jueves, 1 de julio de 2010

Caferucho: Un café sin taza

                                                                                                                                      




Prometí un postre de café y vengo con juego de palabras, de texturas y de sabores. También con el mucho juego que dan estos cucuruchos que se hacen en un momento y que podemos rellenar de lo que queramos, tanto dulce como salado.


En este caso, el relleno por supuesto es una crema de café que he hecho cargadita, para que degustar un caferucho, sea como tomarse un café.

Estos son los ingredientes para unos 12/15 cucuruchos:

100 g. de harina
100 g. de mantequilla
100 g. de azúcar glass
4 claras de huevo
Unas gotas de esencia de vainilla.

 

En un bol mezclamos y batimos muy bien, la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar glass hasta que tengamos una mezcla espumosa.



Entonces añadimos poco a poco, la harina tamizada y unas gotas de esencia de vainilla.


Obtendremos una pasta suave pero bastante espesa que se irá aclarando cuando vayamos echando las claras de huevo, una por una, sin montar.



Mezclar muy bien e introducir en una manga pastelera, con boquilla lisa. Sobre papel vegetal o bandeja de horno bien engrasada y espolvoreada con harina, ir formando óvalos de unos 7 u 8 centímetros de largo y poco grosor.


Introducir en el horno, a temperatura moderada, durante 6 o 7 minutos. En realidad hay que estar alerta, porque en el momento en que los bordes empiezan a dorarse, hay que trabajar con rapidez.



Sin ni siquiera sacar del horno la bandeja, despegar con una espátula cada óvalo y con ayuda del mango de una cuchara de madera o similar, ir formando en caliente y rápidamente, los cucuruchos.
Veréis que si se enfrían, es difícil modelarlos, pero en caliente es más fácil.
 

Yo uso el mango de un batidor manual. Unos saldrán mejor que otros, pero eso es lo que tiene la repostería artesanal. No busquéis la perfección absoluta.



Dejar enfriar totalmente mientras preparamos la crema para el relleno.


Ingredientes para la crema de café:

3 yemas de huevo
80 g. de azúcar
1 vaso de leche
20 g. de harina
3 cucharadas de café instantáneo.
Ponemos en un cazo la leche y cuando esté a punto de hervir, añadimos el café soluble.

En un bol, batimos las yemas con el azúcar y añadimos la harina tamizada.
 

Cuando la leche está hirviendo, echamos en el bol y removemos. Volvemos a poner en el cazo y sin dejar de remover, esperamos a que la crema espese. Dejaremos hervir unos 4 o 5 minutos.



Dejamos enfriar antes de meter en una manga pastelera y rellenar con ella nuestros pequeños cucuruchos.


 

“…Y sin embargo, el café tiene algo de mágico y hasta de misterioso. Su mera evocación sugiere multitud de sensaciones gratificantes: un peculiar y delicioso aroma, momentos de euforia, deliciosas charlas en compañía y hasta plácidas horas de estudio y meditación en soledad.”

(Bach. La Cantata del Café. La seducción de lo prohibido. Domingo del Campo).

 
Pero…


Resulta que hay una pequeña Viena en esta casa, que por pequeña no puede tomar café y me pidió amablemente que le hiciera algunos cucuruchos de chocolate.
A éstos, los bautizamos como “chocoruchos” y los hice de la siguiente forma:

Puse 150 g. de chocolate Nestlé postres a fundir al baño María, junto con 100 g. de nata y 20 de mantequilla.
Una vez fundido y mezclado todo muy bien, lo dejé enfriar a temperatura ambiente y luego lo monté, batiendo enérgicamente.
Conseguí así un trufado con muy buena textura.

Lo introduje en la manga pastelera con boquilla estrellada y rellené los chocoruchos con esa trufa.
Luego decoré con unas escamas de chocolate blanco que tenía preparadas y éste fue el resultado:

 

El veredicto de la Viena pequeña al probarlos, tanto como el de la Viena mediana, fue de: extraordinarios.

En cuanto a los de café, todos para la Viena mayor, es decir, yo misma. Los tomaré poco a poco porque efectivamente están cargaditos y es como tomarse un café, aunque espero que alguien aparezca por aquí y comparta conmigo. ¿Tu?

Un abrazo.

ALGUNAS COSAS MÁS:

 

Ya he hecho mi huevo cúbico. Tal y como se ve en la fotografía, es real, un huevo cuadrado.



Apicius, del blog La cocina paso a paso (http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/) me habló de este aparatito y lo encontré en internet. Lo compré y me lo enviaron en 24 horas. Ahora ya puedo hacer huevos cuadrados y se me va la imaginación inventando recetas con esta presentación.
Esta tarde vino a verme mi hermano y tuvimos la primera anécdota del huevo. Lo olía, lo tocaba, lo miraba… ¡No se lo podía creer!

Y para terminar con el mejor de los dulces:

GRACIELA

 

Ayer Graciela, del blog Aromas de Mamá
 (http://recetasdecocinaaromasdemama.blogspot.com/)
tuvo el detalle de hacerme este regalito. Como es costumbre entre bloggeros, me dijo que tenía que pasarlo a otros, pero se me hace imposible darlo a unos, sin mencionaros a todos, por lo que lo voy a dedicar a toda la familia bloggera, a todos los que cada día estáis ahí, al pie del cañón, intercambiando vuestras artes con los demás. Un beso para ti Graciela y muchas, muchas, muchísimas gracias por tu regalo.


18 comentarios :

  1. Maravillosos y delicados cucuruchos dulces. Son un festín para los sentidos. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. que postre tan bueno¡¡¡¡¡¡
    un beso

    ResponderEliminar
  3. de esos "caperuchos" me comia yo una docena....que peligro nena¡¡¡¡¡
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Ummm esta crema tiene que estar de muerteee, me la apunto porque le veo muchas salidas :) y alucinada me he quedado con el huevo cuadrado...besitosss

    ResponderEliminar
  5. felicidades por el premio te lo mereces guapa y felicidades por tú huevo que monada y que originalidad.
    tambien he de felñicitarte por tús cucuruchos de café son monisimoss y muy ricoss ami el café me gusta mucho.
    besoss guapaaaa
    buen finde

    ResponderEliminar
  6. Qué maravilla Viena, me encantan ver los paso a paso que muestras, se ve todo tan limpito y tan de meter el dedo desde las primeras mezclas :-). Yo ya sabes, que no soy cafetera, soy una teadicta (ahora mismo estoy con una taza de té verde con pétalos de rosa y datiles mientras te disfruto), así que vengan esos de chocolate como a la Viena pequeña!

    Vaya con el huevo pitagórico, me ha dejado pasmada :-0

    ResponderEliminar
  7. Hola Txell, hola Kike, se me hace difícil dirigirme a "La cuina vermella", por más que me guste el nombre, Txell y Kike es más personal.
    Gracias por vuestra visita y palabras. De los sentidos creo que sabéis bastante, solo hay que ver el relato de vuestros viajes o vuestro blog, me encanta esa parte que dice: "nosotros", es una fotografía tan explícita que dan muchas ganas de conoceros en persona.
    Una alegría teneros por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola Isa: La verdad es que es un postre muy bueno y lo mejor es que es super sencillo de hacer, así que si te animas, puedes rellenar estos cucuruchus de cualquier cosa, patés, cremas, helados...
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Visc a la Cuina, me encantó tu entrada de la receta con caléndula. Si vieras toda la documentación que tengo de esa florecilla novia del sol. Fascinante.Gracias por venir por mi cocina, me encantaría poder invitarte a ti y a todos los que me seguís y me comentais, a un desayuno así, en la mesita de fuera, tranquilamente, cada uno a su aire. Y contarnos cosas. Qué maravilloso es el intercambio.
    Nos seguimos viendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Mami, mami, que una docena son demasiados y luego viene la culpa y eso, nooo, hay que comer uno, pero yo soy como tu, porque no se puede comer solo uno. Además son chiquititos, casi de juguete, se los comería una todos.
    Anímate y pruébalos, verás como son super fáciles y estupendos para toda ocasión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. María José, qué gusto tenerte de visita por aquí. En unos días pondré una entrada de huevos cuadrados que tengo por ahí cociéndose y pendiente con Apicius. La verdad es que es un poco alucine, es verdad.
    Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  12. María José (Hecho en casa): Gracias a ti, por tus siempre amables palabras, por tus visitas y por todas esas recetas maravillosas que nos pones cada día en tu blog y que me parecen muy interesantes.
    Si te gusta el café no te pierdas probar estos caferuchos, están estupendos y son facilitos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Delikat: No te imaginas lo poéticas que me resultan esas palabras: "una taza de té verde con pétalos de rosa y dátiles" mmmmm, y es que el té también me gusta muchísimo, sobre todo los exóticos, un pakistaní especiado o el chai afrodisíaco o el de caramelo... Ya ves, la verdad es que cada cosa la tengo como asociada a unos momentos, el té me encanta por las tardes, en la sobremesa, por ejemplo, cuando llegan a clase los alumnos de la tarde, me encanta tener preparada la tetera con un pakistaní que huele a canela desde la entrada, o un té verde con hierbabuena, tan ligerito, tan refrescante y darles la bienvenida sirviendo los vasitos de té.
    El café, después de años de excesos ahora me sensibiliza demasiado, así que ahora mismo es de transgresión, que de vez en cuando, no está nada mal. El mate me gusta para compartir con mis amigos argentinos, chilenos..., así es como más lo disfruto, o cuando madrugo mucho, en el silencio de la mañana. Bueno... y los helados ¿qué? esos me gustan para la madrugada, anoche a las 3 me estaba tomando uno bien grande aquí frente al ordenador, ya ves, una incorregible gourmesilla o directamente una glotonceta cualquiera.
    Un beso grande y delijat essensssss

    ResponderEliminar
  14. Perooooo buenoo que delicia..!!!! que cucuruchos que bien explicada la receta, que bonitas fotos y que pintaaaaaaaa y yo aquí sin tener nada dulce.. me voy a rebuscar por la nevera y los armarios porque me ha entrado un antojoooo..!! enhorabuena por tu blog y tus recetas..!!

    ResponderEliminar
  15. Curra jajaja, tranquila mujer, que seguro que algo tienes para calmar el antojo.
    He estado mirando un poco por tu blog y me encanta lo que haces, me encanta, así. ´
    Seguiré mirando porque hay cosas que creo me pueden interesar.
    Un beso y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  16. Hola Viena! los cucuruchos te han quedado muy bonitos! a mí el café no me gusta en cambio el chocolate lo adoro, por contrario mi catador le encanta el café! que bien así hay para los dos! ¿nos pasamos a tomar un cucurucho esta tarde a tu casa? jeje, ¡ya nos gustaría! además tú has dicho que quien te acompaña ehh! nosotros! jeje

    Un besito guapa te ha quedado una receta rica, rica.

    Felicidades por el premio

    ResponderEliminar
  17. Cuinera, estás invitada cuando quieras, tu y tu catador o catadores oficiales. Ya me gustaría a mi de verdad, poder compartir contigo estos cucuruchus de lo que más te gusten y un buen rato de charla.
    Un besito.

    ResponderEliminar