Buscar en este blog

sábado, 4 de junio de 2011

Tarta de zanahoria y duende

                                                                                                              

Usted pasea por el jardín
Espíritu del sosiego
Y aunque a veces no me alcanza
Y otras veces lo rehúyo
Usted, calmo y tozudo
Pasea por el jardín.

Si me adentro entre sus verdes
Sea atardecer o noche oscura,
Usted me roza y lo presiento
Exhala su soplo entre mi pelo,
Susurrándome por las orillas

Y yo, que a veces quiero…
Ya ve…
Y yo, que a veces quiero…




Hay tartas que inspiran poesía, la invocan o convocan.

Ayer les decía a los chicos que no se quedaran sólo con las recetas, que cocinar es algo más, mucho más. Que hay masas con el encanto de una mañana apacible y pasteles con una tarde caprichosa entre su hojaldre. Que hay guisos que son un día de lluvia eterna, asados que son sensaciones y picardías, especias, aceites, vivencias. Improntas que como esencias, se recogen en un instante y se conservan. Y esos instantes son llaves que abren puertas que tiene el corazón.






No os quedéis sólo con las recetas, las recetas no tienen ternura, las personas sí y cuando nos mezclamos con harina, huevos, azúcar, mantequilla… nuestro mejor talante se pone en juego y Voilà! suceden postres como este.

Con esta receta participo en el concurso  Cocinando con Lazy Blog 

Patrocinado por: Artemática Producciones, Carne Villa María, Boffard, I love aceite y Pyrex

Se trata de la receta de Lazy Blog: Bizcocho de zanahorias y nueces con cubierta de queso y limón.
Apenas he modificado la receta del bizcocho, pero sí la cobertura de limón, algo diferente a la receta original. Veamos el paso a paso.

Ingredientes para el bizcocho:

400 g. de zanahorias
200 g. de azúcar
150 g. de harina
150 g. de mantequilla
1 cucharadita de levadura Royal
1 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de canela
1 cucharada de zumo de limón
Ralladura de limón
2 huevos
50 gramos de nueces trituradas





Y ahora…

Lo primero que haremos es tamizar la harina y mezclarla en un bol con la levadura, la canela y el bicarbonato.







Mezclamos y reservamos.

Por otra parte, vamos a mezclar la mantequilla en pomada, con el azúcar. Batiremos hasta conseguir una textura de crema.






Luego añadiremos los huevos uno a uno, integrando muy bien.




Añadimos también la ralladura de limón y una cucharada de zumo del mismo.





Bien conseguida la mezcla, le agregamos la harina




Ahora trituramos las nueces con ayuda de un rodillo




Las añadimos a la mezcla, así como las zanahorias ralladas






Integrar el conjunto y colocar en un molde engrasado en el horno, durante 30 minutos aproximadamente o hasta que veamos que está hecho.



Una vez cocido en su punto, dejamos enfriar sobre una rejilla.


Mientras tanto, vamos con la cobertura.

Necesitaremos:

1 bote de leche condensada (muy fría)
1 bote de leche evaporada (muy fría)
2 o 3 limones




En una batidora, introducimos en este orden: la leche evaporada, la leche condensada y el zumo de dos o tres limones.
Batir enérgicamente hasta que consigamos una crema espesa.

Si no se consigue la textura que pretendemos, dejaremos en la nevera un buen rato, porque tiende a espesar.






Y enseguida, vamos con la decoración:

Primero una capa generosa de crema de limón. A continuación frutos caramelizados, que iremos pegando por todo el contorno.




Luego añadimos unos mendiants, que previamente habremos hecho, con chocolate fundido al baño María, formando sobre papel vegetal chocolatinas, a las que pegaremos una nuez y dejaremos enfriar.




Unas flores




Otra ronda de mendiants, esta vez en el plato.





Y un poco de emoción al contemplarla.




Los frutos caramelizados ya los tenía hechos, pero os recuerdo que es tan fácil como poner en un cazo a fundir un poco de azúcar y cuando tenemos un caramelo ligero, añadirle los frutos secos deseados: almendras, nueces, avellanas, etc.
Dejar enfriar y con el rodillo, trocear ligeramente.







Pensé bañar el bizcocho con un almíbar, pero realmente la zanahoria le da una textura muy suave y húmeda, que lo hace innecesario.





Mañana tendremos uno de esos días de reunión en casa. Vamos a reparar el horno de fuera y vendrán unos cuantos amigos. Haremos olla ferroviaria, pan, algunas empanadas…
Y cuando en el postre, tomemos este pastel, estaremos tomando toda la poesía y toda la ternura que ha inspirado y con la que ha sido hecho. Los miraré y sentiré como siempre, que ellos lo notan. Entonces, nuevamente me daré cuenta de que efectivamente, la cocina es algo más.




Un abrazo


42 comentarios :

  1. Que linda tarta se la ve sensacional y muy nutritiva! me encantó. Cariños:-)

    ResponderEliminar
  2. Y tu me dices que mi blog es peligroso para las dietas?......mira lo que me pones.....esa tarta de zanahoria con esa crema de limon.....esta quedara para el invierno porque ahora no dan ganas de prender el horno.....pero se ve deliciosa.....con poesia.....y tu sabes que pienso lo mismo que tu de la cocina y el cocinar.....cada plato que hago es un momento, un espacio, un silencio......me alegro te haya gustado el rasmalai.....pero te lo adverti.....cuando uno lo prueba.....no puedes parar de comerlo!!.....suerte en el concurso!!.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  3. Te ha quedado genial. mira que me gusta esta tarta....
    Mucha suerte en el concurso.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Viena que maravilla de tarta y como siempre tu post no nos deja indiferentes, tienes toda la razón la cocina es mucho más que una receta.
    Enhorabuena!! y muchas suerte en el concurso.
    Un besazo.
    Claudia

    ResponderEliminar
  5. Viena, que delicia de tarta, me encantan los bizcochos de zanahoria, se ve además muy rico, la crema con la leche evaporada debe ser exquisita, es para robarte un bocado a estas horas.
    Me gustan mucho las historias de duendes :).
    Besos, que te vaya bien en el concurso y que hoy tengas una tarde maravillosa con todo ese panorama.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Mucho duende es lo que tiene esta maravilla de tarta.No puedo resistirme a los bizcochos de zanahorias,al que has convertido en una delicatessen de pastel en una explosión de sabores.
    Me lo quedo sin tardar en hacerlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Viena, mucha suerte, qué maravilla esta tarta y lo que escribes. Logras emocionarme.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Paco estará encantado con la receta que has hecho, qué bien lo vais a pasar mañana y encima con esta delicia de postre. Estos bizcochos con verduras calabaza, calabacín, zanahoria etc, me siguen sorprendiendo desde que los probamos hace un año con un bizcocho de zanahoria. Tienen una jugosidad muy especial.

    Muchas veces una buena receta no es más que halo que la envuelve.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Viena, te ha quedado preciosa, y además con ese cariño que le pones al hacerla, todavía me parece más rica. Será un postre delicioso para la reunión con tus amigos, y qué ilusión de volver a utilizar la olla ferroviaria. Ir a tu casa se convierte en toda una experiencia de sabores, emociones y sabiduría. Que lo disfrutéis!!!. besos.

    ResponderEliminar
  10. Me encantan tus entradas. Les das algo especial.
    La tarta una delicia con su buganvilla y todo.
    Riquísima tiene que estar.
    Besazos

    ResponderEliminar
  11. Vaya nena, hoy las dos pastel de zanahorias! jajaja
    Este tuyo se ve divino y yo soy una loca de estos pasteles. En esta ocasión solo lo voy a contemplar, estoy a dieta, 11 días y ya he bajado cerca de cuatro kilillos, muy contentita estoy, así que los pasteles los dejare para más adelante.
    Por cierto, hice la pericana, para chuparse los dedos, cuando la publique te lo diré. No me quedo oscura como la tuya y eso, como explico en el post, ha sido por no asar los pimientos más tiempo, de todas formas divina. Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo en que la cocina no sólo se resume en el hecho de mezclar unos ingredientes, es emoción, es cariño, es amor hacia los alimentos y hacia a quienes va dirigida una receta. Una tarta preciosa para deleitar a los amigos después de tan suculento menú, a disfrutarlo!

    ResponderEliminar
  13. Siempre que vengo dejo (sonrisas y lágrimas, que son mi más instintivo gesto de emoción positiva) y me llevo muuuuucho más.
    Las pocas veces que puedo pasear por los blogs conocidos y recién descubiertos, busco, busco, pero jamás recetas. Los ingredientes quedan, de alguna manera mecánica o fotográfica, combinados en mi cabeza, pero no les presto atención.
    Busco sensaciones, como cuando leo un libro u observo la naturaleza.

    Llegar aquí es, de repente, encontrarlo todo. Tus fórmulas son mágicas, sin duda, pero el arte está en tí y en el sentimiento que recoge cada plato, la historia y la vida que transmite.
    Si pudiera, si supiera explicártelo... Empiezo el día habiendo visto expuesto en palabras el secreto de mi corazón, y el de mi cocina cuando está de puertas abiertas.

    Un abrazo apretado y gracias... por tí.

    ResponderEliminar
  14. Buenos días, señora Viena. Soy Toribio, de Cuadrilleros de Gusanos. Espero que al recibo del presente comentario se encuentre bien de salud. Me va a permitir decirle que su receta es muy buena, pero además debo decirle que hay un tal Sorokin que le hizo un comentario hace unas semanas diciendo que Cuadrilleros de Gusanos estaba en León. Alguien del pueblo leyó el comentario y se indignó: ¡¡Cuadrilleros de Gusanos está en Salamanca!!

    Le agradezco la oportunidad que me da de poner las cosas en claro.

    Toribio

    ResponderEliminar
  15. La tarta es riquísima, hace mucho que no la hago. Pero la puesta en escena es bestial, babeo y mucho al verla.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Estupenda tarta como colofón a esas magníficas ollas ferroviarias, que no sólo es alimento para el cuerpo sino también para el alma; porque en estas reuniones están las recetas, pero también está el cariño con el que se realizan, el tiempo compartido disfrutando de la sinfonía de aromas y colores que siempre nos asombran y que nos invitan a reflexionar y a conversar sobre tiempos pasados y futuros. Tines mucha razón, la cocina es algo más...

    ResponderEliminar
  17. Espléndida tarta de zanahoria Viena. Son unos bizcochos jugosos y muy ricos, me encantan.
    Me gusta lo que escribes y como lo escribes!!.

    Besitos guapa,

    ResponderEliminar
  18. GRACIELA: Gracias por tu comentario. Es verdad que es muy nutritiva y una forma de comer zanahorias con mucho gusto.
    Besos.

    MARCELA: Me vas a matar, el rasmalai es una perdición, está riquísimo y ya lo he probado, con chocolate, con almendras, con y sin cardamomo, con canela... de varias formas y todas deliciosas. Este verano, a este paso, nada de bikini jajaja.
    Un beso grande.

    ROSALEDA: Gracias por tu comentario. Me alegro de que te guste la tarta.
    Un beso.

    CLAUDIA: Sé que vives las cocina como yo, pòr eso me entiendes bien.
    Es un placer tenerte por aquí.
    Un beso.

    KAKO: Muchas gracias por tus palabras. En mi jardín andan algunos duendes y a veces tengo la suerte de verlos. El otro día, estaba el del sosiego, que es amigo mío y uno de mis preferidos, pero que no me oigan los otros, que luego me hacen travesuras.
    Fue un día bonito el de ayer con los amigos. Te habría gustado, seguro.
    Un beso.

    SILVIA: A mi me ha sorprendido muy gratamente este pastel. No lo había hecho nunca, ya sabes que es una receta de Lazy Blog y gustó mucho a todos, porque la verdad es que está riquísimo.
    Pruébalo y verás.
    Un beso.

    CLAUDIA: Me alegro de conectar contigo así. Tu también lo haces muchas veces desde tu selección de temas.
    Un beso.

    LA COCINA DE MI ABUELO: Gracias por tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. CARLOS: Es cierto que son pasteles muy jugosos. La reunión fue muy bien, hemos hecho un tiro al horno y ahora funciona estupendamente. Lo hemos probado hoy con unas patatitas asadas y pan. Todo riquísimo.
    Espero que a Paco le guste la receta, la he hecho con mucho cariño.
    Un beso.

    ANNA: Hicimos dos ollas ferroviarias, Carlos y Ana trajeron su olla y yo ya tengo la mía, así que desde las diez de la mañana pusimos en marcha estos dos artilugios preciosos de la cocina.
    Tanto y tan bueno estaba, que otro amigo nuestro ya se ha pedido otra olla. Tienes que probarla.
    Un beso grande y muchas gracias por venir siempre a dejarme tus cariñosos comentarios.

    ORQUIDEA: Sí estaba buena y me gusta mucho decorar las tartas con flores, ahora etán la buganvillas tan bonitas que no puedo resistirme.
    Un beso.

    SARA: Qué alegría que hayas hecho la pericana, estoy deseando verla con tus fotos tan extraordinarias, debe haber salido muy favorecida, seguro.
    Me tienes que contar tu dieta, yo no veo la forma de hacer nada, me gusta todo, todo está tan rico que no sé renunciar. Un desastre jajaja.
    Bueno, un besito y gracias por venir.

    VISC A LA CUINA: Estamos de acuerdo, sabemos que la cocina es algo más, mucho más.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  20. ADORMIDERA: Qué sorpresa verte por aquí y qué alegría. No tienes que explicarme mucho, yo he visitado tu blog y leído tus palabras y me he emocionado, y sé lo que sientes respecto a la cocina y más. Sé que sabes perfectamente lo que digo y que eso es así, algo que nos nutre y bueno, luego nos sale.
    Me gusta mucho tu comentario.
    Un beso grande, grande. También por ti.

    ResponderEliminar
  21. ESTIMADO TORIBIO:
    Estoy segura que Monsieur Sorokin, culto donde los haya, quiso mencionar la Comunidad de Cuadrilleros de Gusanos, aunque sin duda, viene bien la aclaración que nos hace y de ella me hago eco, recalcando que está en Salamanca y no en León.
    Estar indignado, como dice que está su paisano, tampoco es algo que yo vea mal, sobre todo en estos tiempos, así que no daremos mayor importancia al incidente.
    Le agradezco de corazón su comentario y me alegro mucho de que le guste mi pastel, sepa que cuando usted quiera, queda invitado a probar un trocito del mismo o de otro que sea de su agrado.
    Por mi parte, su visita me resulta entrañable, quizás hay algún Toribio al que admiro que usted me lo recuerda.
    Atentamente,
    Viena

    ResponderEliminar
  22. JANTONIO: Gracias por tu visita y comentario. Esta tarta si la conoces, ya sabes que está de muerte. Me ha sorprendido muy gratamente su textura. Otro día la haré cubierta de chocolate.
    Un beso.

    ANA B: ¿Qué te voy a decir? Estar con vosotros es un placer. Cada sábado o domingo de estas reuniones, son días especiales que quedan ahí, en las páginas más bonitas de mi historia.
    Un beso grandote.

    SUNY: Eres como siempre muy amable. Gracias por tu visita. UN beso grande.

    ResponderEliminar
  23. Absolutamente de acuerdo, para mi el arte esta presente en todos sitios, la poesía vibra en cada pequeña cosa y mi vida son las letras, así que imagina encontrar poesía en tu espacio y que amalgame la cocina mejor, mucho mejor para mi disfrute.

    Un placer...y bonita semana.

    ResponderEliminar
  24. Que bonita entrada Viena, como o tengo tiempo de leer poesía me vengo a verte. La tarta muy rica y sabes al leer la palabra picardia, me has llevado a cuando eramos chiquitillas y decir tacos lo llamabamos picardias, que tiempos.
    Suerte en el concurso la tarta te ha quedado de premio.
    Un beso y buena semana

    ResponderEliminar
  25. Si si! Esta tarta me sabe a bosque y a colores de otoño! Una delicia para todos los sentidos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  26. MAYTE: Bonita semana también para ti y muchas gracias por tu visita.
    Un abrazo.

    CHELO: qué bueno lo de las picardías, jajaja, seguro que eras una niña traviesa, que algo te queda ¿que no?
    Un bso y gracias por venir.

    ERIKA: Es un placer verte por aquí. Muchas gracias por tus palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Hola Viena.
    La cal la compramos en una calería, o polvero, en sitios tradicionales donde venden materiales de construcción. Aun así yo nunca la he apagado, porque me parece super peligroso.
    Es mi madre la que se encarga de proveernos de agua del cal apagada, pero no tengo ni idea de donde la saca.
    Mil gracias por tu visita.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Qué rica receta Viena, me encantan las tartas de zanahoria, solamente la he hecho una vez en casa, de una receta americana que llevaba jengibre. Esta receta tuya se ve estupenda y creo que me animaré a probarla en casa, si la fiebre de los panes me deja tiempo :-)

    Por cierto, una amiga me habló que sustituyó la zanahoria una vez por calabaza y que le salió también muy buena.

    ResponderEliminar
  29. Una tarta extraordinaria Viena... y ese toque de buganvillas (¡naranjas!)me produce relax, charla al atardecer, lectura...
    Es verdad lo que dices, la cocina es mucho más que un plato, una receta... es una buena excusa para disfrutar entre amigos, en pareja o, ¿por qué no? también solo.
    El domingo hice un arroz pelado de gambas y calamares que me salió "regulín-regulín" (eramos muchos y en lugar de la cazuela de barro lo hice en una paella que no domino), pero daba igual, lo importante era reunirse con uan serie de amigos que no veía desde hacía más de 20 años (el personal tiene el vicio de irse a vivir a países que están en nuestras antípodas) y la comida fue simplemente la excusa.

    ResponderEliminar
  30. ROSALEDA: Gracias por tu respuesta, cuando vayas a ver a tu madre, podrías preguntarle el proceso y sobre todo si la consigue así, de la cal de toda la vida, comprada en los materiales de construcción, si es piedra de cal o cal ¿vale? Te lo agradecería mucho. Voy recopilando información para adjuntarla al tema del arrope como te dije y me interesa. Muchas gracias y un beso.

    DELIKAT: En realidad esta es la receta de Lazy, que así tenía que ser para el concurso, y me ha gustado mucho la versión, sale muy jugosa, muy tipo tarta más que bizcocho. Yo tengo otra receta de pastel de zanahoria, que se hace con almendra y no con nueces y es más bizcocho. Sé que hay versiones con calabacín, con buenos resultados.
    Así que sigues con la fiebre del pan? Tienes que mostrarnos los resultados, que seguro que son cada vez mejores.
    Un besazo.

    OTEADOR: Me alegra que sea eso lo que te inspire, relax y sosiego. A mi también me dio eso cocinándola, seguramente así salió.
    Las reuniones con los amigos tienen tantas y tantas veces una comida como escenario, que sin duda, todo queda como en simbiosis: la comida se impregna de la reunión y viceversa.
    Y es verdad que el personal se ha dispersado por el mundo, nos hemos hecho grandes ¿verdad? Pero qué maravilla cuando se sabe que hay un sitio en donde poder reunirse y retomar aquellos buenos tiempos.
    Un beso y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  31. Deliciosas palabras dulces, bellas... las que dejas por donde pasas, las que escribes en tu blog...gracias.
    Una tarta irresistible y desde luego con duende. Pero claro a mi eso no me extraña ...tú eres un hada con la llave maestra para abrir muchos corazones...alaaaaaaaa !!!!. Sabes que lo digo con cariño y admiración.
    *.* BESOS Y UN ABRAZO!

    ResponderEliminar
  32. Ya lo creo que la cocina no es sólo mezclar los ingredientes!!!! Pero no todos le ponemos tanto amor y tanta poesía como le pones tú!
    Esta recepta me ha gustado mucho, y voy a tomar buena notsa, porque seguro que le encanta a mi hija vegetariana. Pero la haré sin la cobertura, porque no toma làcteos, y creo que ya es bien hermosa con la cara limpia!!!!!
    A mi en cambio me gusta mucho la leche condensada, y si preparo esta cobertura será para comérmela a cucharadas!!!!!
    Qué buena mestra eres! Debes tener a tus alumnos sorprendidos con tus clases de cocina/arte/vida!
    Un beso bien grande

    ResponderEliminar
  33. Querida Viena, ¿no te confunden con los duendecillos de tu jardín? Seguro que el duende del sosiego es el más te ronda, se mete contigo en la cocina y también cuando escribes estas letras para nosotros.

    Me estoy acordando de que cuando estaba en teatro me llamaban "Laura puck" o "Laura duende". Éramos varias Lauras en el grupo y como interpreté al duendecillo travieso de "El sueño de una noche de verano", así me identificaban. Y me encantaba. Han pasado muchos años y se perdió ese calificativo tan entrañable.

    Ya ves, a ti me trae tu cocina, pero la cocina de sensaciones y sentimientos, esa que me evoca vivencias y recuerdos felices.Es imposible ojear estos "Sabores", tengo que pararme a leer con detenimiento y con el corazón abierto.

    Mi prólogo, como siempre largo, casi deja sin espacio para comentar la receta...Nunca he hecho un bizcocho de zanahoria...¡y no sé a qué espero! Algún día pecaré aunque ahora mismo no pueda tomar azúcar ni leche ni mantequilla...La cobertura la conozco, he hecho así muchas veces la mousse de limón (más bien con azúcar que con leche condensada). Estoy segura que un bocado debe sentar a gloria.

    Espero que tuvieráis una gran velada este domingo pasado.

    Muchos besos, como siempre.

    Laura

    ResponderEliminar
  34. Querida Viena:

    Muchas gracias por tu excelente respuesta a ese tal Toribio al que imagino cejijunto y pelihirsuto. Pero te quería comentar otra cosa. Me está costando montones hacer una transferencia a Carmen para que me envíe su libro "El Calor del Sabor". Ella me dice que tú ya lo conseguiste. Parece que yo también, pero me he quedado un tanto de piedra al ver el tipo de cambio euro-peso que me ha hecho el Banco belga. No quiero que me digas qué cambio te aplicaron, pero me gustaría saber si notaste que era exagerado o era normal. Sólo eso. Gracias. El gran espíritu te lo pagará.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  35. Querida FE-I*KA: Cariño desde luego hay en tu comentario. Un beso enorme y muchas gracias, la verdad es que es todo un regalo tenerte por aquí.

    MARGARIDA: Seguro, segurísimo que a tu hija le va a encantar este pastel. Hay una cobertura que yo hago en una tarta para diabéticos, que se hace con manzana que queda estupenda y cubre muy bien estos pasteles. Si quieres te la paso.
    Respecto a tus demás palabras, muchas gracias, creo que me mimáis demasiado, al final cada vez que leo los comentarios, me siento henchida de cariño. Es muy bonito todo.
    Un beso grande, grande.

    LAURA: querida duende travieso ¿Qué te voy a decir? Siempre me dices cosas tan bonitas, que me dejas emocionada. Creo que el nombrfe de duende te venía genial, pero también ahora, no me gusta que se haya quedado atrás. Yo te llamaré duende, para que recuerdes siempre aquellos buenos tiempos.
    Eres un cielo. Un beso muy grande.

    SOROKIN: Te he respondido en tu blog, por si era más ágil, pero vamos, te decía que Carmen me dio siempre el importe en Euros y no tuve que hacer cambios, hice una transferencia que también me costó lo suyo, en burocracia, no en dinero, pero fue siempre en Euros.
    Un beso.
    P.D.
    Ah! Cuidadito con Toribio que un día de estos va a venir el mismísimo alcalde de Cuadrilleros y vamos a ver qué le decimos ;-)
    Un beso más.

    ResponderEliminar
  36. Gracias por querer resurgir el "duende" que me identificaba hace ya más de 10 años, yo encantada...

    ResponderEliminar
  37. Ayyyy esa buganvilla! que bonica! somos lo que comemos así que cuando nos llenamos de ternura, o de poesía nos afloran las recetas que la contienen... si estamos tristes, igual. O alegres. Somos lo que comemos y nos hacemos dependiendo de lo que cocinamos... siempre con amor y alegría para que el conjuro quede bien cerrado en nuestras pancitas:-)
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Viena una grandeza como todo lo que preparas, delicioso
    Bsos

    ResponderEliminar
  39. LAURITA: Un beso preciosa.

    MAITE: Qué alegría verte por aquí. Estamos totalmente de acuerdo, somos lo que comemos y va mucho más allá de lo material. Un beso muy, muy grande.

    MARIA: Muchas gracias por tus amables palabras. Un beso.

    ResponderEliminar
  40. Una delicia total!!! y lo nutritivo además!
    Un placer como siempre leerte y ver tus trabajos
    besitos

    ResponderEliminar