jueves, 31 de mayo de 2012

Nubes de Yuzu






Fantaseé que no había soldados
Ni evaluaciones humanas

Todas las madres dormían
Despreocupadas

Al niño le estallaba la risa
La tormenta era de besos

Imaginé que tú y yo danzábamos
Entre nubes de yuzu.


La verdad es que nunca fueron mis chuches favoritas, las llamadas nubes o marshmallows o malvaviscos.
Las encontraba demasiado dulces, demasiado vacuas, en fin, demasiado artificiales.
Las compraba y las comía, incluso tengo algunas recetas en donde las utilizo, pero no eran mis favoritas.
Sin embargo, cuando las vi publicadas en el blog de Trotamundos  con esas fotos maravillosas que ella siempre hace, me enamoré de esa delicada apariencia y esa textura que se adivinaba mucho mejor que en las nubes comerciales. Luego supe que se podían hacer con sabores y empecé a mirarlas con otros ojos. Ahí puse la receta en mi caja de pendientes, porque realmente las cosas que hacemos en casa, no tienen nada que ver con las compradas.

Ha pasado casi un año, hasta que justo la semana pasada, llegó hasta mí un artículo de Sibaritissimo , que me hizo sacar esta receta del cajón y elaborar finalmente mis primeras nubes.

Era el momento. Por un lado, tenía en mi despensa los maravillosos polvos de Yuzu, que es en lo que enseguida pensé para aromatizar mis nubes y por otro lado, si estas golosinas se van a poner tan rabiosamente de moda como dicen, al menos yo quiero saber hacerlas.
Y es que según la chef María D`Urso, en declaraciones al New York Times, las nubes van  a destronar a la extendida fiebre de los cupcakes.

Los primeros creadores culinarios ya se han puesto en marcha, pues bajo el nombre de The City Bakery,  Nueva York va a realizar la primera exposición de nubes. ¿Qué os parece?

Habrá que esperar para ver las tendencias y los logros de los grandes, pero mientras tanto, vamos a ir haciendo pinitos y a intentar dominar la receta base.


Estos son los ingredientes:

20 g. de gelatina en polvo
150 ml. de agua
320g. de azúcar
200g. de sirope de maíz
Una cucharadita o al gusto, de polvo de yuzu (En el original, extracto de vainilla)
Media cucharadita de sal


En otro capítulo, para los que como yo, no habían oído hablar del yuzu, diremos que se trata de un cítrico muy aromático originario de Asia. Una especie de mezcla entre el limón y la naranja o la mandarina.
Hace años que el yuzu se cultiva en Elche. Nuestra amiga Sol me envió un tarrito que contiene la piel de yuzu secada al sol y triturada.
Cuando abrí el tarro y me lo acerqué para olerlo, tuve como ella muy bien me había advertido, que cerrar los ojos y saborear esa intensidad aromática que te transporta a tierras lejanas. Sensaciones magníficas para la cocina, como bien saben los cocineros más innovadores, de cuya mano, este cítrico exótico se está introduciendo en la cocina de nuestro país.

Enseguida imaginé en hacer una mayonesa en la que en lugar de poner limón, pusiera zumo de yuzu. También pensé en mermeladas, licores, helados, sorbetes, cócteles, incluso Sol me dijo que el polvo está bárbaro en el gin tonic. En fin, cosas que por supuesto estarán inventadas, pero que yo, no he experimentado.


Buscando información, he sabido también que el yuzu es uno de los ingredientes de la salsa ponzu o salsa yuzukosho, tan populares en la cocina oriental.
También he sabido de una historia ritual dada en Japón, relacionada con este fruto y es que el día 22 de diciembre, durante el solsticio de invierno, justo al darse la noche más larga del año, en Japón es tradición bañarse con yuzu. 
Me pregunto qué raíz tiene este rito y qué beneficiosos efectos pueden encontrarse en este aromático baño. Seguiremos investigando.
De todas formas, después de haber estado leyendo durante años ya, estudios muy serios sobre los maravillosos efectos de los cítricos, unido a su aroma riquísimo y a su sabor no menos agradable, no me va a costar nada usar estos polvos mágicos de yuzu, en esta y otras muchas preparaciones. Puede decirse que este es un producto, que queda incorporado, sin duda,  a mi despensa.



Y ahora no me digáis que no son hermosas estas nubes ligeras y suaaaves, que además saben sutilmente a yuzu.
Veamos cómo se hacen:

Ponemos en un vaso 90 ml. de agua y echamos la gelatina para que se hidrate.


Mientras tanto, en una cazuela pondremos los 60 ml. de agua restantes con el azúcar y el sirope de maíz. Dejaremos calentar a fuego medio hasta que alcancemos una temperatura de 115 grados. Entonces, retiramos del fuego.



Ahora en un bol, echaremos la gelatina que estará hidratada en un bloque y a velocidad baja, con varillas eléctricas, desharemos ese bloque, para a continuación, echar en hilo la mezcla caliente. Todo ello, sin dejar de batir y aumentando progresivamente la velocidad.

Seguiremos batiendo durante 10 ó 15 minutos, echando a mitad del proceso, la sal y una cucharada de yuzu.
Una vez que tenemos una especie de merengue bien duro, habrá terminado el proceso de batir. Entonces, echaremos la mezcla en un molde enharinado o cubierto con una capa de azúcar glas.


Sobre la mezcla, echaremos igualmente azúcar glas y taparemos con papel vegetal o film transparente, dejando reposar durante al menos doce horas.

Cuando haya pasado el tiempo de reposo, desmoldaremos con cuidado y cortaremos en cuadrados o con la forma que más nos guste.


Cada trozo hay que pasarlo todavía por azúcar glas, bañándolo bien, pero acto seguido, sacudiendo todo exceso de azúcar, con la ayuda de un colador, por ejemplo.


Y ya tenemos nuestras nubes de yuzu.


Son bonitas para regalar, para compartir, para jugar a los sabores.



Asadas, en el tazón de chocolate o leche, combinadas con otros ingredientes…

Sólo por las múltiples posibilidades que encierran, me han conseguido conquistar, lo confieso, aunque sigan siendo muy dulces y probablemente no demasiado saludables.



He estado también ensayando otros sabores, con bergamota por ejemplo, y con sirope de granada en lugar de sirope de maíz. Son muchos los experimentos que están esperando.
Deciros que a nadie le amarga un dulce y que estas suavecitas nubes, aunque sea para de vez en cuando, son una golosina gourmet. 


¿Las probarás?........

46 comentarios :

  1. Qué interesante lo que nos cuenta del panorama 'nubes' y del yuzu, que sin lugar a dudas me atrae mucho probarlo tanto en fresco como esos polvos de ralladura de piel... cuantas posibilidades tiene madre mía!

    Excelentes estas nubes!, a la buchaca!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, yo también me estoy sorprendiendo de todas esas posibilidades que tiene esta chuchería. Hoy he hecho de nuevo, porque alguien las probó y me había encargado y he experimentado con otros siropes y con otros aromas, como el de bergamota. Es interesante, sí.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. No me extraña nada que hagan exposiciones y tal vez harán hasta concursos los Yankis con los Marzhmallows, lo comen hasta en las barbacoas y fuegos de campamento, pinchados en un palito y asados a la llama.
    Yo los hice hace bastante tiempo, creo que al sabor de fresa, quedaron bien, pero para tomarlos en el día, a lo máximo al día siguiente, ya que pasado este tiempo empezaban a deteriorarse.
    ¿Aguanta bien su formula en el tiempo?.
    Como siempre un paso a paso totalmente ilustrativo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apicius, hoy tengo unos cuantos que dejé hechos desde el domingo pasado, estamos a jueves, los conservo en un tarro galletero, de esos de rosca, y me gusta siempre que hago algo por primera vez, comprobar justo cómo se comporta en el tiempo. Pues bien, estas nubes no han perdido ni un ápice ni de textura, ni de sabor, ni de nada. Están igual que cuando las hice, lo que además, me parece lógico, es azúcar por todos lados.
      Las estoy dando a probar y me estoy sorprendiendo que los comedores habituales de estos dulces, las encuentran buenísimas y todos coincidimos en las muchas posibilidades que le podemos desarrollar.
      Seguramente no será la única receta que traiga, ya tengo en mente unos cuantos inventos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué buena idea Viena, a mi me encantan las nubes :-P y siempre tengo yuzu en casa desde que seguí macrobiótica varios años. Sobre todo para cortar resfriados en infusión con umesboshi es una maravilla y para espesar salsas sin usar harinas engordantes jejeje. Esto lo hago seguro! Qué de maravillosas recetas nos estás dejando, las fotos de las nubes son preciosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delikat, yo no conocía para nada el yuzu y desconocía que se podía usar para espesar salsas ¿cómo? ¿la piel? Porque es un cítrico, la piel no espesa ¿O tiene esa propiedad? Cuéntame si sabes, porque me interesa mucho.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Sin duda que todo lo casero es otra cosa Viena. Yo tampoco soy de dulces como ya sabes, pero soy como tu y me gusta experimentar y descubrir que lo que no me gusta comer también puede ser un bocado delicioso, y creo que está muy bien atreverse a hacerlo y a probarlo. Seguramente muchas veces descubrimos sabores y texturas que al final se quedan con nosotros. Estas nubes se ven preciosas y suaves, aunque sea por el placer de hacerlas caseras, ya vale la pena comerlas. Te veo en el concurso. ja,ja.ja..... Un beso y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho muy bien Anna, el placer de hacerlas merece la pena, te lo aseguro. Hoy ha sido mi tercera vez, fíjate, en una sola semana. Incluso me encargaron para regalar, así que te recomiendo que experimentes también porque es siempre interesante hacer nuevos descubrimientos.
      Un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  5. Hermosas, hermosísimas, dan ganas de hacerlas ya, qué entrada tan deliciosa una vez más Viena, sin ese maravilloso yuzú pero lo intentaré.
    Un abrazo, voy a mirar como va lo de tu cerveza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miren, el yuzu en polvo puedes conseguirlo, pidiéndolo a Huerto Gourmet o directamente a Santiago Orts a través de su página en twitter o facebook. Te lo digo porque ese regusto a cítrico extraño y penetrante es todo un puntazo en estas nubes. No te lo pierdas.
      Gracias por tus palabras y un beso grande.

      Eliminar
  6. Una entrada muy interesante, no conocía esta receta de echo nunca he echo ninguna chucheria en casa..esta claro que tengo que probar la tuya!
    besos:)
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justme: el otro día estuve paseando por tu interesante blog, me gustó mucho esa filosofía que lo envuelve. Te visitaré más veces, me gustó, ya te digo, te felicito.
      Respecto a estas chuches, es una experiencia, y a nosotras, las cocinillas, nos encanta experimentar, así que te recomiendo que pruebes.
      Un beso

      Eliminar
  7. Hace poco estuve en Londres y como bien dices en tu post, ¡allí ya están triunfando! así que de aquí a poco veremos las nubes por España ;-)

    Seguro que intentaré hacerlas en casa algún día, me llaman la atención.

    Un abrazo Viena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arantxi: Te va a encantar hacerlas, ya te veo y si te gustan, las caseras te van a deleitar. Son tan fáciles de hacer que parece increible. Ya me contarás.
      Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  8. Me encantan las nubes, y muy saludables pues no, porque son todo azúcar, pero un par de ella no hace mal a nadie.

    Se ven como su nombre indica, como nubes, esponjosas, suaves, delicadas. ¿Se nota el sabor a yuzu? Porque con tanta azúcar es difícil que se acentúe el sabor.

    No conocía el yuzu, y cuando lo has descrito he empezado a abrir la pituitaria sólo imaginándome ese olor fresco a cítrico...

    Por cierto, el poema del principio es precioso, ¿cual es su autor/a? Ojalá no fuera una fantasía...

    Un beso grande, muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurita: Te va a encantar el yuzu, voy a intentar que cuando vengas, te puedas llevar un tarrito ¿vale? Y sí, se nota mucho el aroma en las nubes, porque el yuzu es penetrante, deja regusto ¿sabes? Y ese puntito a cítrico va que ni pintado para el dulzor de las nubes.
      El poema del principio es mio Laura, pero yo no lo llamaría siquiera poema, son simplemente unas palabras pensadas en voz (letra) alta como yo digo. Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Viena, ¡qué mala eres!
    Si es que lo cuentas de una manera y lo ilustras con unas fotos que ahora ¿quién se resiste a intentar hacer esta nueves?
    Ya sabes que tengo poca y mala mano con la parte dulce de la cocina, pero me voy a tener que animar después de como las has descrito.
    Bs.
    Carlos, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga ya Carlos, poca mano por qué? además las nubes son facilísimas, solo hay que ponerse y te va a gustar la experiencia, estoy segura. Si vieras lo preciosas que quedan para regalar, en unas cajitas transparentes y con un lazo blanco. Jajaja.
      Un beso

      Eliminar
  10. Yo no soy de nubes para nada, así que tengo que probar las caseras, a lo mejor me sorprenden gratamente!
    Las tuyas, desde luego, se ven perfectas: esponjosas, tiernas y firmes, muy chulas!
    Un beso, Viena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurélie: Te entiendo, pero de verdad que te vas a sorprender, porque a mi me está pasando, las nubes caseras son otra historia, están buenísimas.
      Un beso y gracias por venir.

      Eliminar
  11. Vaya entrada Puri!!!! pero es que luego las pruebas y son aún más deliciosas. El toque ácido les sienta de maravilla y la textura impresionante. Que bien que se pueda conseguir el yuzu fácilmente. Estas si que voy a intentar hacerlas. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deseando que las hagas y me cuentes tus impresiones, además, tenemos que ponernos al día, que como sea verdad la que viene en moda, este verano, todo serán nubes por ahí.
      Un beso Loreto.

      Eliminar
  12. Viena esta entrada es muy interesante. Te cuento que yo ya he preparado las nubes, o bombones como les llamamos por acá, pero mi receta es un poco diferente. Las mías están hechas a base de claras de huevo y azúcar. Hace varios años que las prepare con sabor a vainilla y a chocolate pero solo las hice una vez. De solo darme cuenta cuanta azúcar llevan, nunca mas me he atrevido a hacerlas. Son muy ricas, me gustan, pero son muy malas para mi salud. Aunque tu receta es diferente, talvez me anime otra vez. Que bonito poema, me encanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Prieta, por tu comentario. Es cierto que es mucho azúcar, pero noi deja de ser una golosina, para de vez en cuando, no está mal.
      A mi me gustan al fuego, parece que así se notan menos dulces, de todas formas, estas nubes caseras, son infinitamente mejor que las compradas.
      UN beso grande.

      Eliminar
  13. Gracias Viena por la respuesta.
    Los que yo hice se reblandecían enseguida y cambiaban la textura.
    Intentaré hacer estos que propone.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantará saber sus resultados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Viena, últimamente he pasado por tu blog en silencio, he tendio mucho trabajo y casi no tengo tiempo para comentar, aunque no me he perido tus maravillosas recetas, te felicito ante todo por la cerveza, va de maravilla!!
    Con respecto a las nubes, es un dulce que aún no logro que me atraiga, las veo aquí y veo que te han quedado maravillosas pero no se si me gustarán o son demasiado dulces, por supuesto para saberlo tendré que probarlas y darles una oportunidad, ya veré cuando me animo
    Uno de estos días te escribiré con calma y no pierdo las esperanzas de poder verte pronto.
    Un beso grande y buen fin de semana!!!.
    Claudia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Claudia, claro que no pierdes la esperanza, nos vamos a ver y cuando tu quieras, de verdad te lo digo.
      Como he explicado en el post, las nubes nunca fueron mis chuches preferidas, sin embargo, reconozco que tienen muchas posibilidades y que en plan casero, son mucho mejor que las que comercializan.
      Si pruebas, ya me contarás.
      Claudia, este verano quiero organizar algo para tomar las cervezas, que espero que salgan buenas, así que no tienes que faltar.
      UN beso grande.

      Eliminar
  15. Pues creo que si me atreveré a hacerlas aunque no se si con yuzu (el cual desconocía).
    Todo sea por estar a la moda, jajaja
    Besos y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari Carmen: Ahora he vistoi que Sorokin, que vive en Bruselas, ha compraco yuzu y dice que a precios astronómicos. Te lo digo porque nosotros lo tenemos muy fácil, podemos pedirlo en: huertogourmet2012@gmail.com y de verdad que a precios muy asequibles. A mi me parece una experiencia, es muy aromático y yo lo acabo de incorporar a mi despensa, porque me encanta. De todas formas, se pueden hacer con esencia de vainilla o con lo que te parezca que esté bien.
      A ver si las haces y me cuentas.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Viena, a mí los malvaviscos siempre me han gustado, sobre todo asados, levemente quemaditos. Pero sucede que es igual que hacer buñuelos, con saber la cant. de aceite con que se frien se me quitan las ganas de comerlos, igual sería hacer estas nubes, yo paso de hacerlas. Pero con sólo ver las fotografías son poesía sólida, quisiera probar una y bailar en las nubes de yuzú.
    HE visto aquí que venden unos malvaviscos gourmet de pistache, de limón, de menta, de fresa, incluso los rellenan de mermelada, y sí, claro que los compro aunque después sufra por subir de peso. Me encanta lo dulce.

    Oye, seguro ese yuzú también va de la mano acompañado de tequila, uff, qué lujo ecléctico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, estoy totalmente de acuerdo contigo, me gustan asaditos, me da palo por la cantidad de azúcar que llevan, pero por probar y bailar entre ewstas nubes, merece la pena. Por cierto, el yuzu va muy bien con gin tonic, y para aromatizar pasteles y para muchas cosas. Seguro que con tequila, mola, tienes que contármelo, yo me encargo de que puedas. ;-)
      Un beso grande.

      Eliminar
  17. Claro que las probare!!....no soy mucho de dulces pero hacer estas maravillas me encantaron.....sobre todo con sabores exoticos....te pasate!!......Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcela ¿Ya de vuelta de vacaciones? Tendrás mucho que contarnos. Estos sabores seguro que te encantarían, elm yuzu es intenso y maravilloso.
      Un beso grande.

      Eliminar
  18. No sé si voy a hacer nubes, aunque, comno traficante de etéreos sueños que es uno, será conveniente probar ¡qué menos que una nube para llenar un sueño!. Pero, lo que sí he hecho es comprar un bote de Yuzu. Es que han abierto una tienda en el centro de Bruselas llena de exóticos productos y estrambóticos utensilios culinarios y no he podido resistirme: tenían Yuzu, a precios estratosféricos, pero me he dicho ¡Sorokin!, ahora o nunca, antes de que se te pase la impresión yúzica. Y lo he comprado. Ya veré qué demonios hago con él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ala Sorokin, qué sorpresa te habrás llevado al ver yuzu ¿no? Y fíjate, que te podría yo haber mandado de aquí, que está a un precio muy razonable. Pero dime, lo has comprado así, en polvo? Porque es un cítrico y creo que lo venden en bolsitas para infusión o en polvo para todas las cosas que a uno se le ocurran. Con gin tonic está de muerte, para aromatizar platos de pescado, bizcochos, galletas, bueno, verás que encuentras formas de usarlo. ¿Lo has olido? ¿A que es magnífico? Para mi ha sido un gran descubrimiento y ya forma parte de mi despensa.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Pues verás, es un polvo grosero (me voy a reprimir y no voy a hacer un chiste fácil, que últimamente estoy siendo muy criticado en el blog). Viene en una cajita metálica. Son 20 gramos y cuesta la friolera de... ¡13,45 euros!. O sea, que es un verdadero capricho. Había otras cajitas más baratas con otras especias (si lo hubiera sabido Darwin se hubiera forrado, ya que conocía su origen), salvo el azafrán de Irán, a 17 euros que, lógicamente no he comprado. Yo sólo uso azafrán manchego, he dicho.

      Eliminar
    3. Jejeje, pues sí se presta al chiste fácil, que a más de seiscientos euros el kilo, te daba para un polvo mejor que grosero digo yo jajaja.
      Jolines, con el yuzu, cuando se lo cuente a Santiago y a Sol van a flipar, y lo más gordo es que a lo mejor ni siquiera es este tipo de polvo, lo que yo tengo es piel de yuzu secada al sol y triturada, vamos, todo natural y sin ningún añadido. Ay sorokin, sí que te diste el capricho, si. ¿Qué andas desocupado? jajaja
      Un beso

      Eliminar
  19. HOLA VIENA, NO HABÍA OÍDO HABLAR DEL YUZU, CON TU DESCRIPCIÓN, ME LO PUEDO IMAGINAR MARAVILLOSO. SIN DUDA QUE LAS NUBES HECHAS EN CASA SON OTRA COSA, Y COMO DICES, SI SE VIENE LA MODA, PUES APRENDEREMOS A HACERLAS. BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pamela por tu comentario. El yuzu ha sido también para mi un descubrimiento, hasta ahora nunca lo había oído. Y ahora se me ocurre un montón de recetas en donde usarlo. Tiene un aroma muy, muy agradable.
      Un beso.

      Eliminar
  20. las probare, claro. Tengo polvo de yuzu en el armario con el que hacia unos pastelitos japoneses, que no me emocionaban demasiado, asi que siempre estoy abierta a probar yuzu de otras maneras

    ResponderEliminar
  21. Marydeath: Para mi ha sido todo un descubrimiento, no conocía el yuzu hasta ahora. El otro día, desde Gastroshop, donde se comercializa el yuzu, me decían que se puede usar para aromatizar azúcar y aromatizar con ella pasteles y otras preparaciones. También combina bien con gin tonic. Y a estas nubes, le dan un toque muy bueno, muy agradable y bueno, seguro que se podrá usar en muchas cosas que se nos pueden ocurrir.
    A mi me agrada mucho su aroma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Viena, querida, no sé si estarán de modas, pero a mí me chiflan y me viene bien que se pongan de moda, pero no conocía ese polvo de yozu… el poema ¿de dónde lo has sacado? es maravilloso.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Claudia: El yuzu ahora que lo has conocido, verás como lo ves en algún lugar. Nuestro amigo Sorokin, nos contaba que compró 20g. de polvo de yuzu en Bélgica, así que imagino que debe haber en más lugares.
      Respecto al poema, es mio, yo lo he escrito. Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  23. No consigo congraciarme con la gelatina....hago todos los pasos pero cuando estoy batiendo la masa resultante es líquida y no dura como indicas....algo no lo hago correctamente. :(

    ResponderEliminar
  24. Hola Juanjo. No se me ocurre qué puede estar sucediendo, si las medidas de agua son correctas, no debería quedar líquida. Los únicos pasos dudosos podrían ser esos: la medición de agua o la temperatura del jarabe, no hay mucho más.
    Siento no poder ayudarte mucho, pero es que no se me ocurre otra cosa. Por otra parte, las he hecho ya muchas veces y he hablado con gente que las ha hecho, y siempre salen. Repasa esos pasos a ver si hay mejor suerte.
    Gracias por tu comentario y un abrazo.

    ResponderEliminar