viernes, 23 de marzo de 2012

Tarta Merengada de naranja

                                                                                                  

Me gustan las tartas sin harina, siempre son una excelente opción para las muchas personas a las que no les gustan los bizcochos y además, son tartas más ligeras, tanto en el paladar como en la digestión.

Esta merengada de naranja es una de esas tartas. Además, es de las que yo llamo tartas comodín, porque aprendiendo a hacer una, luego se puede, variando su cobertura, hacer muchas tartas.

Aunque es muy bonita, ni así aparenta lo realmente rica que está cuando se saborea. A mi me recuerda un poco la textura y esa ligereza que tienen los macarons. En definitiva: está buenísima.

Y bueno, quiero hacer un guiño a dos de mis alumnos que la probaron y que sugirieron llamarla como ellos: “La tarta de Jaime y Andrés”. Ya veis que tengo alumnos listos, yo hago la tarta y ellos la prueban y le dan su nombre jejeje.
No, no será tan fácil, chicos,  yo creo que la tarta de Jaime y Andrés debe ser una tarta que vosotros elaboréis en equipo. Y eso es lo que os voy a sugerir, además con el compromiso de  publicarla si así lo hacéis. Mucho mejor ¿no?
 
A esta, le daremos vuestro padrinazgo,  pero la llamaremos: “Merengada de naranja”.

Vamos allá.

Ingredientes:




Medio litro de nata para montar
5 claras de huevo
100 g. de almendras molidas
300 g. de mermelada de naranja casera
200 g. De azúcar
70 g. de almendras fileteadas
75 g. de chocolate Nestlé postres


Lo primero que haremos es tostar las almendras fileteadas, poniéndolas en una sartén, apenas engrasada, a fuego muy bajo, hasta que estén ligeramente doradas. Con cuidado porque se queman muy fácilmente.





También rallaremos grosamente el chocolate, dejando algunos trozos enteros. Más o menos así




A continuación, montaremos las claras a punto de nieve, agregando el azúcar mientras montamos, a cucharadas, en lluvia y poco a poco.
Una vez que tenemos el merengue, le añadimos la almendra molida con cuidado de no bajar las claras





Agregamos también las almendras laminadas, reservando dos cucharadas para la decoración  y el chocolate troceado y rallado del que también reservaremos unas cucharadas.





Y mezclando con cuidado, con movimientos envolventes, conseguiremos una mezcla suave, con sus tropezones




Colocamos en un molde debidamente encamisado y horneamos a fuego muy, muy bajo durante el tiempo necesario para que quede bien seco y dorado. En mi caso, en horno de gas, estuvo más de hora y media.




Desmoldamos y dejamos enfriar totalmente.

Mientras tanto, procedemos a preparar la crema de naranja.



La mermelada de naranja utilizada, es la que suelo hacer por estas fechas con naranjas de mi huerto, naturalmente cultivadas de modo totalmente ecológico.
En esta entrada del blog  podéis ver la forma de elaborar esta mermelada que realmente queda deliciosa.

Pues bien, tomamos 300 gramos de esta mermelada y la mezclamos con la nata montada, con suma delicadeza.






Una vez tenemos la mezcla homogénea, pero con sus pedacitos de piel de naranja, extendemos sobre el merengue horneado y cubrimos bien toda la tarta





Entonces esparcimos sobre la superficie las almendras tostadas que reservamos, así como algunas virutas de chocolate.






Y ya tenemos la tarta lista. Si queremos, podemos espolvorear para finalizar, un poquito de azúcar glas.




Es toda una sensación en boca.




Ligera, con esa sutileza de las tartas sin masa





Y con sus deliciosos tropezones de chocolate o almendra



Imperdible


Espero que os animéis a hacerla. ¡Ah! Y me lo contéis.

Un abrazo.


44 comentarios :

  1. Tiene un aspecto delicioso y con el sabor a naranja tiene que estar riquísima.

    Buen Fin de Semana!

    ResponderEliminar
  2. Tiene que estar de muerte¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Madre mia que ganas dan de coger un trozo!! :P y que espabilados que son los niños jaja
    http://hoysonrioalespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justme: jajaja, sí son espabilados, sí. Un beso.

      Eliminar
  4. Tiene que estar de pecado, hemos coincidido en postres esponjosos que se deshacen en la boca, me encanta esa sensación. Tiene que estar delicioso. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he visto tu pastel, Clara, tiene una pinta estupenda y es cierto que los pasteles sin harina coinciden en esa livianidad.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Tiene una pinta buenísimaaa!
    Viena, qué manos tienes!
    Un abrazo,
    Aurélie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Aurélie, lo mejor de todo es que no es difícil de hacer, así que no me cabe duda de que también tus manos son estupendas para probarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Todas tus tartas tienen un aspecto delicioso, y además unas mezclas que mientras vas viendo el paso a paso se te va haciendo la boca agua. Yo ya sabes que no soy mucho de los dulces, pero a una porción de algo tan delicadamente mezclado y con todos los componentes naturales y caseros no me podría resistir. Besos y buen fín de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Anna, por fin acabo de escribirte un correo, ya era hora.
      Dices que no eres de dulce, pero será que no eres muy golosa, porque tus recetas de dulces son espectaculares siempre.
      Me alegra verte por aquí, siempre me alegra.
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. Ohh Viena que rica!!! si es que estaba viendo la porción y no sabes con que ganas atravesaría la pantalla, la combinación de sabores es perfecta, chocolate, naranja, almendras.... la mermelada casera (me gustan todas)ya no las compro más, no tienen nada que ver, bueno omo todo lo casero. Una tarta impresionante que probaré seguro.
    Un beso grande.
    Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claudia por tu comentario. Seguro que te gustará, es una tarta muy rica. Y tienes razón, las mermeladas que venden es que no tienen nada que ver con las caseras.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Por favor, que delicia!
    Siempre me ha gustado el nombre "merengado", me suena como suavecito, riquísimo!.
    Tengo que tratar de hacerla, gracias por la receta.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kako, es cierto que los nombres nos evocan cualidades y merengado es como dices: suavecito, ondulado ¿A que si?
      Intenta hacerla, no es difícil y el resultado es muy rico.
      Un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  9. Viena.....al fin volviste!!.....habia leido tu tarta pero no habia podido sentarme como me gusta.....a escribir tranquila contigo....sin duda una torta deliciosa...ya la guardo porque naranja con chocolate me encanta.....pero al leerte me doy cuenta que estas alegre.....feliz de estar de vuelta en lotuyo....con tus alumnos.....yo ando loca casi sin tiempo porque estare de viaje 1 mes.....y 2 dias en Madrid....hicimos lo posible para pasar por Alicante.....pero el tiempo escaso no lo permitio....de hecho no teniamos que ir Madrid....pero para conocer en persona a algunos amigos blogueros lo haremos.....espero se repita la oprtunidad de volver a Espana.....ese mate contigo no me lo pierdo!..........Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcela no me puedo creer que desde tan lejos vengas hasta Madrid y no nos vayamos a conocer, dime cuando vienes, los blogueros madrileños están de suerte. Con lo que me gustaria a mi poder compartir un mate o lo que sea contigo. ¿no podrias arreglarlo? Hablamos. Un beso.

      Eliminar
  10. Hola mi niña dulce ...que alegría ver que andas por la cocina y.... con las manos en la-s masa-s.
    Bueno, tu tarta es de esas que se tienen que comer en el cielo de los pasteleros buenos ...tendré que hacerla para estar un ratito levitando de placer placentero.
    Eres una artista hija de mi vida.
    Besikos y que tengas un feliz y bello día primaveral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fe, llegas como las hadas vaporosas, alegres, divertidas. Un rayo de luces de colores. Muchas gracias por tu visita siempre es un placer.
      Un beso redondito.

      Eliminar
  11. Con estos deliciosos ingredientes, a ver quien dice que no quiere.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Irmina, desde luego, yo no digo que no. Cuando tengo tarta de esta en casa, no paro hasta que queda.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Me estoy imaginando los sabores de esta tarta, pero como me gustan más las realidades, creo que la haré, o al menos intentaré hacerla.
    Para secar el merengue suelo poner el horno alrededor de los 60º C, hasta que quede al punto.
    Esta tarta tiene la dificultad del secado del merengue, pero creo que será solventado.
    Ya publicaré mis resultados.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encataría Apicius que la hiciera usted y nos lo contara. Yo hago el merengue en horno de gas y al mínimo que puedo, calculo que serán unos 100 grados no menos. Para usted no será ninguna dificultad, seguro.
      Estoy impaciente por verlo.
      GRacias por su comentario y un abrazo.

      Eliminar
  13. Qué rica esta merengada bien fresquita, es sencilla y el resultado un triunfo seguro. El que no lleve harina le hace diferente, sin duda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, es cierto que es diferente, más ligera de comer y de digerir. A mi me gustan mucho este tipo de tartas y la crema puede ser al gusto.
      Un abrazo y gracias por venir.

      Eliminar
  14. Una tarta riuísima, también hacemos mermeladas en casa, nos quedamos por tu blog.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Anmar y gracias por tu comentario. Las mermeladas caseras son realmente mejores que las industriales, vamos, que no tienen nada que ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Viena , me parece buenisima ésta tarta ! ay ! la foto de la cuchara ...!
    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Golonsegus, a ver si te animas y la haces.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Puedo corroborar y corroboro que esa tarta es un escándalo al paladar: la naranja, el merengue, la nata, el chocolate, las almendras... Todo se funde en la boca para conseguir un delicioso bocado. Algún día la haré, porque la combinación de base de almendras y claras me ha entusiasmado, y todo lo demás...

    Pero no me olvido de la Lawrence...ayer hubiera matado por un trozo de Lawrence, ¡qué antojo de chocolate tenía!

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Laurita, si pareces un político pudiendo corroborar y corroborando jajaja. Me ha hecho gracia lo de la Lawrence, porque es una tarta que nos pasa a más gente eso de apetecernos un trozo con ansia. Debe ser el chocolate y su adicción.
      Un besito Laura y anímate, la Lawrence se hace fácil y dura mucho tiempo sin nevera y en perfectas condiciones. Yo no la hago más porque me la como jejeje.
      Un beso más.

      Eliminar
  17. ¡Menuda pinta tan irresistible! Yo de pequeña siempre decía que no me gustaban las tartas con bizcocho... era de esas que la harina cero en las tartas, como tú. Esta estoy segura de que sería mi placer máximo, se me está cayendo la baba sólo con verla.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miss Migas: Anímate a hacerla que es fácil relativamente y está riquísima, sobre todo eso, si no te gustan las tartas con bizcochos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hola Viena:

    No me acuerdo de si llegué a dejarte un comentario cuando leí esta receta pero me parece deliciosa y tengo en casa a un amante del chocolate y naranja que estaría encantado!!
    Te he dejado una sorpresa en el blog, pásate a verla cuando puedas.

    Un abrazo,
    Aurélie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurelie: Sí me habías dejado ya un comentario, por el y por este, te agradezco mucho. Como también te doy mil gracias por el regalo que me has dejado en tu blog. Ha sido todo un detalle.
      Un beso grande

      Eliminar
  19. Pero qué derroche, qué indecoro, qué desmesura.
    Yo me voy a otro lado a rascarme el hambre. Los postres de merengues son mi perdición Viena. Cómo me encantaría ser tu alumna.
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Carmen, tienes toda la razón, es totalmente un indecoro jajaja. A mi también me encantaría ser tu alumna, tu profe o lo que sea. De momento, también disfruto mucho con ser tu amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Ah, Viena, qué delicia todas esas texturas y sabores combinados, almendras, naranja, chocolate… supongo que la combinación crujiente de la base y suave del merengue debe ser la locura-
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así Claudia, una locura parece un buen punto jejeje. A ver si un día podemos coincidir y puedo ofrecerte a probar una de mis tartas.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Hola, Viena! Es la primera vez que te escribo, aunque no es la primera vez que visito tu blog.
    Me parece que somos "paisanas", lo que no sé si del mismo pueblo (ya sería mucha casualidad) o de pueblos vecinos.

    El caso es que me encanta lo que haces, pero esta receta me ha gustado especialmente porque, al no llevar harinas, es sin gluten, mundo en el que estoy sumida desde que a mi hijo le detectaron la celiaquía hace 4 años. Por él y para él mi blog de recetas sin gluten. Seguro que pronto verás en él esta u otras recetas tuyas que pueda adaptar para que la puedan disfrutar los celíacos. (Ya te avisaré). Gracias por compartirlas. :)

    Te mando un abrazo.

    Raquel.

    ResponderEliminar
  22. Hola Raquel: Yo soy de Orihuela aunque vivo en Alicante hace ya más de treinta años, pero mis padres y hermanos y todas mis raíces están en Orihuela, incluidas claro está, las raíces gastronómicas.
    Me alegro de que te guste esta tarta, a mi me gusta cocinar sin harina, así que tendrás algunas cosas por el blog que te podrán servir.
    Admiro el esfuerzo que hacéis las mamis sin gluten. Si en algo te puedo ayudar, dímelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el ofrecimiento! Pues al final somos "vecinas" (soy de Callosa).

      Ahora mismo entraba en tu blog para ver tu receta de tortas de calabaza, ya que tengo una receta pero es de mi abuela y va por "tazones", y no tengo tazones, así que prefiero medidas más exactas. Intuyo que más o menos deben ser medidas aproximadas a las tuyas, así que como no tengo duda de que tus tortas salen exquisitas, voy a coger tu receta, con tu permiso, para intentar adaptarla al mundo sin gluten. Sé que va a ser una adaptación difícil, como cualquier receta de masa panificable sin gluten. Tengo que dar con la combinación exacta de harinas y eso en este tipo de masas es complicado. Ya te diré qué resulta.

      Estamos en contacto. Un abrazo.

      Raquel.

      Eliminar
    2. Desde luego Raquel que va a ser difícil, pero seguro que con tu experiencia en estas sustituciones lo consigues. Si es así, me gustaría ver el resultado y experimentar a cocinar estas tortas sin gluten. Ya me contarás.
      Un beso grande.

      Eliminar