Buscar en el blog

Cargando...

martes, 23 de noviembre de 2010

Pasteles murcianos en evolución.

                                                                                                                            



Veréis, cuando era pequeña, muy pequeña, en Orihuela, pasaba un hombre con una “llanda” por la calle, vendiendo bollería, esas ventas que podían verse en los pueblos. Las madres, compraban la merienda para los niños, no todos los días, porque no se podía permitir, pero sí muchos días.

En esas magníficas llandas, se exponían: tortas de sal, tortas de calabaza, bollitos de varias clases, tortas de chicharrones… Bueno, haciendo memoria a medida que escribo, me da mucha alegría recordar aquellos manjares de mi niñez.

 

Como muchas otras niñas, disfruté de esto hasta los 9 ó 10 años. Luego ya no había merienda de la llanda, entre otras razones porque ya los niños de esa edad,  no salían con la madre por las tardes, cuando ella tenía que ir a comprar o a cualquier otra gestión,  ya se quedaban en casa, estudiando o haciendo los deberes.



Entre los 12 y los 15 años más o menos, empezabas a salir con las amigas y se daba un pequeño salto en el tema de la merienda. Ahora ya podías comprar tu sola en la confitería, algún tentempié para merendar o incluso, algo más mayores, ir a una cafetería y pedir una ensaladilla con un refresco. Íbamos creciendo. 



Y un día, sin apenas darte cuenta, ya no vas con las amigas, sino con un amigo especial. Los dos solos llegáis a “La Murciana” y sentándote en una de sus mesas, pides un pastel de carne y probablemente un vino o una cerveza. Ese día, como si de un viaje iniciático se tratara, ha cambiado todo el universo de tu juventud y pasas de adolescente a mujer, en medio de un lugar bullicioso, lleno de aromas y sabores.
Esos sabores, quedan marcados para siempre en tu memoria.

Eso es lo que me sucedió con estos pasteles, los pasteles de La Murciana, el mejor sitio de pasteles de carne de toda la Vega Baja y desde luego, de Orihuela.



A pesar de que en el pueblo se cocinaban pasteles de carne y de que existen aun hoy, buenas confiterías que los venden, a cada uno lo suyo, porque estos pasteles son murcianos y como los de La Murciana, en ningún sitio los he probado.





Llevo años haciéndolos de vez en cuando: grandes, individuales, experimentando rellenos, masas, probando especias y acercándome desde lo que ahora sé, a los recuerdos de aquellos años. No lo he logrado.
No están los míos como los de La Murciana, sino más bien como los de “El Angel”, que eran los segundones en materia de pasteles de carne, pero… soy cabezota, sé que un día lo lograré y conseguiré la textura y el sabor de aquellas tardes de mis recuerdos.

Mientras tanto, os traigo la última receta que se va asemejando bastante, aunque sin llegarle todavía a los talones.

Ingredientes:

Para la masa quebrada:
250 g. de harina
125 g. de mantequilla
1 huevo
Una pizca de sal de hierbas
Si algún día tenéis prisa, también podéis comprar la masa quebrada de la que venden hecha.





Colocamos la harina en un bol y añadimos la mantequilla a temperatura ambiente.



 Con los dedos mezclamos como si restregáramos arena. Añadir un poco de sal de hierbas y el huevo, y conseguir una mezcla que no deberemos amasar demasiado.





Envolvemos la masa en film transparente y la dejamos en la nevera mientras preparamos el relleno.



Ingredientes para el relleno:

Medio kilo de carne de ternera picada
2 longanizas rojas en trozos
1 blanco en trozos
50 g. de manteca de cerdo
3 huevos duros
Sal, pimienta negra, clavo y canela.
1 vaso de leche
2 cucharadas de harina




En una sartén, ponemos 50 g. de manteca de cerdo y dejamos que se derrita.





Cuando la manteca se ha derretido, añadimos la carne picada y enseguida el embutido.


Condimentamos con sal, pimienta, clavo molido y una pizca de canela. Dejamos cocer y añadimos el vaso de leche.
A continuación las cucharadas de harina, formando una mezcla que irá espesando.








Añadir los huevos duros cortados en trozos y reservar dejando enfriar un poco.


Mientras se enfria, iremos preparando las tartaletas para hacer las bases.


Engrasamos bien los moldes y sacamos nuestra masa quebrada de la nevera. Vamos a estirar para forrar con ella los moldes de las tartaletas.





Es muy importante, que hagamos una base muy, muy fina, para que al comer los pasteles, apenas se note esta masa. Aunque creáis que está bien estirada, hay que estirar más y luego más todavía al forrar los moldes. A mi me salió incluso más gruesa de lo que deseaba.

Pincharemos para que no suban en el horno y además, pondremos unos garbanzos sobre las bases siempre con la misma intención de que no suba.






Introducimos en el horno y horneamos pero no demasiado, ya que después volverán a ir al horno con el relleno.






Una vez hechas, retiramos los garbanzos y dejamos enfriar durante un rato. Mientras tanto, prepararemos la superficie de hojaldre, en este caso, lo compré del que venden congelado y que suele dar buen resultado, aunque normalmente si tengo tiempo, me gusta hacer las dos masas caseras: la base y el hojaldre.

Ingredientes para la cubierta:

Un paquete de masa de hojaldre congelado.
Un huevo para pintar





Descongelamos las placas de hojaldre y recortamos círculos del tamaño de nuestras tartaletas.



Una vez tengamos todos los círculos cortados, vamos a rellenar las tartaletas con el relleno. Irá en gustos la cantidad de relleno que queráis poner.




Ahora, pondremos encima de cada tartaleta, su tapa de hojaldre y ayudados con los dedos y estirando ligeramente, sellaremos los bordes.





Marcaremos con un cuchillo la superficie en forma de espiral y pintaremos con huevo batido.



Introducimos de nuevo en el horno hasta que el hojaldre esté dorado y se vea hecho.


Desmoldamos con cuidado y servimos.



Es un bocado delicioso cuando está caliente, pero también están muy ricos, fríos y al día siguiente.





Espero que os haya gustado.


Un abrazo.




41 comentarios :

  1. Yo me comía un pastelito de estos ahora para el desayuno. No se si has conseguido la textura exacta, pero el aspecto que tienen es inmejorable.

    Otra receta muy buena y la explicación de 10.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Viena, me alegra saber que ya hiciste las galletas de turrón. Las puse en la nevera (mi nevera es NO FROST, frío seco) en una bolsa de plástico y dentro de un taper tapado y claro, aquí la temperatura no es la misma que en la Península. Todavía en pleno mes de noviembre hace calor. Por eso pienso que mejor las guardas en una bolsa y en una lata, en un sitio seco, por ejemplo en un armario que no reciba calor de la cocina.
    De todas formas ya se sabe, nunca podrá estar igual de crujiente una galleta recién hecha que pasados unos día, el barquillo, se reblandece con el relleno y con el tiempo nunca estará igual.

    Oye... estos pasteles murcianos, sí que están suculentos y completos, yo con solo uno me quedo almorzada.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  3. Quizás lo que más me guste de esta receta sean evidentemente estas tartaletas tan ricas que nos has preparado, en un nuevo paso a paso fabuloso a todo esto. El caso es que no sabría decirte si lo que más me ha gustado ha sido esto o esa historia-introducción tan maravillosa que nos has contado.

    Desde luego queda de nuevo demostrado que este tipo de recuerdos movilizan (y mucho) a la gente a escribir sobre cocina en Internet (me incluyo yo), aunque con ese entusiasmo y esta pluma tan fantástica pocos. Yo, sin ir más lejos, he disfrutado mucho leyéndote y poníendome en tu situación.

    Realmente no ha sido sólo un paso a paso culinario, si no un paso a paso de toda una vida de recuerdos gastronómicos, desde los sencillos de la niñez hasta los actuales.

    Suerte en tu reto y ojalá alguien te de una pista más para conseguir ese sabor buscado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!
    Que bonita entrada y que deliciosa! me encantan todos los pasteles de carne..las empanadas..las empanadillas...MMMmmm que bueno! estos tuyas en particular son preciosos y deliciosos, con un paso a paso perfecto.

    En cuanto a lo que cuentas, no podías describirlo mejor! Me has recordado a mí misma, que pena que aquellas cosas ya no se hagan, ahora todo es tan prefabricado-precongelado-pre...

    Me anoto tu receta pues tengo que hacerla cuanto antes!!
    Besitossss

    ResponderEliminar
  5. ¡Maaaadre mía! Has despertado a la fiera comilona que llevo dentro. Me ha encantado la historia, y me siento una supermujer que anhela uno de esos pastelones con toda su alma. Y no me leas entre líneas, por favor, jajaja.
    Besos,
    Dominique

    ResponderEliminar
  6. Veamos reina mora: yo vivo en Murcia como seguramente habrás leido en mi blog. Ya quisieran en algunas pastelerias de aquí, hacer el pastel de carne, como lo haces, con tanto relleno. Así que con esto no tengo nada más que decir. Un diez.
    Por cierto la historia, preciosa. Beso de Orquidea59

    ResponderEliminar
  7. Estoy con Orquidea, mi hermano vive en Murcia y cuando vienen a Madrid, alguna vez han traído el pastel de carne murciano, cuando has dicho que le falta algo y viendo los ingredientes, yo creo que más bien le sobra, Ese pastel tiene que saber a gloria bendita. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. VIENA, eres una maestra de contar historias. Me meto dentro de cada una de ellas y me siento la protagonista. De repente Zassss!, me despiertas con una receta tan apetecible y llena de historia que, aun sin hambre, te dan ganas de probar. Realmente lo tuyo es un deleite en todos los sentidos. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Había leído sobre los pasteles murcianos pero es la primera vez que los veo tan de cerca, me han parecido una delicia, además con la historia que nos cuentas es mucho más fácil imaginárselo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pero que delicia Viena!!....no solo como la comida nos remonta a nuestra infancia.....sino el pastel en si!!....me ha encantado!!....es increible como atesoramos recuerdos y esas memorias se despiertan con olores y sabores.......Abrazotes, Marcela....deje una explicacion mas larga del jarabe de lavanda en el post por si te interesa....

    ResponderEliminar
  11. Qué cosas más deliciosa Viena, me encantan los pastelitos de carne y aunque te parezca increíble, en un pueblo de Córdoba hay una pastelería que los hace desde que yo era pequeña (aunque en lugar de pasta quebrada son de hojaldre). Pero lo malo es que la pastelería ha pasado a otras manos y la última vez que los probé ¡ya no eran lo mismo¡ Pero he aquí que llega la hada buena Viena con esta recetaza, para recordarme esos sabores del pasado compartidos y decirme de forma subliminal, hazlos tú misma Delikat!! GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  12. Unos pastelitos preciosos, tendré que prepararlos también, siempre termino sucumbiendo a tus explicaciones tan minuciosas, gracias por la receta!

    ResponderEliminar
  13. Que bonita historia hay detras de estos pastelitos de carne, me encnata que la comida venga precedida de SU historia.

    tengo que hacerlos algun dia estos pastelitos!!!

    ResponderEliminar
  14. En Santander, cuando yo era niño, vendían en la confitería GCH ("Gómez Cuétara Hermanos", que luego se convirtió en gran multinacional: "Cuétara") una cosa que llamaban "pasteles de carne", pero de carne no tenían nada, o no me dí cuenta, porque a lo mejor no me hubieran gustado (no me gustaba la carne). Estos que tú cuentas sí tienen un aspecto verdaderamente carnívoro y apetitoso. No voy a mentir diciendo que voy a intentar hacerlos: soy demasiado cebollo, pero voy a imaginarme su gusto y su textura cuando el hambre me corroa. Ummmm.

    ResponderEliminar
  15. Vaya, es un trabajo increíble, pero bien vale la pena, se ven es-pec-ta-cu-la-res. he estado solo una vez en Murcia y nuestro anfitrión no nos llevo a probar estas maravillas.
    Pero tal como dice Arntxi, nos encantan las historias con que sazonas tus recetas.

    ResponderEliminar
  16. que pinta mas buena, estoy de visita en tu blog y me gusta mucho, te invito a visitar mi blog dulce, un beso

    ResponderEliminar
  17. Viena, a mí no me cabe ninguna duda, es más, pondría la mano en el fuego, que tus pasteles de carne no tienen nada que envidiar a los de "La Murciana". Ya sé que es una afirmación presuntuosa, por mi parte, sin haber probado los unos ni los otros.

    Sin embargo lo creo así, por lo mismo que descubrí que cuando uno vuelve al que ha sido su hogar en la infancia no parece tan grande como lo recordaba. :-)

    Tus recetas apaciguan el hambre, pero tus palabras reconfortan el alma. No sabría decirte qué me gusta más. :-)

    un beso, guapísima.

    ResponderEliminar
  18. Bona nit,primer de tot, com no sé si entens el català t'escriuré en castellà i ja mo'ho diràs. Enhorabuena por un blog tan acogedor i con unas explicaciones tan detalladas. Me ha interesado mucho tu perfil del blog, lo que dices de tus trabajos y de cómo has llegado a dedicarte a lo que realmente te hace sentir bien.Me siento bastante identificada porque estoy justamente en ese punto...Quisiera empezar algo con "fundamento" dentro del mundo de la cocina. Lo explico en mi última entrada y es por eso que una buena bloguera me ha hablado de ti y tu proyecto.Me gustaria me explicases algunas qüestiones concretas con las que has tenido que contar. Te doy mi correo pero no te sientas obligada!.Vaya por delante mi felicitación por la iniciativa y la ilusión con la que hablas de tus clases.GRACIAS! ( rinxol@wanadoo.es)

    ResponderEliminar
  19. Hola JOSE MANUEL: Puedes comerte cuantos quieras, te aseguro que con una cervecita, estás cenado. Muchas gracias por tu visita.
    Un beso.

    IRMINA: Sí, decididamente es mejor hacer las galletas a punto de comerlas y no poner en la nevera. Yo también las puse en un tuper, muy bien cerradas, pero es el relleno el que las reblandece. Están muy ricas, es una gracia de postre y me gusta mucho como idea, solo resta encontrarle el truqui para mantenerlas más tiempo en condiciones.
    Muchas gracias por tu comentario y tu visita. Te invito a un pastelito ¿vale?
    Un beso.

    Hola CARLOS: Gracias por tu comentario. Es cierto que todos tenemos asociados sabores y olores con vivencias de nuestro pasado, la abuela está presente casi siempre, el pueblo que dejamos, la casa en la que vivíamos o un viaje que hicimos. La comida nos imprime más de lo que creemos.
    Yo seguiré probando y probando para encontrar ese sabor que como el arca perdida, habita en mis vivencias, quizás no lo encuentre, pero tampoco me importa mucho, disfruto mucho buscando.
    Un beso.

    ALIMENTA: Es cierto que las cosas han cambiado, pero yo les digo a los alumnos, en las clases, que cocinen con los niños, que cocinen en casa, que disfruten, porque están generando recuerdos muy entrañables que más tarde tendrán sus hijos.
    No todo es malo, la cocina tradicional ahora mismo incluso está de moda, se está despertando una corriente más natural en la cocina, más ecológica si quieres, los nuevos cocineros están apostando por ello y eso es una gran noticia.
    Un beso.

    NIK: Jajaja, no te leo entre líneas, vaaaale, pero pasa y tómate conmigo una cerveza que tengo bien fría y uno de estos pasteles, verás que bocadito más rico.
    Un beso.

    ORQUIDEA 59: Qué cariñosas palabras me dices, jajaja así que ya quisieran las pastelerías murcianas. Ah no sé en esas pastelerías, pero en aquel pequeño localito de mis recuerdos, que se llamaba La Murciana, los hacían que no te imaginas, divinos. Muchas gracias por pasarte. Te mando un beso grande.

    SECRETOS DE FAMILIA: bienvenida a este espacio. Muchas gracias por tu comentario, al final os voy a tener que creer, que estos pasteles van sobraos de relleno, a ver si va a ser eso y tengo que hacerlos un poco más vacíos, jajaja.
    Un beso grande.

    ANNA: Gracias por tus cariñosas palabras, se nota que tu sensibilidad en la cocina coincide bastante con la mía. Supongo que todos tenemos con más o menos intensidad, estos recuerdos, pero claro, es que en Orihuela se comía bien, y yo que disfruto de cada olorcito, textura, colores y sabores, pues tema hecho.
    Un beso grande y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  20. JANTONIO: si no los has probado nunca, un día atrévete y hazlos, porque te van a encantar, esos sabores con el embutido y tal, están de miedo y eso, siempre digo, con una cervecita, para qué mas. Yo seguiré ensayando matices de la receta, y si descubro algo nuevo, ya lo diré.
    Un beso.

    MARCELA: GRacias por comentar y ampliar el tema del jarabe de lavanda. Estoy tan mal de tiempo, que no he podido pasar por ningún blog hace dos o tres días, pero en cuanto tenga un rato, te visito y me entero de todo eso que me interesa mucho.
    Muchas gracias por venir siempre a verme, me da mucha alegría ¿sabes?
    Un beso grande.

    QUERIDA DELIKAT: ¡Qué fuerte! en Córdoba ¿ves? ¿A que esos sabores se quedan ahí impregnados en la memoria? Ahora sí que sería un buen puntazo, que los hicieras, seguro que te pones como yo, a buscar y a buscar, para ver si logras aquel sabor jajaja.
    Un beso muy grande y gracias por venir a visitarme.

    VISC A LA CUINA: Sucumbe mujer, sucumbe, jo qué palabroto, parece que cae una condenada a los confines ¿verdad? jajaja. Estos son para hacerlos, pruebalos y ya me contarás, están super buenos, y eso que todavía no los he perfeccionado para lograr aquellos que recuerdo, pero reconozco que aún así, están muy buenos.
    Un beso.

    ARANTXI: Estaría muy bien que los hicieras algún día, así entre japonés y japonés, un buen pastel murciano, para no perder las raíces no? jajaja. Muchas gracias por tu comentario, me gusta verte por aquí. Un beso.

    SOROKIN: Muchas gracias por venir a visitarme.
    Así que no te gustaba la carne, antes imagino, porque lo del bife del otro día, aún lo tengo impresionado. ¡Ah! Y he leído que estás de nuevo con la maleta hecha, así que te deseo muy buen viaje.
    Creo que no harás estos pasteles, efectivamente pero el queso fresco, me prometiste hacerlo y ese era bien facilito eh? A ver si un día te entra apetencia y me das una alegría.
    Un beso y en serio, muy buen viaje.

    ResponderEliminar
  21. Querida CLAUDIA: Muchas gracias por tu comentario, me alegro de que te gusten mis historias, son historias corrientes, de gente corriente.
    Y los pastelitos, no creas que son muy elaborados, además, puedes incluso hacerlos con masas preparadas de las que venden, y el relleno se hace en nada. Al explicar paso a paso, parece largo y elaborado, pero son nada, unos pocos pasos y hecho.
    Un beso grande.

    DULCE: Gracias por tu visita, en cuanto tenga un ratito, no dudes que visitaré tu blog, que seguro que me gustará, con lo golosa que soy.
    Un beso.

    MADUIXA: Cuánta razón tienes, uno llega a los lugares de antes y son más pequeños, es cierto,jajaja. Pero me cuesta creer que aquellos pasteles no estaban tan buenísimos como los recuerdo, uuau, eran el mejor tentempié del mundo mundial, eso y una ensaladilla de un bar que se llamaba "El Zara", y que yo pedía con unas almendras fritas por encima, vamos, un manjar. Se me está yendo la bola para aquellos sabores cosa mala, creo que tengo un poco de hambre a estas horas de la madrugada jajaja.
    Un beso grande y muchas gracias por tu visita.

    MERCÉ: No leo bien catalán, discúlpame y gracias por escribirme en castellano.
    Iré a ver tu entrada en donde dices que explicas lo que quieres hacer o empezar, en cuanto tenga un ratito de tiempo. Yo estoy a tu disposición en lo que te pueda ayudar, aunque no sé si eso es algo.
    Te escribiré para que me cuentes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Querida Viena, últimamente tengo muy poco tiempo para comentar, pero no podía dejar pasar tus fantásticos pasteles de carne. Yo los hice hace poco y salieron buenísimos, aunque no los he publicado porque quiero encontrar una forma de hacer la cubierta que se parezca lo más posible a la original, en cuanto tenga un poco de tiempo los intentaré otra vez.
    Yo no les puse embutido, solamente la carne picada con su sofrito de cebolla y con un poquico de vino y después el huevo duro y unas rodajicas de chorizo por encima, todos los que yo he comido llevan chorizo que veo que tu no has puesto.
    Estoy segura de que los tuyos deben estar buenísimos...ya me gustaría probarlos!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  23. Que ricos Viena!!!, me encantan estos pasteles, me los apunto ya.
    Pásate por mi cocina que tengo un premio que quiero compartir contigo.
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  24. Querida LOLA: Qué alegría verte por aquí, tú que eres de la tierra, tienes que hacer los pasteles muy ricos, seguro que sí. Yo antes también les echaba chorizo, pero luego probé con la longaniza roja y me parecen más suaves y con mejor resultado. Por lo demás, con estos ingredientes, los encuentro fabulosos de relleno. El hojaldre, para ese acabado que tu dices, tiene que ser hojaldre casero, que es un poco más apretado que el que venden. Pero vamos, que yo sigo con mis pruebas, un día imagino que encontraré el sabor justo que busco y entonces feliz de la vida. En cuanto tu los publiques estaré atenta a ver tus matices.
    Muchas gracias por venir a verme, con el poquito tiempo que tenemos, es muy de agradecer. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  25. Querida CLAUDIA: Muchísimas gracias, de corazón por el premio que has querido compartir conmigo, aunque no sigo cadenas, como digo por aquí, en el margen izquierdo del blog. Me produce cierta desazón pasar los premios a unos sí y otros no y por eso, prefiero no participar.
    De todas formas, muchísimas gracias y un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  26. Acabo de llegar a tu blog y estoy encantadísima,estos pastelitos se ven un primor y una delicia¡¡¡¡decirte que me quedo en tu cocina y entre tus recetas y si lo deseas quedás invitada a pasar por el mio,ahora me quedo viendo esas encantadoras recetas,
    un besito y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. AGUE: Sé bienvenida a este lugar y muchas gracias por tus palabras. Por supuesto que pasaré a verte durante el fin de semana.
    Un beso y mis mejores deseos también para ti.

    ResponderEliminar
  28. No te voy a contradecir, si no son como los de La Murciana y no le llegan siquiera a los talones, que le vamos a hacer! Pero permitime decirte que con estos pasteles murcianos de Viena me hago yo una fiesta! Se ven deliciosos!
    Que pases un lindo fin de semana, cariños

    ResponderEliminar
  29. Viena hija, qué manos tienes y qué paciencia, si son como los de La Murciana o no no tengo ni idea, pero que tienen que estar fabulosos, de eso si estoy segura.Besos.

    ResponderEliminar
  30. Hola Viena!

    Impresionado por la receta, quería conocer la historia de este manjar de la cocina murciana. He entontrado un artículo muy interesante en el diario "La Verdad" de Murcia.
    "Pasteles que costaban el destierro"
    El pastel de carne, ya regulado en 1695, atesora una historia tan sabrosa como su bocado, de
    ANTONIO BOTÍAS.

    Es todo lo que puedo compartir contigo después de ver tu maravillosa forma de cocinar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. CRIS: Gracias por tu comentario, seguro que nos hacíamos una fiesta con ellos, eso es verdad. Pero ah, los sabores de los recuerdos, esos parecen no poder superarse nunca.
    Un beso grande.

    DOMI: Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Seguro que alguna vez has probado los pasteles murcianos, si no tu, tus padres, porque son de la tierra ¿verdad?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. FRAN: Muchas gracias por la nota, enseguida me voy a verlo, es lo que má me gusta del mundo mundial, poder conocer la historia de las recetas o añadir historia a cada receta, es una maravilla.
    Muchas gracias de nuevo también poir tu visita y tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  33. FRAN: Vamos a poner el enlace al artículo que has mencionado y que es este:

    http://www.laverdad.es/murcia/20081019/murcia/pasteles-costaban-destierro-pastel-20081019.html

    Ya lo he leído y es de sumo curioso. Me ha gustado mucho. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  34. Pero que RICOS!!!! me encanta la gastronomia murciana!!! estos pasteles tambien los he probado en casa de mis amigos, y son riquisimos....no sabes como te agradezco que me enseñes estas recetinas, las pruebo y te cuento, vale??? Besicos maños!


    http://anicaensucocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  35. ANICA: espero que de verdad me cuentes en cuanto los hagas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. No se como seran de buenos los pasteles de la Murciana en Orihuela,pero seguro que no mas que los que puedas comer en Zaher o Bonache en Murcia Capital,donde hay un sinfin de sitios que los hacen buenisimos,pero en estos dos sitios los hacen como ellos mismos dicen especiales,son el doble de un pastel normal de grandes (igual diametro pero mas altos al tener mas ingredientes) concretamente en Zaher hacen unos especiales con sesos que son como subir a los cielos,yo soy de Madrid y cada vez que paso por Murcia tengo que hacer una parada para comer al menos un pastel,que yo no se que pasa,pero te los puedes llevar crudos o echos para calentar pero como en el sitio no saben ninguno (y eso que mi mujer es buena cocinera,y ni echos saben igual) por lo que para nuestra desgracia solo los probamos alli,me dijeron que en Madrid habia un obrador qeu los hacia,pero por mas que investigo no lo encuentro,habia al menos uno mas hace mas de 100 años pero cerro.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo: Los murcianos son los mejores, de hecho, los que había en Orihuela eran una representación del buen hacer de los murcianos con estos pasteles. No he probado los que dices, pero cuando vaya a Murcia lo tendré en cuenta, ya que no he vuelto a probar pasteles tan ricos como aquellos de mi adolescencia.
    Bienvenido a este lugar y gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Ya tengo los moldes, así que ya no hay nada que me impida hacer esta receta. Una pregunta ¿A qué le llamas blanco? Si no lo encuentro por estos lares ¿Se te ocurre con qué lo puedo sustituir?
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. MAITZA: Creo que me han preguntado qué es blanco cada vez que lo he mencionado en alguna receta jajaja, no me doy cuenta que no es tan conocido y no lo explico bien, pero ahí va.
    El blanco es un embutido, como la morcilla, pero que es de color blanquecino. Está hecho con manteca y carne de cerdo y metido en una tripa. Es muy corriente en la Vega Baja y por eso, para mi es tan familiar, pero entiendo que mucha gente no sabe qué es.
    Si no puedes conseguirlo, quizás puedes sustituirlo con bacon muy picadito.
    Mira lo que he encontrado aquí: http://www.euroresidentes.com/Alimentos/diccionario_gastronomico/blanco.htm
    Es una definición buena. Con esos ingredientes, aunque no tengas blanco, tendrás los sabores.
    Un abrazo y cuando lo hagas, por favor, cuentame como te salieron.

    ResponderEliminar
  40. Maria Luisa Andres Mateo10 de mayo de 2014, 19:24

    Supongo que cuando nombras los pasteles de carne de la Murciana, era ese bar que habia en la calle San Juan, en los que Julio hacia los mejores pasteles de carne que me he comido en mi vida y en la barra su mujer, Carmen y su cuñada Antonia, eran hermanas de mi tito Manolo, y mi abuela Maria vivia encima, que recuerdos, voy hacer esos pasteles de carne y esas tortas de calabaza que tan buenas le salian a mi tita Pura, cuñada de las anteriores, y muchas gracias por entrar en tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii María Luisa, a esos pasteles me refiero, a los de la Murciana en la calle de San Juan. Qué alegría encontrar a alguien que también los ha disfrutado como yo.
      Un abrazo y gracias a ti por tu comentario.

      Eliminar