Buscar en el blog

Cargando...

miércoles, 21 de marzo de 2012

Un rincón especial


Esta es la entrada a una tetería con encanto: “El jardín de los sentidos”.

                                                                                         

Me habían hablado de la tetería botánica, como también la llaman, pero no la conocía. La verdad es que después de visitar tantas veces en Crevillente el “Carmen del Campillo" que algunos de vosotros conocéis, pocas teterías logran ya impresionarme. Sin embargo, este fin de semana, junto a unos amigos, descubrí que hay otros jardines de ensueño y otros rincones que estimulan y regalan nuestros sentidos.
Os contaré un poquito de cada cosa.



Desde el principio parece un lugar de meditación y relax, con insinuaciones al budismo. Muchos rincones rememoran la paz de oriente, mientras cursos de agua ponen música al paseo.



Una extraña afición del artífice de estos jardines, nos va intrigando desde la entrada, pues una serie de “bichos” realizados con materia vegetal de diversas formas y colores, aparecen por los caminos y se asoman estratégicamente por los rincones.


Algunos sólo es posible percibirlos desde una perspectiva lejana, desde lo alto de algún puente o mirando desde abajo hacia las copas de esa vegetación exuberante.





Libélulas, escarabajos, arañas o colibrís de hojas y troncos, nos dejan fascinados con la imaginación y el arte de esta peculiar colección. También hay animales de piedra o madera, poniendo una nota chocante al entorno.



Una serie de simpáticas ranas con las que me quedé enganchada. ¿Pondré esta foto en mi avatar?


Todas parecen felices, disfrutando del solecito o la sombra de estos rincones.




La cabeza gira y encuentra dónde posar la mirada, en cualquier ángulo, en cualquier altura, en cualquier recoveco. Es un estrambótico museo en un vergel.


Budas camuflados entre el ramaje…


Venus que miran desde los rincones…


Surcos de agua que juguetean con el silencio



Sorpresas


Invitaciones


Osadías




Tantas cosas...



…Que parece sin duda un jardín encantado, tocado por hadas y duendes.


Y sin que falten los ogros traviesos y descarados



O las plantas realmente exóticas


De regreso y bajo una gran carpa,  llega la hora de disfrutar del momento del té. Aquí te lo servirán, pero puedes ir a tomarlo al rincón que más te haya gustado.



El té se puede elegir entre una buena variedad, todos de calidad.
Además, una selección de tartas de repostería casera, siempre mejor que la industrial, claro, aunque sinceramente, no nos parecieron lo mejor del lugar.

La ubicación del “Jardín de los sentidos” en:
Partida la Olla 42, Km. 161. 03590 Altea, Alicante.

Creo que os gustará.

28 comentarios :

  1. Bueno Viena,es que después de tus exquisiteces en repostería, es realmente difícil complacerte con una tarta.
    El lugar muy bonito, aunque a mi me gustan las cosas más..............¿ simples ?.
    Un abrazo y encantada de seguirte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te creas Mit allem... siempre digo que soy más exigente para cocinar que para comer, a mi me suelen gustar los dulces que pruebo en cualquier parte, pero estas tartas que probamos, éramos 5 personas, las encontramos todos un poquito secas y muy mejorables, la verdad que no estaban a la altura del sitio. Como tetería es muy bonita, te entiendo cuando dices que te gusta más simple, a mi me pasa, todo esto, dentro de su originalidad y tal, lo veo como de mentirijillas, pero ya te digo, como tetería, la encontré muy agradable.
      Un beso y gracias por seguirme.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Te habría gustado Carlos, tiene muchos rincones apacibles que están muy bien. Aunque yo disfruté principalmente del paseo, de ir mirando y encontrando cosas, como los niños, ya ves.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Este es el sitio al que llevaste a los blogueros? es que me suena de las fotos de Delikat ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No Arantxi, a los blogueros los llevé a la tetería de Crevillente, la que pongo también enlazada. Para mí la de Crevillente Carmen del Campillo, es más bonita que esta, con más encanto y más intimista, además, con unos pastelitos árabes realmente ricos, pero bueno, esta también está muy bien y resulta como una sorpresa constante, no aparenta ni el lugar ni lo que es, esconder tantos rinconcillos.
      Un beso y gracias por venir

      Eliminar
  4. Un sitio curiosísimo, para relajarse y olvidarse de todo durante un rato. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Delicias Baruz. Efectivamente es un sitio curioso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tus fotos revelan muy bien lo que hay en el sitio que... ¿cómo decirte? lo encuentro algo inquietante. Cocodrilos, trasgos, monstruosas arañas, bichos a cada cual más agresivo... Muy imaginativo, desde luego, pero no me gustaría quedarme solo de noche en ese jardín. Seguro que a medianoche todos reviven. Donde esté la tetería de Crevillente con su pavo real y todo, que se quiten todos estos íncubos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monsieur Sorokin: Mucha lectura de terror creo que hace usted últimamente, lo noto como algo sensible en ese sentido.
      Pero estoy totalmente contigo, donde esté la tetería de Crevillente, esta no tiene nada que hacer. Eso sí, me encantaría tener una ranita como esa que está tumbadita al sol, con su pancita boca arriba.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Con esa escenografía vegetal (y no tan vegetal), cualquier té (aunque sea de calidad) debe saber mucho mejor. Y los aromas, de la tierra humeda, las plantas y los vapores de la taza de té debe ser toda una delicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Oteador, era lo mejor, el olor a tierra húmeda y la luz debajo de la carpa, que daba un ambiente muy acogedor mientras tomábamos el té.
      UN abrazo.

      Eliminar
  7. NO cabe duda que es un rincón encantador, pero quedé tan impresionado con Carmen del Capillo que muy bueno tiene que ser este para que lo mejore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apicius, no mejora en absoluto a Carmen del Campillo, en realidad es un jardín con encanto, pero nada que ver con el magnífico ambiente que se respira en el Carmen.
      Espero que alguna vez volvamos al Carmen del Campillo a compartir de nuevo un té o una rica horchata como la que tomamos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. El jardín de los sentidos y Carmen del Campillo son muy diferentes, cada lugar tiene su encanto especial.Pero más especial es disfrutarlo en la mejor de las compañías, aunque las tartas no dieran la talla con las de la Ponderosa...

    Gracias por publicar tan lindas fotos, mi querida Viena, es un recuerdo precioso.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurita, igual digo, lo mejor fue compartir contigo y con Pedro ese rato. El té estuvo muy agradable verdad?
      Un beso grande. a os estoy echando de menos.

      Eliminar
  9. Pues sí , es una teteria muy orijinal ! aunque lo más importante es el té , también te gusta tomarlo en un entorno bonito .
    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Golonsegus, al menos es un sitio diferente, a mi lo que me gustó es ir descubriendo cada cosita que había escondida por entre el ramaje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me recuerda lugares que hay camino de la carretera de México-Tuxpan, a la altura de Huauchinango básicamente, me dejan un poco alterada la conciencia, no me molestan aclaro, pero desarpecibidos no pasan. Me gustó mucho la puerta y esa ranita feliz recostada. Lo que me pareció más perturbador son esos colgantes hechos con hojas y flores, muy perturbador. Pues muy interesante atmósfera de la tetería, me hubiera encantando ir contigo para armar más historias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: No te imaginas lo que me gustaría ir contigo, a esta tetería o a cualquier parte, seguro que armaríamos historias y algunas cosas más.
      Es curioso que no eres la única que percibe un algo inquietante en este lugar, pero in situ en realidad era todo como muy tranquilo, los bichos se integran perfectamente en el ambiente y es un alarde de imaginación y un verdadero arte, lo que este hombre consigue con hojas y materia vegetal. De todas formas, en conjunto, quizás es un sitio algo forzado, yo siempre encuentro algo forzado ese pretendido ambiente budista cuando lo encuentro por aquí, creo que es un poco de montaje y eso me desagrada. Sin embargo el ambiente árabe de la tetería de Crevillente, lo encuentro mucho más armonioso, creo que tiene que ver mucho más con nosotros, o al menos, conmigo. En fin, tendríamos que hablar más a menudo, hay tantos matices de cada cosa.
      Te echo de menos, aunque no te conozca, ¿te lo puedes creer?
      Un beso grande.

      Eliminar
  11. Ya me habló Laurita de este lugar tan encantador. Que sí,q ue a veces puede ser inquietante. Sobre todo cuando oscurezca, y si estás sola y se escuchan ruiditos...ufff, tiene que ser... Pero a la misma vez me gusta eso de que sea tranquilo, que haya rincones en los que te puedas quedar tomando un té, escribiendo, leyendo, charlando, contemplando... Y la compañía, creo que fue lo mejor. Disfrutar del paseo tuvo que ser una delicia.
    Besos y a ver si alguna vez me puedo escapar, que cada vez uqe Laurita me habla de vuestros encuentros, son como sueños y momentos mágicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Angeles, estuvimos hablando de ti, te habría gustado mucho estar por aquí, estoy segura. A ver si de verdad venís un día. Laura dice que tiene ganas de venirse una semanita y asistir a mis clases, podría estar bien ¿no crees? Creo que lo pasaríamos bien juntas.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Me encantaría también poder estar ahí, en tus clases.
      Pero yo lo tengo más difícil que laurita, por diferentes motivos.
      Y no te creas que no tengo ganas, y que no lo necesito. Creo que lo necesito muchísimo, por lo que me cuenta, estar allí, a pesar de hacer muchas cosas, es un remanso de paz y tranquilidad, y el contacto con el aire, el campo, la buena compañía, la dulzura, creo que sería una terapia buenísima que ncesito... pero...
      de todas formas, no descarto en algún momento.
      Besos y seguimos en contacto.

      Eliminar
    3. Cuando tu quieras Mª Angeles.
      Un beso.

      Eliminar
  12. El año pasado estuvimos de vacaciones en Elche, y una de las visitas obligadas era el " jardín de los sentidos " que casualmente habiamos descubierto en internet. Aparentemente y tras visionar su video promocional parecía realmente eso..El jardin de los sentidos.
    Pero cual fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos con este espacío. Pues decepción total, cuando llegas y te encuentras con esa puerta en la que indica precios y horarios y te das la vuelta te topas con la realidad grotesca de un vivero de plantas agonizantes y abandonadas ( casualmente una de ellas la pudimos recuperar y nos la trajimos a casa ). Vamos a ver, si quieres vender este remanso de paz y armonia, tienes que ser consecuente con lo que haces y con lo que promocionas y en ningún momento esto nos parecio así. Si te das unas pequeña vuelta por las afueras de este espacio comprenderas que la sensibilidad brilla por su ausencia y que lo que te estan vendiendo a precio de oro, dicese alojamiento y viandas, es nada más que humo. Plantas secas, abandonadas y mal ubicadas. Así que realmente a este sitio le falta todavía mucho para ser un jardín y desde luego le sobra mucho mal hacer.Tienen muchisimo por mejorar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo: Verás, yo no he visto el video promocional de este lugar, pero nunca perdí de vista que se trata de una tetería y que "El jardín de los sentidos" es un nombre muy bonito que han elegido para ella.
      Pero vamos, para ser justos,tampoco tuve la percepción que tu pareces haber tenido. En principio considero que se trata de una finca privada, y que no podemos responsabilizar a su propietario, de lo que sucede en los alrededores, ni en el vivero que describes tan abandonado y que seguramente no es suyo.
      La finca está en medio de otras casas y fincas y sus responsables no tienen por qué compartir sensibilidades.
      Es cierto que yo esperaba todavía menos, en el sentido de que excepto "El Carmen del Campillo" en Crevillente, que te recomiendo con toda confianza, porque es un lugar muy bonito, pero digo, que excepto esta tetería de Crevillente, yo no conozco ninguna otra así, al aire libre y con cierta capacidad de relax. Me gustaron muchos rincones, consideré original el paseo, la idea, sobre todo para pasar una tarde tomando un té rico, en tranquilidad, pero el conjunto, me pareció también un tanto artificial. Creo que en alguna parte lo he dicho, ese toque pretendidamente budista lo encontré a menudo fuera de contexto, pero bueno, cada uno tiene sus gustos y sus historias. Las tartas no me gustaron nada, por más que eran caseras, no estaban buenas ni a la altura de su precio y no he vuelto y seguramente no volveré, no me llamó hasta el punto de volver, pero con todo, el propietario fue muy amable con nosotros, ví muchas cosas bonitas y no deja de ser un sitio especial, diferente a otras teterías y con la oferta de un paseo que no das en otros locales públicos.
      Por lo demás, gracias de verdad por tu comentario, que considero valioso, sobre todo porque es un lugar ya digo, público y todas las opiniones son muy a considerar.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estoy totalmente deacuerdo contigo en lo del Carmen del Campillo, me fascino el lugar. Y de echo durante nuestra estancia en Elche fuimos dos veces a la tetería.
      La percepción de los lugares es muy personal, depende de muchos factores. Si bién es cierto, es que en " El jardín de los sentidos" en esencia la idea y el lugar son buenos, pensamiento que comparto contigo.
      A su creador se le escapan muchos detalles cuando me refiero a " vivero " es a su vivero que el utiliza para reponer las plantas que se le van estropeando y vuelvo a insistir que los alrededores, son sus alrededores es decir el exterior o valla de su parcela. Una casa de cañas medio derruida en un árbol? pues son cosas que no cuadran en la antesala de lo que debería ser una experiencia grata. No pretendo menospreciar el trabajo de nadie, pero si dar un toque de atención a estos señores. Que espabilen una poco y que se den cuenta de que no todo vale, que hay que poner un poco más de amor y cuidado en las cosas.
      Y todo esto lo digo por que creo en el sitio y en sus posibilidades, y en lo que podría ser y no es por dejadez. Y por que tenemos que ser mas exigentes con lo que nos quieren vender,encima, a un elevado precio.
      Respecto al Carmen del Campillo, valoro enormemente el gran trabajo que ha llevado crear aquel espacio, el mucho tiempo y dedicación que le ha dedicado este señor a todo lo que allí hay, pero tampoco debe de descuidarlo. Y muy al contrario de lo que dice el dicho de " criate la fama y echate a dormir " deben de estar por y para el lugar, y esforzarse cada día en ser mejores y dar mejor servicio.
      Muchas gracias.

      Eliminar
    3. Perdón anónimo, no te entendí bien con el tema del vivero. Yo de todas formas, no tengo muy claro eso de que debamos crear un edén artificial de plantas exóticas, creo que cada planta en su lugar, que es donde ha adquirido toda su adaptación y en donde evoluciona naturalmente, pero bueno, ya que se hace este jardín, que se haga bien y desde luego, que se cuiden los detalles. Estoy de acuerdo contigo, totalmente.
      Gracias a ti por venir a dejarnos tu comentario, siempre interesante.
      Un abrazo.

      Eliminar