Buscar en el blog

Cargando...

domingo, 17 de abril de 2011

Habas hervidas: Tiempo y silencio.

                                                                                            



Si tuviera que destacar el ingrediente principal de esta receta, que en la zona valenciana se llama: “faves en all i pebre”, en la zona de Murcia: “michirones” y en Orihuela, simplemente “habas hervidas”, sin duda diría que ese ingrediente es: Tiempo.

Su elaboración es sencilla y muy barata, pero requiere tiempo.

Comenzamos con un remojo para las habas de 48 horas, nada de las doce horas de los garbanzos o de otras legumbres, si tenemos intención de comer este plato, tenemos que planificarlo al menos con dos días de antelación.




Luego, una vez dispuestos a cocinar, se llevará al menos 5 o 6 horas de cocción.
Con estos antecedentes no es extraño que el plato esté cayendo en desuso en las casas y ya sólo se coma por los bares, en días determinados.
Claro que también podrán hacerse en olla rápida y con otras técnicas que ni conozco, porque soy bastante arcaica y todavía pienso que el tiempo es un aliado indispensable en la cocina, por más que cada día salgan nuevos atajos para ahorrarlo.
Es más, pienso que el tiempo siempre ha sido el mismo: 24 horas al día, siete días a la semana, meses, años…la vida. Lo que pasa es que ahora queremos ver cien películas en un día y tenemos que conformarnos con ver sólo los trailers de cada una, hacemos demasiadas cosas, todo demasiado rápido.
Este es un tema que me viene a la cabeza con frecuencia. Pienso en dónde estaremos guardando todo ese tiempo que ahorramos con la tecnología del atajo. Y vuelvo al símil de las películas.
A mí me gusta el cine, me gusta ver la película entera, sobre todo si es de cocina, me gusta estar sentada en la butaca antes de que empiece y al finalizar verme hasta los créditos. Y me gustaría perderme charlando, trabajando, compartiendo, cuidando el huerto, mis animales, disfrutando de mis personas favoritas, etc. Todo eso, a fuego lento y bien guisado, sin ahorrarme nada, sin ese absurdo salto en salto en el que la vida se desliza entre los dedos como si fuera agua o arena.
Yo quiero ahorrar tiempo con las pelís malas ¿A quién le gusta ir al banco? ¿Y gestionar un cambio de compañía telefónica? ¡Ufff! Esas tareas antipáticas como quedar con gente que no nos gusta… No, que me den un atajo para estos rollos, pero las pelis buenas, como hacer un buen guiso o un pastel de chocolate, esas que no me las recorten porque yo las disfruto.

En fin, que sin ninguna pereza, aquí os traigo la receta: 



Ingredientes:

Medio kilo de habas secas en remojo al menos dos días antes
Un trozo de tocino
Una cebolla mediana
Dos o tres dientes de ajo
Pimentón de la Vera
Aceite de oliva virgen extra
Sal





Las habas secas son un alimento rico en proteínas, hierro, vitaminas, en fin, nutrientes de excelente calidad. Su fácil cultivo hace que su precio sea bastante bajo y no tienen ningún problema de conservación. Con un poco de mano en la cocina, obtienen estupendos resultados: platos sabrosos, nutritivos, sanos. 




Estas habas son la receta típica de Semana Santa, concretamente del Jueves Santo de Orihuela, día en que es típico recorrer los bares y pedir un plato, eso sí, en la versión auténtica, la que no lleva tocino.
Esta versión que yo traigo es la que se hace en el norte de la provincia, en la zona de montaña, por eso tiene tocino, por el frío de la montaña, aunque la verdad es que, con frío o con calor, el tocino mejora mucho el resultado. La receta es idéntica con esa única salvedad: tocino o no tocino.

Y a propósito del Jueves Santo y ya que vengo haciendo campaña turística de Orihuela, os diré que es el mejor día para ir a ver las procesiones.
Seáis o no devotos, la procesión del Silencio es impresionante, pues los hombres cantan vestidos con sotanas y encapuchados y la ciudad entera se oscurece por decreto: comercios, carteles publicitarios, farolas, ventanas y balcones de casas particulares, todo queda a oscuras para respetar el paso de la procesión que viene con su propia luz de candiles y su sonido de cantos fúnebres. Estará en la calle en torno a la media noche y seguramente es la única procesión de la semana que mantiene un verdadero carácter religioso. Los días anteriores y posteriores, el paso de los nazarenos es un festín de caramelos y chucherías para los niños.  

Pues bien, cuando acaban las procesiones, en la madrugada, la gente se va a los bares a tomar chocolate con mona, eso después de haber cenado las habas hervidas, una ensaladilla de alcachofas o unos deliciosos buñuelos de bacalao.
A ver si tengo tiempo y os traigo en estos días los buñuelos y las monas, ahora sigamos con la receta que cocinaremos en olla de barro.




Después de un remojo de dos días con sus dos noches, las habas habrán crecido y se verán así:



Entonces las ponemos dentro de la olla, al fuego, con agua y sal.


Dejaremos cocer tranquilamente mientras hacemos un sofrito con un chorro de aceite. Primero salteamos los ajos, partidos pero con piel y el tocino troceado.



Apartamos y echamos a la olla. Después, en el mismo aceite, freímos la cebolla cortadita.





Cuando empieza a dorarse, añadimos una punta de cuchillo de pimentón de la Vera. Removemos  y echamos todo a la olla, incluyendo el aceite. 





Ya solo nos queda darle tiempo, como dije, entre 5 y 6 horas. Para estos guisos la olla de barro es ideal, porque como evapora poco, nos permite dejarla a fuego moderado durante horas sin tener que ocuparnos de ella. 



Justo a la hora de la comida, las habas estarán en su punto.







No os extrañe que tengáis que repetir. Están buenísimas.

Si tenéis vacaciones, os deseo que sean muy felices. Si no, por aquí nos seguiremos viendo.


Un abrazo.


43 comentarios :

  1. en mi zona a esas habas se las llaman "Fabas Lobas" y cuando son verdes se hace con ellas un caldo similar al gallego que se caracteristica porque queda de color grisaceo

    ResponderEliminar
  2. LA COCINA: Qué curioso, gracias por la información. Creo que se trata de un alimento que antes se debía consumir bastante, por la austeridad del plato y lo sencillo en todos los sentidos de conseguir.
    Gracias por venir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Viena,. si, andamos de vacaciones; y, aunque sea un comentario un poco más corto de lo normal en mi, te quería agradecer esta receta hecha con tanto tiempo, cosa que además haces muy bien en disfrutarla, pienso como tu: el tiempo en las cosas que haces con cariño y gusto carece de importancia. Ojalá hubieran muchas más cosas merecedoras de ello. Un beso. En cuanto pueda te escribo.

    ResponderEliminar
  4. Ay que razón tienes en todo lo que has escrito.
    Verdaderamente es un plato para cocinarlo con paciencia y tiempo.
    Porque en olla rápida sale aguachirle. Que te lo digo yo.
    A ti te han salido de miedo. Aqui, como bien dices, michirones.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. El tiempo se ha convertido en un bien escaso. Es una pena.
    Tus habas tienen una pinta deliciosa, les has echado mucho cariño. Por Mallorca se usan estas habas también aunque no las he hecho nunca.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Como me gustan tús posts. Ya sabes que recuperar este tipo de cocina es para mí uno de mis motivos de tener un blog, me guardo esta receta que se ve maravillosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ESPLÉNDIDAS!!! Viena tienes toda la razón, las cosas buenas hay que hacerlas despacio y dedicarles todo su tiempo. Lo que para es que hay tanto para hacer y tando donde elegir que no podemos acudir a todos y seleccionar es difícil, cuando se trata de cosas que te gustan.
    Este plato me encanta y me apunto tu receta, porque ha sido una gozada ver el resultado final. Nos encantan y probaré a hacerlas. Ahora bien primero hay qeu encontrar unas buenas habas.

    Mil besos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Hoy me quedo con tu olla de barro, una auténtica maravilla!
    Y con gozar del tiempo con las cosas que nos gustan. Las buenas películas, por ejemplo, o una obra de teatro (justamente acabo de llegar ahora de Barcelona de ver una obra). Y lo que me da más rabia es cuando estás leyendo los créditos (porque te interesa) y ya no queda nadie más en la sala y van y te apagan la pantalla!!!!

    Y las habas..., estarán muy ricas, pero no me las podría comer. Lo siento!!!! No tengo perdón, lo sé, pero las habas... sólo me las como si son baby. Mi madre siempre me dice que soy muy fina. Porque cuando mi padre coge las habas del huerto, me da las más tiernas a mí, y aún así, luego yo en casa las selecciono y le digo, "toma, estas para ti, que ya han crecido demasiado"
    Estoy convencida que ya habrás cambiado tu opinión respecto a mí. Y lo entieno... (je,je...) Y es que nadie es perfecto!

    Besos, Viena, y nos seguiremos viendo, que yo tampoco hago vacaciones.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan los platos de cuchara... esas habas son de tu zona porque por aquí no se ven... lástima!

    ResponderEliminar
  10. Qué raro que sea receta de semana santa con tocino. Todo me gusta es un platillo delicioso pero qué trabajo pelar esas habas, acá siempre las compro peladas, a donde quiera que vayas te las dan peladas, es pesado quitarles la cáscara. Así con cáscara sólo las he visto en casa de mi hermana: http://saboreartentusiasma.blogspot.com/2009/07/dormir-en-cama-de-habas.html

    Tienes una olla hermosa, me tiene enamorada desde que la vi la primera vez
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Viena:
    Vaya entrada que se ha marcado en esta receta, francamente creo que pocos dejaran de estar de acuerdo con todo lo que dice.
    En cuanto a las habas secas, ya tenía casi olvidada su existencia, pocas se ven en los comercios y eso que a los alaveses se le llama "Babazorros" que se puede traducir como "Comedores de habas".
    Su receta sencilla, pero agradable y contundente, las suelo comer muy parecidas, pero habas frescas, que rico es el caldito que generan.
    Tengo que mirar entre mis papeles ya que tengo una receta que me dio un cocinero holandés de un caldo/potaje que se hacia en su pueblo con habas secas, pero creo recordar que también llevaba guisantes secos, verduras, tocino y costilla. Espero tener suerte en la búsqueda.
    Que pase y disfrute unos buenos días con todos los eventos que tienen en su región durante estos días.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Viena, qué plato tan sencillo y qué rico se ve, lo prepararé seguro. Soy de tu equipo en eso del tiempo y la cocina, el fuego lento es insustituible. Y me gusta también tu reflexión en torno también del disfrute y el tempo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Nosotros descubrimos los michirones hace poco, realmente es un tradición muy lejana a Madrid, pero que nos pareció sublime con unas habas peruanas que cultivó mi hermano en el 2009. Las las hicimos según el gusto de Lolah, y nos parecieron espectaculares.

    Pues ya veo que somos muchos... y que hay muchísima tradición por la red desde Murcia hasta Cataluña, y es que ya veo que las lleváis muy dentro.

    Son muy complicadas de encontrar, aunque preguntando en verdulerías de confianza (e independientes) te las consiguen o te orientan.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. ANNA: Espero que disfrutes de tus vacaciones y que lo hagas a fuego lento ;-)
    Un beso grande.

    ORQUIDEA: Jajaja hacía tiempo que no escuchaba esa expresión de "aguachirle" y eso que mi madre la dice siempre y sí, creo que si no se le da su tiempo, estas comidas son aguachirle.
    Un bso y gracias por venir.

    JANTONIO: Quizás te guste probar un día si tienes la oportunidad de comprar estas habas, te van a sorprender, están riquísimas.
    Un bso y gracias por tu visita.

    JOSE MANUEL: Sí, sé que compartimos el gusto por la cultura que encierra la cocina tradicional, tendríamos que crear algo así como un centro de recuperación de platos, igual que se recuperan especies animales o plantas, hacerlo con los platos tradicionales. Da pena que se pierdan.
    Un beso y gracias por venir.

    SUNY: Te va a encantar cuando la hagas, ya verás, están riquísimas. Hazlas despacito, éstas no admiten atajos de tiempo.
    Un beso muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  15. Hola Viena, no conocia tu cocina y he venido arrastrada por el aroma de un arrzo de bacalo en la de Laura:)
    Odio las habas jaja pero tu entrada es tan detallada y minuciosa, este plato desprende tanto cariño que ya las miro con otros ojos.
    Con permiso me quedo entre tus fogones y nos seguiremos viendo.
    Raquel de TratadeCocinaR
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  16. MARGARIDA: Lo nuestro ya es oficial (he visto que te has hecho seguidora, muchas gracias y bienvenida),así que no te preocupes, que aunque no seas perfecta, te sigo queriendo.
    Mira que no gustarte las habas, pero mujer, si están de muerte. Nada, nada, cada uno es como es, no lo intento.
    Tengo recipientes de barro de todos los tamaños y formas, me gusta mucho cocinar con barro. Esta es especial para echarle horas y guisar con caldito. Es preciosa verdad?
    Un beso lady.

    SALOME: Pues vienen diciéndonos que también las hay por otras zonas, en Galicia, en Mallorca, bueno, creo que investigando un poco, igual sí encuentras que en tu tradición existen.
    Un beso y gracias por venir.

    CARMEN: La receta de Orihuela de Jueves Santo es sin tocino, aunque en las casas, cada cual y según sus creencias, las hace como quiere.
    Están peladas, creo que a lo mejor las confundes con otra cosa. Las habas, son vainas verdes y largas y dentro tienen estos granos que se dejan secar y luego, hidratándolas se cocinan. Pero no hay que pelarlas más, solamente quitarles la "ceja" que es una cosita que tienen pero suele despegarse sola con el remojo.
    La olla es muy bonita y a mi me gusta mucho cocinar con barro.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
  17. APICIUS: Es usted interesante hasta en los comentarios, nada menos que en Holanda ¿Se comen las habas secas? Es todo un descubrimiento. Tampoco sabía que a los alaveses les gustaran las habas y les llamaran así "babazorros", ese nombre me parece muy simpático.
    A ver si encuentra esa receta y nos la muestra y a ver si hace este plato, que de verdad es de esos que a usted, como a mi, le gustan.
    Muchas gracias por su visita.
    Un abrazo.

    CLAUDIA: Te gustará, pero ¿hay habas secas por ahí? Porque no paro de descubrir que al final, están por todas partes, qué maravilla.
    Un bso y gracias por tu comentario.

    CARLOS: Si la receta era de Lolah seguro que estaba riquísima, la zona de Murcia y Cartagena tiene gran tradición en estos platos, allí las llaman Michirones.
    Yo creo que sí, que en cualquier parte se pueden conseguir porque como no tienen problema de conservación, estando secas, te las traen a donde sea.
    Interesante dato, lo de las peruanas plantadas por tu hermano. Lo que yo digo, estoy sorprendida de la cantidad de sitios en los que hay habas secas y lo poco que se cocinan después de todo.
    Un beso y gracias por la visita.

    RAQUEL: Bienvenida a este lugar y halagada me siento de que llegues desde la cocina de Laurita, a quien tanto aprecio.
    Ya eres la segunda "Pitagórica" que me visita en esta entrada jajaja, Margarida también odia las habas. ¿Sabes que Pitágoras y su escuela las prohibían? Según ellos las habas idiotizaban la mente y bueno, algo de sentido tenía esa creencia, pues hay una enfermedad que se llama
    fabismo, producida por una sustancia tóxica presente en las habas. Seguramente ellos sabían de esta enfermedad.
    Un beso y gracias por venir. Espero que nos seguiremos viendo.

    ResponderEliminar
  18. Y cuanta razón que llevas! Antiguamente que no habían tantos adelantos con la tecnología, se hacían mil cosas y daba tiempo a todo, y hoy con tantos aparatos que nos simplifican la vida, y casí no dedicamos tiempo a nada.
    Y desde luego nada mejor que una buena comida con todo su tiempo y a fuego lento para poder degustarla y relamernos después.
    Las habas me encantan pero nunca las he comido así guisadas, siempre han sido estofadas y con un poquito de alegría (picante).
    Tendré que probarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Que ricas que están Viena. Yo las hago (cuando las hago, que no es muy amenudo) casi como tu, pero no le pongo tocino, pero si un par de cayenas, una hoja de laurel y un poco de tomate rallado.
    Las suelo preparar como aperitivo, no como plato principal, para ir picando con una cervecita.

    ResponderEliminar
  20. EMPAR: Pruébalas y verás que ricas que están.
    Un beso y gracias por tu visita.

    OTEADOR: Tomo buena nota de tu receta, porque también me gustan así, con cayenas para que piquen bien y como aperitivo, vamos que como tengo ahí una bolsa de habas que me han sobrado, las próximas las hago según tu recomendación y con una cervecita, a tu salud.
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  21. Ah Viena esta receta me ha traído olores de la infancia, mi abuela cocinaba unas habas parecidas partiendo de su fruto seco, la receta se llamaba Habas en Boronía :-). Y ese tiempo del que tú hablas y que las abuelas dedicaban para alimentar y deleitar a los suyos, como tú :-)

    La haba es una de mis legumbres favoritas, y como más la disfruto siempre, desde niña, es saliendo al huerto con mi padre con un buen pan en la mano empapado en aceite de oliva y comérnoslas directamente de la mata fresquísimas con la suavidad del aceite&pan mezclados. No hay cosa que disfrute más :-) Un abrazo,

    ResponderEliminar
  22. Si te lo cuento no te lo creerás... Resulta que mi cuñado es también alicantino, más concretamente de Crevillente, pues bien, el otro día mirando en mi blog me dice que como no tenia las habas secas en mi recetario... y le dije, pues tienes toda la razón y pensé en hacerlas. Mi madre las hace un poco distintas a las tuyas pero cuando he visto tu paso a paso joer, me has alucinado y me he dicho...las que hago son las de mi paisanita. Ya te diré, un beso grandote y buena semana santa nena.

    ResponderEliminar
  23. Hola mi querida Viena!! madre mía estas habas hablan solas, imagino el aroma con ese tocino.. mmm, buenísimas..
    besitos

    ResponderEliminar
  24. Cuando éramos pequeños, a mi hermano y a mí nos fascinaban las habas crudas. Ya sabes, se abre la vaina, se sacan las habas y se comen, y ya está. Un día, mi hermano, que debía tener como tres años, despareció. Hubo un zafarrancho en casa que no veas. Por fin, apareció detrás de una puerta comiendo habas crudas. Gritos, besos, alboroto, gracias a todos los santos, etc. Pero él, con sus habas.

    La segunda es que a mí, me fascinan las habas como las hacen en el norte: con morcilla. Y hace como tropecientos años que no las como. Ummm. Las tuyas tienen buena pinta también.

    Besotes

    ResponderEliminar
  25. Hola Viena cuánta razón tienes en todo lo que dices y que bien vives disfrutando del tiempo y de las cosas hechas a fuego lento. Yo no he probado las habas secas pero si he comido las habas frescas cuando íbamos al pueblo y nos metíamos entre las hierbas y las íbamos cogiendo de la mata, ese recuerdo no se me olvida nunca, sabían diferentes a las que comparamos y los albaricoques que cogíamos directamente del árbol. Creo que me estoy haciendo mayor al acordarme de estas cosas. Gracias por estos post tan estupendos hechos con tiempo y disfrutando. Un beso y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
  26. DELIKAT: Otra receta más anotada, las habas en Boronía, qué curioso.
    El bocado que relatas, con el pan y aceite y las habas tiernas, imagino que era bocado de reyes. Un día pruebas también con una molla de bacalao inglés, es impresionante.
    Me alegro de traerte recuerdos de infancia, recuerdos que normalmente asociamos a momentos felices y que están llenos de aromas y sabores.
    Un beso.

    SARA: Claro que me lo creo, porque sé la gran tradición que hay por aquí de estos platos en Semana Santa.
    Me encantará ver como las haces y con tus manos y con las fotos que sacas, vamos, seguro que las vas a bordar.
    Un beso.

    GABY: Sí están ricas, sí. Prueba un día y verás que te van a gustar.
    Un beso grande.

    SOROKIN: Pues para estas no tienes excusa, porque las habas secas se pueden transportar tranquilamente y sin ningún problema hasta donde quieras.
    Tomo nota para mirar las hechas con morcilla.
    Un beso y gracias por la visita.

    MORENA: Yo me busco las prioridades del tiempo, es verdad y para cocinar, no quiero nunca relojes.
    Esos recuerdos quedan marcados con sus sabores y sus olores, es curioso. Seguro que lo pasabas divinamente y seguro también que entonces el tiempo no era un impedimento.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  27. Así es Viena el tiempo siempre ha sido y será el mismo, todo depende de nosotros como emplearlo y distribuirlo.
    Me parece extraordinaria y deliciosa con sabor a a tiempo donde aún existe alguien que se lo dedica a cosas importantes por lo menos pra mi......... me encanta venir a verte
    Bsos

    ResponderEliminar
  28. ¿Por qué todo ahora nos incita a las prisas? Yo misma casi siempre estoy acelerada, no paro de hacer cosas y mientras las hago estoy pensando en las que quedar por venir, y me agoto...Y a veces de lo que realmente quiero disfrutar no lo hago de puro cansancio...Menos mal que tengo días buenos como el sábado pasado que nos perdimos unas amigas y yo en las profundidades de la Málaga rural. Fue una cura de estrés y un disfrute para los sentidos...¡Ojalá haya días como estos más a menudo! Por lo pronto el jueves me voy a la Sierra de Aracena (Huelva) a olvidarme de todo también...

    Vaya rollo que te he soltado, verdad? Yo soy de las que utiliza la olla rápida muchísimo, y sé que hay muchos platos que salen mucho mejor sin ella, pero...¡el tiempo, siempre el tiempo!

    En cuantos a las habas, pues nunca las he comido así, pero estoy segura que tienen que estar exquisitas. La olla de barro, magnífica.

    Tiempo, tiempo, tiempo...Para cocinar lo que me gusta y disfrutar, al final siempre saco tiempo y me relajo con ello, y con la cara de felicidad de Pedro cuando lo prueba.

    Muchos besos Puri, y a relajarme voy...

    ResponderEliminar
  29. Me gustan mucho las habas, pero luego tengo concierto por la tarde hasta altas horas.. jajaj pero no dejo de comerlas. Gracias por compartir tu publicación, me haré seguidor de tu blog y te invito a visitar el mío, espero que mis recetas también te gusten. Un beso , Pepepum.

    ResponderEliminar
  30. Querida Viena.....tal como escribes.....no se que pasa que el maldito tiempo falta!!.....son casi la medianoche de aca y no habia podido a sentarme a escribir.....parece que los dias son mas cortos o algo me pasa.....pero bueno....a la receta que a eso vinimos....me encantan las habas y este plato "lento" que no te quepa duda que lo hare.....sin tocino y como dice el querido Oteador le pondre tomate frito....es que tengo una deuda muy grande con las habas secas.....te cuento.....siempre he comido habas frescas.....no conocia las secas....cuando vivia en Chile, me tocaba ir seguido a Chiloe por trabajo...yo hacia coincidr mi vuelta el dia Sabado para ir a la feria de las islas y llevar a casa productos frescos y deliciosos....en una de esas visitas descubri las habas secas....yo las habia visto solo en fotos....las compre y llegue a casa....las cocine como cualquier legumbre (remojo 8 horas...etc)....me quedaron duras!!.....las hice de mil formas....resultado....DURAS!!....cuando volvi a Chiloe le dije a quien me las vendio lo que habia pasado......(la dama era una campesina)....y ella me respondio....."pero si las habas secas la vendo para que se la den de comida a los chanchos (porcinos)".....aca en Canada he vuelto a comprar habas secas porque las habas frescas escasean.....y siempre duras......pero seguire tu consejo....aunque sea para comerlasd cocidas solo con aceite de oliva.....quiero que me queden blandas!!.....ya no te aburro mas....un beso grande Viena!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  31. MARIA: Y a mi me encanta que vengas y leer tus comentarios, siempre tan cariñosos conmigo.
    Un beso grande y gracias.

    LAURITA: Hay que dárselo, el tiempo está ahí y siempre estuvo, hay que dárselo a lo que nos gusta. Espero que tengas muchas más jornadas como la del sábado y que sepas disfrutarlas así.
    Un beso y gracias.

    PEPE: Así que músico ¿no? ¿Quizás por eso lo de Pepepum? Bueno, era el chiste fácil y fuera de bromas, sé muy bienvenido a este espacio y claro que visitaré tu blog, encantada.
    Un abrazo.

    MARCELA: Ahora seguro que te van a salir blanditas y de rechupete y es que cada cosa tiene su tiempo, ahondando en el tema y seguramente es ahora el tiempo de que saldes tu deuda con las habas.
    Ya nos contarás cuando las hagas. A mi me parecen un plato estupendo en todos los sentidos, es sabroso, es sano, es nutritivo y hecho a fuego lento, es algo más.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  32. Las habas son, entonces, el paradigma de la cocina lenta y de la planificación. Me encanta la idea. Hace años que no las como, pero me han entrado unas ganas tremendas.
    Besos,
    Nikk

    ResponderEliminar
  33. NIKK: Ánimo, si hace años que no las has comido, es el momento, ahora seguro que le sacas más partido que nunca.
    Creo que hay muchos alimentos que requieren cocina lenta, y sobre todo, muchos cocineros que necesitan también cocina lenta ;-) Yo me incluyo entre ellos claro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Hola Viena, yo las hago mucho y también me salen muy buenas, me gustan mucho, yo normalmente compro 2 kilos de golpe, y las pongo todas a remojo, y luego hago bolsitas de 1/2 kilo y las congelo y las tengo en el congelador y así cuando quiero no tengo que acordarme antes para ponerlas a remojo y así las cojo y listo a cocinar. venga un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Mi madre que es de Orihuela les hecha la corteza de la Naranja.

    ResponderEliminar
  36. MARIANO: Es una buena idea, yo también lo hago y lo mismo con los garbanzos o las alubias, es una buena forma de tenerlas siempre a punto.
    Un abrazo.

    ANONIMO: Pues lo tendré en cuenta, porque debe ser un buen toque. Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Donde puedo comprar habas secas en Madrid

    ResponderEliminar
  38. Donde puedo comprar habas secas en Madrid

    ResponderEliminar
  39. Chema: La verdad es que no tengo ni idea, imagino que en los mercados tiene que haber, pero no te puedo decir. Lo que puedo hacer es enviarte a donde me digas una bolsita. Si quieres, en el margen del blog está mi dirección, me puedes escribir con tu dirección y te prometo mandar un paquete de habas secas. Están buenas en cualquier tiempo y su conservación es perfecta y muy larga.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. llevo 5 minutos leyendo y no ha empezado todavía la receta, más que una receta parece que cuentes tu vida, supongo que lo harás por darle contenido y posicionar mejor la página, de todos modos y ante ese inconvenientes felicitarte por tu trabajo, criticar es muy fácil y un gran deporte en este país si se hace desde la hipocresía, el más comunista aquí es el más vago, y te preguntarás; por qué me cuentas tu vida o impresiones sociales y no eres concreto sobre la receta; pues como tú con la receta, la condimento con mis ideas y pensamientos que nada tienen que ver "con comenta sobre esta receta", pues al igual que el botijo de la semana santa de no se donde y de no se cuanto, estas recetas deberían titularse "recetas comentadas" , las tuyas se sobreentiende. Bueno tras esta pequeña broma te vuelvo a felicitar por hacer tu trabajo o hobby con pasión y conocimiento, pero es que tenía prisa por comenzar con la receta en concreto sin más adornos, estaría bien que hubiera la versión express de las recetas también pero mantener la que en la cual cuentas historia sobre esa receta. Saludos. Felicidades. Ah, la "protección" del texto impide usar las flechas para mover la página y total el texto se puede copiar fácilmente desde el codigo fuente. Salu2.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guarrez: Gracias por tu visita y tu comentario y también por la crítica que entiendo constructiva, aunque un poco irónica justo en este post en el que hablo todo el rato, del tiempo, del fuego lento y de no pasar por la vida de salto en salto para captar lo que uno cree "esencial" mientras se nos escapa "la esencia" que yo percibo en los detalles, en los gestos, en las pequeñas cosas.
      Es cierto que mis entradas son largas y muchas veces cuento mi vida, es mi estilo, no sé que otra cosa decir, no sé sobrevolar por casi ningún sitio, ya ves, me gusta profundizar, entretenerme. No lo hago por posicionar mi página, porque no tengo publicidad y el ego lo tengo bastante educadito, así que me da lo mismo que esté muy bien posicionada o nada posicionada, en realidad escribo para mi y para unos pocos que me leen y me disfrutan, para los que me padecen, espero no imponerles nada. Y no haré nunca una versión exprés, lo siento, cocino siempre que puedo en olla de barro y lentamente.
      Gracias de verdad por tu comentario, de ellos, se alimenta un blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  41. Ah no si que me van las flechas, era problema mio, de todas formas el código puede copiarse desde la fuente y "protegiéndolo" no haces más que hacer la página más pesada y darle más curro al procesador y contribuir al ataco de "túnel" (bus)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guarrez, pero no entiendo bien lo que dices, no sé mucho de informática y esos términos me son ajenos, me refiero al ataco del túnel y demás.
      Tengo la protección porque hay mucha gente que utiliza mis textos, que como has visto y criticado, muchas veces son de contenido personal, para lucrarse con publicidad a mi costa. Ahora mismo, sé que a pesar de todo se puede copiar, de hecho, mira, en la web de una famosa pastelería de Alicante, tienen en portada una de mis fotos de los pasteles de carne, como si fueran ellos los que los hacen, en otra página, tienen mi entrada, de cabo a rabo, de las gachas con arrope, y su titular, se permite ser felicitado por sus lectores y responde que muchas gracias, tranquilamente, apropiándose de mi trabajo sin ningún miramiento. Así te puedo citar muchos, muchos ejemplos y no es honesto, no me parece bien, pero lo que ya no me gusta nada, es que esas personas obtienen beneficios con publicidad, con mi trabajo. Si con la protección evito un porcentaje de copia, eso es lo que quiero, lo demás, el robo a saco por otros medios, no lo puedo evitar ni creo que merezca mucho la pena. Esto es un blog pequeño, no tiene mucha importancia.
      Nuevamente gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar