen a buscarlo por el tuyo, (tú toma la imágen de mi blog y guardala para luego subirla como una imágen) y así siga la cadena. Como ya te dije me pareces una excelente profesional y habla de tí como persona; y compartirlo desinteresadamente, merece un reconocimiento que a la vez levanta el espíritu! Una abrazo de oso

    ResponderEliminar
  22. Mª Ángeles: Muchas gracias por tus palabras. Me alegro de que hayas disfrutado leyéndome y de que te guste, la verdad que palabras tan bonitas me dan una sensación interna muy agradable, de conectar con otras personas afines, de compartir. Por eso, allá donde estés, te mando un beso, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  23. Ana Blanca: No quiero que me eches de menos estando a tiro de piedra como estamos, porque sabes que mi casa está siempre abierta y mis ganas de que nos veamos, también, así que lo que quiero es que me vengas a visitar aquí al blog y que me digas algo, que me da mucho gusto, pero también que me vengas a ver en directo, que se nos están acumulando muchas cosas para contarnos.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  24. Ale: ¿Me guardarás un trocito? Seguro que esta vez todavía está mejor que la primera y eso que la primera te salió muy blandita y muy bien.
    ¿Qué hacemos con el mate? ¿Seguimos o no seguimos en ello?
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  25. Graciela O.K. en la próxima entrada lo pondré ah y gracias por tu abrazo de oso, son los que más me gustan. Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Hola Viena:
    Un artículo que merece un aplauso.
    Si le interesa saber un poquito sobre el Café más caro del mundo, que no quiere decir que sea el mejor, pásese por este enlace http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/2009/01/kopi-luwak-el-caf-ms-exotico-y-caro-del.html.
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. preciosas fotos ¡¡¡¡
    gracias por tu visita
    un saludo

    ResponderEliminar
  28. Hola Viena!
    lo primero que he hecho es leer en tu perfil cosas sobre ti, nunca lo hago pero no se porque razón me lo he leido todo y tate! justamente en la última linea dices lo que haces actualmente...esa es mi ilusión, un proyecto que no se si seré capaz de alcanzarlo, solo se que quiero hacerlo, comenzaré dando cursos de fin de semana, ya veremos.
    Tu post, me parece muy hermoso, chica! que tu sitio y tú misma, me habeis encandilado. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  29. Viena gracias por visitar mi blog, esto me ha hecho conocerte un poco. Me gusta como escribes y la sensibilidad que expresas con tus palabras, me encantaria poder expresarme de esa manera, pero no soy muy buena escribiendo cosas, soy mas de decirlas personalmente. Comparto tu sueno, me encantaria tener un sitio donde dar clases y poder transmitir todo lo que he aprendido a traves de los anos, se que pronto lo lograre
    un beso
    Amalia

    ResponderEliminar
  30. Hola Apicius: He leído su artículo, muy ameno e interesante. Curiosidades de las que el mundo de la gastronomía está lleno y que resulta difícil acceder a ellas en general a no ser porque personas como usted, investigadores gastronómicos, nos las acerquen de esta forma tan gentil y tan agradable.
    Gracias también por sus palabras respecto a mi artículo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Isa: Gracias por tus palabras y tu visita. Espero que no será la única vez que nos encontremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola, Viena!
    T'agraeixo la visita a la meva cuina. Fa estona que estic per aquí tafanejant totes les coses que fas i m'agraden molt, sobre tot la varietat de temes.
    Jo, sempre que entro o surto de casa, els meus ulls veuen una buguenvíl·lea de color lila preciosa!
    Però no sóc gens cafetera. Del cafè només m'agrada l'olor, però no en bec mai.
    T'apunto a la meva llista de bloc per poder seguir totes les teves creacions.
    Una abraçada

    ResponderEliminar
  33. Hola Sara: Parece que compartimos algunas cosas. Yo te animo a lanzarte con las clases, si te gusta la cocina y te gusta la enseñanza, entonces vas a disfrutar muchísimo.
    Si quieres, estoy a tu disposición para cualquier cosa que quieras preguntarme o necesites de lo que es la práctica con alumnos, siempre en el ámbito de la cocina familiar. Como habrás visto, no soy una profesional de la cocina, solo alguien a quien la cocina realmente le fascina y con experiencia, eso sí, pero que cada día aprendo algo y me percato de lo poco que sé. Todo eso es lo que puedo enseñar, incluido el abrirse a aprender y por sobre todas las técnicas o recetas de cocina, lo que realmente me motiva, es ayudar a descubrir el gusto por cocinar. Parto de que sólo convirtiendo la cocina en un placer, la cocina de verdad, no se perderá.
    Lo dicho, si necesitas algo, estoy por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Hola Aandara: Si es tu sueño, no me cabe ninguna duda de que lo lograrás. Así fue lo mío, un sueño. Luego empecé y las cosas han ido fluyendo de maravilla. Eso sí, hay que trabajar, el estar agusto con lo que se hace actúa como un atractor impresionante.
    Te digo lo mismo que a Sara, si necesitas algo, aquí estoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Margarida: Gracias por tus palabras que me esfuerzo en comprender, siento que sin traductor pierdo los matices, pero sé que son bonitas palabras y te las agradezco.
    Yo creo que la buganvilla lila es la más clásica, la de toda la vida, la flor me parece más pequeña, pero de todas es la más resistente. Qué cosas ¿verdad? siendo de la misma variedad, el color de la flor les da su peculiaridad.
    Espero que nos sigamos viendo y gracias por seguirme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar