domingo, 19 de septiembre de 2010

Y ahora las granadas

          


Tal y como había previsto cuando llegué de mis vacaciones, quedaban un par de semanas para que las granadas estuvieran en su punto. Ese momento llegó.
Salgo al huerto y los perros me siguen rodeándome y dificultándome el paso entre los árboles. Se adelantan un poco y parecen saber a ciencia cierta a dónde me dirijo, me pregunto cómo es posible y por qué van hacia la higuera cuando voy a coger higos, hacia los naranjos cuando voy a coger naranjas o hacia el granado, ahora que voy a coger granadas. ¿Será cierto que tienen mente telepática y son capaces de leerme el pensamiento?



Las granadas están en su justo punto de maduración. Alguna se ha abierto, lo que no debe suceder, pero por supuesto la aprovecharé.
Los granos están rosados y brillantes, mostrándose muy apetitosos. Recuerdo ese refrán que decía:
"Granada madura, tentación segura". Y a mi, me gustan las tentaciones.

Pero, retomemos el asunto, porque el tema son las granadas, el fruto del árbol llamado granado, de la familia de las punicáceas.


Una piel gruesa, de un color que va del rojo brillante al dorado o amarillo verdoso, recubre un fruto redondo que contiene una gran cantidad de semillas en su interior.

 


Es por eso, por la cantidad de granos que contiene, que en Oriente, se considera a la granada un símbolo del amor y la fecundidad.
En Siria el árbol estaba consagrado a la diosa Rimmel, mientras en Grecia, lo estaba a Afrodita.





El árbol, alcanza una altura de unos cuatro metros. Se sabe que era cultivado desde tiempos muy remotos. Tumbas egipcias de 2.500 años antes de Cristo, han mostrado indicios del consumo de esta fruta.



Se sabe que fueron los cartagineses los que introdujeron el árbol en la zona mediterránea, durante las llamadas guerras Púnicas, de ahí que Linneo padre de la taxonomía moderna, propusiera para el granado el nombre de: punica granatum.
Teofrasto 300 años antes de Cristo, también describió el granado en sus tratados. Recordemos que Teofrasto, es considerado el primero en clasificar sistemáticamente las plantas, basándose en sus propiedades médicas.

En Das neuzeitliche Kräuterbuch, tomo III, página 193, Kroeber empieza la descripción de esta especie de esta forma tan poética:

"En nosotros, a la imagen de la española, de negra y brillante mata de pelo, se une de manera inseparable la flor del granado, de un rojo encendido, el adorno preferido por la hermosura meridional".

(Citado en el Dioscórides en su ítem del granado).

Y sigue Dioscórides:

"Así llaman la atención estas flores a los forasteros venidos de luengas tierras, y a los fatigados caminantes porque les anuncia la proximidad del poblado".
Luego continúa con la descripción bien detallada de flores y frutos, la época de floración que se da en Junio y la maduración, que tiene lugar en Septiembre y Octubre.





El granado ha sido considerado como uno de los frutales más valiosos. En su composición encontramos varios alcaloides, localizados principalmente en la corteza de la raíz, sobre todo pseudopelletierina, isopelletierina y pseudoisopelletierina. También tiene hasta un 25% de materias tánicas.
¿Por qué es importante saber esto? Porque nos va a permitir comprender las virtudes de este maravilloso árbol:
Una de las más importantes, es su poder tenífugo, que hoy día puede parecer insignificante, pero que antiguamente constituía de un alto valor. No sólo combatía la tenia, que quedaba paralizada y moría, sino que combatía toda una serie de gusanos intestinales, gracias a los alcaloides citados.
Como no se podía o no era conveniente utilizar los alcaloides puros, porque las consecuencias estaban fuera de control, lo que se utilizaba era la corteza de la raíz, pues ahí estos alcaloides estarían atenuados.
La corteza y los tabiques internos del fruto, es decir, de la granada, ejercen una acción parecida, aunque menos intensa, sobre las lombrices intestinales.





Después de dar detalladas instrucciones de cómo preparar la corteza del granado para provocar la expulsión de la tenia, Dioscórides cita que el zumo de granada es excelente contra los flujos internos y contra las calenturas acompañadas de cámaras. Conforta el estómago, restriñe el vientre y provoca la orina.

Todas estas virtudes del granado, eran conocidas en Egipto nada menos que 2.000 años antes de Dioscórides, pero en Europa dejó de usarse, hasta principios del siglo XIX cuando los médicos ingleses pudieron comprobar en la India, la eficacia tenífuga de esta corteza. Su usó se generalizó más tarde por toda Europa.

Aunque el nombre del género del granado: "punica" procede como hemos dicho de los fenicios, que fueron a su vez difusores de su cultivo, el nombre de la especie "granatum" deriva del latín "granates", que significa: "con granos".

Del nombre de esta fruta derivan más tarde el nombre de la bella ciudad de Granada, fundada en el s. X así como por similitud, de las armas llamadas granadas.
Sin embargo, en el latín clásico el nombre de la especie era malum punicum ó malum granatum. Malum es manzana, de ahí que en inglés se llame pomegranate o en alemán granatapfel.





Actualmente el cultivo de la granada se extiende por diversos países de Europa, Asia y América. Destacan Afganistán e Irán, con perfumadas variedades, así como Israel, Brasil y California.
Sin embargo, uno de los principales productores del mundo es nuestro país, con una superficie que supera las 2.500 hectáreas y una producción de alrededor de 20.000 toneladas.
En los mercados, las granadas empiezan a aparecer en estas fechas, mediados de septiembre, sin embargo, estarán en su mejor momento a lo largo de todo el otoño hasta finales de Enero.

Si la granada no se recolecta antes de su maduración, se agrieta en el árbol, que es lo que me ha sucedido a mí en algunas piezas. No pasa nada en este caso, porque enseguida las voy a consumir, pero a nivel comercial esto es imperdonable. Dado que es posible almacenarlas durante meses, por el grosor de su piel, lo que se hace es recolectarlas en un punto previo a su maduración.
A la hora de comprarlas, conviene elegirlas sin cortes, grietas, ni golpes. No deben tener tampoco arrugas en la piel. Hay que elegirlas con el mayor peso respecto a su tamaño.
Se pueden conservar durante varios días sin nevera y dentro de ésta, durante al menos tres semanas.





100 gramos de granos de granadas contienen solamente 31,8 calorías, lo que la convierte en un fruto ideal en dietas de adelgazamiento.
Destaca su aporte mineral de potasio, necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviniendo en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
Tiene también importante contenido en ácido cítrico, de acción desinfectante, que alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C.

La granada es un fruto que gusta a los niños. Se come al natural, separando los granos de las láminas amargas que separan las celdas en donde se encuentran.
En la cocina se puede utilizar en sorbetes, bebidas y siropes, pastelería y en ensaladas.
En la cocina libanesa, se usa bastante el sirope de granada, al que llaman Rab er‘remane , aunque se confecciona con las variedades ácidas del granado.
También se utiliza sirope en platos salados como, las "mtabba", "baba ghannouj" y la "lahm b‘ajine".
En la India se utilizan los granos secos como una especia. Tiene un gusto agridulce. También se usa en la cocina iraní.
Es un ingrediente de los chiles en nogada, a los que pone el color rojo de la bandera.

Actualmente en la medicina naturista o tradicional, se usa para hacer gargarismos. Alivia la tos y es usado con eficacia en el caso de fiebres, diarreas y cólicos. También es como hemos visto, un excelente vermífugo.
Tiene propiedades diuréticas y antihipertensivas. Recomendable contra el estreñimiento.
Por contra, no conviene a personas que padecen divertículos o colon irritable.
De los granos rosas de la granada, se extrae el “sambu”, una bebida que se usa en curas de regeneración y limpieza interna.

Estas son algunas de las más interesantes curiosidades sobre la granada, que cita Wikipedia:

Los antiguos egipcios eran enterrados con granadas. Los babilonios creían que masticar sus granos antes de las batallas los hacía invencibles.

La granada tiene un cáliz con forma de corona. En la tradición judía fue el diseño original, que inspiró para hacer las coronas

El jugo de la granada mancha los tejidos permanentemente, al menos que se laven con blanqueantes.

El jugo de la granada se utiliza como tinte natural en las fábricas de productos no-sintéticos.

En el occidente de México (Estados de Colima, Jalisco y Michoacán), se prepara una bebida embriagante a base de jugo de granada, tequila o mezcal, azúcar, cacahuates, nueces y, algunas veces manzana llamado "Ponche de Granada".

En la noche de Yalda iraní (Solsticio de invierno) se ofrecen granadas frescas.

La granada le dió origen al nombre del color granate y al mineral granate cuando es rojo oscuro

GRANADAS, LITERATURA Y OTRAS COSAS:






Sobre el patrón de vuestra risa media,
reales alcancías de collares,
se recorta, velada, una tragedia
de aglomerados rojos, rojos zares.
Recomendable sangre,enciclopedia
de rubor, corazones, sin mollares,
con un tic-tac en plenilunio,abiertos,
como revoluciones de los huertos.

Miguel Hernández "Perito en Lunas"
Las granadas.


Oscar Wilde, escribió un libro titulado: “Una casa de granadas”, que fue publicado en 1892 y Federico García Lorca, hizo este bello poema:



Es la granada olorosa
Un cielo cristalizado.
Cada grano es una estrella,
Cada velo es un ocaso.
Cielo seco y comprimido
Por la garra de los años.

F.G. Lorca.
Canción oriental.



Afirman los maestros sufíes, Ibn 'Arabí por ejemplo, que quien es capaz de saborear el mosto de la granada, esto es, de ver la unidad subyacente de la realidad, más allá del velo apariencial de las formas y de las cosas, accede a la cuarta estación del viaje místico, la que corresponde a la absorción de la multiplicidad en la unidad, que es, justamente, la etapa de la granada. Beber el mosto de la granada equivale a ver la realidad realmente real, comprender las cosas tal como son. Beber dicho mosto es embriagarse del conocimiento de la unidad del ser, un conocimiento que, como la fruta de la granada, posee propiedades antioxidantes. Y es que conocer es vivir, vivir mucho más y mejor. (El simbolismo de la granada. Halil Bárcena).

Según distintos diccionarios de sueños, se dice que soñar con una granada entreabierta, mostrando sus granos, equivale al anuncio de que en nuestra vida, aparecerá alguien que colmará nuestros deseos eróticos. Pero creo que no deben hacerse ilusiones los lectores, que si hoy, alguno sueña con granadas, más se debe achacar a la lectura de este artículo que a la suerte que el sueño vaticina.

Bibliografía:
Plantas medicinales. El Dioscórides renovado. Pio Font Quer
Diccionario de los Símbolos. Jean Chevalier/Alain Gheerbrant
El simbolismo de la granada. Halil Bárcena
Wikipedia
............

Y para terminar, para quedarnos con el dulzor de la granada en la boca, una receta fácil y seductora.
Se trata de un clásico que por aquí se llama:



GRANADA EMBORRACHADA




Granada emborrachada y no es extraño: ¡Menudo guateque con estos ingredientes!


 



Dos granadas desgranadas (valga la redundancia o lo que sea que esto es)
125 ml. De moscatel.
Un culín de copa de ron (aproximadamente ¼ de copa)
1 vaso de vino rosado
75 g. de azúcar
1 palito de canela
Unas hojas de menta


 


Así se hace:

Desgranamos las granadas, para lo cual hay un método sencillo que consiste en cortarlas a lo ancho y colocar cada mitad, boca abajo, sobre la palma de la mano izquierda (al revés, para los zurdos).
Con la mano derecha y una mano de mortero, iremos golpeando suavemente pero sin miedo y los granos irán cayendo, deslizándose entre nuestros dedos.










Una vez los granos desprendidos, eliminamos restos de membrana y otras impurezas.

Ahora en un cazo, vamos a hervir el vino rosado con el azúcar, la canela y el ron y dejaremos reducir durante un rato. Más o menos que nos quede la mitad del líquido. Dejamos enfriar y ponemos a macerar los granos con esta preparación durante un par de horas. Ponemos también en el recipiente unas hojitas de menta.





Al cabo de este tiempo, añadimos el moscatel y servimos en copas, con todo el jugo de la maceración.

Decoramos con unas hojas de menta, a nuestro gusto.






Espero que os haya gustado. En cada temporada lo suyo y hoy, es tiempo de granadas.


Un abrazo.









44 comentarios :

  1. Me ha encantado el post. La granada es una fruta sensual y evocadora, deliciosa, aunque hoy en día creo que no se utiliza mucho.
    Preparada así debe quedar de muerte, la granada borracha y quien la come también!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, te dejo un enlace de una página relacionada con esta fruta, allí veras que pertenezco a esa Asociación.
    http//www.grandaselche.com

    ResponderEliminar
  3. qué ricas las granadas preparadas así y un gran redactado :)

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las granadas ,pero es la primera vez que las veo en el arbol
    Que maravilla¡¡¡¡¡¡
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Aún no me he estrenado con las granadas, ya va siendo hora, tus explicaciones son estupendas!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja Qué nombre divertido para la receta.

    recuerdo de comer granadas cuando niña, pero no más.

    Gracias por los comentarios en el Chocorango. Me hay encantado saber sobre la pasta farfalle de tu región.

    Besos mil

    ResponderEliminar
  7. Una información muy interesante y la receta muy buena.

    La granada siempre me ha gustado mucho, de chico que me encantaba ir chupando granito a granito, era un vicio.

    SAludos

    ResponderEliminar
  8. Plas, plas, plas!!! vaya entrada interesante y completa!! aquí aun no han madurado pero hoy he visto algunas que se habian abierto un poco y estoy deseando que maduren un poquitin mas para poder saborearlas...las granadas me traen recuerdos de mi infancia, mi abuela nos preparaba zumo y ahora lo hago yo con mis hijos...y con vino y azucar que ricas estan!!!! un besito

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado la historia; muy buena como siempre, yo tengo una historia familiar con el granado que tenemos en casa de mi madre y siempre que viene el tiempo de granadas no puedo evitar pensar en ello, me encanta esta fruta, deliciosa y delicada y para mi hasta "sorprendente". Bss

    ResponderEliminar
  10. Una información asombrosa entorno a la granada Viena, la poesía de Lorca y la bella ciudad de Granada. Fíjate que justo ayer estuve paseando por el campo y estuvimos cogiendo granadas también, además de menta fresca. A mi me encanta tomármelas por la mañana en zumo, con la prensadora les saco todo el jugo y para adentro. Un famoso médico dedicado al envejecimiento, el Dr. Perricone, cuyos libros devoro, recomienda su jugo por su gran cantidad de polifenoles y antioxidantes, como el açai, incluso ya los he visto en centros de dietética embotellados juntos o separados, pero cómo va a ser lo mismo que recién cogidas del campo, verdad?

    ResponderEliminar
  11. Hola Viena:
    Muy interesante la lección de historia sobre el árbol y fruto.
    Emplea la misma técnica para desgrana, yo la aprendí de la mano de la Chef alicantina María José San Román, del restaurante Monastrell.
    La verdad que la granada es un fruto delicioso, pero tiene un inconveniente para mi, el granillo duro que tiene, me molesta en la boca.
    Prefiero los licuados, al momento, de esta fruta.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Qué post tan bonito se mire por donde se mire, se lea por donde se lea... un gustazo! creo que fue con granadas la primera vez que probé el vino siendo chica. mi vecina las preparaba con vino tinto azúcar y canela y a mi me chiflaba... ella siempre me ofrecía alguna cucharada que otra y eso, por supuesto, era un secreto que nunca contamos a mi madre:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Mmmmmmmmmmm granadas!! Qué ricas. Es cierto, ahora están en pleno apogeo de maduración. Este fin de semana pasado he preparado una tartita con ellas y no veas que maravilla de sabor.
    Tu licorcito es muy tentador.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Que entrada mas interesante, educativa, cultural, historica....y sabrosa!!....Gracias por darte el tiempo de recopilar tanta informacion y compartirla para que podamos seguir aprendiendo.....tu receta exquisita!!....me encantan las granadas....pero el relato....maravilloso!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Guao, mira lo mucho que da una fruta, alimento que inspira poemas, hace rememorar historias, culturas... una entrada deliciosa.

    Mi abuelo paterno, en Venezuela, tenía una pequeño grando en el patio de su casa, recuerdo llegar con mi hermano allí y arrancarlas y devorarlas frente al árbol...
    Saludos, Viena.

    ResponderEliminar
  17. Viena qué interesante toda la explicación de la Granada. Es una fruta que me encanta y tengo unas en mis granados estupendas. yo las desgrano y las meto en recipientes herméticos en la nevera y me las como a cucharadas, en la ensalada, etc... Justo hoy acabo de llegar de Granada, qué casualidad!!. Me acuerdo de un libro que leí que se titulaba: a la sombra de un granado de cuando los árabes estaban en Granada aún. Es un árbol junto al olivo de mis favoritos.Un saludo y gracias por la entrada tan maravillosa y la receta tan ideal.

    ResponderEliminar
  18. Hola Lola: Es verdad que no se consume mucho en crudo y aquí y yo creo que es por la incomodidad de sacar los granos, que aunque tengas el truqui, como yo he puesto aquí, a la hora de sacarla a la mesa, es un impedimento. Pero como digo en la entrada, en la cocina de otros países sí se usa más y como bebida, también. Incluso de un tiempo a esta parte, en los supermercados las podemos ver en tarrinas, ya peladas, preparadas para usar en ensaladas.
    Yo también creo que es un fruto sensual y delicioso.
    Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Carolus: Qué coincidencia, he visto la página y la verdad es que incluso la estuve consultando para la entrada, lo que pasa es que si te adentras en la investigación, acabas haciendo un libro en vez de un artículo, por eso al final decidí no tomar esos interesantes datos. Pero es fabuloso que nos hayas traido aquí el enlace, así si alguien quiere saber más, lo tiene a mano.
    Muchas gracias por tu comentario y tu visita.
    Un abrazo.

    Laura: Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
    Un beso.

    Isa: No me lo puedo creer que no hayas visto nunca un granado, con lo bonitos que son, además están a la orilla de muchos caminos, seguro que sí los has visto pero no te has fijado. Ahora quizás te fijes y verás que maravilla.
    Un beso.

    Visc a la cuina: Muchas gracias por tu visita y tus palabras.
    Un beso.

    Talita: Es divertido lo de las granadas emborrachadas ¿verdad? Bueno, las granadas están emborrachadas, la verdad, pero el que las toma, también tiene que tener cuidado.
    Muchas gracias por tus palabras, es un placer verte por aquí.
    Un beso.

    Jose Manuel: Muchos de nosotros nos acordamos de las granadas de cuando éramos pequeños, yo no sé si es porque entonces comíamos más o porque nos llamaba la atención, los granitos, pero es verdad, yo también me acuerdo que cuando llegaban a casa las granadas, era una fiesta, me encantaban.
    Gracias por tu comentario y por venir a visitarme.
    Un beso.

    Hola María José: ¿Ves? También a ti te traen recuerdos de infancia las granadas, y no es que estés en "fase nostálgica" jajaja, nos pasa a más de uno. Lo bueno es que ahora las comes con tus hijos y probablemente ellos también lo recordarán de mayores.
    Muchas gracias por tu comentario, sabes que es un placer tenerte por aquí.
    Un beso.

    Caty: cómo me gusta cuando una de estas entradas estimula en vosotros y en mi, en nosotros, recuerdos familiares y momentos entrañables que van tan unidos a algunos alimentos con sus olores, sabores, etc.
    Se nota que el granado tiene alguna significación importante para ti. Espero que sea muy bonita.
    Muchas gracias por venir a dejar tus amables palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Querida Delikat: Ni punto de comparación un fruto recién cogido del árbol y exprimido, que todos los envasados del mundo. Además el de granada es sumamente diurético, no sé cómo no es más conocido por eso, porque es impresionante. Eso sin olvidar el sin fin de propiedades beneficiosas que tiene, como dice tu doctor.
    Yo suelo comer los granos a cucharadas, sin más azúcar ni nada, me encanta.
    Un beso y gracias por venir, me gusta mucho verte por aquí.

    ResponderEliminar
  20. Apicius: Muchas gracias por sus palabras. Qué coincidencia que fuera aquí en Alicante, en donde aprendiera cómo obtener los granos de las granadas. Yo lo aprendí de Jud, una amiga mía de Barcelona, qué maravillosos intercambios ¿verdad?
    En cuanto a los granitos, tiene usted razón, es un inconveniente aunque hay variedades que tienen el corazón más duro que otras. Yo tengo suerte, las mías apenas lo dejan notar, pero entiendo que es molesto.
    Recuerdo hace ya como 20 años que unos amigos agrónomos, estaban metidos en un proyecto para seleccionar granadas sin la pepita interior, esto y los higos chumbos sin pinchas y sin semillas, pero todo era a base de transgresiones genéticas claro, así que cuando yo me encuentro con estos inconvenientes, pienso que es una suerte, poder disfrutar de momento de los frutos en estado puro, sin haber sido manipulados todavía, lo que no sabemos cuanto durará.
    Esta tarde sin ir más lejos, he pelado un montón de higos chumbos, mi otra gran pasión y bueno, ya sabe, que si las pinchas, que siempre se escapa alguna, lavarlos, cepillarlos, pelarlos, que es incómodo, etc., pero me sentía siendo un poco mi abuelo, así, cuando madrugaba mucho en verano y nos traía para desayunar higos chumbos. Creo que soy muy primitiva y me gusta todo esto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola Mai: ¿A que sí? Ayer cuando preparaba la receta esta, lo pensé, de pequeños nos daban vino con las granadas y se quedaban tan tranquilos, al menos en mi familia. Claro que también nos daban Quina San Clemente para abrir el apetito, o aquellos ponches que llevaban alcohol cuando estábamos costipados. Uf, ¡Qué mayor me he hecho!
    Esta receta aunque puede parecer muy fuerte de alcohol, al estar hervido durante bastante tiempo, el alcohol se ha evaporado casi todo, eso sí, el ron del final lo lleva, pero luego lo pruebas y no está tan fuerte. ¿O será que ya ni lo noto por los antecedentes? jajaja.
    Un beso y gracias por venir a verme.

    ResponderEliminar
  22. Hola Silvia: Yo también voy a hacer una tarta, porque ahora lo que pasa es que tengo muchas granadas y no sé cómo conservarlas. El año pasado hice mermelada pero no fue buena idea, la semilla interior domina mucho.
    A ver si las aprovechamos bien.
    Muchas gracias por tu visita, es un placer recibirte aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Hola Marcela: Muchas gracias por tus palabras, la verdad es que no tiene mérito, cuando me pongo a buscar información sobre algo, al principio soy yo la que busca, pero al ratito, parece que es la información la que me busca a mi, siempre me ha atrapado investigar.
    Es un placer recibirte por aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Nos has informado extensamente y encima para rematar esa receta sugerente.
    Un abrazo, es una delicia pasarse por aquí.

    ResponderEliminar
  25. Querida Claudia: Qué alegría que también a ti te haya recordado a tu abuelo y esos pasajes entrañables con tu hermano, es una maravilla. Cuando nos dejamos llevar un poco, los frutos de la tierra o los ricos platos de la cocina tradicional, son un vehículo perfecto para trasladarnos a nuestra infancia, esto nos tendría que hacer pensar, porque algo perdura y es a través de impresiones de los sentidos.
    Un placer contar con tus comentarios Claudia. Muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Anna: Muchas gracias por tu comentario que como siempre, recibo con mucho gusto.
    Me has dado buena idea con los recipientes herméticos, porque voy buscando la forma de conservarlas mejor. También a mi me gusta a cucharadas.
    También es coincidencia que hayas llegado de Granada.
    El granado es un árbol muy agradecido, un superviviente diría yo, apenas necesita agua ni cuidados y da unos frutos con una generosidad bárbara.
    No acabo de entender que no sea más valorado, quizás sea por eso, porque no necesita mucho dinero para ser fructífero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Jantonio: Lo que es una delicia es poder leer tus comentarios, siempre tan amables. Muchas gracias, de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Rica información y una receta para el festejo!
    Cariños

    ResponderEliminar
  29. Hola Viena, un placer leerte, de inicio a fin.

    Justamente hace unos días fui al campo a recolectar peras del árbol, y al lado habpia un árbol de granada, y si, unas frutas ya estaban abiertas.

    Una delicia la bebida que nos enseñas..
    besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  30. Viena mira que en mi casa compramos veces la graná y encima yo casi soy adoptada de la ciudad que lleva su nombre, así que imagínate qué familiar me suena esto... Ahora te digo que tantos datos e historia de esta fruta no lo conocía y me ha gustado saber un poco más y encima la receta! Ya veo que nos esperan más recetas con estas granadas borrachas verdad?
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  31. Hola Viena:
    Por aquí los higos chumbos ni ver.
    Yo lo he comido en Andalucía a señoras que los vendía por la calle y te los daban pelados, así que todo el trabajo lo daban hecho.
    Esta bien este fruto y me supongo que como en todo habrá calidades. Hace tiempo que no los he degustado pero el recuerdo que tengo de ellos es una carne dulce, con textura harinosa.
    Hablando de las granadas, el jarabe casero por reducción del zumo queda muy bien y muy versátil para adorno de platos, bebidas etc.
    No se para que se lo pongo porque sabrá de todo esto mucho más que yo.
    ¿Conoce el el Flan con caramelo de granada?, en realidad es un flan que puede ser normal de huevo o una gelatinización de nata liquida y azúcar y después de desmoldar poner Jalea de Granada como si fuese el caramelo de azúcar. Aunque estoy seguro que habrá otros tipos de flan en los que entre la granada.
    Tengo que terminar un articulo sobre platos que presentaron unas veteranas de los fogones este último domingo en un barrio de Vitoria, llamado Abetxuko.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Ola

    muchas gracias por tu comentario Viena, yo también estare pendiente a lo que nos cuentas y sobretodo a probar tus recetas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Ivana: Encantada de tenerte por aquí. Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Gabriela: Acabo de pasar por tu blog, que hoy el ordenador me está dando problemas y no visualizo bien las fotos, ni me deja hacer comentarios, pero he podido en un hueco y te decía que tus entradas no se actualizan en mi escritorio, la verdad es que he pasado por casualidad.
    Muchas gracias por tu comentario y por venir a visitarme, siempre me resulta una alegría.
    Un beso.

    Gitanilla: Si es que te al dedillo un fruto como el granado, con ese nombre, ya has leído que asocian a la mujer española con su melena negra y la flor roja del granado.
    Espero traer la receta de una tarta que tengo por ahí, pero se me amontona el trabajo y cada vez tengo menos tiempo.
    Muchas gracias por venir por aquí y un beso grande.

    Apicius: Yo recuerdo de pequeña que una señora que nos cuidaba, traía por las mañanas a casa un cartucho con higos chumbos, ya pelados. Entonces desayunábamos con agua de cebada, muy típico de esta zona y los higos. Luego, algo más mayorcitos, pero de 12 o 14 años, mi abuelo nos hacía igual, se levantaba de madrugada, porque decía que a esa hora, las pinchas de los higos están acostadas y no se clavan. Traía los higos al jardín y con un cepillo y la manguera, los limpiaba bien de pinchas, luego los pelaba y desayunábamos eso. Para mi es un sabor muy asociado a esos recuerdos, entrañables.
    He pasado por su blog de eventos y me he maravillado con las jornadas y he leído lo de las veteranas, esperaré su entrada, porque será interesante.
    Y no, no conozco todas las recetas hombre, por ejemplo, esa reducción no la he probado nunca y el azúcar de granada del flan, me ha encendido la lamparilla cocinera, que es una pequeña hadita interior, como campanilla, pero con delantal jejeje.
    Un placer leerle, aquí y en sus blogs, siempre tan interesantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. La cocina de mi abuelo: Hola y bienvenido a este espacio. Me ha encantado tu blog y nos veremos a menudo, por aquí o por allí.
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  35. Hola Viena, sigo paseando por tu blog y veo que te gustan las granadas y los higos chumbos, que aquí se llaman tunas. Y justo en México es época de tunas y granadas, me encantan y son tan sabrosas.
    Las granadas que he visto de allá no sé por qué son tan pálidas, a mí lo que me parece tan encantador y seductor de las granadas es su color rojo encendido. Y como bien mencionas es un ingredientes imprescindible para los chiles en nogada, y también puedo asegurar que el ponche de granada que hacen en Colima es delicioso bien frío.
    Yo agrego granadas al guacamole, y al arroz.
    Y mi esposo apenas ha descubierto las bondades medicinales de la granada, llevo años comiéndolas durante la temporada y siempre se negaba a probarlas, ahora que lo ha comprobado se lamenta que dure tan poco su temporada y sea dífícil su almacenamiento.
    Te cuento que en México venden las granadas ya desgranadas en vasitos para llevar o ir comiendo, incluso te las preparan con chile en polvo, limón y sal.
    Yo prefiero hacer esto en mi casa, disfruto ir pelando las granadas.
    Encantada de encontra un blog como el tuyo.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  36. Carmen: Tienes razón, yo creo que el color de las granadas depende de las variedades, las mías son pálidas, no llegan a tener el rojo intenso que es tan bonito, lo que pasa es que son muy dulces y bueno, eso compensa.
    Los higos chumbos me vuelven loca, ahora mismo tengo en la nevera sorbete de higo que hice el otro día.
    Aquí es difícil comprarlos, yo en realidad los recolecto de paleras que veo abandonadas, pero cada vez hay menos terrenos abandonados y menos lugares accesibles para recoger higos. Eso sin contar la parafernalia de las pinchas y demás. El año pasado lo que hice fue plantar en mi huerto unas paleras que han funcionado perfectamente pero claro, todavía no dan higos.
    Qué bueno por allí que sea tan corriente y seguramente tú sabras una pregunta que tengo que hacerte. MIra hice hace un par de años mermelada de la palera, de la parte verde y me salió riquísima pero super, super moco, vamos así pegajosa y chicle. Por más que estuve investigando cómo hacer esta mermelada, en todos los sitios encontré las mismas instrucciones y ni palabra de esta textura moco. ¿Tu me puedes decir si es así o hay una forma para que no deje esa viscosidad? Porque la mermelada me encantó, pero esa cosa...
    Es un placer tomar contacto contigo, de verdad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viena querida, he llegado aquí a leerte después de dos años, mira nada más. Eso de la palera me imagino que es el nopal como le decimos aquí. El nopal es un alimento tan bueno y tan representativo de mi país, ya sabes, has leído mis entradas de nopal y demás.
      Mira, te cuento para hacer la mermelada le debes dar antes una cocida con agua los nopales, sólo unos minutos breves, saldrá bastante espuma, se la tiras y los dejas escurrir bien. Ya después procedes a hacer los nopales. Pero también puedes hacer "nopalitos compuestos" que es como más me gustan: Los cortas en cuadritos y el mismo procedimiento que el anterior, pero a la segunda vuelta que le pongas agua le pones un poco de sal, ya cocidos los escurres y les agregas, jitomate, cilantro, cebolla picados. Sólo te faltarán las tortillas y la salsa de chile.
      Mira qué cosas ya me puse a escribir en este tu post de granada. Perdona

      Eliminar
    2. Jajaja CArmen, esto es lo que se dice que te tomaste tu tiempo eh?? jajaja. Ahora me va cuadrando la cosa, claro, no sé como no lo pensé, hervirlo un poco primero y quitarles el moco, si eso se hace con varios preparados.
      ¿Hay alguna época mejor que otra para recolectar el nopal? ¿O puedo cortar ahora una pala y ya mismo hacer esas pruebas?
      No me dices nada de los pinchos, hay que pelar el nopal, imagino.
      Nada, espero que estas respuestas vengan no más, en otros dos años. Jajaja
      Un beso grande mi amiga.

      Eliminar
    3. Mija chula, escríbeme un correo cuando quieras preguntarme cosas de mi país, mejor.
      Lo que pasa es que el castellano se vuelve difícil entre tú y yo. Me dices pinchos, paleras, higos; yo pienso en pinchos=algo para comer con palillos, pala= instrumento para escarbar, higos= frutos de una higuera, jajaja.

      En estos dos años de ser amigas espero que ya tengas tus buenos ahorros y te animes a venir a conocer México, aquí tienes donde llegar pero sobre todo una guía para que te describa todas esas cosas que desde allá se entienden al revés.

      Los nopales los venden sin espinas, y todo el año hay nopal. Cuando llueve mucho o caé granizo le afecta, pero casi todo el año lo encuentras.

      Un abrazo

      Eliminar
    4. Jajaja Carmen, lo que más me ha gustado es eso de que en estos dos años de ser amigas debo haber ahorrado, jajaja, creo que me he perdido esa lección de ahorrar y no sé cómo se hace.
      Los pinchos me refiero a las espinas de los nopales claro, jajaja, es verdad que voy a necesitar una guía y mejor que tu no creo que encuentre ninguna.
      Amiga mía, gracias por venir a hacerme reir tanto y saber que estás ahí. Un beso grande.

      Eliminar
  37. No es por menospreciar tu receta de granada emborrachada pero tu relato sobre la historia del fruto y los poemas de Miguel Hernández y Lorca me han llenado muchísimo. Me han encantado.

    Viena, sabes de estos blogs que te enamoran desse el principio...pues el tuyo es un flechazo!

    Me encantan las granadas. Tengo ahora mismo dos que me esperan para desgranar, me pondré en cuanto acabe con tus hernandianas (vamos casi a la hora de comer jejeje)

    Besos

    ResponderEliminar
  38. Laurita, gracias por el flechazo, jajaja, me alegro de que te guste mi blog, pero eso es porque conectamos, porque estamos cerca por dentro.
    Yo tengo ya las granadas recogidas y apurándolas, me quedan poquísimas pero hice el otro día una jalea de granadas, que no te imaginas que delicia, como una miel pero con sabor a la granada.
    Un beso y muchas gracias por todo este paseo por mi blog. Para mi es un gran honor.

    ResponderEliminar
  39. No las he probado así pero espero hacerlo...me gustan mucho las granadas..me quedo de seguidora!..saludos desde Puertollano

    ResponderEliminar
  40. GRACI: Bienvenida a este espacio en el que espero te guste estar. A mi también me gustan mucho las granadas. Si las haces así, verás que ricas y además, sirven para regalar, porque en el alcohol, duran mucho.
    Un abrazo y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar