domingo, 15 de mayo de 2011

Cóctel en el jardín

                                                                                                             

Como cada año por estas fechas, suelo organizar para mis alumnos una serie de actividades que animan el final de curso y aspiran a unir a los diferentes turnos, creando una agradable sensación de gran familia de cocinillas.
Pues bien, dentro de estas actividades, tuvimos una clase especial dedicada a cócteles.

Las fotos son bastante malas, no se puede estar en todo y la cámara fue pasando de mano en mano, cada uno con un criterio sobre como hacer fotos nocturnas. Me temo que no hay ninguna buena. Espero nos perdonéis.

Pero vayamos al tema:






Rubén, amigo de la familia y barman profesional, fue el encargado de impartirnos esta clase maestra  en la que todos acabaron participando y en la que disfrutamos de una velada que resultó ser muy agradable.

Para dar ambiente al tema de los cócteles, habíamos decidido organizar la velada en el jardín en lugar de en la clase habitual, así que desde bien temprano por la tarde, estuvimos organizando unas mesitas, los farolillos o velas, en fin, preparando el escenario.







También Rubén llegó temprano para preparar todo lo que iba a necesitar. Quedé asombrada de su organización, traía los licores, el hielo, mezcladores, artilugios de todo tipo, en fin, absolutamente todo lo que necesitaba, para convertir esta mesa que le había preparado en toda una barra bien equipada.




Nos preparó un cóctel de bienvenida suave y refrescante, que la gente iba tomando a medida que llegaba, acompañándolo de fruta variada, que Rubén colocó dentro de una sandía tallada por Lola que había quedado preciosa. Gracias Lola.




Todo dispuesto de esa manera, empezaba la clase todavía de día.




Rubén nos animó a presentarnos y cada uno fue haciéndolo, contando sus preferencias en cuanto a bebidas, así como su interés por los cócteles.
Rubén respondía a las curiosidades que los alumnos mostraban, nos habló de las ginebras, de anécdotas de su trabajo, en fin, rompiendo el hielo y haciendo que todos se animaran preparándose para lo que vendría.
Una vez estuvimos todos, él mismo se presentó y nos contó su trayectoria en el mundo de los cócteles, que parecen tener identidad propia dentro de las bebidas. Nos contó que se hacen incluso campeonatos de malabares, a los que Rubén se presentó en una ocasión, obteniendo un buen digno sexto lugar.

Antes de que nos diéramos cuenta, llegó la noche y Rubén nos había contado a modo de introducción, la historia de los cócteles, las varias versiones que existen sobre sus inicios y la más plausible según él, que ubicaría su origen en los puertos, en lúgubres tabernas desde donde saltaría hasta los ambientes distinguidos convirtiéndose en bebida de moda.
Nos habló de la Ley Seca en Norteamérica y de historias de piratas, peleas de gallos y derrotas míticas con viejos marinos, que amenizaron la parte teórica de esta bonita clase.






Luego llegó la explicación de los utensilios que se usan para la coctelería: Vasos y cocteleras, los picos dosificadores y sus utilidades, palas, pinzas, el muddler y sus peculiaridades. También nos habló de las distintas bebidas, la cristalería, etc.
La clase transcurría manteniendo atentos a todos los asistentes.

Una vez tratada toda la teoría en la que se hizo hincapié en las medidas, tema muy importante dentro de la coctelería,  y antes de pasar a la elaboración de cócteles y cata, Rubén sugirió que era el momento de tomar los aperitivos. Buen consejo profesional porque después vendrían hasta 12 diferentes cócteles que probaríamos y no convenía tener el estómago vacío.









Y llegó el momento de la verdad. Rubén hacía un cóctel, explicando detalladamente su preparación y lo pasaba a los asistentes para que lo probáramos. Esto lo hacíamos con cañitas. Cada uno tomaba en realidad lo que le apetecía.

Luego, invitaba a quien quisiera venir a su mesa, a preparar el mismo cóctel, y seguíamos pasándolo, probando, deliberando si se notaba la diferencia, etc.






De algunos cócteles se hacían dos o tres medidas, de otros más, según nos gustaba más o menos.
Los asistentes salían solos, en parejas, se divertían con los movimientos de la coctelera o perfeccionaban el cálculo de las medidas echadas con los picos dosificadores.





La reunión se iba animando





Hasta nuestro alevín, J. el alumno más joven de los martes, se animó a participar realizando un cóctel sin alcohol.




 Nadie quedó fuera de participación





Algunos se mostraban como verdaderos profesionales haciendo sus propios cócteles que de verdad, estaban todos buenísimos.
Mojitos de varios sabores: limón, fresa, coco, melón y mojito sin alcohol. Melón ball, Sex on the Beach, Bahama Mama, Virgen de Bahamas, también sin alcohol, San Francisco…  Además, Daiquiri de fresa, de melón, la famosa Piña colada…






No faltó ningún sabor, ningún matiz que degustar. Fue divertido, didáctico, ameno, maravilloso.






Creo que todos aprendimos a hacer cócteles y a saborearlos.




Después tomamos unos dulces




Y cuando ya era madrugada, poco a poco nos fuimos despidiendo, no sin antes todavía departir con Rubén, que aunque finalizada la clase, se unió a nosotros respondiendo a todas nuestras preguntas y ampliando con sus conocimientos, toda la explicación que ya llevábamos en un dossier que nos había dado, con las fórmulas y demás, relativas a los cócteles. Incluso nos hizo un poquito de malabares.

Muchas gracias Rubén por tu buen hacer. Espero que repitamos la experiencia. Y muchas gracias también a todos los asistentes a esta velada, que con vuestra participación y agradable compañía convertisteis en única.

Y esto es todo, amigos. Como veis, nada de aburrimiento.

Un abrazo.

22 comentarios :

  1. Que velada tan fantástica!!!! me ha encantado, seguro que lo pasáteis genial, el mundo de la coctelería es apasionante, y te puedo asegurar que como os habrá pasado a todos vosotros, he probado algunos cócteles fantásticos a lo largo de mi vida, y espero seguir probando nuevas mezclas de la gente que sabe, como Rubén.

    Verles en acción es una delicia.

    Un post delicioso.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que fue una velada preciosa. Yo tengo un trauma con los cócteles y el alcohol. Cuando era una niñata (18-19 años) pillé una cogorza de cócteles que me hizo vomitar dentro del taxi que me conducía a casa. cualquiera que me conozca de poco se echaría las manos a la cabeza.

    Ese día me ha marcado hasta ahora. Apenas pruebo el alcohol (y ahora menos que me lo han quitado todito)...

    Pero estoy segura que nada más que por estar en la reunión, tomar los aperitivos, los dulces y preparar los cócteles, mereció bien la pena. tus alumnos deben estar encantados contigo.

    Espero que para la próxima reunión que nos cuentes te veamos en alguna foto.

    Muchos besos Puri.

    ResponderEliminar
  3. Ya me estoy acostumbrando a estar en tu jardín, y esta vez de noche...qué bien se tiene que estar en buena compañía, degustando todos esos cocktails y respirando el aire de la noche...qué envidia!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  4. Viena ésto sí que es una clase de lujo, que maravilla, la calidad de las fotos da igual, lo importante es lo que reflejan.
    Un pregunta, tú impartes clases para no profesionales en tu casa?? que bien, yo quiero hacer algo parecido pero creo que Madrid es más complicado.
    Enhorabuena, nuevamente nos has traído un post fenomenal.
    Un besazo.
    Claudia

    ResponderEliminar
  5. Vaya despedida de curso. La sandía ha quedado preciosa. Y celebro que lo pasarais tan bien.
    Besazos

    ResponderEliminar
  6. Viena, una estupenda velada, estoy segura que lo pasaríais fenomenal. Da gusto organizar estas reuniones y que resulten un éxito.
    Una despedida a lo grande.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  7. Vaya pasada de fin de curso, si casi, casi se parece a la que hacen los que terminan el bachillerato.
    Hablando en serio, una idea perfecta y seguro que pasaron una velada agradable y tranquila y seguro que aprendieron un montón de la mano de Ruben.
    Vaya suerte que tienen sus alumnos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. CARLOS: Totalmente de acuerdo contigo, es fascinante este mundo y ver a Rubén en su salsa, me emocionó. Cómo se movía con las botellas, de dos en dos, pasándolas por detrás, bueno, una maravilla.
    Lo pasamos más bien, la verdad, y los cócteles estaban todos riquísimos. Ahí tengo las recetas, o mejor las fórmulas para hacerlos, y lo mejor, el cómo, dónde y qué comprar para que salgan perfectos.
    Un beso y gracias por venir.

    LAURITA: También hicimos cócteles sin alcohol, había casi de todos en variedad sin alcohol, uno en concreto de cerezas, nos encantó. Pero lo bueno fue reunirse y compartir esta noche de risas, anécdotas y comidita y bebida rica.
    Fue un placer.
    Un beso y gracias por venir a visitarme.

    LOLA: Pues porque no caimos, pero podrías haber venido a esta, después de todo no estamos tan lejos y te habría encantado, seguro. Lo pasamos genial.
    La próxima te aviso vale?
    Un beso grande y gracias por venir.

    CLAUDIA: Me dio un poco de rabia porque después de más de cien fotos, no había ninguna utilizable, y habían momentos que me habría encantado poder enseñaros y compartir con vosotros, como cuando Rubén hizo malabares o cosas así.
    Yo tengo el trabajo en casa pero porque tengo una casa grande y un lugar separado de la vivienda en donde doy las clases. Son grupos reducidos, no profesionales, prácticamente clases particulares. En Madrid imagino que no será muy diferente. Si quieres hablamos por correo, más que nada para no aburrir, en el blog tienes mi dirección.
    Un beso y gracias por venir a visitarme.

    ORQUIDEA: A mi también me maravilló la sandía tallada, esta Lola es una artista.
    Muchas gracias por tu comentario. UN beso grande.

    SUNY: La verdad es que estuve tensa todo el día, preparando esto y lo otro y sufriendo porque todo saliera bien, luego fue un éxito rotundo, la gente se divirtió y yo me relajé en cuanto veía sus caras de pasárselo bien. Rubén estuvo perfecto y nos enseñó todos sus mejores cócteles, en fin, una reunión entrañable. La verdad es que tengo la suerte de tener estos alumnos que son tan majos, que cada cosa que hacemos es como una reunión de amigos pasándoselo bien.
    Un beso grande.

    APICIUS: Todavía nos queda para finalizar el curso en Junio, pero es en estos tiempos cuando tenemos todas las clases especiales. Todavía nos quedan los exámenes, las clases especiales de cocinamos para otros, en fin, mucho divertimento y mucho trabajo también.
    Esta velada fue preciosa, seguro que le habría encantado estar aquí, si no estuviera tan lejos, a alguna se apuntaría ¿a que si?, y bueno, Rubén se portó genial con nosotros, nos hizo participar y no se fue nadie sin haberse hecho su cóctel y sin estar deseando practicar en casa.
    Muchas gracias por su visita, que siempre es un placer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. VIENA, qué bonito se ve todo. me ha encantado ver la participación de la gente. a veces oímos los nombre de los cockteles y no tenemos ni idea de que están hechos. una manera muy divertida de aprender y pasarlo bien al mismo tiempo. Enhorabuena por la propuesta y puesta en marcha, tus alumnos tuvieron que estar encantados. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ya me parecía que era un poco pronto para terminar las clases y por lo que veo todavía queda trabajo por hacer y fiestas a compartir.
    Si estuviera más cerca tenga por seguro que me tendría de alumno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Viena, cómo me gustaría ser tu alumna o tu adorada vecina que tiene la suerte de ser invitada a ese maravilloso patio y tus recetas e ideas... por cierto, ese cóctel de fresas se ve espectacular. Qué maravilla.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Qué plan tan estupendo. Me encantaría poder acercarme alguna vez y conocerte personalmente y disfrutar de tus clases, talleres y demás actividades.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. alejandromarioromero@hotmail.com16 de mayo de 2011, 11:52

    pura congratulations , espero poder estar en el proximo un besoooooooooo

    ResponderEliminar
  14. Pues fíjate, que yo no soy muy de cócteles. Soy más bien de vinorro y cervezota, pero bebidos así, en buena compañía, en una terraza levantina una noche de primavera, me molaría. Lástima que desde Kuala Lumpur que es donde estoy ahora, me queda un poco lejos.

    Un abrazo malayo

    ResponderEliminar
  15. ANNA: Todo salió muy bien y los alumnos lo disfrutaron, creo que sí, fíjate que nos dieron las tres de la madrugada, así que nadie parecía tener ganas de irse.
    Te habría gustado. Tienes que venir a la próxima.
    Un beso.

    APICIUS: Si le tuviera más cerca, no le querría como alumno sino como profesor, anda que no nos iba usted a enseñar cosas.
    Seguiresmos compartiendo.
    Un abrazo.

    CLAUDIA: Pues con lo que viajas, no es tan difícil que un día organicemos un encuentro. Seguro que disfrutaríamos un montón.
    Los cócteles estaban todos riquísimos, de verdad.
    Un beso y gracias por tu visita.

    PAKUS: Pues eso está hecho cuando tu quieras, la verdad es que sois tantos los amigos a quienes me gustaría conocer personalmente y poder compartir con vosotros un buen rato, que creo que podríamos organizar un encuentro por aquí este verano. Si pudieramos hacer coincidir las fechas que a todos nos viniera bien, a Lola, a Laurita, a Anna, en fin , a quien quiera apuntarse, yo me ofrezco a organizar una super paella y lo que haga falta. Y lo digo muy en serio. Vamos a ir madurándolo.
    Un beso.

    ALEJANDRO: Salió genial, te habría encantado conocer a Rubén, estoy segura. Bueno y la próxima la tenemos este sabado por la noche, y el domingo. Vamos a intentar arreglar el horno de fuera, haciéndole un tiro. Lo haremos por la tarde/noche del sábado y el domingo, jornada hornera para probarlo: haremos pan, empanadas y olla ferroviaria. Vendrán Ale y Leo y los habituales. Espero que vengas ¿vale?. Hablamos.
    Un beso grande.

    SOROKIN: ¡Kuala Lumpur! ¿Eres diplomático o algo así? ¿Estás en las torres Petronas? Qué pasada de viajes, de verdad.
    Bueno, pues a pesar de todo ese mundo que recorres varias veces cada mes, casi, casi, creo que sí, que te gustaría este patio levantino y bueno, te aseguro que normalmente hay vinorro y cervezota. ¡Si hasta dentro de poco voy a tener cerveza casera fíjate! He hecho un curso y ya estoy en marcha. A ver si un día la pruebas.
    Cuidate mucho por esos mundos de dios, jo, qué lejos y qué raro te vas siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Estas reuniones son un tesoro, a conservar este ambiente tan hermoso!

    ResponderEliminar
  17. Qué bueno Viena, se ve que os lo pasasteis un rato bien, es una buenísima idea esto que haces con tus alumnos para que se conozcan y se cree una sinergia de enamorados de la cocina, fantástico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Como me gustaria un trago en tu jardin con la brisa fresca de la tarde.....aahhhh....pero que el tregao lleve hierbabuena!!!.....que bien lo pasaron.....y que maravilla poder disfrutar asi en tu jardin.......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  19. Como docente de gastronomía en Argentina no tengo otras palabras que felicitarte por tu blog, el cual me pareció interesantísimo.
    Espero que curiosees mi blog donde cuento y te muestro cosas que te pueden interesar.
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. VISC A LA CUINA: Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que sí, son un tesoro.
    Un beso.

    DELIKAT: Usted si que sabe. Justo eso es lo que sucede, que se crea algo muy importante. A ver si te apuntas a una de estas.
    Un besazo.

    MARCELA: Hierbabuena llevaban bastantes, fíjate que los mojitos que hicieron hasta cuatro o cinco de varios sabores, y todos tenían la hierbabuena y además del jardín claro.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    NORMA2: Gracias por tus palabras y bienvenida a este espacio. No dudes que pasaré a visitarte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Woww! pero que nivel! esa sandia! la Lola es una artista!
    besitos

    ResponderEliminar
  22. GABY: Y que lo digas, me quedé maravillada con esta obra de arte.
    Un besito.

    ResponderEliminar