Buscar en este blog

jueves, 10 de febrero de 2011

Arroces (V): Con conejo, pollo y… los amigos



                                                                                                         

Vinieron algunos amigos este domingo a casa, así que el arroz que hoy os traigo, lleva además de todos sus ingredientes, la alegría implícita y el calor, de un domingo en el que lo pasamos genial, con buena gente, con buena charla, con una temperatura estupenda y en donde todo salió perfectamente.

El arroz es la comida ideal cuando nos reunimos, por un lado es sencillo de hacer, le gusta a todo el mundo, se puede hacer al aire libre mientras compartimos nuestros momentos agradables, en fin, que estaréis conmigo en que es una estupenda elección.
En esta ocasión íbamos a ser 14 para comer, yo diría que un número estupendo.
Nada más levantarme por la mañana, empecé a preparar el caldo antes de que llegaran los invitados. Pero veamos los ingredientes:





Un conejo
Medio pollo de campo
1 taza de arroz por persona (ó 125 gramos)
2 hermosos pimientos rojos
2 Tomates maduros
300 g. de garbanzos en remojo desde la noche anterior
Azafrán
Aceite de oliva virgen extra
1 o 2 ñoras
6 alcachofas
Dos o tres manojos de ajos tiernos
Un puñado de habitas (opcional)
Sal, tomillo, orégano, cúrcuma

 


 Lo primero que haremos es cortar la carne. Es un paso importante, por eso me gusta cortarla a mi. El conejo por ejemplo, si no se corta bien, sale astillado, así que para asegurarme, prefiero ser yo la que corte, en este caso, el conejo y el pollo.


Vamos colocando los trozos en una fuente



Tenemos en cuenta cómo va a ser cocinada la carne. Para un arroz, la carne se fríe y luego cuece los 15/20 minutos del arroz, entonces, no serán los trozos muy grandes, que puedan quedar tiernos con ese tratamiento, ni tan pequeños para que no se aprecien luego en el plato. Al gusto de cada uno, pero teniendo en cuenta estas cosas.
Procedemos del mismo modo con el pollo y a la fuente




Ahora sí, vamos a hacer el caldo que será la mitad del éxito de nuestra receta.


Para ello, ponemos en una olla, 3 litros de agua a calentar y mientras tanto, en una sartén, con un chorro de aceite, pasaremos una ñora hasta que quede bien hecha



Apartamos de la sartén y en el mismo aceite, freímos ahora la cabeza del conejo partida en dos, el hígado y dos buenas tiras de pimiento rojo.




Todo bien hecho. Echamos la cabeza y el pimiento directamente a la olla



 Echamos también un poco del aceite que hemos usado para freír.
  

El higadito lo vamos a picar en el mortero y a echarlo a la olla bien triturado.



Y la ñora, también picada en el mortero, la mezclaremos con un cucharón del agua de la olla y a través de un colador, la exprimiremos para que deje todos sus jugos en el caldo. 





El agua de la olla va tomando color


 Ahora, ya bien caliente, echaremos los garbanzos


Sal, unas hebras de azafrán, orégano y tomillo, acaban de darle el toque necesario a este puchero que dejaremos hervir, tapado y sin prisa, a fuego moderado, hasta que los garbanzos estén tiernos.


Los postres, los había dejado hechos la noche anterior, sólo a falta de decorar, así que mientras el caldo iba haciéndose e impregnando de olores nuestra cocina y toda la casa, decoré y ultimé los dulces.







Había para todos los gustos.

Finalmente el caldo fue tomando cuerpo hasta que los garbanzos quedaron tiernos.




 Apagamos el fuego y vamos a preparar las verduras.


Los pimientos en tiras


Los ajos tiernos en trozos



Las alcachofas limpias y en cuartos o en octavos.




Los tomates rallados



Sobre la marcha, me acordé de que tenía en la nevera unas habitas tiernas y pensé que a este tipo de arroz, le vendría muy bien, así que las desgrané y las dejé preparadas para formar parte también de esta preparación.




 Quedaba elegir la paellera apropiada al tamaño y tipo de arroz.


Este es mi cuarto de artilugios de los arroces. Es fácil elegir a un simple golpe de vista. 

 Las paelleras cuelgan de las paredes. Tenemos de todos los tamaños y de un par de materiales.
Elijo normalmente a ojo el tamaño apropiado al número de raciones, pero por si os sirve de ayuda, he visto que circula una tabla con los siguientes valores:

20 centímetros sería la mínima para 1 persona
28 cm. Para 2
30 cm. Para 3
32 cm. Para 4
34 cm. Para 5
36 cm. Para 6
38 cm. Para 7
40 cm. Para 8
43 cm. Para 9
46 cm. Para 10
Etc. Más o menos aumentando dos centímetros por ración. A mi me parece meramente orientativo.

Dicen que estos recipientes han de llamarse “paellas” y no “paelleras”, dado que el nombre “paella” procede del latín “patella” que significa “sartén” y son por ese mismo motivo y en estricto, una sartén a la que se ha sustituido el mango, por dos pequeñas asas. Yo estoy acostumbrada a llamarlas paelleras, pero no discuto si es o no lo más correcto.

Respecto al mejor material, también es buen momento para hablar de ello. Aunque ahora hay paelleras de varios materiales: hierro, acero esmaltado, antiadherentes, acero pulido, etc., las más corrientes son las de hierro y las de porcelana, que son esas negras que tienen unos puntitos blancos.

Las de toda la vida son de hierro. Además, cuanto más antiguas, son mejores, pues el hierro tenía más grosor que el de las que se hacen ahora. Son duraderas y excelentes para cocinar los arroces, sea con leña o a gas. El único inconveniente que tienen es la limpieza, que ha de hacerse minuciosa después de cada arroz, secar la paellera muy bien y para evitar que se oxide, impregnarla con un poco de aceite. A pesar de todos estos cuidados, por debajo se oxidan, pero eso no afecta a la ejecución de los arroces que se hacen estupendamente.
Las de porcelana no se oxidan, tienen una limpieza estupenda, pero dicen los entendidos que el arroz no sabe igual. Yo confieso que eso no lo he comprobado, para mí salen igual.
La limpieza de éstas últimas es muy cómoda, simplemente se limpian como si fuera una sartén antiadherente, con agua y jabón y no precisan engrasado para guardarse, pues no se oxidan.

Como veis en las fotografías, yo tengo de ambas y las uso indistintamente, según el tamaño que necesito.

Pues bien, una vez determinada la paella o paellera, sacamos también el pie apropiado. No necesitaremos trípode, porque lo vamos a colocar sobre el hueco del asador.




 La paellera en esta ocasión, será de hierro, especial para 14 personas especiales.


Todo preparado cuando llegan los primeros invitados:


No tengo más remedio que comentar la foto de Leo, porque como buen odontólogo siempre tiene en la recámara alguna broma o chiste dental. Aquí por ejemplo lo vemos llegar con una dentadura que se ha hecho de piel de naranja. ¡Estás impresionante Leo! Jajaja.








¡Menuda calabaza me acaban de traer! ¡Qué pasada!

Todos se van situando en sus rincones preferidos. Bueno, Sara al fondo, ha tomado la mesita de la morera y habla y habla por teléfono durante mucho rato.



 Y yo voy a empezar con el arroz, que poquito a poco, ya se nos ha hecho la hora.


Primero ponemos a freír los pimientos en un fondo de aceite de oliva, que he medido para contároslo y han sido 300 ml.
Una vez hechos los pimientos sin arrebatarlos, eso es importante, los sacamos y reservamos.




Ahora echamos la carne y dejamos que se vaya haciendo hasta estar bien doradita.



¡Pero Sara! ¿Todavía?


La carne va tomando colorcito


Y la reunión va tomando vidilla



Echamos las verduras, alcachofas, ajos y habitas



 Unas cuantas vueltas y el tomate.


¡Qué color y qué aromas! Vamos haciendo hambre


Cuando todo está muy bien hecho, echamos el arroz. Casi dos kilos.


Removemos bien y nos acercamos el caldo


Sacamos de la olla del caldo las cabezas y el pimiento hervido y desechamos, el resto, lo echamos en la paellera.




Le damos un par de sacudidas a la paellera, como de costumbre, para que el arroz reparta y asiente por igual. Echamos un poquito de cúrcuma para dar algo de color. Probamos de sal, rectificamos si es necesario.
Finalmente colocamos los pimientos por la superficie, alrededor y dejamos ya sin tocar ni mover más, a fuego moderado, hasta que el arroz esté hecho. Yo dejo hervir a fuego vivo un par de minutos y prácticamente enseguida paso a fuego moderado.




El arroz sigue su curso. ¡Cómo me gusta cuando está en este punto! Es cuando va tomando el líquido, cuando va perdiendo el corazón, cuando el arroz, se entrega.  


Ahora, está para apagarlo. El arroz se ve entero por la superficie, pero ha perdido el corazón.



Vamos a taparlo para que tenga su reposo de cinco o diez minutos, imprescindibles para que quede suelto y en su punto. Yo como siempre, le dejo una pequeña ranura abierta para que evapore.


 Al cabo de diez minutos, el arroz está reposado y va directo a la mesa soleada.






Yo me voy a la sombra con mi plato a ver si puedo sacar unas fotos menos encendidas. De todas formas, seguro que me comprendéis si os digo, que pude echar pocas fotos más. La reunión me reclamaba.  




 Sobró poco arroz, pero siempre habrá un plato por si alguien viene de improviso.


 Disfruté mucho de vosotros, mis amigos. Gracias.






 Finalmente sacamos los postres




Que nos endulzaron en una larga sobremesa hasta que el frío fue levantándonos y cobijándonos en otro lugar.

***
La cocinera o el cocinero, sueña a través de sus platos, se da en ellos. Así corta, mezcla, cuece, espera, prueba… Toda su intención es la entrega, de sus manos sale esa cesión y sus comensales lo sienten en los alimentos que reciben.
Es un acto tan satisfactorio y tan sensitivo, que es una lástima que nos lo perdamos, pues está a nuestro alcance. Nuestra cocina es la fábrica de esos sueños.
Disfrutadlos.

 
Un abrazo.

52 comentarios :

  1. No tengo palabras para decir la delicia que ha sido leer todo este largo post.
    El arroz ya hubiese quedado de concurso si en vez de utilizar los quemadores de butano se hubiese oficiado con fuego de ramas de naranjo e inclusive alguna de pino.
    Yo tengo un par de paellas, dicen que ahora se puede utilizar el termino de paelleras, pero para mi antigua mentalidad "paellera es la mujer que hace arroz en paellas", bueno a lo que iba, mis paellas las tengo en la casa de campo, que apenas vamos y aunque tengo quemadores de butano, en esta casa siempre se hacia con fuego de leña.
    Voy a ver si tengo alguna fotografía y la edito.
    Hay la explicación "técnica" del porque los arroces en paella y con fuego de leña saben mejor y cual es el fenómeno físico que hace que el vapor se condense después de haber absorbido aromas del humo y vuelve a caer a la paella. ¡Pero que le voy a contar a usted de arroces y paellas!.
    Menuda fiestaza que se montaron.
    Saludos

    PD, su post pasa al archivo con los otros arroces.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido una delicia leer esta entrada. Me he sentido como una invitada, así que muchas gracias. Cuántas cosas hay que aprender sobre los arroces y qué resultados tan diversos y tan ricos nos ofrecen. Viena, tu serie está siendo impagable. Queda bien guardadita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Puri que pasada!!!!! Parece como si hubiesemos estado en tu casa. Intentaré seguir la receta a ver si por fin tengo xito con los arroces. Besos loreto

    ResponderEliminar
  4. Puri se me ha borrado el mensaje tannnn largo que te había escrito y casi me da un patatús, voy a intentar volver a reproducirlo.

    ¡Buenos días! Despertarse con olor a arroz con conejo...¡podría desayunar con esta paella! Como siempre has hecho un arroz fenomenal, con un caldo impresionante y un relato magnífico.

    Estoy segurísima de que tus amigos aprecian la dedicación que les ofreces y viendo sus miradas te lo agradecen con creces. Una paella de lujo y un sinfín de psotres...¡Qué privilegio tienen de tenerte como amiga!

    Como te dije hace poco, mi suegra es valenciana, de Requena, y hace un arroz con conejo para chuparse los dedos. Ella solo le echa conejo, y también judías verdes y judiones como legumbre. No sé exactamente cómo hace el caldo pero le queda riquísimo.

    Muchas gracias por tu dedicación tanto la que le das a tus amigos como la que nos brindas a nosotros desde este blog. Se nota, en todo, el amor que le pones a las cosas.

    Besos!

    (Aisss esas tiritas de pimiento rojo ¡qué buenas!)

    ResponderEliminar
  5. Creo que es uno de los mejores post que he visto en mucho tiempo, me ha encantado como relatas todo y la pasión que sientes por la cocina y por los tuyos. Realmente no descubro nada nuevo, pero es que vuelves a dejar patente el oficio que tienes, los antecedentes que explicas, las advertencias que das, la calidad de todo lo que empleas, medidas, cantidades, ingredientes de muchísima calidad...

    A quién le diga que previo al arroz hay gente que añade ese caldo tan impresionante, no se lo creería o diría que no es necesario, no, no, no, no.. esto es lo diferencia un buen arroz y de un arroz único. Yo lo metería en tu lista previa de ingredientes como FUNDAMENTAL.

    Qué serial de arroces tan extraordinario nos has regalado.

    Los tuyos encantados, por supuesto, no hay más que verles jejejeje menuda lotería les ha tocado!!

    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  6. APICIUS: Muchas gracias. Tiene usted toda la razón con el tema de la leña, la verdad es que lo pensé tarde, pero lo pensé, era una ocasión ideal para haberla hecho a leña, pero cuando me di cuenta ya no eran horas.
    Las he hecho a leña y totalmente de acuerdo en que el arroz se impregna de unos sabores maravillosos. Igual que decía que no noto la diferencia entre la paella de hierro y la de porcelana, que seguramente la tendrá, pero no he llegado a tanta sutileza, pero igual que digo eso, digo que con leña, las diferencias son notables. A ver si tenemos otra fiestecilla y hacemos un arroz a la leña.
    Muchas gracias por sus comentarios, aquí y en su blog o en las redes, es usted muy amable.
    Un abrazo.

    NIK: Muchísimas gracias por tu visita y comentario. Me alegra que te hayas sentido una invitada más en mi casa, porque así abro yo las puertas y los brazos, para que los amigos, vengan.
    Un beso y gracias de nuevo.

    LORETO: La próxima te llamo y vienes libreta en mano ¿vale? Verás que es facilísimo esto de los arroces. Cuestión de pillarles un poquito la vuelta.
    Un beso grande y gracias por la visita.

    LAURITA: Pero qué bonita que eres, qué cosas me dices. Soy yo la que me siento afortunada de tener estos amigos que veis en las fotografías, otros que no estaban y a todos vosotros, a quienes de otra forma, también considero amigos.
    Ah que no estamos tan lejos y un día podríamos hacernos una paella, pero de las de órdago ¿Tú qué dices?
    Un beso muy grande y gracias de verdad por tus palabras, por leerme, con lo largas que son estas entradas y por repetir un mensaje después de haberse borrado el otro, con la rabia que eso da.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  7. Viena, que pintaza de arroz, ummmmm :-)
    y lo mejor poderlo compartir con gente que quieres :-)
    y por supuesto que nos lo cuentes , besos

    ResponderEliminar
  8. CARLOS: De verdad gracias por tu comentario, esto pega subidón, ya lo sabes, lo sabéis todos los que tenéis blog. Gracias.
    Un buen fondo o fumet son como bien dices fundamentales. Es cierto que se puede hacer un arroz con agua, también yo lo he hecho alguna vez, cuando no he tenido más remedio o la cosa ha venido con prisas o de improviso, pero no tiene nada que ver, en absoluto. Tu lo has dicho, eso, marca la diferencia.
    De verdad, tu visita es un placer. Gracias de nuevo.
    Un abrazo.

    POLLET: Muchas gracias por tu visita y tu comentario. Compartir es una alegría.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Puri, no me lo digas dos veces que yo me apunto a un bombardeo! Y me llevo la libretilla pa tomar nota...

    Sólo tienes que poner fecha!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Yo ya no sé qué decirte que no hayan dicho los demás , A lo cual me uno.
    Hace tiempo que no paso por aquí.
    Hoy, mi amiga Laurita, a la que ya conoces (que dicho sea de paso, es un encanto) me ha recordado tu blog, (más concretamente a ti), y me ha dicho que me gustaría leerte.
    Y tiene toda la razón. Había entrado en alguna ocasión, pero no lo hago habitualmente. Pero es que no lo hago ni en el mío. Voy siempre demasiado deprisa a todas partes, no me paro a disfrutar de cada lectura como se merece.
    Y lo tuyo, es de cuento.
    Al leer todo el proceso de tu arroz, la llegada de tus amistades, cómo has ido introduciendo cada ingrediente en la “paella”, y cómo has estado pendiente de cada detalle, como la charla al móvil de tu amiga Sara, nos has hecho sentir que estábamos allí, con vosotros. Que el olorcito que ese sofrito y ese arroz desprendía nos está llegando, que el calor de la amistad también.
    Leer tu receta es más. Es como si estuviéramos leyendo un relato, pausadamente, sin prisas, pero con alma.
    Y a veces –y éste es mi caso actualmente-, se necesita un momento de reposo y tranquilidad, de disfrutar el momento; de leer una entrada así, reposada, minuciosa pero sin cansar, como si estuviéramos haciendo el arroz contigo. Que al fin y al cabo, ahora es lo menos importante. Importa el entorno, el momento, la compañía, y por supuesto, que con todos esos ingredientes, tendría que estar riquísimo.
    Y ya no digo nada de los postres, porque se merecería otra charla bien larga, que vaya pinta que tienen.
    Encantadísima de volver a pasar por aquí, y ahora mismo te enlazo en mi blog, que ya no te me escapas, hagas arroz, o pescado o lentejas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Qué buenos recuerdos tengo de estos encuentros apaellados, cachis! y aquí, me cachis, ni te imaginas que sosos son. Y poco agradecidos (mira, si algún amigo cae por aquí y lo lee que se de por enterado) porque cuando montamos alguna barbacoa, vienen comen y se van, poca cosa más.. y pocos halagos, sabes? que no sueltan ni prenda... así que cada vez hago menos, que me desanimo...

    Este post respira buen rollo por todos lados... el placer de preparar una ñora para el arroz,

    Ay, ya, yaiii, te dejo que este moco me está pintando una puerta con rotulador. Luego vengo,

    ResponderEliminar
  12. Gracias Puri!!! Por dejarnos disfrutar la tarde en tu casa. Por el Arroz que es, en ésta entrada, el gran protagonista. Los postres que ricos todos!!! Y por el poder decir bien ancho.
    "YO ESTUVE ALLÍ"
    Que gusto da decir esta frase jejeje.
    Gracias Prima!!! Saludos Leo.

    ResponderEliminar
  13. Qué maravilla, me he quedado fascinada leyéndote!
    El arroz me parece que tiene que estaer de muerte, con ese caldo tan sabroso y con los garbanzos...nunca he comido un arroz con conejo y con garbanzos.
    Pero si el arroz me ha fascinado, lo mejor ha sido tu generosidad al dejarnos entrar en tu casa y participar de la reunión con tus amigos, acompañarte desde bien tempranico preparando el caldo y dando los últimos retoques a esos maravillosos postres. Disfrutar de una copa de vino al solecico de febrero mientras llega el aroma del arroz...
    Ha sido increíble!!!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado el cierre de tu entrada, qué bonito lo que dices y estoy totalmente de acuerdo contigo, adoro cocinar, aunque soy una entusiasta, no más.
    Pero esta receta, mucho curro pero qué delicia... por otro lado, has spreparado comida como para una boda, qué pasada. Qué suerte tienen tus amigos, ciertamente.
    Muchos abrazos y gracias por esta receta aliñada de una agradable crónica entre amigos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Yo con conejo, me encanta el arroz con esta carne, para mí es un verdadero manjar.

    Y el post como siempre precioso, como todos los que nos ofreces.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Bueno 'yo no estuve allí' pero tal y como lo has plasmado todo es como haber estado. Tu arrocito es de lujo con esas carnes, las verduras , el toque de la picada, los ajos tiernos y esos garbanzos...
    Maravilloso.

    ResponderEliminar
  17. Es que esto ha sido una "clase magistral" , y como ya te lo dijeron antes, ha sido un placer recorrer contigo la preparación, la llegada de las visitas, la sobremesa. Es que en todo se nota el ingrediente fundamental, que es la generosidad y el amor con que preparas tus platos para los seres que quieres y encima lo compartes con nosotros! mil gracias .

    ResponderEliminar
  18. Pero que maravilla!!!!cuando vaya a españa no puedo dejar de pasar a verte jeje, esto es totalmente inolvidable, esos invitados sí que son muy afortunados!
    Me encanta todo lo que hiciste, y con todo el trabajo que tuviste, además tomaste fotos! de verdad que eres espectacular.
    Ya regresé al blog, pero no sé porque blogger no me actualiza mi entrada, cuando tiempo pasa que es de esas que te gustan ;)
    besitos!
    Gaby

    ResponderEliminar
  19. Viena, una maravilla con lo que me gustan los arroces estoy aprendiendo mucho contigo. Realmente esta entrada es brillante.
    Gracias, por avisarme del blog, publiqué sin querer un borrador y ahora parece que se ve bien.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Viena!!!, menudo post, maravilloso, es increíble como nos deleitas con cada entrada que publicas.
    Que te puedo decir, el arróz buenísimo, los postres estupendos y lo mejor de todo, el día tan maravilloso que pasásteis. Es muy reconfortante cocinar pero cuando lo hacemos y compartimos con los amigos mucho mejor.
    Enhorabuena!!
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  21. Si me invitas me voy de cabeza para allá. Bueno!!!!!!!!!!!!! que arroz. Que postres.
    Yo llevaría el vino, si te parece.
    Besazos

    ResponderEliminar
  22. Suscribo el comentario de Leo.
    Esta vez no me da envidia sana, "YO TAMBIÉN ESTUVE ALLÍ".
    Muchas gracias por tu amistad y "muchas veces", que cuentes conmigo muchas veces para disfrutar de tu compañía.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  23. Un arroz precioso, como la reunión con los amigos, no hay nada mejor que esto, rectifico, sí hay algo casi mejor: los postres!

    ResponderEliminar
  24. No me extraña nada que a tus amigos les encante venir a tu casa a comer porque los tratas como reyes!
    Menuda colección de paellas! Si pareces una cocinera profesional!
    De verdad, Viena, me has dejado impresionada con tu post.
    Mi madre también hace la paella con conejo y pollo, pero yo suelo hacerla con uno u otro, por separado. Y tienes razón cuando dices que un buen caldo ya es la mitad del éxito de la paella.
    Pues nada, a aprovechar los días soleados para disfrutar de la vida, con una buena comida y una buena compañía!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  25. LAURITA: Jajaja, pues no se va a quedar en la intención. Ahora en cuanto haga mejor tiempo, ya verás, le ponemos fecha a un encuentro, que esto ya lo pide a gritos jajaja.
    Un beso.

    MªÁNGELES: Muchas gracias por tu comentario, la verdad es que a mí sí me dejas sin saber qué decir. Me alegra mucho de que esto te haya gustado y te haya supuesto un ratito de paz y espero que encuentres muchos ratos así, sobre todo en tu vida, que por lo que cuentas, está demasiado ajetreada.
    Hay que tomarse el tiempo de percibir, puede ser incluso viviendo muchas cosas, no está reñido, pero viviéndolas, de eso se trata, si no, la vida se nos escapa como arena entre los dedos.
    Muchas gracias por todo y un beso grande.

    MAI: Deja a ese tesoro que se exprese, que ahora es cuando va a pintar seguramente sus más preciosas obras artísticas, así que déjalo mujer, jajaja.
    No te imagino conformándote a esos sosos de los que hablas y renunciando a encuentros como estos, con paella o con algún potingue alemán, jo, pero donde puedas explayar tus risas, tus "cachis" y desplegar tu calor, como en esas sopitas divinas que haces. Ah y que conste que yo he estado en Alemania y no sé qué decirte, a mi tampoco me parecen tan sosos, dhabrá de todo, como en todas partes, pero yo los he encontrado también encantadores ¿tu no?
    Un beso grande.

    LEO: El placer fue todo mío, me encantó estar con vosotros, como siempre.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  26. LOLAH: Me alegro mucho de que te haya gustado este paseo al solecito como dices. Y ese vino un día tenemos que compartirlo. GRacias por tu visita.
    Un beso.

    CLAUDIA H.: Gracias a ti por tu comentario. Yo creo que si eres entusiasta en la cocina ya tienes mucho, el resto es ponerse a cocinar.
    Un bso.

    JOSE MANUEL: Muchas gracias por tu comentario. Ya sé que el conejo te encanta, este arroz te habría gustado mucho.
    Un beso.

    BUENAS MIGAS: Es un placer recibirte por aquí.
    Me alegro de que te haya gustado. Un beso.

    PAMELA: Muchas gracias, tus palabras son muy bonitas y me llegan muy dentro.
    Un beso grande.

    GABY: Te tomo la palabra, cuando vengas a España, tienes que venir a visitarme, me encantaría.
    Ahora mismo voy a pasar por tu blog, te hemos echado de menos chiquita, qué bien que ya estás de nuevo por aquí.
    Un beso grande.

    JANTONIO: Gracias por tu comentario. Ya paso luego a ver tu blog, que bien que lo has arreglado.
    Un beso.

    CLAUDIA: Tu hablas el mismo lenguaje que yo sobre la cocina, es reconfortante y con los amigos, es total. También disfruto compartiéndolo con esta parte de los amigos vía blog. Muchas gracias por tu visita, es un placer.
    Un beso.

    ORQUIDEA: Claro que te invito, cuando quieras mujer y el vino, vale, lo traes tu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. ANA BLANCA: Qué poquitas palabras nos hacen falta, ¿verdad? Muchas gracias y un beso, amiga.

    VISC A LA CUINA: Golosa eh? jajaja. Estaban de muerte, porque no era la entrada de los postres, pero vamos, que estaban riquísimos.
    Un beso y gracias por tu visita.

    MARGARIDA: Tienes que probar esta mezcla, así a los que les gusta el pollo, tienen también para ellos y a los que les gusta el conejo, conejo.
    Seguro que el de tu madre está riquísimo.
    Muchas gracias por venir y un beso grande.

    ResponderEliminar
  28. Hola amiga querida, aqui te dejo la misma respuesta que te he respondido en el blog :):

    Viena, feliz me quedo de saber que has disfrutado :D
    Te cuento algo respecto a la cal.
    La cal en piedra que he usado , es cal viva (óxido de calcio), traidas de las minas de cal, y al contacto con el agua alcanza temperaturas elevadas.
    El producto de este contacto con el agua, resulta en hidróxido de calcio, y es la cal muerta o cal apagada, que es la que se usa en construcción o para pintar fachadas, como dices.
    Puedes perfectamente usar, (si es que no tienes piedra de cal viva), la cal apagada para la construcción. Esa cal generalmente viene en polvo blanco, solo lo disuelves en agua y listo, te debe quedar lechoso como el que hice.
    Solo aségurate que alli en España no le pongan otro ingrediente (espero que no), que sea puro hidróxido de calcio.
    Como comentario te cuento que los dentistas usamos también el hidróxido de calcio para algunos tratamientos ;)
    Espero haya sido de ayuda :)
    un besote
    Gaby

    ResponderEliminar
  29. Gaby: Muchísimaqs gracias. Ya te he contestado en tu blog, me has sacado de todas las dudas que tenía, ahora sé lo que es exactamente y lo que he de buscar. No será tan difícil. Gracias de nuevo y nos vamos viendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. ¡¡Como se nota esa vena levantinaaaaa!! jajaja.. a mucha gente le suena raro eso de hacer un arroz con garbanzos, judiones o garrofones, judías verdes... y no saben lo bueno que está. Para mí, esa ración que has hecho de mas ya, que nadie te la ha pedido jijiji... me estoy deshaciendo en caldo nada más de imaginar el aroma de ese arroz.
    Un fuerte abrazo preciosa.
    P.D.
    ¿Te sigue costando entrar en mi blog?, he intentado descargar un poco de todas las tonterias inútiles que, también influyen en la lentitud.

    ResponderEliminar
  31. Este post es como una terapia de esas de abrazos, un elogio a la amistad, al compartir lo que uno tiene con los amigos, a la conversación agradable, de mostrar el cariño hacia ellos con tu dedicación y mimo en la cocina y tu hospitalidad. Vamos que ese arroz y esos pastelitos son mucho más que unos estupendas recetas salidas de una excelente cocinera, son todo un regalo de amor. Un gran abrazo Viena.

    ResponderEliminar
  32. Viena, una entrada fabuloso. el arroz te ha quedado ESTUPENDO, como todos los que haces. Los ingredientes (en cantidad suficiente) y el caldo (que sea bueno) son fundamentales.
    Respecto al nombre del recipiente, que quieres que te diga a lo mejor soy más intransigente, pero porqué hay que decirle paellera cuando en realidad es UNA PAELLA, que además le da el nombre al plato. Reivindico su nombre, arroz le podemos llamar a un plato hecho en cualquier sitio, pero PAELLA solo al que hacemos en es recipiente.
    Se que se ha ido extendiendo el otro nombre y en la tele y muchos sitios se escucha, pero yo nunca lo utilizo.
    Besitos guapa,

    Suny

    ResponderEliminar
  33. Haces unos arroces tremendos, ahora me dará vergüenza sacar la paellera del armario... Buenísimo, y con postre y todo. Un besote.

    ResponderEliminar
  34. Me ha encantado tu post y el cariño que en él transmites hacia tus amigos.
    No conocía tu blog, pero me alegro de haber pasado por él. Me quedo de seguidora, si te apetece pásate por el mío.
    El arroz, está diciendo cómeme.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Querida Viena, qué gran regalo me has hecho a mi llegada, con este estupendo arroz que desprende cariño y esmero. Yo no estuve allí a comer ese plato que cuentas que siempre queda por si alguien se presenta de imprevisto, pero ha sido como disfrutarlo igualmente leyendo tu entrada. No dudo lo rico que debía de estar. Cuando se hace un plato con el amor que tu le pones a cada uno de los ingredientes, con la magia que mezclas cada uno de ellos y además hecho para las personas que quieres. Tu sensibilidad y estilo hacen el milagro de que tus platos lleguen a las mesas de tod@s nosotr@s. Besos.

    ResponderEliminar
  36. KESITO: Gracias por tu visita y tu comentario. Sí puedo entrar en tu blog, bastante mejor que antes, pero sigo sin poder hacerte comentarios, cuando doy a comentar, me bloquea el ordenador o no acaba de cargar la página. De todas formas he visto que tienes comentarios, o sea, que igual es mi ordenador que no tiene la suficiente potencia, no lo se. Lo siento, pero te voy a ver de vez en cuando de todas formas.
    Un beso.

    DELIKAT: Qué bonito lo que me dices, me gusta mucho que sea eso lo que ves, la verdad es que disfruto mucho cuando cocino para otros, para mis amigos, cuando nos podemos reunir y compartir. Un día será contigo. Un beso muy grande.

    SUNY: Ningún problema, yo estoy acostumbrada a decir paellera porque así se ha llamado en casa toda la vida, la paella es para nosotros lo que está dentro, es decir, el arroz que se hace en paellera es paella, pero entiendo que si el recipiente se llama paella es así y no de otra forma. En fin, yo lo dije, no mantengo ninguna postura al respecto, no sigo ortodoxias muy rígidas en la cocina.
    Muchas gracias por tu comentario y un beso.

    SU: No seas modesta, que tu no tienes nada que envidiar en la cocina jajaja. Un beso y gracias por tu visita.

    CARFRAN: Bienvenida a este lugar. Me alegro de que te guste y espero que nos veremos más veces.
    Un beso.

    ANNA: ¡¡¡Anna!! Ya estás de vuelta, qué bien, te echaba de menos. Tus palabras como siempre me llegan al alma, conectas con lo que escribo desde dentro. Gracias por leerme así, tan profundamente y por venir a visitarme. Tienes mucho que contar, espero que nos lo cuentes. Estaré por tu blog para enterarme de todo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  37. Viena encantada de conocerte, me has dejado con la boca abierta vaya post fantástico.

    Vaya paellita rica y los postres ni te cuento, por cierto al próximo evento me apunto, jajajja!!!

    Me quedo como seguidora no me quiero perder ninguna de tus entradas, son geniales.

    Te invito a que sigas mi blog.

    Hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  38. Viena....como decimos en mi tierra...."me volvio el alma al cuerpo" al leerte....no soy de conejo pero si de compartir y comer con amigos.....de comidas relajadas y conversadas.....disfrutadas en todo sentido....con los 5 sentidos puestos para el deleite del paladar....me encanto conocer a tus amistades......divino Viena....Divino!!....Abrazotes, Marcela.....estoy mejor.....volvere lento pero bien.....

    ResponderEliminar
  39. Que recorrido más espectacular Viena, y cuanta nostalgia me ha traído. Tal como lo cuentas me ha hecho recordar las paellas que preparaba mi abuelo cuando íbamos toda la familia a visitarles.
    Era todo un ritual.
    El día anterior había matado un pollo y un conejo. Y ya de buena mañana, mientras las mujeres cortaban la verdura y la lavaban, el iba preparando la leña para la paella, que según él, tenía que ser de naranjo, porque si no sabía igual.
    No dejaba que nadie metiera mano (era su paella) ni que tocara el fuego. Entonces tendría entre 5 y 7 años, pero lo recuerdo como si fuera hoy.
    Creo que la paella es una de las comidas más sociales que hay, porque todos participan, aunque sea sólo dando conversación, y reúne a su alrededor a toda la gente que quieres.

    ResponderEliminar
  40. LAS RECETAS DE MAR: Bienvenida a este espacio, en el que espero te sientas como en tu casa. Desde luego que pasaré a conocer tu blog. Gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    MARCELA: Qué alegría verte por aquí y saber que estás mejor. Cuidate mucho y tómate el tiempo que necesites. De verdad, muchísimas gracias por tus palabras.
    Un beso.

    OTEADOR: Estoy de acuerdo contigo en lo social que es la paella, cómo en torno a ella se vive una experiencia de amistad realmente única y maravillosa.
    Qué recuerdos más bonitos tienes, con tu abuelo haciendo la paella al fuego. Es un placer tenerte por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Viena guapa, mira qué largo ha sido el "ahora vuelvo" pero me lío, me lío... en fin, que tienes razón, que hay de todo pero la panda que nos hemos echado aquí en Leoben ...me cachis! la otra panda -la salerosa- está muy desperdigada así que nos juntamos muy muy poco pero es verdad que nos lo pasamos muy bien... pero estos ¡qué duros son querida mía!

    Y también, se tiene que explayar a gusto que en mi familia hay mucha vena artística y hay que explorarla desde chiquito pero en principio, puertas y suelo lo tenemos prohibido: los cristales de las ventanas y alguna pared son negociables:-) bueno, ahora marcho de nuevo que nos toca hacer compra. Volveré a leer y mirar despacico ese arroz con pulpo -pulpazo por lo poco que he visto- y prometo que este "luego" sea más cortico:-D
    Besos

    ResponderEliminar
  42. Mai queridísima Mai: Vas como en patinete, corriendo de un lado a otro, incluso dentro de la casa, jajaja.
    Hay que buscar y zarandear un poco a la panda salerosa o hacer salerosa a la otra panda. Disfrutar de un día con los amigos, es algo que llena, que enriquece, que relaja.
    Mañana tenemos otra fiestecilla en casa, esta vez a base de empanadas y cerveza, solo eso, bueno, algún postre también, claro. ¿Te apuntas?
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  43. Felicidades por el arroz, te quedo estupendo, sigue así, un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Mariano: Gracias por tu comentario.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viena sigo tu blog desde hace poco pero me tiene encantada, aprendo mucho en el. He visto que tienes unas paellas espectaculares.Queria preguntarte si el agua que usas es embotellada, y que arroz usas, pues yo no consigo hacer una buena paella, siempre necesitonponer mas cantidad de agua de la que indicas sin buenos resultados.Voy a seguir tus consejos hasta que lo logre.Muchas gracias por tu amabilidad.Amalia

      Eliminar
    2. Hola Amalia: Perdona que no te haya contestado antes, pero ando un poquito liada.
      El agua que uso es del grifo, no creo que el problema sea el agua. El arroz que uso es arroz bomba de la marca La Fallera, pero hay otras marcas también muy buenas.
      Yo creo que lo que te pasa si siempre tienes que añadir más agua, es un problema con el control del fuego, demasiado fuego o recipiente demasiado grande, entonces hay mucha evaporación y por eso te quedas sin agua. Intenta controlar un poquito el calor, que haya menos y tápalo mientras cuece, eso también ayudará a que no evapore tanto.
      No te frustres, los arroces no son fáciles de lograr por eso siempre digo que hay que cocinar con los sentidos, más que con recetas y normas más o menos rígidas. Tienes que aprender a ver el arroz cómo va cociendo, si está muy apresurado bajarle el fuego, taparlo, si al revés, está muy caldoso todavía, aumentar un poquito el fuego, en fin, son las maniobras de la experiencia que irás tomando poco a poco, seguro.
      No sé dónde estás, pero mi próximo curso va a ser de paellas, así que si no te pilla muy lejos, sería una buena ocasión para que vinieras.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Soy Amalia del comentario de antes, muchas gracias por tu respuesta, voy a seguir tus recomendaciones hasta que lo consiga. En cuanto a asistir a tus cursos me encantaría pero lo tengo un poco difícil, pues vivo en un pueblo de la comunidad Valenciana que se llama Jalance y esta a unos 140 km de Alicante. De todas formas me informare de cuando es y la duración del mismo por si tuviera alguna posibilidad. Un beso y muy agradecida.

      Eliminar
    4. Muy bien Amalia, seguro que lo consigues, hay muchos arroces en el blog y con paso a paso muy detallado, creo que es cuestión de práctica y verás que lo vas a conseguir.
      Sí estás un poco lejos para venir, pero no importa, seguro que con las recetas del blog, puedes ir mejorando tus arroces hasta que te salgan a tun gusto.
      Un abrazo.

      Eliminar
    5. Unos arroces con una pinta exquisita, que maravilla felicidades Viena ya quisiera yo que me salieran la mitas de ricos que a ti. Queria hacerte un pregunta el diámetro de las paellas se miden por la parte de arriba de las asas o por el fondo. Un beso.

      Eliminar
  45. Buenas noches Anónimo:
    Pues la verdad es que no lo sé, imagino que por arriba, pero no te puedo decir con certeza. Será cuestión de ir a una ferretería en donde las vendan y comprobar las medidas que indique la paella y ver si corresponde a la parte de arriba o a la de abajo, aunque ya te digo, por lógica, debería ser la de arriba.
    Si lo descubres, nos lo cuentas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Viena, cada dia me salen mejor los arroces, desde que sigo tus indicaciones y consejos, muchísimas gracias estoy muy contenta por ello. Lo que no he podido conseguir es el socarrat, no se porque. A veces pienso si es porque el fuego esta demasiado suave, pero me da miedo de ponerlo mas fuerte por si me quedo sin caldo, cuando el arroz esta todavía crudo. En fin seguire intentándolo, si tu sabes a que es debido te agradecería que me lo dijeras. Un beso y muchas gracias de nuevo. Amalia

      Eliminar
    2. Hola Amalia: Efectivamente no obtienes socarraet porque el fuego es muy suave, pero bastará con que durante los últimos minutos lo subas para que el arroz swe pegue un poquito y lo tengas. No hay muchos más secretos, en realidad lo que digo en el blog, es lo que hay, lo demás es experiencia, probar y probar.
      Me alegro de que cada vez te salgan mejores.
      Un beso

      Eliminar