sábado, 3 de septiembre de 2011

Tarta de lionesas: Sólo para senderistas

                                                                                           

A veces comparo la elaboración en la cocina, el proceso de cada receta, con el senderismo. Podríamos planear ir a comer a diez kilómetros, a un lugar que sabemos que es muy bueno, pasando por un paisaje precioso. También podemos hacer senderismo por esa ruta preciosa de 10 Km. Y comer al final de la ruta en un lugar muy bueno. Son dos perspectivas de una misma excursión. Si lo que quieres es comer solamente, entonces toma un coche y vete al sitio ese tan bueno. Ahora bien, si te gusta el senderismo, es mejor que hagamos la ruta, porque lo que se ve a pie, caminando a ritmo de paseo, eso no se ve desde ningún coche.


Pues bien, esta tarta, es senderismo. Es elaborada, no difícil, sólo elaborada, porque contiene tres, cuatro recetas en una misma tarta y eso es tiempo y entretenimiento. Yo he pasado prácticamente toda la mañana haciéndola, claro que está muy rica, pero eso no justifica las horas, en realidad hay tartas riquísimas que se hacen en mucho menos tiempo, por eso el paralelismo que hacía con el senderismo, porque si no disfrutas del proceso, de elaborar una y otra receta, de oler en cada paso, los ingredientes nuevos, de probar aquí y allá, antes y después de mezclar, etc., si no te gusta cocinar, es mejor que no la hagas. Pero si eres senderista y disfrutas cada detalle, entonces vente conmigo, porque vas a disfrutar.

Vamos a ir por partes.

Encontré la idea de hacer una tarta-cesto, rellena de lionesas, en un libro, pero al consultar la receta, no me gustaban ni la base, ni las cremas, ni las lionesas… Así que tomé la idea, pero viajé por mi cuenta.

Elegí mi mejor base, una sablé crujiente, que utilizo en una tarta de manzana. Luego elegí mi mejor crema y la adapté, añadiéndole almendras. Elegí también mi receta de lionesas y mi chocolate favorito y con todo eso, me puse manos a la obra.
Como son varias elaboraciones, empezaremos por la base.

Ingredientes para la base:




175 g. de harina de fuerza
85 g. de mantequilla
60 g. de azúcar glas
1 huevo
1 pizca de flor de sal
Unas gotas de esencia de vainilla

Así se hace:

En un bol mezclaremos la mantequilla con el azúcar glas y añadiremos la harina poco a poco, pellizcando la mantequilla hasta conseguir una masa arenosa.







Entonces agregamos el huevo, la sal y la vainilla y amasamos formando una bola que meteremos en la nevera envuelta en film transparente durante unas horas.






Como tuve cosas que hacer, seguí con la elaboración de esta tarta al día siguiente, es decir, esta mañana. La masa estaba estupenda, totalmente dura.




Con ayuda de un rodillo y poco a poco, iremos estirando esta masa hasta obtener un círculo con el que vamos a forrar un molde engrasado, de los desmontables. Forramos base y laterales.






Le ponemos al molde un poco de papel de aluminio y sobre él, un puñado de garbanzos. Todo esto es para evitar que la masa se hinche durante la cocción.




Y así metemos al horno durante 20 minutos aproximadamente o hasta que veamos que los bordes empiezan a dorarse y la base está hecha.


Dejamos enfriar mientras preparamos un chocolate fundido para recubrir la base con él.

Ingredientes: 250 g. de chocolate Nestlé postres.



Simplemente partimos en trozos una pastilla de chocolate Nestlé postres y la ponemos a fundir al baño María. Dejamos templar ligeramente y con ayuda de un pincel, embadurnaremos toda la base de nuestra tarta.






Y metemos en la nevera para que solidifique.

Ahora vamos con las lionesas, mientras el chocolate toma cuerpo en la nevera, completando así un auténtico cestillo comestible en donde luego, colocaremos las lionesas.
Hice demasiadas lionesas porque en casa nos gustan mucho, con dulce y con salado, pero la verdad es que para la tarta, con la mitad de lo que indicaré, es suficiente.

Ingredientes para las lionesas:

200 g. de harina de fuerza
100 g. de mantequilla
7 huevos
Una pizca de sal






Empezamos poniendo en un cazo, un vaso de agua con la pizca de sal y la mantequilla, hasta que la mantequilla se disuelva.




Una vez que se ha fundido bien la mantequilla, echamos de golpe la harina y mezclamos secando bien el preparado.






Sacamos y dejamos en una fuente para que se enfríe durante un buen rato.


Cuando esté fría la masa, iremos añadiendo uno a uno seis  huevos. Hasta que no se ha incorporado totalmente uno, no añadimos el siguiente.








Nos quedará una masa brillante y algo pegajosa, que echaremos en montoncitos en una bandeja de horno, cubierta con papel vegetal.






Antes de meter en el horno, con el séptimo huevo, ligeramente batido, las vamos a pintar. Y ahora sí, horneamos a temperatura baja durante el tiempo suficiente para que veamos las lionesas doradas y en su punto.


Vayamos ahora con las cremas. Como veis, vamos añadiendo preparaciones, que si no os animáis a hacer esta tarta, os pueden servir como recetas por sí solas.

Ingredientes para las cremas:




100 g. de almendras molidas
750 ml. De leche
Un palito de canela
Cuatro huevos
185 g. de azúcar
50 g. de maizena
75 g. de mantequilla.
Nata para montar, que usaremos para la decoración




Lo primero que haremos es tostar la almendra. Yo lo hago en una sartén, a fuego bajo, removiendo sin cesar, porque es fácil que se quemen, así que moviendo bastante hasta que el polvo de almendras se va secando y adquiriendo un tono más amarillento.




Entonces añadimos la mitad del azúcar, para que caramelice y le de una textura crujiente a nuestra crema.
Seguimos sin dejar de mover y cuando adquiere un bonito color arena, apartamos del fuego y reservamos.

Ahora ponemos en un cazo, a fuego lento,  la mantequilla hasta que se funda.






Añadimos la leche y el palito de canela y dejamos que hierva.




Mientras tanto, en un cuenco batimos las yemas, solo las yemas, con el azúcar. Batiremos hasta conseguir una crema blanquecina que ha doblado su volumen.





Entonces añadimos la maizena




Una vez bien mezclado, echaremos la leche hirviendo sobre esta mezcla, removiendo sin cesar.




Y de nuevo al fuego, removiendo, hasta que espese. En ese momento, retiramos del fuego.




Volcamos la mitad de la crema en un bol y dejamos que se enfríe, dividida en dos partes.




Cuando las cremas están frías, en una de ellas añadiremos las almendras tostadas.




Removemos bien y conseguimos un compuesto magnífico con sabor a turrón, que es delicioso. Y con él, vamos a ir rellenando las lionesas, que previamente abriremos por la mitad.




Y procedemos al montaje de la tarta:

Sacamos de la nevera el cestillo cubierto de chocolate y lo colocamos con cuidado sobre el plato de servir. Dentro del mismo, iremos depositando las lionesas rellenas de crema aturronada.







Intentaremos dejar los menos huecos posibles, así que bien apretaditas, todas las lionesas cubrirán la tarta.




En los huecos vamos echando la crema reservada en el otro recipiente.



Hasta cubrir


Y ya sólo nos queda la decoración, que haremos con nata montada y unas virutas de chocolate.

Colocamos la nata montada en una manga pastelera, y vamos cubriendo con cuidado toda la tarta.




También cubriremos los laterales. Pero esto es solo una propuesta de decoración, también podéis decorar de otro modo si queréis.



Una vez cubierta, acabamos con unas virutas de chocolate por la superficie.


Y dejamos en la nevera lista para ser degustada.


Ahora llega el momento de la verdad



El corte no saldrá limpio, porque imaginaros el interior de la tarta, son lionesas con crema alrededor. Más bien se derramará la crema de alguna lionesa que hemos cortado, o se abrirá por donde coincide con el vacío entre dos lionesas.
De cualquier modo, la tarta con su imperfecto corte, es espectacular.


¿A que se nota que está divina?




Es cierto que es elaborada, pero hay cosas que merecen la pena, sobre todo, si disfrutas de cada pasito en la cocina, ese sendero lleno de fuentes y caminos paralelos para aventurarse olvidándose del tiempo.




Venga, va, os invito a un trocito







Nos vemos muy pronto.

Un abrazo.

40 comentarios :

  1. Muy buena la metáfora del senderismo, nos encanta pasar horas en la cocina preparando delicias como esta, o intentándolo. Tú lo has vuelto a bordar, me parece una tarta magnífica y lo explicas que da gusto leer y ver las fotos, te felicito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Viena!!!! se me hizo agua la boca al ver tu paso a paso que cosa más rica por favor! está genial este postre..
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado y el paso a paso te ha quedado de lujo, muy buenas las fotos.

    sabes estoy de concurso si te apetece participar te dejo el enlace.

    http://cocina-trini.blogspot.com/2011/08/1-concurso-de-cocina-madre-e-hija.html

    ResponderEliminar
  4. Esta es una tarta de lujo total querida Viena y como bien dices, para senderistas, nada de ir corriendo por el resultado. Estas recetas vale la pena hacerlas y luego disfrutarlas en familia, te has pasado niña! una maravilla, besitos

    ResponderEliminar
  5. Es una gran elaboración, pero también es un gran resultado.
    La tarta es un espectáculo y seguro que muy buena.
    A veces, cuando se tiene tiempo, merece la pena disfrutar del recorrido, si el final es esa tarta tan estupenda.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  6. Muy bien expricada con tantas fotos y muy rica guardame un poquito besos

    ResponderEliminar
  7. Deliciosa! me voy a caminar!jejeje un besooo.

    ResponderEliminar
  8. que rica tarta con tu permiso agarro un buen trozo.
    Saludos:
    Olguis.

    ResponderEliminar
  9. Tienes toda la razón, una ruta de estas de vez en cuando no hace daños verdad???

    Es cierto que es elaborada, pero es de esas elaboraciones de las que se disfruta muchisimo.

    Te ha quedado genial.
    Fantastico paso a paso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Woww! elaborada y con un resultado final excepcional, un paso a paso muy claro y visible de todas las capas de la tarta! te ha quedado genial!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  11. Desde luego el tiempo empleado en el recorrido que ha realizado ha merecido la pena.
    Hace tiempo hice una cesta, todavía no había esto de los blogs, y la rellena con crema batida y frutas.
    Tal vez haga alguna, sin poner fecha, me la ha recordado y la verdad que triunfé en aquella comida con este postre.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Gracias por este paseo, me ha complacido su andadura y el hacerla contigo.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Dios mío!!!! Soy una seguidora muy nueva, ésta es la 2 receta que leo en tu blog y la veo aún más bonita que la anterior. El paso a paso es perfecto, las fotos muy buenas, la redacción aún mejor y la receta de hoy... ¡estoy salivando! El paralelo entre senderismo me ha parecido muy ingenioso y, ante todo, muy acertado. Me gustan tanto la cocina como el senderismo y no por nada tantos seguidores te dan la razón. ¡Muchas gracias por esta entrada y por compartir tus trucos!

    ResponderEliminar
  14. Viena, qué tarta tan deliciosa, Me ha encantado lo de ponerle el chocolate de esa forma, Seguro que le da un toque crujiente de lo más rico. Como siempre tus entradas son preciosas y con unos paso a paso que no dejan ninguna duda. Espero escribirte esta noche, voy un poco liada, Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. Maravillosa Viena, al principio veo senderistas, y me preguntaba, ¿una tarta para tupper o algo así?. En fin, que aunque sea elaborada, desde luego que el resultado debe de merece la pena. Nunca hemos comido una tarta así, y me atrae, alfgún día la haremos porque todos los ingredientes son afines y atractivos, y el corte en el plato se me antoja muy original.

    Un paso a paso perfecto, no hay pérdida.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pues de muy buena gana, la verdad que ando golosa y no me animo a encender el horno. Tengo a un enano hiperactivado que acaba de aprender a montar en bici que me tiene todo el día de puertas para fuera:-) así que me como un buen trocito de poder ser... y mundo senderismo... nunca lo había pensado así... pero sí, sí, va a ser que sí...

    Muchos besos requeteguapa!

    ResponderEliminar
  17. ¡Huyyyy! Yo me quedo con el trocito al que nos invitas porque a hacerla no me atrevo.... ¡Puffff!
    Exquisita y tentadora.
    Un besín

    ResponderEliminar
  18. Qué maravilla de tarta, para prepararla una tarde de domingo!

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios:

    MIREN: Me alegro de que te haya gustado. Ahora a ver si un día te animas y la haces, como dice Apicius, seguro que triunfas.
    Un beso.

    GABI: Siempre me da mucha alegría verte por aquí. Gracias de verdad, por venir y dejar un poco de tu tiempo.
    Un beso.

    TRINI: Miraré tu concurso, pero no se si podré participar, ahora empiezo a estar muy mal de tiempo, porque estoy preparando las clases, pero lo intentaré.
    Gracias por venir.
    Un beso.

    PAMELA: Gracias por tus palabras. Un beso.

    PUSORONENITO: Jorge eso es lo que me pasa a mi, que disfruto con el proceso, cada cosita y por eso, no me importa que sean elaboradas.
    GRacias por venir a visitarme.
    Un beso.

    ADITA: Guardado tenías el trozo, pero no se si te lo has comido tu o ha sido otra persona, lo cierto es que no queda ni las miguitas de la tarta. Es lo que tiene, que está buena y tarda menos en acabarse que en cocinarse jeje.
    Un beso.

    ROMESCAIRE: Gracias por tu visita.
    Un beso.

    OLGA: Sírvete cuanto quieras, verás que está muy rica.
    Un beso.

    ROSALEDA: Gracias por tu tiempo. Es un placer siempre recibirte.
    Un beso.

    INGRID: Otro beso enorme para ti. Me alegro de que te guste.

    ALEGRANZA: Otro abrazo para ti. Gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar
  20. APICIUS: ¿Qué no habrá hecho usted? Y seguro que triunfó, es una tarta bien resultona y con sabores y texturas deliciosos. Además, a mucha gente no le gusta el bizcocho de las tartas, esta es una alternativa estupenda.
    Gracias por su comentario. Nos vemos
    Un abrazo.

    AURÉLIE: Gracias a ti por tus palabras y recibe mi bienvenida en este espacio.
    Un beso.

    ANNA: Sí tiene ese toque crujiente, muy interesante como conjunto de texturas, pues la base queda crujiente y luego las lionesas son suaves y el relleno con almendras ha dado un resultado muy veraniego, recuerda mucho el helado de turrón o algo así.
    Un beso grande y ahí estamos, en contacto.

    CARLOS: Anímate a hacerla, porque te va a encantar. Aunque se ve elaborada, no es difícil, solo receta a receta y armarla.
    Todavía estás a tiempo Carlos, digo de venirte, porque si no, te vamos a echar mucho de menos y total son unas horitas de nada ¿qué me dices?
    Un beso.

    MAI: Ah ese pequeño briboncete que te tiene poco menos que esclavizada. Ahora estamos con la bici? Bueno, pues eso no está mal, que ahora es tiempo de estar por la calle. Ya vendrá el invierno de la casita y la puerta cerrada.
    Un beso grande y nos vemos.

    CARMENPIVA: Porque no quieres, que no es difícil, de verdad, solo un poquito elaborada.
    Un beso y gracias por venir.

    VISC A LA CUINA: Exacto, para una tarde o una mañana de domingo, de disfrutar tranquilita haciéndola. Está muy buena, en serio que merece la pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. SOROKIN: Monsieur ¿Eso es todo? Pues no es poco, para ser madrugada.
    Muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Viena, pero qué cosa tan rica, esa cremita bañando las lionesas... una combinación estupenda, pero tal como dices, sí, le tiene que gustar a uno cocinar, porque son muchos pasos... pero a veces tengo ese ánimo de muchas horas para obtener un manjar semejante.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Soy un poco torpe (y vago para hacerlos)con los postres. Pero no tendría ningún inconveniente en darle un par de vueltas a esa idea del senderismo: hacer una ruta tranquilamente. Con paciencia. A primeras horas de la mañana. Y luego, al final, poder disfrutar, con la nariz manchada de crema, de esa tarta tan deliciosa.

    ResponderEliminar
  24. Viena esto es de muerte leeeenta...ese paso a paso que has hecho se merece una aplauso ENORME y prologando, que delicia has hecho Mujer...mis respetos...una tarta absolutamente maravillosa, te admiro y me relamo por esta ricura!

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Qué rica! y menudo trabajo. Qué manos tienes! me ha encantado la comparación con el senderismo, muchas veces hay que cocinar para saciar el hambre y hay que hacerlo rápido y otras veces disfrutas tanto del proceso como del producto.

    ResponderEliminar
  26. Ya ni la amuelas, ts, ts, ts, eres una mujer malvada. Me has hecho que se me caiga la baba, y ¿qué manera es esa de incitar a comer tu tarta virtualmente con tres fotos más y más cerca?. De hecho el senderismo no termina con la preparación de tu tarta, continuó todavía al subir esta receta.
    De repente me quedé pensando cuando vi el título, ¿cuales son las lionesas? mmh, qué memoria la mía ya me acordé que así le dicen por allá a los choux, que me encantan y como carambas me engordan. Pero si nada más de ver este post ya me puse a engordar...


    Ay que rico. Beso

    ResponderEliminar
  27. Te dejé un comentario y no ha aparecido :-( Vaya mala pata que tiene Blogger algunas veces...Pues te digo que yo soy senderista en los caminos, y no tanto en la cocina, aunque las recetas que valen la pena las hago con paciencia y cariño, y suelen salir bien.

    Es muy curiosa esta tarta, me ha gustado muchísimo que la base lleve una cobertura de chocolate, un sabor inesperado pero muy agradable. Las lionesas por sí solas me las comería de dos en dos, ¡que pinta tiene! Y, como siempre, las coberturas de nata no son de mi gusto, desde pequeña la aparto (no soy muy natera).

    ¿Quedamos mañana para cenar y dar una vuelta? jejejeej

    Un besazo

    Laura

    ResponderEliminar
  28. CLAUDIA: Esa cremita sabía a turroncito que daba gusto, estaba riquísima. A ver si un día te animas y con una de estas, en vez de senderismo, subes al Everest.
    Cómo te vamos a echar de menos este finde.
    Un beso.

    OTEADOR: Serás perezoso, pero yo te he visto algunos postres, que vamos, no tienen nada que envidiar. En efecto, esto hay que tomarlo con calma y disfrutarlo.
    Un beso.

    MAYTE: Muchas gracias por tu comentario, uf, me pone las pilas.
    Un beso.

    ELENA: Así es o así es como yo lo veo, la verdad es que para mi siempre es disfrute.
    Un beso y gracias por venir.

    CARMEN: Jajaja, a ver, explícame ¿Qué es eso de no la amuelas? Ese dicho no me lo sé. Pero me da mucha risa tu comentario, yo también engordo si te sirve de consuelo, solo de mirar fotos y de pensar en los sabores jajaja.
    Un beso muy grande. ¿Sabes? Este fin de semana nos reunimos unos cuantos, lástima que estés tan lejos, me habría encantado compartirlo contigo.

    Duendecillo: A ver, a ver... mmmm... Sí, mañana me va bien. Nos vemos para cenar.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  29. Sin duda me apunto al senderismo, no hay color¡¡¡ tu tarta lo dice todo.

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. Te visito por primera vez y veo una tarta ... Se me hace la boca agua con esa pinta tan estupenda. El paso a paso nos viene muy bien para no perdernos ni un detalle. Besos.

    ResponderEliminar
  31. Que cosa tan rica por Dios... no sé si sería capaz de hacerla, aunque creo que merece la pena.

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Hola Viena, he llegado a tu blog de un salto desde el de Claudia y solo puedo decir una cosa: QUE MARAVILLA. Me ha encantado todo el y esta tarta me ha dejado sin palabras. Como yo también soy de las que disfruta del "senderismo" he decidido quedarme paar seguirte de cerca y hacer alguna ruta juntas. Un besazo enorme .
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  33. Hola, yo también vengo desde allí y me encuentro con esta maravillosa tarta y toda tu ingeniosa explicación. Me quedo por aquí para ver más cosinas. Besinos.

    ResponderEliminar
  34. Hola Viena, no te conocía hasta que he visto las fotos de la kedada en tu casa en facebook, y la gente habla maravillas de tí, así que he venido corriendo a conocerte, y además veo que eres una estupenda cocinera, sólo ver esta tarta con esa elaboración tan estupenda, aunque trabajosa, me ha hecho llegar a esa conclusión. Seguiré viniendo por aquí para seguir viendo todo lo que se cuece en la cocina de tu "vieja casa". Un beso.

    ResponderEliminar
  35. TROTAMUNDOS: Así que eres de las mias con el senderismo? Me alegro de que te guste. Es un placer tenerte por aquí.
    Un beso.

    PILAR: Bienvenida a este espacio y gracias por tu comentario.

    MANDERLEY: No es difícil, solo elaborada que es diferente. Si sigues pasito a pasito, aunque son varias preparaciones, no tiene dificultad y el resultado merece la pena.
    Un beso

    MARIA: Bienvenida a este espacio. Seguro que haremos juntas más de una ruta.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    LABIDU: Lo mismo te digo, bienvenida a este espacio y gracias por tu comentario.
    Un beso.

    LIDIA DE LA O: Adelante, pasa y siéntete cómoda, que por aquí, ya verás que se cuecen muchas cosas además de comiditas.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  36. Querida amiga, si no encuentras el amaranto avisame yo con mil gusto te lo envio! besitos

    ResponderEliminar
  37. Mi querida GABY: he encontrado el amaranto, lo fui a comprar con Apicius la pasada semana que estuvo aquí, en Alicante, en un encuentro que tuvimos. Te habría encantado estar con nosotros, estoy segura. Justo esos días, pasamos por una tienda de dietética y tenían el amaranto, tanto en grano como inflado.
    También Apicius me había traido un paquete desde Vitoria. De todas formas, muchas gracias, eres realmente un encanto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Una vez más me dejas sin palabras. Te admiro!

    Un beso

    Flori

    ResponderEliminar
  39. FLORUCA: Gracias por tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar