martes, 21 de junio de 2011

La cocina es sensual (I): Higos con Parmigiano

                                                                                                                


No es una razón concreta
 la que despierta mis amores;
siempre tendré cien motivos para amar.
(Ovidio)


Si alguien me preguntara si creo que hay alimentos concretos para hacer una cocina sensual, lo que se llaman alimentos afrodisíacos, creo que le respondería algo así, emulando la frase del poeta Ovidio: No son los alimentos concretos, los que hacen una cocina sensual, es la totalidad que nosotros somos. Y siempre tendremos cientos de alimentos para hacer una cocina sensual.



Me gustaría abordar una serie de recetas sugerentes que por definición tienen que tener mucho espacio libre de juicios y prejuicios, descripciones o definiciones. Como dicen los diccionarios, sugerir es: insinuar, evocar, inspirar… luego entrar sin mucha delimitación en las mentes que dejéis abiertas. Cada cual a su manera, cada cual en su medida.



La receta con algunas personalizaciones,  procede del libro: “Cocina para el amor” de Anna Cavelius y Monika Schuster y es como receta, una verdadera delicatessen. Veamos los ingredientes:

Naturalmente para dos personas.

50 g. de queso Parmigiano
2 higos frescos
80 gramos de queso fresco
1 cucharada de yogur natural
30 gramos de tomates secos en aceite, triturados
Cebollino fresco
Sal y pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
Sal




Primero las damas:

Se dice del higo, que es el fruto femenino por excelencia. Un fruto que desde la antigüedad, ha sido considerado afrodisíaco. Los griegos lo asociaban al amor y la fertilidad. Tanto sus dioses como los egipcios, eran representados con collares hechos  de higos.
Para el hinduismo, los higos corresponden al chakra Svadhisthana o de la sexualidad.
También la cultura judeocristiana, consideraba el higo un fruto de la sexualidad femenina. Era el fruto prohibido en el Talmud.
Únicamente los árabes, lo asocian al órgano masculino.


Mezclar






Mezclémonos con nuestros ingredientes, el cocinero es un elemento más de la receta: tocar, mirar, oler, saborear…

En un bol, mezclaremos el queso fresco con el yogur, formando una crema homogénea.







Añadimos los tomates secos triturados, con su aceite, así como el cebollino cortado muy fino






Volvemos a mezclar suavemente y salpimentamos





Rallamos el Parmigiano y colocamos la mitad en una sartén a fuego muy, muy lento. Se irá fundiendo poco a poco





Y cuando esté fundido, dejamos enfriar pero no del todo, hasta que podamos sacarlo con mucha suavidad y colocarlo sobre un rodillo, para darle forma cilíndrica.
Dejar enfriar con esta forma y hacer el segundo canelón igualmente, teniendo en cuenta que la sartén ha de estar fría al empezar.




Reservamos de momento y seguimos con los higos.




Son ricos en vitaminas A, B1, B2, B3 y C que, junto a la gran cantidad de azúcares de rápida asimilación que tienen, los convierten en un alimento altamente proveedor de energía.
Es importante que estén en su justo punto de maduración, pues estando verdes, son tóxicos para nuestro estómago.






En verano, al madurar, los higos van perdiendo agua y acumulando azúcares. Esta deshidratación es la causante de que la piel se arrugue y de que una gota de miel brote de su pezón.




Cortaremos los higos a nuestro antojo y echaremos sobre ellos un chorro de aceite de oliva virgen extra, así como un poco de sal y pimienta.



Por otra parte, rellenaremos los “canelones” de Parmigiano, con la mezcla de queso y yogur que teníamos reservada. Esta operación la realizaremos con mucha delicadeza, para que no se rompan.


Decoraremos a nuestro gusto con unas ramitas de cebollino



Y nos quitaremos el delantal, pues es la hora de comerlos.





Desde el confín de los tiempos, arte, literatura, cine y otras expresiones del ser humano, han recreado la conexión existente entre el gran impulso primario de alimentarse y el de perpetuarse, lo que asegura nuestra permanencia más allá de nosotros.

Como os habrán sobrado higos y yogur, con un poco de miel, podemos hacer también un postre.




Así de simple: cortamos unos higos en cuatro y les echamos por encima el yogur y un chorrito de miel.





Bocados deliciosos




Espero que os haya gustado.

Nos vemos

37 comentarios :

  1. Interesante la receta,me gusa los ingredientes y la combinación.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que yo casi que me como todas tus entradas, con algunas me puedo despistar pero intento no perderme nada.
    Es la releche este post. Te doy la razón en la entradilla, convertir algún o algunos ingredientes en sensuales depende mucho de nosotros. Si estamos de mala uva, poco podremos hacer, creo que ni el pino puente, jajajaja
    La verdad nena, de lo más interesante y sabes que me lo apunto, desgraciadamente sigo a dieta así que tendrá que esperar. Mil besos paisana.

    ResponderEliminar
  3. La primera receta me parece sorprendente Viena, vaya enrollaos que te has marcado con estos sencillos ingredientes y qué combinación tan contratsada, el parmesano salado y durito con el dulce higo y... ese relleno total!!.

    Tiene que ser una delicia.

    La segunda es más sencilla, qué duda cabe, pero igual de deliciosa.

    Los higos nos encantan, a mí más que a Lola, a ver si voy este fin de semana al mercado y compro un kilito, ese primer kilito que compras simplemente para comértelos bien fresquitos y darte el gustazo sin más.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. me encanta, es que me apasionan los higos, que buena, me la copio

    ResponderEliminar
  5. Una maravillosa receta para compartir con alguien especial...me encanta el dulzor y la jugosidad de los higos y esa combinación con el queso debe quedar fantástica.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  6. Díos mío Viena he salivado con las fotos jajajaja. De verdad que vaya receta, desde como lo has explicado hasta los ingredientes que llevan son del todo sensuales. Sinceramente de pequeña no me gustaban nada los higos hasta que de más mayor los he ido probando en postres y ahora no les hago ascos ninguno! Decirte que un plato muy parecido al de tu receta que probé como postre en un restaurante fue higos confitados con helado de queso de cabra. Riquísimo! Bueno como tu plato ;-)

    Saludines!

    ResponderEliminar
  7. Muy muy rico y muy sugerente. Me ha encantado.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. En lo personal toda la cocina a mi me parece sensual...pero también la fotografía arquitectonica, vamos que lo sensual me gusta...y estos hígos me parecen incitadores y deliciosos!!!

    Anotada queda :D

    Besiños enormes.

    p.d. Ovidio me encanta aunque fuese tan veleidoso como amante.

    ResponderEliminar
  9. que originalidad, y que buenísima receta, la mezcla de sabores tenia que ser el no va más.
    bessss guapaa

    ResponderEliminar
  10. La comida es totalmente sensual, hasta unas manitas de cerdo en vinagreta, chupándolas uno a uno sus huesesitos.
    El higo también es un fruta tan rico, tan especial para incrementar la simiente en los hombres. Es una inflorecencia, es decir son muchas flores metidas en ese pequeño costalito que las alberga y conglomera dulcemente.
    Venga, que me has embriagado con esta entrada querida Viena.

    ResponderEliminar
  11. Viena, desde luego que sabes como nadie utilizar la magia de las palabras con la de la cocina. Cuando escribes, captas totalmente la atención de quién te lee y le trasmites todo aquello que te propones. Has jugado con la prosa, con las fotos y con los ingredientes, hasta conseguir que la receta sea de lo más sugerente y sensual. Seguro que tendremos muchos alimentos para hacer una cocina sensual, pero no siempre la capacidad de saber explicarlo para que lo sean. Un 10!!!!. Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola, es un placer conocerte y conocer tu blog.He llegado a el atraves de otro blog de cocina y aqui me quedo con tu permiso que de lo poquito que he visto me parece que tienes cosillas interesantes.

    un besote

    ResponderEliminar
  13. Estoy totalmente convencida que la comida es sensual o no , depende de como la miremos nosotros mismos. Tu receta me parece deliciosa. Nunca comí higos en algo que no fuera dulce y la verdad es que me parece de lo más afrodisíaco! Obviamente me llevo la propuesta ;-)
    Cariños

    ResponderEliminar
  14. ¡Nos has puesto las pilas para este fin de semana!, las brevas me apasionan y no sabia de su poder afrodisíaco pero solo pensar en morder esta fruta jugosa me produce un inmenso placer. Me encantan las recetas que nos has propuesto y disfruto muchísimo leyendo tus entradas. Un beso y buen fin de semana especial

    ResponderEliminar
  15. Fascinante. El único problema aquí, en Bruselas, es que no llegan higos dignos de tal nombre a los supermercados ni a las fruterías. Traen unas cosas que vienen de Turquía y que no tiene jugo, ni gracia, ni apariencia ni nada que recuerde a un higo.

    A propósito del tema, me acuerdo de una secuencia de una película de Ken Russell. Creo que era "Women in love" o algo así, basada en una novela de D.H. Lawrence. Alan Bates abre un higo maduro con las dos manos, separa sus mitades con fruición dejando ver su interior, rojo y jugoso (no como los higos turcos) y, con cara libidinosa, se lo lleva a la boca mientras mira a la chica que está a su lado...

    ResponderEliminar
  16. Ésta es una receta divina, me encanta de veras!

    ResponderEliminar
  17. Felicidades por esta entrada Viena. Te doy toda la razón en la entradilla que haces, la sensualidad no es solo una cosa!!!
    Me ha parecido una receta digna de dioses y que viene a cuento con las citas que haces a la mitilogía griega, entre otras.
    Desde luego hay que porbarla, pero en versión para dos, seguro que aún sabe mejor!!!

    Besos preciosa y gracias por delitarnos con cosas como estas

    ResponderEliminar
  18. Vaya preparación que ha salido de sus expertas manos, que a pesar de la sencillez de los ingredientes al final a quedado una obra de arte.
    Todo su escrito es una delicia para el intelecto, que sabroso ha sido desayunar con tan excelente preparación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Gracias JOSE MANUEL.
    Un beso.

    SARA: Ya estarás flaquísima con esa dieta a rajatabla, digo yo. Bueno cuando se acabe, prueba este plato, que es delicioso y por supuesto, échale sensualidad.
    Un beso y gracias paisana.

    CARLOS: Así es, esa combinación del queso crujiente y su relleno muy sabroso, con el higo, queda genial. Yo no había probado antes tampoco los higos con sal y pimienta y ha sido todo un hallazgo.
    Gracias por tu comentario y un beso.

    LA COCINA DE MI ABUELO: Espero que te guste, yo lo encuentro muy rico. Un beso.

    LOLAH: Por supuesto, esta serie va a ser de recetas para compartir con alguien especial, recetas para dos. Espero que te gusten. Prueba esta combinación y verás.
    Un beso.

    ARANTXI: Me alegro de que hayas encontrado la sensualidad implícita, porque de eso se trata justamente. El queso con los higos casan muy bien y en esta receta, se convierte en una combinación realmente apetecible.
    Gracias por tu visita.
    Un beso.

    JANTONIO: Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    MAYTE: Lo sé, y estamos totalmente de acuerdo, la sensualidad está en nuestra capacidad de recrearla. También a mi me gusta Ovidio, a pesar de todo.
    Gracias por tu visita. Nos vemos.

    MARIA JOSE: Muchas gracias por tu visita, es una buena mezcla, sin duda. Pruébala en una velada especial y verás que te encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. CARMEN: Tu si que eres sensual, tu comentario te delata jejeje y tu precioso libro está lleno de sensualidad, lo que me encanta.
    Bueno, esta serie no hace más que empezar, espero que te guste lo que viene.
    Muchas gracias por tu visita y un beso grande.

    ANNA: Siempre me miras con muy buenos ojos y conectas con lo que quiero decir, por eso te parece que llego, es que llego a tí mi querida amiga y eso me acerca mucho a tu corazoncito.
    Me alegro de que te guste esta receta, seguro que en tus manos, le darías un toque de elegancia que ya la convertiría en divina.
    Bueno, un beso grande.

    SABELA: Bienvenida a este espacio en el que espero que nos volvamos a ver más veces. Gracias por tu visita y comentario.
    Un beso.

    ERIKA: Yo tampoco había comido nunca higos con sal y pimienta y de verdad que ha sido impresionante, como esa combinación con el queso crujiente de los cilindros. Creo que nos entendemos bien, nuestra sensibilidad es la que convierte en sensual y aún afrodisíaca cualquier comida.
    Un beso grande.

    MORENA EN LA COCINA: Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que disfrutes y sobre todo de haberte puesto las pilas ;-) Seguro que con esta receta o con otra, podemos incorporar nuestra magia.
    Un beso grande.

    SOROKIN: Mujeres enamoradas, creo que está considerada como una de las películas más sensuales de su época, mira que no recuerdo bien esa escena, pero en el simbolismo de los higos, la escena que tu relatas, vamos, abrir y comer un higo delante de una mujer, significa pedirle una cita de pasión. Me has picado mucho la curiosidad así que intentaré ver de nuevo la peli, porque se me pasó esa escena.
    Gracias por venir y un beso.

    VISC A LA CUINA: Gracias por tu visita.
    Un beso.

    SUNY: Desde luego, es una versión para dos y así serán todas las recetas de la serie que empieza con esta entrada. Me alegro de que te haya gustado. Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso.

    APICIUS: Gracias por sus palabras, que no sé si merezco, pero me halagan, lógicamente.
    Afina usted cuando dice que es una delicia para el intelecto, porque por la naturaleza de esta serie, creo que el intelecto va a tener que estar despierto, ya que hay o habrá encerradas muchas más sutilezas implícitas que explícitas.
    Seguro que usted llegará a todas ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Que delicia de receta Viena. Esa combinación de ingredientes, de sabores es toda una tentación, pero de las buenas, de las que no te puedes resistir.
    Tengo que probar ese plato, aunque nos lo comamos sólo mi hija y yo, que a los demás eso de higos y brevas no les gusta mucho... ellos se lo pierden.

    ResponderEliminar
  22. He encontrado la secuencia en YouTube. Es ligeramente diferente de como yo la recordaba, pero aquí está:

    http://www.youtube.com/watch?v=b3iL8euEvO4

    ResponderEliminar
  23. OTEADOR: Seguro que te va a gustar, es una conjunción de sabores bastante interesante. Yo nunca los había probado en versión sal y pimienta, ya ves, pero están riquísimos.
    Gracias por tu visita.
    Un beso.

    SOROKIN: Qué bien que me lo has facilitado, yo no recordaba nada esta escena y no sé inglés, así que no sé bien lo que dice, pero las imágenes están llenas de simbolismo, es una pelicula muy sensual.
    Desde muy antiguo el higo tiene un gran simbolismo erótico, seguramente por el parecido que tiene con el órgano femenino.
    Se dice que comer higos delante de la amante, es un acto muy erótico.
    Todavía en muchos lugares es costumbre dejar una cesta de higos en la puerta de la mujer deseada, porque de ese modo, se cree que ella se mostrará receptiva. Son ritos ancestrales que pasan como tradición de generación en generación sin que muchas veces nadie lo explique, pero se sigue haciendo.
    Gracias por tomarte el tiempo de buscar y traer la escena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Querida Viena, una receta más que sugerente, y gana más en la manera de relatarla. Capítulos gastronómicos sensuales, esto es que empieza el veranito? jejejej

    Me ha fascinado la preparación del rollo de queso con el relleno y los higos, ayyy que me gustan....

    El postre de higos de yogur con miel, exquisito....

    Una delicia cada vez que paso por aquí, qué alegría. Un besazo.

    ResponderEliminar
  25. LAURITA: El verano, la alegría de vivir jajaja, me alegro de que te hayan gustado las recetas. La de higos con miel supongo que sí podrás tomarla ¿no? Y el yogur quizás pueda sustituirse por nata o yogur de soja o algo así.
    Hay que aprovechar la temporada de los alimentos, justo en su hora punta son vitalizadores y magníficos en su sabor.
    Un beso.
    P.D. Veo que ya no eres un duende anónimo.

    ResponderEliminar
  26. Querida Viena: Tu sensibilidad a flor de piel te permite percibir estas cosas que tan magistralmente describes, sensaciones, olores, sabores van entrando por mis ojos hasta querer a salir en busca de los higos en cuestión para preparar esta maravilla que hoy nos presentas, obviamente que no los conseguiré en pleno invierno chileno, pero no importa, sueño hasta el próximo año y estoy igualmente fascinada!

    ResponderEliminar
  27. Te tengo enlazada pero, por falta de tiempo, no te visito las veces que me gustaría, y cuando lo hago me doy cuenta que...sólo se que no se nada!

    He disfrutado muchísimo leyéndote, tanto como si hubiera degustado esta exquisitez.

    Besos. Flori

    ResponderEliminar
  28. PAMELA: Gracias por tus palabras, siempre tan amables, pero es necesaria la sensibilidad de la otra parte también, la tuya propia para conectar con lo que lees. Me agrada mucho que la lectura, te despierte esas ganas de probar la receta, después de todo es la finalidad última de este tipo de cocina vía blog, la de seducir.
    Un beso grande.

    FLORUCA: Gracias por venir a visitarme, aunque sea de vez en cuando, todos estamos con el tiempo escaso. Me alegro de que te guste y espero que pruebes en algún momento la receta, seguro que te gustará.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Me quedé literalmente babeando por la receta. Que delicia, Viena! Además a mi esposo le fascinan los higos, así que no tengo excusa para una cena romántica
    besitos

    ResponderEliminar
  30. Querida, acabo de publicar la Pericana, con todo mi cariño para tí.

    ResponderEliminar
  31. GABY: jajaja, no babees y prepara esa cena romántica, que verás que bien os sienta.
    Muchas gracias por tu comentario.
    Un beso.

    SARA: Acabo de verla, me ha encantado y bueno, muchas gracias por tantas palabras bonitas que me has dedicado.
    Por cierto ¿Te llegó el resplandor de las llamas de esta tierra cuando ardía la ciudad en sus hogueras?
    Un beso grande paisanica.

    ResponderEliminar
  32. Querida Viena, un plato exquisito y efectivamente, muy sensual. Los platos que estimulan los sentidos son realmente perfectos.

    Besos

    ResponderEliminar
  33. Querida CHARO: Es una alegría verte por aquí y te agradezco mucho la visita y el comentario. Creo como tu que los platos que estimulan los sentidos son una maravilla, incluso para quien los cocina, desde luego.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  34. Ah, finalmente me pongo al día con tu blog, qué maravilla esta receta, adoro lo dulce y salado junto, una combinación fabulosa se delicados sabores-
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. CLAUDIA: Bienvenida depués de tu viaje y me alegro de que te guste esta receta. Yo no había probado los higos así, tan salados y me han encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Exquisita combinación. Parece que hoy en día los higos no se valoran como creo que merecen. En Mallorca (soy mallorquina)había antes centenares de hectáreas dedicadas al cultivo de la higuera. Hoy en día hay especies que están a punto de desaparecer.
    En nuestro blog hemos publicado recientemente dos platos con el higo como componente fundamental. Aquí en la isla, la gente mayor las asocia frecuentemente con el hambre y la guerra, y muchas personas mayores las menosprecian porque eran el alimento principal de los cerdos. Es una lástima. Están tan ricos y además son tan sensuales...

    ResponderEliminar
  37. BOJOSPERLACUINA: Bienvenida a este espacio. Estoy de acuerdo contigo, los higos son un auténtico manjar. Ayer mismo recogí yo unos cuantos para hacer mermeladas y unos bombones estupendos que hago cuando hay higos y congelo para después.
    Un placer recibirte por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar