Buscar en el blog

Cargando...

lunes, 8 de noviembre de 2010

Tarta de nueces Madre de Dios

                                                                                                 

Dicen que en Portugal hay más de 200 nombres de postres y preparaciones que hacen referencia a la religión: tocinillos de cielo, vientres de monja, o como en este caso: Tarta Madre de Dios. No hace mucho también comentábamos nosotros lo mismo, la cantidad de nombres que hay en repostería, alusivos al clero o la religión. Quizás sea dado en países en donde hay muchos monasterios y conventos o quizás, un bocado de un delicioso pastel, haga expresar un: ¡Madre de Dios! Con el que al final alguien bautiza dicho postre.

La verdad es que me habían encargado tres tartas, que me habían dejado en la nevera 22 yemas de huevo que no estaba dispuesta a tirar a la basura.
Estuve mirando en qué iba a emplearlas y la opción fue esta tarta, que nunca había hecho antes, pero que una vez probada, os puedo asegurar que es de las que incorporaré a mi carta de repostería, porque es deliciosa.

María Ligia Medeiros es la autora de la receta que encontré en el libro: “Los maestros de la cocina Europea invitan a comer” ISBN 3-8331-1159-3 Edición de Claudia Boss Teichmann.
María Ligia es o fue, chef del restaurante: “Casa de Comida”, en el centro de Lisboa. Una estrella Michelin, salvo actualización, porque el libro se editó ya hace algunos años.

Apenas ninguna modificación a la receta, excepto la valoración que se hace en el libro de: “ninguna dificultad”. Considero que para expertos seguramente no habrá dificultad, pero para la gran mayoría, sería más justo decir que sí tiene alguna. Veamos el paso a paso y en la explicación, veremos dónde pueden presentarse los problemas.
Espero que os animéis a hacerla.

Ingredientes para la base:

250 g. de nueces molidas
250 g. de azúcar
6 huevos
1 cucharadita de pan rallado

 


Ingredientes para la crema de huevo:

10 yemas de huevo
100 g. de azúcar
100 ml. De agua
1 palito de canela



Ingredientes para las nueces caramelizadas:

100 g. de azúcar
1 limón
40 g. de nueces peladas

 


Ingredientes para la nata dulce:

400 ml. De nata para montar
80 g. de azúcar

 


Así se hace:



En primer lugar vamos a preparar la base, así mientras se hornea, seguiremos el proceso.

Encamisamos un molde, con papel vegetal engrasado y montamos las yemas de huevo con el azúcar hasta que obtengamos una crema espumosa y pálida.



Agregamos las nueces molidas y el pan rallado.



Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos con cuidado, con movimientos envolventes. Volcamos en el molde y metemos en el horno a fuego muy suave, 160º durante 30 minutos o hasta que la tarta esté hecha.




Mientras tanto, vamos a preparar la crema de yema.
Colamos las yemas, para obtener un preparado más fino.




En un cazo, hacemos un almíbar con el agua, el azúcar y el palito de canela. Después de hervir dos o tres minutos, dejaremos enfriar totalmente.




Una vez frío, retiramos la canela y entonces añadimos las yemas de huevo, mientras batimos  enérgicamente con una cuchara de madera. Ponemos a fuego suave hasta que el huevo se vuelva cremoso, pero sin llegar a hervir y dejaremos enfriar.




Ahora vamos a caramelizar las nueces, para lo cual, ponemos en un cazo el azúcar y unas gotas de limón. Cuando el caramelo empiece a tomar color, añadiremos las nueces, envolviéndolas bien con el azúcar.  Echamos todo sobre papel vegetal y dejamos enfriar.




Una vez frío el caramelo,  dividiremos en dos porciones: una de ellas la trituraremos ligeramente con el rodillo, mientras la otra, la trituraremos más exhaustivamente, sin dejar partes gruesas.




La primera mitad, es decir, la que está triturada ligeramente, se mezclará con la crema de huevo.




 La otra mitad, reservamos de momento, porque será para mezclar con la nata de la cobertura.




Cuando la tarta está hecha, sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Esta será la fase más complicada, porque este preparado no es un bizcocho y no tiene su textura, sino que es más bien, un merengue cocido pero tierno y es complicado trabajarlo.




Con cuidado cortamos la tarta longitudinalmente y montamos la base. Sobre ella ponemos la crema de huevo mezclada con las nueces caramelizadas.






Colocamos la otra mitad de la tarta, y cubrimos con la nata montada con azúcar, a la que añadí la mezcla de nueces más trituradas.







En la receta original, esta cobertura se hace con la nata montada sola y luego se espolvorea con las nueces molidas, pero pensé que nos gustaría más así y decidí mezclarle las nueces trituradas.
Finalmente decoramos con algún enrejillado de caramelo o con algún detalle que nos guste.






La tarta gana estando unas horas en la nevera, por lo que es conveniente hacerla un día antes de cuando penséis consumirla.




Es una tarta muy rica y diferente, por la textura, ya que no tiene bizcocho lo que la hace ideal para las muchas personas a las que no les gusta justamente el bizcocho.




Destacable la crema de huevo, que en próximas recetas experimentaré con otras tartas, ya que me pareció de un sabor exquisito.






Llegaron invitados de improviso, así que pudimos probarla unos cuantos. Mis invitados quedaron encantados con ella. Espero que también a vosotros os guste.

Un dulce abrazo.







54 comentarios :

  1. Me encanta la repostería portuguesa, ya tengo alguna cosa publicada pero tengo en mente muchas cosas más.

    Esta tarta es de verdad para exclamar,madre de dios, porque tiene que estar de muerte lenta, como se dice. Que lujo de receta.

    Con tú permiso me la copio.

    saludos y estupendo como todos tus post.

    ResponderEliminar
  2. Ohhhhhhhhhh!!! que bueno, solo ver las fotografías ya se nota que la crema es excelente, cierro los ojos o me dolerán de tanto mirarla...bss.

    ResponderEliminar
  3. que tarta, madre de deus, me la guardo en pendientes.

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Madre de Dios!!....que tarta!!....me ha encantado!!....es como reposteria antigua....esto es una joya y una delicia!!....me encanto!!....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Una entrada estupenda. El paso a paso me parece ideal, con mucho detalle. De la tarta, que decir, que no es para menos el nombre que tiene, por que madre de Dios como tiene que estar ehhhhh. Eso si, laboriosa es un rato, así que habrá que dejarla para las ocasiones más especiales.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo... ahora que se fue Don Benedicto... voy a gritar bien fuerte... ¡la madre que p*** la tarta! Que me han dicho que es una tal Viena por lo visto...Una pecadora que nos quiere meter a todos en su golosa secta. Sacrilegio!

    ResponderEliminar
  7. VIENA, que preciosidad de tarta has elaborado. el paso a paso está muy bien hecho (como ya acostumbras a hacer las cosas), y el corte se ve exactamente para exclamar: Madre de Dios quien se pudiera llevar un pedazo!. El libro que mencionas lo tengo y está muy bien. lo que dices, que te ponen que es fácil y menudo trabajo lleva el pastel!!. enhorabuena porque lo has bordado. un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  8. OOOOOOOOOOOOOOOOhhhhhhhhhhhhh se me salen los ojossssss Madre de Dios, del Señor y de jesucristo!! pedazo de tarta MARAVILLOSÍSMAAA!!
    Gracias que te sobraron tropecientas mil yemas nos has preparadao esta delicia!!!!
    Mmmmmmmmmmm relamiéndome me quedo una temporada!!
    Me la anoto ya mismo!!!!
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  9. Confieso que cuando he visto cómo llamabas a esta tarta no he acabado de comprender el por qué! Pero después de ver tus explicaciones y tus fotos, tengo la certeza que yo también exclamaría "MADRE DE DIOS", así en letras mayúsculas! Ésta es una tarta para las grandes ocasiones!

    ResponderEliminar
  10. Muy rica, una pinta increíble. Una pena no haber pasado por tu casa en el momento oportuno
    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Bueno el nombre está claro de donde viene, ja,ja, y sí desde luego como poco es trabajosa, eso si, el resultado se ve espectacular, así es que me la voy a guardar para una ocasión especial. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Jejejej el nombre le viene ni pintado a la tarta Madre de Dios pero si debe de ser un pecado comersela, gracias por el paso a paso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Si que es curioso el nombre, pero supongo que por lo novedoso, ahora oigo tocinillo del cielo y no me choca tanto :D sea como sea la receta tiene que estar de infarto, esa crema me esta tentando muchisimo!!! un besito

    ResponderEliminar
  14. Madre de Dios, qué cosa más rica!
    Madre de Dios, qué bien explicada la receta!
    Madre de Dios, he caído en la tentación, y menudo bocado me voy a comer!

    Y sí podríamos seguir hasta el infinito. Ya no me extraña nada el nombre de esta tarta.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Que riquisima tiene que estar esa tarta¡¡¡¡
    con esas cremas maravillosas¡¡¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  16. Durante muchos siglos solo el clero y la aristocracia tenían acceso a ciertos ingredientes así que muchas elaboraciones eran exclusivas de la alta sociedad. Los dulces de monjitas o de convento eran además elaborados por manos "puras" que no conocían varón... eso parece que los hacía ser más sabrosos - en mi opinión más morbosos, pero bueno-. Cuanto me alegro que hayamos cambiado tanto:-) así los plebeyos podemos disfrutar de cosas tan ricas... aunque hayamos conocido a un par de mozos:-D
    Besos

    ResponderEliminar
  17. jejeje, sí, yo pensé lo mismo cuando vi la foto, ¡madre de dios, que pastel! Está tremenda esta tarta. Me la llevo para probarla porque debe de estar buenísima. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Ese corte de la tarta ya lo dice todo... no me quedo con la boca abierta, porque ya le he dado un bocado.

    ResponderEliminar
  19. Este postre es una verdadera maravilla, y nunca mejos aprovechado esas yemas.
    besitos
    Gaby

    ResponderEliminar
  20. Vaya terta tan apetitosa! La crema de yema con las nueces caramelizadas tiene que estar riqísima, y todo el conjunto ...Mmmm.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  21. Deliciosa y diferente Viena. Me encanta!
    un besote,

    ResponderEliminar
  22. Una tarta deliciosa!!!
    Irresistiblemente tentadora.
    ***Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Jose Manuel: Fíjate que con lo que me gusta a mi la repostería y no conozco tanto la portuguesa y el caso es que también por esa tradición de conventos y monasterios, debe tener muchas cosas interesantes. Creo que andará más despierta a partir de ahora con esa repostería. Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Caty: Jajaja, cierra, cierra los ojos que ni te cuento cómo estaba. Claro, no quedan ya ni las miguitas pero todo el que la probaba decía lo mismo, que era lo más.
    Un beso.

    La cocina de mi abuelo: Verás como te gusta, es de esas tartas de toda la vida con sabores que cuando la prueba una dice: Ah por fin sé como se hacía esta crema. Suerte y si necesitas algo, cuenta conmigo.
    Un beso.

    Marcela: Así es, así me pareció también a mi, como la tarta de las monjas, repostería antigua, contundente y deliciosa. A esa cremita de huevo, le voy a sacar partido, porque estaba divina.
    Un beso muy grande y gracias por tu visita.

    Hola Kenala y Limón: Sí, como yo digo tiene su miguita, algo elaborada, pero yo, divido por fases y nada, tampoco es tanto, una tarta como otras, lo que pasa es que estamos más acostumbrados al bizcocho, relleno de chocolate y cobertura, esta es simplemente diferente, pero no te creas que mucho más elaborada.
    Gracias por tu visita y un beso.

    Delikat: jajaja, me haces reir, la verdad es que sí, una tarta no apta para dietas, ni para moderados, esta es de desmelenarse jajaja.
    Y si, pecadora supongo que soy, qué quieres que te diga, y por varios frentes ;-) jajaja.
    Un beso, bombón, un beso grande.

    Anna: Ese libro me gusta mucho, he experimentado bastantes de sus recetas y en general, está muy bien, además con el detalle final de ponerte todas las clásicas y las biografías de los cocineros. La categoría de fácil, difícil y tal la verdad es que también es subjetiva, pero bueno, esta tarta es elaborada, es cierto, pero se puede hacer, no es ninguna tortura, yo digo que no tan simple porque luego llegan mis alumnos y me regañan porque no les avisé de las dificultades jeje.
    Un beso y gracias por venir.

    Alimenta: Jajaja, tu lo has dicho, tropecientas mil yemas, ahora mismo tengo otras tantas en la nevera y amenaza con caer de nuevo la Madre de Dios, porque con el éxito que tuvo, ya me están pidiendo una repetición.
    Gracias por tu comentario y un besito.

    Visc a la cuina: El nombre viene de la cocinera, no se lo puse yo, pero le va que ni pintada, por lo que tu dices, es cierto, es para ocasiones especiales.
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  24. Jantonio: Pues mira, mis puertas están siempre abiertas a quien quiera venir, de hecho, esta tarta, la mayor parte se la zamparon los invitados de improviso que llegaron jejeje.
    Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

    Domi: Tu que sabes de lo que hablo, se parece a la tarta de las monjas, está muy rica y eso que no tiene baño de almíbar, pero super jugosa ¿sabes? Me acordé de ti cuando puse las camarrojas con tomate, me acuerdo que te gustaban.
    Muchas gracias por venir a visitarme y un beso.

    Ernestina: Ahí estamos, que es pecado comérsela, pero pecado de verdad, está de muerte.
    Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

    María José: Muchas gracias por tu visita. El nombre es el original, puesto por la chef portuguesa a la que creo que hay que hacer todo homenaje, María Ligia Medeiros. Está muy buena y seguro que tu le sacas partido a la crema de yema, anótala porque está de verdad que merece la pena.
    Un beso.

    Margarida: Jajaja, esta es también de las que te gustan a ti, Madre de Dios, tienes que probarla.
    Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Isa: Muchas gracias por tu comentario. A ver si te animas y la haces, que te gustará.
    Un beso.

    Mai: Tienes razón aunque hasta en el clero hay clases y no todo el monte es orégano. Fíjate que actualmente la cocina monacal se cree que es la más austera, porque los monjes que tenían voto de pobreza sobre todo, comían con lo imprescindible y no tiraban ni las miguitas. La respostería supongo que sería más rica, aunque alguien me comentó el otro día, que cuando se hacían los pasteles en un horno, las yemas que sobraban las donaban a las monjitas, y eso era común en muchos lugares. Donaciones o no, tienen un buen repertorio de recetas de repostería. En cuanto al resto de cocina, es bastante sencilla y austera, al menos en lo que sé.
    Y eso de las manos puras, bueno tu sabes que en un tiempo se exigía la castidad para los cocineros. Qué cosas eh?, cuanto oscurantismo y cuánto pecado se ha asignado al sexo. ¿Por qué nunca lo verían como Oriente por ejemplo, como algo purificador, totalizador, algo armonioso?
    En fin, como tu dices, menos mal que esos tiempos cambiaron porque si no, mal andábamos.
    Un beso hermana de red ¿existirá eso? jajaja.
    Otro beso.

    Mandarina: Adelante, prueba y verás que rica está. Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Oteador: ¿Así que ya la has probado eh? Bueno, bueno, luego no te quejes de que si las calorías y tal, porque es la bomba jajaja. Ojalá esto del ordenador se perfeccionaria hasta poder dejar ahí trozos de tarta y que los amigos la probaran ¿verdad?, pero llegará, seguro que llegará.
    Un beso y gracias por pasarte por aquí.

    Gaby: Gracias por tu visita y sí, es una forma "divina" de aprovechar las yemas. No será la primera vez que la haga. De hecho, casi que en estos momentos, para el próximo domingo me han encargado una igual.
    Un beso.

    Lola: Tienes que probarla, que yo sé que te encantaría, de verdad, además tiene muchas posibilidades la crema combinarla con otras cosas, ya lo verás.
    Un besico de esos que tanto me gustan cuando tu me los envías.

    Hilmar: Sí es algo diferente y deliciosa, no puedo ni imaginar en tus manos, lo que sería, con lo extraordinario que lo haces todo.
    Un beso grande y gracias por tu visita.

    Fe-i*ká: Irresistible, tentadora.. no, si al final la amiga Delikat va a tener razón, se me está poniendo un complejo de pecadora que no veas jajaja.
    Un beso y gracias por venir por aquí.

    Carme: Sé bienvenida a este lugar. Espero que nos veamos más. Muchas gracias por tu comentario y un beso.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, Viena, se me ha hecho la boca agua, y el libro lo voya buscar ahora en Madrid.
    Pero te confieso, aunque amo los diulces con locura, debo confesar que les tengo miedo o med pereza cocinarlos. Solo preparo dos que me salen excelentes... así que si tú crees que este pastel tiene su dificultad... te imaginarás que no me atrevo. Pero pinta delicioso y esponjoso.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. madreeee miaaaa que pintaaaa!!
    y cierto! la crema de huevo por lo que explicas debe estar de rechupete

    ResponderEliminar
  27. Querida Claudia: Te va a encantar el libro, por las recetas, que las hay de todo tipo: entrantes fríos, calientes, primeros platos, carnes, etc... Como por las fotos que son inspiradoras a tope. A veces me gusta solo mirar páginas de él, porque ya te digo, resulta inspirador. Además son todos cocineros Michelín y al final viene su pequeña biografía y bueno, que está muy bien.
    Disfruta mucho de tu estancia en Madrid y del teatro, espero. Ya nos contarás.
    Un beso.

    Arantxi: Es fácil prepararla, la crema me refiero y merece la pena probarla, tiene ese toque de canela que la hace riquísima. Si te animas lo comprobarás.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  28. No puedo decir nada. Me sobrepasa. Estás varios kilómetros por encima de mí, en la estratosfera, en el cielo de las tartas. Yo, miserable de mí, ando por aquí, a ras de tierra, engullendo, a lo sumo, un croissant con el café con leche. Pero, mein Gott, my God, moï Bog, tiene una pinta como para condenarse para siempre por gravísimo pecado de gula.

    ResponderEliminar
  29. Fíjate que a estas horas y me has abierto el apetito!!! Es que tiene una pinta...
    Por cierto, me han encantado las fotos de cuando viertes las mezclas, es que han quedado tan reales, qué parece que estuviera allá.
    Y tus invitados dejaron algo??

    ResponderEliminar
  30. Viena cuando puedas te pasas por mi blog tengo algo para ti.

    ResponderEliminar
  31. Sorokin: Ala, pues pa la secta, como dice Delikat, la de los pecadores golosos claro, jajaja, así que me mandas a la estratosfera, al cielo de las tartas, y yo me he imaginado allí, así celestial, en nubecitas blancas, llena de pasteles a diestra y siniestra, y venga tocinos de cielo, y ahora una tarta, y por allá que viene un brazo de gitano jajaja.
    Sorokin, muchas gracias por tu visita, sabes que siempre es un placer recibirte por aquí.
    Un beso.

    Meloenvuelvepararegalo: Muchas gracias por tu comentario. Mis invitados sí, claro, dejaron lo justo para que otros invitados de la mañana siguiente la probaran, jajaja, así va la cosa por esta casa. Ese día es que además de esta, tenía otra tarta y bueno, no veas, parecíamos catadores: que si esta es mejor, que si esta está muy buena, etc...
    Gracias por los piropos de las fotos, no sabes cuanto aprendo cada día a base de errores y algunas veces, tengo suerte, como con esas y salen cosas que me gustan.
    Un beso.

    Juanma: Me has dejado sorprendida y confundida, la verdad es que no esperaba que me dieran un premio. Como te he dicho en tu blog, muchísimas gracias y en cuanto pueda, leeré todo mejor y nos vemos. Estos días ando muy liada.
    Un abrazo y reitero mi agradecimiento.

    ResponderEliminar
  32. Viena el corte de la tarta es espectacular, seguro que te salió buenísima. Pero tiene razón, es un poco laboriosa, no es pa hacerla en un ratín, vamos.

    De todas maneras, con mi colesterol heredado no creo que me sea muy recomendable tanta yema de huevo. ¡Y no es por ganas, porque tiene una pinta!

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  33. Que rica esta tarta!! te ha quedado de 10! el corte es bestial y el paso a paso es perfecto!!
    Muchos Besos

    ResponderEliminar
  34. Viena, preciosa, muchísimas felicidades por ganar en el concurso de Apicius. Enhorabuena cielo.

    un beso!

    ResponderEliminar
  35. Hola Laurita: Efectivamente tiene un montonazo de huevo, así que no es apta para todo el mundo, eso sí, estaba riquísima. Muchas gracias por tu comentario y por tu visita que siempre es un placer para mi.
    Un beso.

    Ingrid: Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que te haya gustado.
    Un beso.

    Maduixa: Muchas gracias y lo mismo te digo, muchas felicidades. Todos merecíamos ese premio, así que mi alegría es poder compartirlo con todos. Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Enhorabuena por el premio, Viena!

    Me he alegrado mucho al ver que tú eras una de las ganadoras.

    Muchas felicidades!!! Sin duda un premio muy merecido.
    Siempre me quejo del trabajo que me da publicar una receta, pero pasando por tu blog me doy cuenta que no es nada parecido al trabajo que tienes tú. Un paso a paso excelente y receta bien documentada.

    Un beso bien grande!!!!

    ResponderEliminar
  37. Viena! vengo a felicitarte por el premio merecidísimo! recuerdas cuando yo te dije, que sin pestañear ya te daba el premio? andaba de profeta yo, jeje..
    Muchos besos y un fuerte abrazo
    Gaby

    ResponderEliminar
  38. Margarida: Muchas gracias de corazón, sé que te alegras por mi premio.
    Un beso grande.

    Gaby: Lo mismo te digo, felicidades, el premio lo merecían todas las recetas, pero bueno, nos ha tocado y estamos muy contentas ¿verdad?
    Un beso grande y gracias.

    ResponderEliminar
  39. Enhorabuena por el premio bien merecido.
    Tus recetas son increíbles ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  40. Viena ¿te acuerdas de lo que te dije de los cucurrones? Además de mi premio sentimental te llevas las cacerolas! Yo lo sabía. Esos cucurrones son una receta mágica con una historia y elaboración preciosas. Enhorabuena! Muchos besos!

    ResponderEliminar
  41. Buenas migas: Muchas gracias e igualmente. Creo que todos hemos ganado, pues se ha formado un buen libro de recetas.
    Un abrazo.

    Querida Laurita: Jeje, ese es el que más me gusta, el premio sentimental que sé que me das de todo corazón y yo te lo agradezco.
    Muchisimas gracias, de verdad.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  42. Ante todo descubro tu blog a través del de Apicius y enhorabuena por el premio, la receta es sensacional desde los tiempos pretéritos y hay cosas que no debemos permitir que cambien como tu receta.Es maravillosa.
    La tarta es alucinante vivo al ladito de Portugal y somos viajeros incansables del país y mi abuelo era portugués y tengo a toda su familia allí y jamás de los jamases había oido hablar de esta tarta como dulce portugués, es fantástico que todos los días aprendemos.
    Soy María del bazar de los sabores

    ResponderEliminar
  43. Qué buen aspecto tiene esta tarta sin bizcocho, qué corte tan delicioso. Para ser una primera vez te ha salido fantástica. Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Hola María: Encantada de conocerte y saludarte. Yo tampoco conocía esta receta y cuando la vi, me encantó. La crema de yema es una delicia, te animo a que la pruebes un día y verás qué rica está.
    Muchas gracias por tu comentario y espero que coincidamos más veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Hola Carlos: Me alegro de que te haya gustado la tarta, si el aspecto es bueno, no veas el saborcito que tenía, estaba riquísima.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Que pinta tan rica tiene esta tarta.!!!!!!! me guardo la receta.!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  47. TALLER DE CURRA: A ver si es verdad y la haces, seguro que te encantará.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Si la hago te mando fotos.!! igual este fin de semana.!!!

    ResponderEliminar
  49. Ahí valiente CURRA, te espero, en serio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  50. La verdad tengo el libro de los maestro y la verdad lo prepare y huy tiene un rico sabor hasta he tenido pedidos de esta tarta q se vende muy bien

    ResponderEliminar
  51. Anónimo: Desde mi punto de vista es una tarta deliciosa, contundente pero deliciosa.
    Muchas gracias por tu visita y por comentar.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  52. Madre mía que pedazo de tarta , me parece un resultado de primera , intentare hacerla , me encanta este tipo de tartas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Catalina por tu visita y comentario. Si la haces estoy segura que te encantará, es como un clásico de las tartas, divina.
      Un abrazo

      Eliminar