Buscar en este blog

jueves, 1 de septiembre de 2011

Tortilla de patatas

                                                                                                    

Ya sé que todo el mundo sabe hacer la tortilla de patatas y que no se pueden dar reglas excesivamente fijas sobre su ejecución, pues cada uno la hará a su gusto y encontrará que esa es la mejor de las tortillas que come, sin embargo, he decidido traer al blog esta sencilla receta por varias razones: Primero porque algunos no están satisfechos del todo con lo que les sale, aunque todo el mundo sabe hacer una tortilla, no a todo el mundo le sale bien, ni siquiera regular. En segundo lugar, porque algunos alumnos me han estado pidiendo que les enseñe a hacer tortilla de patatas y les debía este post. Finalmente y en tercer lugar, porque es un plato sencillo, sí, pero ninguna tontería. Creo que las preparaciones básicas, las más sencillas, son las que nos ponen a prueba como cocineros y ese otro grupo que me leéis, de cocineros excelentes, lo sabéis muy bien.


Para conocer el origen y las curiosidades de la historia de este plato, os recomiendo encarecidamente  que leáis a nuestro amigo Apicius, que en su blog   Recetas con Historia e Historia de la gastronomía, hace un estupendo recorrido por el origen de la tortilla, con todo tipo de información al respecto. También podréis ver cómo la oficia el maestro, así ya tenéis una referencia más para este plato.

Yo me voy a limitar a la ejecución de la receta “a mi manera, poniendo el acento en las claves que creo necesarias para que el resultado, sea una tortilla más que rica.

Ahí van los ingredientes:




Cuatro o cinco patatas
Una cebolla
Seis huevos
Aceite de oliva virgen extra y
Sal

Como todas las recetas que tienen pocos ingredientes, la calidad de los mismos es de suma importancia, no podemos escatimar con eso.
Y con los ingredientes sobre la mesa, procedemos a realizar nuestra tortilla.

Primero pelamos y lavamos las patatas y las cortamos en láminas de medio centímetro aproximadamente.







Cortamos también la cebolla en juliana muy fina




Mezclamos ambas cosas y las ponemos a freír en una sartén, con abundante aceite caliente.




Punto clave: la sal. Ponemos la sal en este momento, al empezar a cocer y justo al contrario de lo que haríamos para hacer unas patatas fritas que quisiéramos crujientes a las que echaríamos la sal solamente al final, después de hechas.

Segundo punto clave: bajamos el fuego y tapamos. Tapando las patatas, éstas se cocerán prácticamente confitadas adquiriendo una textura suave y tierna que es la que en esa casa nos gusta para la tortilla.






Así cocerá durante un buen rato, en el que le daremos un par de vueltas a las patatas, comprobando que estén tiernas, pero sin llegar a deshacerse.

En caso de que nos gustaran las patatas más doradas, más enteras, entonces coceríamos con la sartén destapada.






Vamos preparando los huevos. Salaremos y batiremos, reservando hasta que las patatas estén hechas.


Cuando las patatas están tiernas, las pasaremos al cuenco en donde tenemos los huevos, escurriéndolas bien del aceite.




Mezclamos bien las patatas y los huevos batidos y quitamos totalmente el aceite restante de la sartén.
La sartén quedará simplemente engrasada. Para mí es suficiente para cuajar la tortilla.




Echamos la mezcla en la sartén cuando ésta esté bien caliente, tapamos y dejamos que vaya cuajando a fuego lento.




Cuando observamos por los bordes, que la tortilla está cuajada, comprobando que está suelta, pues al moverla en vaivén notaremos que se desplazará de un lado a otro, entonces, con ayuda de un plato suficientemente grande, le daremos la vuelta en un movimiento resuelto y preciso.
Ahora volveremos a volcar sobre la sartén para que cuaje por el otro lado.







Volvemos a tapar la sartén y dejamos que se vaya haciendo lentamente




Al cabo de otro rato, daremos de nuevo la vuelta y comprobaremos que está bien cuajada. En caso de que no nos haya quedado tan hecha como nos guste, volvemos a dar la vuelta de nuevo, así, hasta que consideremos que la tortilla está en el punto que nos gusta.




Finalmente la colocamos sobre una fuente de servir. No la dejaremos en el mismo plato de darle la vuelta, porque seguramente tendrá trazas de huevo crudo. Si vamos a usar el mismo plato, es mejor fregarlo muy bien.





Y ya tenemos nuestra tortilla. Ahora veremos el corte.


Cuajada perfectamente, sin resecar







Al comerla resulta esponjosa, tierna y deliciosa.




Y la probamos




Y entonces veremos quién puede parar de comer


Desde luego no es extraño que sea un plato tan extendido y tan preciado. Un plato saludable para las comidas del verano, que acompañado con un segundo de pescado o carne,  constituye una comida completa y bien rica.

Un abrazo.



21 comentarios :

  1. Wow, que maravilla! Quien iba a pensar que un plato tan sencillo tuviera tanto detalle. Se ve muy rica esta tortilla de patatas (que por acá le llamamos tarta de papas), se me antojo un montón!

    ResponderEliminar
  2. ¡No te creas que todo el mundo sabe hacer una buena tortilla de patatas-1 Y además hay mucha gente joven que está estudiando en casa sola, que se acaba de independizar, que está compartiendo casa con su pareja, y no saben cocinar, poruqe han estado estudiando... Y a esta juventud, que tienen ganas de aprender, les viene muy bien tus consejos, y tu paso a paso. ¡¡bueno, y a todos, que yo me quedo embobada con tu tranquilidad en hacer las fotos, tu maestría y tu buen hacer! y esa forma tan particular y especial de contarlo, que parece que estamos contigo, disfrutando de esos momentos.
    ¡No sabes cuánto me apetecía ir con Laurita a conocerte, y a compartir alguno de esos momentos! Pero como ya le dije, mi hija Laura canta en Baza (Granada) el 7 y 8 de septiembre, y no quiero perdérmelo. Hasta ahora, siempre hemos ido con ella, y mientras pueda, seguiremos haciéndolo.
    Lo siento mucho, de verdad, por mí.
    Pero en cuanto Laurita se sepa el camino, ya cogemos otro día carretera y manta y nos plantamos allí.
    ¡qué penita! por que sé que va a ser uno de esos encuentros maravillosos.
    Te dejo que me voy a la playa un ratito. ES mi último día de vacaciones, y quiero reflexionar. jajaja. En serio, muchos besos y muy buena tortilla, que nos encanta en la casa.

    ResponderEliminar
  3. Que va todo el mundo no sabe hacer tortilla de patatas, sin ir más lejos, la mía es de pena..... me queda dura, y seca....... todo será cuestión de practica, no???

    Estupenda entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Más que de acuerdo Viena. Las cosas más sencillas son, en muchas ocasiones, las más difíciles de realizar. Y una buena tortilla de patatas (me gusta así como la has hecho: cuajada y jugosa al mismo tiempo) es todo un placer.
    ¡Qué ganas que tenía de recuperar la cotidianeidad!

    ResponderEliminar
  5. Viena, gracias, me viene como anillo al dedo porque hoy pensaba preparar una tortilla de patatas y la sé hacer, pero siempre tengo problemas con las proporciones de huevo y patata. Lo de tapar las patatas lo pruebo hoy mismo, qué bien.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Querida Viena, creo que todos estamos de acuerdo en que un cocinero se hace desde la tradición y las recetas sencillas.

    No es que haga muchas tortillas de patatas, pero la verdad no me salen nada mal.

    Me he acordado de una frase que yo digo mucho, cuando veo recetas muy modernas, con muchos ingredientes nuevos, con unas fotos estupendas...Me sale sin querer: "Seguro que no sabe hacer un potaje"...

    Tu paso a paso es genial, siguiendo tus instrucciones es difícil que no le salga a alguien una tortilla de papas.

    Ya has leido a Mª Ángeles, si pudiera la secuestraba, pero entiendo que Laura (su hija) en ese momento es más importante. Otra vez vendrá, seguro.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, Viena, saber hacer una buena tortilla de patatas es todo un arte. La tuya tiene muy buen aspecto: le doy un 9,5. El 10 sólo lo tiene la que hacía mi madre (oye, eso es así) la hacía igual que tú, tapando las patatas y poniendo la sal al principio. La única diferencia es que ella la dejaba un poco más "babosa" (= baveuse. En Francia dícese cuando se conserva algo líquido el huevo en el interior)

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Viena me encanta este post, soy una gran de la tortilla de patatas, la comeria todos los días,

    ResponderEliminar
  9. Viena, me has puesto los dientes largos con tu tortilla. No porque a mi no me salga bien, que me sale. es porque en este mismos instante me has recordado lo rica que está y me voy a poner a hacer una ahora mismo. A mi hijo le encanta, bueno a todos , y como hoy estamos solitos, esa va a ser nuestra comida. Es un plato fácil, pero como dices, no todo el mundo sabe encontrar el punto ni a las patatas , ni a la cocción. Aunque sea un plato fácil, también tiene su técnica y tu la has bordado. Un beso.,

    ResponderEliminar
  10. Impresionante paso a paso y tortilla, no te creas que todo el mundo sabe hacer una tortilla de patatas. Desde luego así como tú, y aunque parezca sencillo, pocos. Extraordinaria Viena.

    Un añadido persoanl. Si buscas jugosidad y aún más sensación de jugosidad, echa puerro en vez de cebolla, o mitad mitad. Es algo asombroso como queda después de que todo haya confitado como bien indicas.

    Igual ya lo has probado, e igual me dices que no notas diferencia, yo sí, será porque las cebollas que utilizas tú son de verdad ;).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Una buena tortilla de patatas y con cebolla es uno de los manjares más ricos. Yo a veces también le añado pimiento verde.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Precisamente hoy he hecho una tortilla y seguro que esta noche hay carreras a ver quién se come lo que ha sobrado...Mi hijo se hace unos bocadillos de tortilla con mayonesa que quitan el sentío!
    Siempre pienso que este plato es uno de los grandes inventos de la cocina, barato, fácil de hacer (relativamente)y delicioso...no se puede pedir más!
    Un besico y hasta pronto...yo también estoy deseando que llegue el día!

    ResponderEliminar
  13. Un básico no tan sencillo, tienes razón, como la tortilla francesa o el huevo frito, pero lo principal, ingredientes buenos, después hacerlo con cariño y mimo.Yo le pongo la sal a las patatas cuando ya están encima del huevo batido, por qué te parece tan clave echarla mientras cuecen?, probaré como tú para ver la diferencia.
    Un disfrute de entrada, como siempre,
    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Que delicia, pues yo será de las únicas que no hago mucha tortilla...así que tu paso a paso increible por cierto me lo guardo!!

    Besos Viena :D

    ResponderEliminar
  15. Una buena tortilla Viena.
    Solo le voy a decir lo que me dijeron en el pasado "Hay que tener mucho valor publicar como hacer una tortilla de patatas en este pais".
    He intentado buscar la cita exacta, pero de momento no he dado con ella.
    Viena, me alaga que me llame maestro, cuando no soy más que un mero aprendiz.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Acabo de conocer su blog a través de Laurita.
    Le felicito por su buen hacer; como verá me tiene como fiel seguidora de su cocina.
    Un cordial saludo desde Málaga.

    ResponderEliminar
  17. PRIETA: No sabía que se llamara tarta de papas, pero me parece un nombre muy apropiado, me parece que una tortilla de patatas bien hecha es como una tarta. Un beso y gracias por tu comentario.

    Mº ANGELES: Sí que es una pena que no puedas venir, me dijo Laura al principio que vendrías y me habría gustado conocerte, pero como bien dices, seguro que habrán más ocasiones. Esto es solo el principio.
    Un beso.

    ROSALEDA: Si tapas la sartén y pones la sal al principio, te aseguro que nunca más te va a salir dura ni seca. Pruébalo.
    Un beso y gracias por venir.

    OTEADOR: Ya era hora, si, de que llegara la cotidianidad, yo también he echado de menos el blog, hay que ver.
    Tenemos que hablar, tienes que decirme cuando llegáis. Qué nervios.
    Un beso y hasta prontito

    CLAUDIA: Cuéntame si la haces qué tal te salió siguiendo estas pautas. Yo tapo la sartén porque a mi me gusta la tortilla muy jugosa, muy blandita, creo que así tiene una textura mucho mejor. Pero hay para todos los gustos, a mucha gente le gusta casi crujiente también, en ese caso, no habría que tapar.
    Bueno, ya me dirás.
    Un beso

    LAURITA: Seguro que tu tortilla es riquísima, no me cabe duda.
    Qué poquito queda ya para nuestro encuentro, estoy deseando.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. SOROKIN: Como la madre no cocina nadie, eso es como una máxima en cocina ¿verdad? MI madre también la hace insuperable, joo, y parece que la hace así, de una patá, pero le sale espectacular.
    Gracias por tu visita, dentro de poco, no será solo virtual.
    Un beso.

    LA COCINA DE MI ABUELO: Yo la hago poco para lo que me apetece, pero es que cuando la hago, no puedo parar de comerla, la encuentro también deliciosa.
    Un beso y gracias por tu comentario.

    ANNA: Seguro que te sale de muerte, como todo lo que haces. Fíjate que porque tiene tan mala prensa por lo de las calorías y demás, pero la tortilla es una comida muy rica y yo creo que muy sana.
    Un beso grande y como siempre, muchas gracias por tus comentarios, siempre es un placer recibirte por aquí.

    CARLOS: Eso tengo que probarlo en cuanto haga la próxima tortilla, además, a mi el puerro me gusta muchísimo, sí lo uso como alternativa a la cebolla en otras preparaciones, pero en tortilla, nunca lo he probado. Ya te contaré.
    GRacias por el consejo y un beso.

    JOSE MANUEL: Es verdad que hay mucha gente que le añade pimiento, yo así no la he probado nunca, pero la probaré.
    GRacias por venir.
    Un beso.

    LOLAH: Totalmente de acuerdo contigo, en todo. Qué poquito falta. Tengo muchas ganas de conocerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. MIREN: Si pruebas vas a ver la diferencia claramente, porque es mucha diferencia. La sal al principio da como resultado un producto más tierno, blando. La sal al final, un producto más duro y seco. Como todo, va en gustos, pero en casa nos gusta la tortilla muy jugosa, muy húmeda, pero con un grado de jugosidad que lo da la patata, no el huevo que nos gusta cuajado. Todo un tratado tiene la tortilla, en cómo se hace en cada casa y otro tratado en cómo gusta en cada casa jejeje. A ver si pruebas mi versión y me dices qué opinas.
    Un beso.

    MAYTE: Ninguno hacemos mucha tortilla, con lo rica que está, si no fuera por las calorías, era un plato para hacerlo casi a diario.
    Un beso y gracias por venir.

    APICIUS, siempre tan modesto, hombre, déjese valorar que esto no es un halago, es una apreciación justa.
    Tiene razón en esa cita, me ha hecho gracia, hay que tener valor, pero ya ve usted que a nadie le viene mal saber cómo la hace el otro. El otro día estuve yo viendo su versión, muy parecida a la mía, aunque menos cuajada, pero vamos, que de todo se aprende. Yo les debía a mis chicos este post y por lo que veo, tampoco está de más.
    Un día traeré al blog algo que escribí sobre lo sencillo y complejo en cocina.
    Un abrazo.

    CARMEN ROSA: Bienvenida a este espacio en el que espero que nos veremos más veces. Y muchas gracias por tus palabras hacia mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Hola Viena, como siemrpe has bordado tu entrada, para mi es perfecta ya que si hay algo que se me resiste y no es tan sencillo como parece es precisamente la tortilla, me encanta y me gustaría mucho aprender a hacerla bien, lo único que a mi me gustan poco cuajadas, pero se ve perfecta.
    Un beso.
    Claudia

    ResponderEliminar
  21. CLAUDIA: Espero que no dejes de intentarlo, porque una buena tortilla, es un bocado realmente apetecible.
    Un beso y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar