Buscar en este blog

miércoles, 16 de junio de 2010

Martes de nota



Martes 15 de Junio. 9.50 a.m.:

A. llega a la clase con buena parte de su espléndida ensaimada, que hizo la noche del lunes para su examen de cocina, examen para el que ella misma se pidió la materia (que conste).
Llega satisfecha, sabe, porque la ha probado, que la ensaimada está ¡de muerte! Lo ha logrado, ella tiene buena mano con las masas.
Preparamos un mate mientras esperamos al resto de la clase.


10.05 a.m.:  Llegan B. y Be, cada una con su receta preparada.


B. está radiante, aparte de que su próxima maternidad le está sentando fenomenal, llega contenta con su pan. Echamos una primera mirada y una inspección previa: textura, olor, color… Me sorprende que hayan aguantado en su casa sin comerse el pan, porque todo apunta a que es un pan excelente.



Be. por su parte, nos trae una bandeja de bolitas de coco perfectamente presentadas y realizadas con mucho cariño. Es su primer contacto con la cocina y lleva solo dos meses en clase, Be está feliz de haber hecho su aportación a este martes especial en el que las chicas decidieron retarse a sí mismas haciendo las recetas que aparecen en el blog.


10.07: Llega J.



A ver J. Pon cara de… ¡No ha podido ser! ¡El próximo día será! Eso es.


J. ha tenido un pequeño problema con el piso de su cocina y no ha podido cumplir con las almojábanas. La creemos, sabemos que de haber podido, habría traído sus almojábanas, pero será el próximo día 29, que tendremos una clase especial en la que las chicas han decidido que cocinarán con sus hijos, es decir, puesto que los niños estarán de vacaciones, haremos una clase para cocinar con ellos y ese día J. traerá las almojábanas.


A. nos explica cómo ha sido el proceso con la ensaimada, las demás toman buena nota, sobre todo J. que seguro que en algún momento también la querrá hacer.
 

 
Mientras tanto G…. ¿G? Pero ¿Qué hace G. por esta clase, si él es de los jueves a medio día?
¡Ah! Ya comprendo, G. se ha colado en la clase de las chicas y eso tiene que ver con los duendes de la informática. Por eso, lo vamos a dejar aquí, porque además, tengo al menos dos buenas razones para dejarlo:

Una que cuando las chicas se me desmadran, ya sabéis, hablando cosas de chicas, y yo las amenazo con traerles un hombre a la clase, ellas me dicen: vale, pero que sea guapo. G. cumple ese requisito ¿no?
Dos que hasta ayer mismo, no había podido pedirle permiso a G. para publicar sus fotos, por eso, él no había aparecido en ninguna de las crónicas de las clases. Ahora, una vez autorizada, puedo dejarlo aquí, y así, antes de que acabe el curso, que esté también presente.

Y bueno, después de todo este inciso, llegamos al momento de probar las preparaciones del exámen.

 


Magnífico: La ensaimada tiene una textura perfecta, está blandita y suave, se nota que A. la ha trabajado muy bien y ha hecho suficientes capas del hojaldrado. La cubierta es crujiente como ella misma decía en su comentario y el interior muy esponjoso y suave. El cabello de ángel aparece sin excesos y comentamos que según el gusto de cada uno, la receta podría llevar más cabello de ángel u otro relleno, como chocolate, nata, etc., o directamente hacer una ensaimada tal y como son las auténticas ensaimadas, sin ningún relleno.

A. quedas para sobresaliente.

Las bolitas de coco están también perfectas, el sabor y la textura han sido logradas sin ninguna dificultad. También tienes un sobresaliente Be.
El pan, lo vamos a tostar, para comerlo como desayuno con el mate. Está perfecto, en su justa cocción y con la textura de un pan de molde tierno y compacto en su medida.
Es el primer pan que B. hace y eso le dobla el mérito. Tercer sobresaliente.

¿No me das un diez teacher?

¡Ah no! Pero no lo tomes como algo personal, ya sabes cómo soy con el diez, una tiquismiquis. Además un diez es como el techo y mientras hay vida se puede aprender ¿No crees?

Lo que si os doy es el título que os acredita como cocinillas de estas clases. También os doy un abrazo que es una muestra, aunque pequeña, de cuánto os aprecio y un besazo con un hasta siempre, porque espero que permanezcáis cerca, en estos alrededores de mi vida por mucho tiempo, porque aquí tenéis un lugar especial, como personas especiales y muy importantes que sois.
Nos vemos.


 


12.35 p.m.: Los pasteles de carne, receta de hoy, salen del horno dorados y con un estupendo aroma que envuelve toda la cocina. Mientras tanto, en la calle, cae una intensa lluvia con truenos y relámpagos. No parece tener ganas de llegar el verano.



Un abrazo

5 comentarios :

  1. Disfruto cada momento de tus clases, pero es que la vuelvo a disfrutar al leer lo que escribes, fue un día genial. Gracias por hacer que los martes sea un día especial

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Belén, el halago más grande que se me puede hacer es decir que mis clases convierten los martes en un día especial. En el espíritu de estas clases está que percibamos lo que sucede en la cocina: la transformación, los colores, las texturas, los olores, todo, que no lo vivamos con el piloto automático, sino que lo percibamos poniendo en marcha los sentidos. De esa forma encontramos el placer por cocinar, que es en última instancia lo que me gustaría transmitir.
    Si me dices que los martes son un día especial, creo que todo eso está logrado y me siento feliz.
    Muchas gracias por tu comentario y un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  4. Hola.Lo primero de todo es felicitar a tus alumnas (y al alumno también) qué buena pinta tienen sus platos. Veo que eres generosa con las notas. Te quería dar las gracias por tu comentario en el artículo de Paco Huesca. A ver si se pudiera solucionar ese tema tan desagradable.

    Por cierto ¡me encanta tu curriculum! y se nota que tu trabajo te hace feliz así que doble enhorabuena. Lo de los palitos de limón mmmm, como habrás comprobado parecían barras de pan en diminuto, la próxima vez saldrán mejor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Joana: No tienes que darme las gracias por comentar el artículo de Paco. En realidad es un artículo que debería tener 100 comentarios, de ese modo podríamos decir que estamos en una sociedad humana y sensible y que los hechos horribles son aislados y producto de una mano desequilibrada, pero de una sola mano.
    Dejo aquí el enlace a dicho artículo por si alguien tiene interés en leerlo, aunque no es la clase de noticias que me guste dar.

    http://alicantecuenta.blogspot.com/2010/06/matanza-en-el-cementerio.html

    Y cambiando de tema, tus palitos estaban perfectos, prometo hacerlos pronto y contarte, y seguro que probarlos me transportará a tu abuela y a tu infancia.
    Un beso.

    ResponderEliminar