Buscar en el blog

Cargando...

sábado, 19 de junio de 2010

Tentación: crema y fruta

  

Un buen cocinero para mi, no es el que hace lo más sofisticado, sino el que hace lo sencillo y lo hace delicioso. Un huevo frito bien hecho, una tortilla de patatas, una sopa y desde luego una crema, como preparaciones son fáciles, pero que sean una delicia, es todo un reto.
Este postre de fácil elaboración, es una variante de una receta de la obra “El Placer de los Postres”. Después de darlo a probar a algunas personas, hemos coincidido en que el nombre que mejor le va es el de "Tentación". 


 

La gracia de la presentación desde luego son las cestitas de chocolate cuya técnica de elaboración vamos a ver enseguida, pero la estrella de la receta para el paladar, es la crema. Y como es un clásico del que existen mil formas de preparación, os diré que ésta, no es más que una propuesta.

Veamos los ingredientes:




250 g. de chocolate Nestlé postres
1 vaso de leche
2 yemas de huevo
50 g.de azúcar
20 g.de harina
Unas gotas de esencia de vainilla
300 ml. De nata para montar
250 g. de cerezas
1 o 2 melocotones
 

Vamos a comenzar haciendo las cestas de chocolate. Para ello, necesitaremos unos moldes individuales que forraremos con papel vegetal, alisando cuanto podamos el fondo, pero sin importarnos mucho que los bordes queden arrugados, eso sí, aplastaremos las arrugas para que el chocolate quede bien adherido a las paredes del molde. 





Una vez bien forrados los moldes, fundiremos el chocolate al baño María y con una brocha de cocina, pintaremos el fondo y los lados, con chocolate.
 

Meteremos en la nevera hasta que el chocolate solidifique y más tarde, volveremos a pintar una segunda capa, para darle la estabilidad requerida.
De nuevo dejaremos en la nevera.



Bien, ya tenemos las cestitas preparadas y mientras solidifican, vamos a preparar la decoración.

Tomamos unas cuantas cerezas, eligiendo las mejor formadas e iguales en tamaño y las pintamos con clara de huevo. Enseguida, húmedas como están, las pasamos por azúcar y las dejamos secar durante un buen rato. Estas cerezas escarchadas, serán las que coronarán nuestro postre.

 

El resto de las cerezas, bien lavadas, las vamos a preparar para el relleno, quitándoles el hueso y dejándolas en mitades.
También tomaremos los melocotones y los meteremos medio minuto en agua hirviendo para escaldarlos. Los sacaremos del agua, los pelaremos y los trocearemos a nuestro gusto.

Reservamos la fruta hasta que tengamos la crema.

Estas frutas son una sugerencia. Dependiendo de la estación, la mezcla se puede hacer con la fruta que más os guste.
Ahora vamos a preparar la crema de la siguiente forma:
Ponemos a hervir la leche y mientras tanto, batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta conseguir una mezcla espumosa.

 

Añadimos a las yemas la harina y unas gotas de esencia de vainilla.



Cuando la leche comienza a hervir, echaremos con cuidado sobre la mezcla e integraremos bien.
Luego pasamos de nuevo al cazo y removiendo con delicadeza, dejaremos que la crema hierva durante 4 o 5 minutos.

 

Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe totalmente.

Una vez fría la crema, le añadimos la nata montada, mezclando en forma envolvente y añadiremos los trozos de fruta reservados.


Y ya tenemos nuestra crema con frutas.


Ahora desmoldaremos las cestas de chocolate. Veréis que nos quedan bonitos picos en los bordes, en forma irregular.



Llenaremos las cestas, con la mezcla de crema y frutas y por último, colocaremos las cerezas de la decoración, a nuestro gusto.



Espero que os guste y que paséis un feliz fin de semana.


Un abrazo.

17 comentarios :

  1. Hola Viena:
    Me tomo la libertad de tomar esta idea para preparar en un futuro próximo algún preparado similar.
    Por si le interesa, aunque tal vez no le haga falta, ya que desconozco que conocimientos (tal vez muchos) sobre el atemperado y manejo de las coberturas de chocolate le pongo dos enlaces:
    Este primero http://eventos-gastronomicos.blogspot.com/2009/04/taller-del-chocolate-y-bombon.html, este enlace corresponde a un cursillo de iniciación en las técnicas del chocolate y este segundo a unas preparaciones que hice en casa http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/2009/05/bombones-y-chocolates-siguen-en.html.
    El chocolate lo estoy trabajando poco a poco, no suelo publicar lo que hago por que no hago a penas fotografías, ya que cualquier gota o paso incorrecto en la manipulación trae las manchas correspondientes y no es cosa de que la cámara se me estropee.
    Yo solamente utilizo coberturas de cacaos de diferentes procedéncias y marcas, lo malo que tiene a veces que las cantidades las comercializan en 3 y 5 kilos, estas coberturas no tienen nada que ver con las coberturas que se pueden adquirir en los comercios en forma de tableta.
    La verdad para mi el trabajar con chocolate es otro mundo.
    Hoy le he leído durante un par de horas, veo que tiene un currículo muy interesante.
    Una cosa ha llamado mi atención “el taller de reciclaje, ciencia y contra publicidad” que hizo, ya que personalmente comulgo con estas ideas y estoy totalmente en contra de la publicidad, abusiva, invasora y molesta que emplean actualmente muchas empresas, sin embargo no me molesta la publicidad fina y sin que invada mi vida.
    Me he inscrito como seguidor de su blog, así creo que será más cómodo ir leyendo lo que vaya publicando, pues reitero lo que le contesté en mi blog, me parece su blog muy, pero que muy interesante.
    ¿Al estar inscrito como seguidor recibo algún mensaje?, no se como funciona este sistema.
    Enhorabuena por el trabajo bien hecho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Como ampliación a mi comentario sobre el chocolate en este enlace tiene un paso a paso desde los nibs al producto final
    http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/2010/04/el-chocolate-desde-la-almendra-de-cacao.html
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola que tal esta receta es super interesante, muy original y tiene que esatr buenísima.
    M e la apunto para cuando tenga que celebrar algo porque no espara menos.
    Besoss guapaaaa
    feliz domingo

    ResponderEliminar
  4. Apicius:


    Tómese las libertades que estime oportunas en todo mi blog, porque para mi es un gran honor tenerle aquí y que algunas cosas de las que hago, puedan llamar su atención.

    En cuanto al chocolate, he visitado los tres enlaces que me ha proporcionado y como todo lo que viene de usted, me han encantado por lo amenos, divulgativos y claros que resultan. Me gustaría recomendar esos enlaces a mis alumnos, a quienes ya les digo con su permiso, que se arrimen a esta sombra, que de usted se aprende siempre. También yo, desde luego, mis conocimientos no objetan enseñanza.

    Por otra parte, mis clases son de cocina familiar, dirigidas a no profesionales y en ese ámbito, tratamos el chocolate con ciertas limitaciones, aunque no tantas como para renunciar a buenos resultados. Los alumnos saben que hemos logrado buenos niveles.
    Siempre recomiendo trabajar con chocolate Nestlé postres, que para mí es el que mejores resultados da. Está además disponible en cualquier supermercado. Salirnos de ahí es complicar un poco a los alumnos y tener que comprar como usted dice, cantidades más grandes y en sitios especializados.
    El atemperado que hemos trabajado es también el resultado de unir de aquí y de allá técnicas y experiencias propias y ajenas y siempre como yo digo, con el expediente abierto para seguir aprendiendo sobre la marcha.
    Según la fuente que consultamos, la técnica varía y en nuestro caso, como estamos hablando de una repostería casera, no profesional, que trabaja con pocas cantidades y poco o ningún instrumental, vamos a ver la técnica más fácil que a nosotros nos da resultado normalmente.


    Fundimos el chocolate al baño María, según tenemos costumbre, a fuego bajo, evitando que entre agua, incluso vapor en el chocolate y una vez fundido, lo sacamos y procedemos a enfriarlo.
    La forma de enfriarlo puede ser poniendo el recipiente en el que hemos hecho el baño María en una cazuela con agua fría, es decir, una especie de baño María en frío y remover el chocolate hasta que tome una textura de cobertura, brillante y apetecible.
    Luego volver a ponerlo al baño María y calentar de nuevo ligeramente.
    En realidad la fórmula sería: calentar a 45º, enfriar a 25º y volver a calentar a 30º.
    En nuestras cocinas familiares no contamos muchas veces ni siquiera con un termómetro para azúcar, así que mi recomendación es que hagamos un templado “aproximado”.
    Otra forma es simplemente fundir solo la mitad del chocolate a unos 45º y cuando está fundido, echar el chocolate restante, mezclando bien hasta que se funda por acción del calor del chocolate fundido. Si no se consigue a la primera, habría que calentar un poquito más, moviendo con una espátula.

    Al margen del atemperado para confeccionar bombones, que requiere la textura del chocolate sin mezclas, otra forma de conseguir una cobertura brillante es mezclando el chocolate con mantequilla, pero no todas las recetas lo admiten. Sin embargo es la solución ideal en coberturas de tartas por ejemplo, para darle un acabado brillante que lucirá la decoración.
    Bueno, no queda descartado que hagamos una entrada sobre chocolate más profunda, porque el tema da para mucho, cuando la haga, le pediré los permisos pertinentes para añadir a ella sus trabajos ya que no tienen desperdicio y enriquecen cualquier tema.

    (Sigo en otro mensaje)

    ResponderEliminar
  5. No sabe cómo le agradezco que me diga que me ha leído dos horas, me ha alegrado usted el domingo, en serio se lo digo, y que le hayan llamado la atención mis datos. Los talleres no son de reciclaje, ciencia y contra-publicidad, todo en uno, sino que hice talleres de reciclaje, intentando (y ahí sigo) concienciar a cuantas más personas mejor. Los hice con niños, el futuro y la esperanza de cualquier sociedad. También hice y por otra parte, talleres de ciencia en la escuela, experimentos divertidos en las que intenté motivar al pequeño genio interior de los niños, investigando, probando y sorprendiéndonos con la ciencia. Finalmente hice talleres de contra-publicidad, algo fascinante y que justo en los últimos días había removido en conversaciones con otra persona.
    La publicidad me parece una materia creativa e interesante, pero al servicio de qué o quién se pone, es otra cuestión. Mis talleres iban encaminados al estudio de las necesidades reales, la fascinante relación de la pirámide de Maslow, versus el análisis de las necesidades a las que apelan los anuncios publicitarios cuyo fin es el consumo del producto que venden. Cómo se pueden manejar y manipular esas necesidades, en fin. Todo ese mundo.

    Ser seguidor de mi blog, lo que le agradezco muchísimo dudo de que le reporte alguna ventaja, porque por lo que sé, en los blog tenemos un escritorio desde donde podemos seguir las actualizaciones que tienen los blogs que seguimos, sin necesidad de entrar en ellos una y otra vez. Sin embargo, esa función en mi blog no funciona, así que no actualiza mis entradas. Me temo (y por otra parte me alegro), que tendrá que visitarme de vez en cuando para conocer las nuevas entradas. Intentaré que alguien que sepa cómo funciona, me diga cómo hacer para que mi blog se actualice en los escritorios.
    Y bueno, como temía esta respuesta era tan larga que la he tenido que hacer en dos veces, discúlpeme si le sigo robando tiempo, pero no puedo dejar de motivarme por sus notas.
    Muchas gracias por todo Apicius y siempre sea bien recibido en este lugar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola María José:
    Me alegro de que te guste la receta, de verdad que es muy sencilla de hacer y está muy rica, además de vistosa como ves.
    Gracias por tu visita y un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que ricas estas tartitas, el nombre muy acertado! me encanta mmm! tienes razón cuando dices que lo más sencillo es lo más rico!

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Viena!!!Que postre tan rico.Felicidades.
    ***Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Cuinera. Me alegro de verte por aquí y me sorprende que tengas tiempo, con la velocidad a la que publicas en tu blog, madre mía ¡qué trabajadora! Me gusta mucho lo que pones y aunque a veces, no tenga más tiempo para decírtelo, que sepas que lo veo y tomo buena nota.
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  10. Hola fe-i*ká: Encantada de tenerte por aquí. Muchas gracias por tus palabras y por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Viena:
    Por lo que deduzco, de su contestación sobre los chocolates, está bien enterada de las técnicas para trabajarlo.
    Por supuesto que puede utilizar el material de mis blogs para instruir a sus alumnos.
    Nos seguiremos leyendo.
    Gracias por los elogios, aunque inmerecidos, que ha puesto en su contestación,
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Apicius, muchas gracias por estar de nuevo aquí.Es usted demasiado modesto, yo no le hago elogio, en todo caso reconocimiento, porque es usted todo un genio. Le sigo en sus blogs, aunque no he podido todavía leer todos sus trabajos, son tantos que lleva tiempo y yo acabo prácticamente de descubrirle, pero estaré pendiente de cuanto vaya publicando y repasando y descubriendo lo ya publicado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Una preciosidad de postre, para un gran fiesta!

    ResponderEliminar
  14. Pues a por la gran fiesta, Visc a la Cuina, que eso suena fenomenal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Tienes una pagina maravillosa Viena. Muy dulce.

    ResponderEliminar
  16. hola Viena, me gusta mucho esta receta tiene una bonita presentacion y un mejor sabor.

    I love CHOCOLATE

    besos.

    ResponderEliminar
  17. Tu mejor receta: Perdona que haya tardado en contestarte, tengo un sistema que si no estoy atenta, se me puede pasar.
    Gracias por tus palabras y espero que sigamos en contacto.
    Un abrazo.


    Anónimo: Gracias por tu comentario. Prueba esta receta, seguro que te gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar