Buscar en el blog

Cargando...

viernes, 12 de abril de 2013

Milhojas de plátano y chocolate con sus dificultades


He tenido mis dudas acerca de si publicar o no esta entrada, porque la verdad es que ha sido una receta con bastantes dificultades y aunque creo poderlas resolver en la próxima ocasión que la haga, hoy por hoy, no han quedado resueltas.

Sin embargo también he pensado, que era muy ilustrativo traer de vez en cuando recetas fastidiosas, que nos complican, que no resultan como nos gustaría, etc. Esto es la vida misma, señoras y señores, hay muchas veces que las recetas no salen, que ni los libros las registran bien, ni nosotros las bordamos siempre y da igual la experiencia o los conocimientos que se tengan, de vez en cuando, aparece una de estas recetas y como también nos hacemos cada vez más exigentes, tenemos fracasos.
De todas formas y en lo que a mi concierne, nunca considero un fracaso una receta que no sale, lo considero más bien un aprendizaje y a veces, tozuda que soy, ese aprendizaje me cuesta más de un intento.
 


Pues bien, veamos las aventuras y desventuras de estas inocentes y “aparentemente” fáciles milhojas de plátano y los ajustes que ayudarán a quien se atreva con ellas.

La receta procede de un pequeño libro de recetas con chocolate, que promociona Nestlé y que nos enviaron a la escuela para repartir entre los alumnos.

Los ingredientes son así de fáciles:

150g de chocolate Nestlé Postres (Yo utilicé 200 g.)
250g. de nata montada
8 cucharadas de leche condensada
3 plátanos (como eran pequeños, puse cuatro)
Un limón
Cacao puro en polvo


Y así comienza la faena:

Lo primero será fundir el chocolate al baño María
 



Mientras tanto, recortamos en papel vegetal, rectángulos de 10x7cm.


Cuando el chocolate está fundido, colocaremos los rectángulos sobre otra lámina de papel vegetal, para no pringar demasiado y con ayuda de una brocha, iremos pintando uno por uno cada papelito.



Dejaremos enfriar y repetiremos la operación dos, tres, o más veces, hasta que el grosor de las láminas sea suficiente para dar estabilidad a las milhojas.


Después de tres capas, no conseguía dejar lisas las porciones, así que se me ocurrió colocar una lámina de papel vegetal encima y con ayuda de un rodillo, apenas con el peso del rodillo, deslizándolo suavemente, alisar bien el chocolate.



Por la parte de abajo, como se aprecia, teníamos los rectángulos bien definidos para después despegar. Dejamos enfriar totalmente.
Mientras tanto, tomamos los cuatro plátanos troceados y los colocamos en un recipiente, junto con el zumo de limón y la leche condensada.

 
Trituramos el conjunto y luego mezclamos con la nata bien montada.


 

Obtenemos así una mezcla espumosa, aunque quizás, en mi caso, demasiado ligera. Creo que la proporción habría estado mejor con más nata que mezcla, aunque perderíamos el delicioso sabor que tenía la crema a plátano.  Reservamos en nevera un par de horas.

Ya frío el chocolate, comenzó un poco la aventura del desmoldado, láminas finas y veintitantos grados de temperatura en Alicante, con eso os digo bastante.


Primero quitamos la lámina de arriba de papel vegetal.

Luego, al quitar la de abajo, ya me di cuenta que tendría que marcar los rectángulos para poder quitarlos y que quedaran separados. Con un cuchillo hice los primeros cortes.


Luego pasé a la tijera, porque además, los bordes no quedaban bien al desmoldar y tenía que hacer arreglos. También me parecían láminas demasiado grandes para las milhojas, así que recorté aquí y allá y fui dejando prácticamente cuadrados.  



Pero las láminas son muy finas, el calor incluso de las manos, las reblandece enseguida, tuve que colocar debajo una lámina metálica que puse previamente en el congelador para que estuviera muy fría y me ayudara a desmoldar los cuadraditos, en fin, pocas fotos, porque estaba metida con el chocolate hasta los ojos y algunos problemillas para conseguir unos cuadrados más o menos pasables.
Unos se rompieron, otros se agujerearon literalmente al colocar mis dedos encima, y acabé desmoldando dentro mismo del arcón congelador.



Las maniobras no son muy fáciles. Quizás alguien tenga mejores trucos, pero a mí lo único que se me ocurrió es que la próxima vez, quizás sea más fácil hacer una única lámina de chocolate entre dos hojas de papel vegetal. Luego antes de que el chocolate esté endurecido del todo, con ayuda de una tijera, podemos recortar los cuadrados y dejar entonces enfriar.

El desmoldado siempre va a ser engorroso, ya digo que las temperaturas de estas fechas no ayudan nada, pero en invierno, será más fácil y si no, como yo hice, ir desmoldando poquito a poco dentro mismo del congelador.

En fin, lo di por acabado y llegó el momento de montar las milhojas.

Una base de chocolate… Un poco de relleno


Otra base encima, más relleno y una tercera y última base, que acabamos espolvoreando  con cacao en polvo



En las fotos podéis apreciar todas las imperfecciones de las láminas de chocolate, imagino que para la receta de la foto del libro, usaron moldes especiales o algo así, yo me vi incapaz de hacer un trabajo más preciso.

Eso sí, las probé y se me olvidaron todas las penalidades. La combinación es deliciosa, el contraste de texturas crujiente y cremosa, resulta un placer absoluto para el paladar y aunque son incómodas hasta para comer, porque se rompen…


Creo que hay que hacerlas más veces


Como postre, me parecen una maravilla, muy, muy recomendables.

 
Y bueno, con la práctica, seguro que cada vez será más fácil.

Os dejo un trocito para que probéis, veréis que rico, rico.


Un abrazo.
 
 

27 comentarios :

  1. Viena, tengo unos cuantos fracasos guardados y muchas ganas de publicarlos pero a la vez me da vergüenza porque fueron fallos garrafales míos y no de la receta.
    Voy a hacer este milhojas bien pronto para hacerme una idea más precisa, jajaja, te imagino pringada de chocolate y a la vez con la cámara.
    Será mejor una sola lámina como dices y la crema + consistente. Sin ser muy chocolatera ya lo estoy saboreando.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miren, pues espero que cuando hagas la receta, me cuentes cómo te fue a ti, porque para mi ha sido dificultosa. Eso sí, están buenísimas, pero buenas, buenas de verdad. A ver si la próxima tengo más maña con esas láminas, pero tu cuéntame tu experiencia vale?
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Serán complicadas, pero te han quedado estupendas. Me llevo una a:

    http://unangelenmicocina.blogspot.com.es

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Ra y bienvenida a este espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Viena, si te sirve de ayuda, yo a veces preparo laminas de chocolate para mis tartas y lo q hago es lo q propones al final, poner una capa de chocolate entera, dejar enfriar un poco y en lugar de como dices, cortar entonces, simplemente marco los bordes con un palillo para cuando esté frío que se puedan separar con un simple click

    No se si me he explicado bien, aqui tienes las laminas q hago (en la imagen final), veras q son del estilo q tu has utilizado para el milhojas (q probaré en breve, seguro) http://blogexquisit.blogs.ar-revista.com/2012/02/03/tarta-de-mousse-de-chocolate-y-pannacotta/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sonia: Vengo de ver la tarta en la que aplicas las láminas y me he quedado pasmada de lo preciosa que es. Te he contado allí, que las hojas, yo las hago con hojas de verdad, de limonero, pintándolas de chocolate y luego al enfriar, separándolas y quedan muy bien. Claro que esas hojas que tu haces, con el cuchillo, quedan más estilizadas y precioso el resultado en el pastel. Te felicito.
      También me ha ayudado saber cómo haces los cuadrados y las tiras, porque yo hago a veces cilindros pero me cuesta muchísimo y con la idea de los bordes de los moldes, me parece genial. Tengo que probarlo. Y tambiés esta idea de marcar con un palillo. Muchas gracias. Aquí es que en Alicante, en estas fechas, ya no se puede trabajar el chocolate, ya digo, más de veinte grados y en la cocina, pues eso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A mi me parece que tiene mucho mérito tu persistencia.. yo también paso muchos desastres en la cocina, entre otras cosas porque no soy nada mañosa, me gusta tu sinceridad y me parece un postre delicioso en cualquier caso.. Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helena, creo que es imprescindible que seamos sinceras con lo que publicamos. Normalmente, no suelo poner los desastres, cuando publico algo es porque ha salido muy bien y todo eso, para enseñar lo bueno, pero claro, a veces ocurren estas dificultades y creo que también está bien transmitirlas, porque esto es lo que hay, que no siempre salen las cosas perfectas. Además, se aprende más de lo que no sabemos que de lo que ya es muy sabido.
      Muchas gracias por tu visita y un beso grande.

      Eliminar
  5. Bueno después de todo las láminas de chocolate no han quedado mal.
    En cuanto para darle un poco más de cuerpo a la crema, que tal con un poco de gelatina, si queremos mantener las proporciones utilizadas en esta preparación.
    Para qué no se pegue el chocolate que tal pintar ligeramente los cuadrados de papel con aceite de almendras, aunque creo es más práctico hacer una plancha grande, utilizar guías de silicona y antes que endurezca el chocolate marcar los cuadros con un corta pastas y luego una vez duro el chocolate lo partiremos bien.
    Al papel film prácticamente no se pega el chocolate
    Buena idea lo de la plancha fría y en tibio pasar el rodillo.
    El postre muy interesante.
    Que pase buen día a pesar del gobierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apicius, pensé lo de añadir gelatina pero creo que me cargaba la textura de la espuma que llena la boca así, con suavidad impresionante. Pero la cuestión es que siguiendo la receta al pie de la letra, así es como sale, por eso la insistencia por un lado en que las recetas, no siempre salen, y por otro, de la importancia de ser sinceros en nuestras publicaciones. Vamos como usted dice, las láminas al final no salieron tan mal, una buena foto y poca explicación y nadie se percataría de que la receta es peliaguda, sin embargo, creo honesto transmitir las dificultades y no dejar que la gente se frustre haciendo recetas que no le salen. Un alumno mío, que había hecho esta receta me lo decía, no me ha salido bien, no he sabido. Pues es una satisfacción, en cierta forma poderle decir, eh, tranquilo, que es que a mi tampoco me sale, que es que siguiendo la receta al pie de la letra, esa crema sale poco consistente y que la foto del libro no es así, que con estas medidas, que lo pruebe cualquiera. ¿Comprende?
      Respecto a las láminas, usted sabe el chocolate cómo las gasta, creo que los consejos que me dan son precisos y preciados, no entiendo mucho lo de las guías de silicona, no sé a qué se refiere, pero creo que coincidimos varios ya en la idea de marcar los cortes antes de que el chocolate endurezca y hacer la lámina de una sola pieza en lugar de cuadrito a cuadrito.
      Mucha gracias por los consejos, por la visita y el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Buenos días Viena:
      En cuanto a las guías, no son otra cosa que unas tablillas rectangulares de 50x5 centímetros y un grosor acorde con las necesidades. Estas guías se ponen paralelas sobre la mesa y separadas un poco menos que la longitud del rodillo, se pone la masa en el centro y se pasa el rodillo apoyado en las guías, de esta manera el grosor de la plancha es totalmente uniforme. Este método es muy útil para los no mu hábiles en el manejo del rodillo.
      Yo me suelo surtir de estas tablillas plásticas en comercios especializados en material para maquetas.
      Cambien hay en el mercado reglas de acero para fondant, pero como es obvio se pueden utilizar para otras cosas.
      También hay en el mercado moldes de plástico, que no son caros, que por ejemplo uno que tengo yo, de 4x4 centímetros 3 milímetros de grosor, que serviría muy bien para facilitar su trabajo como en este caso o para otros.
      Espero haberle aclarado la duda que manifestaba en su contestación.
      Que pase buen día a pesar del gobierno.
      Saludos

      Eliminar
    3. Muchas gracias Apicius. Sí, ahora ya sé a qué se refiere, he usado esas guías, pero curiosamente no en cocina, sino en mis clases de cerámica, hace ya algunos años. Con la cocina no las he usado nunca, no me han hecho falta de momento y por ejemplo para las patatas hasselback que pueden servir, yo uso simplemente unos palillos chinos o algún otro artilugio que tenga por la cocina.
      Respecto al molde, imagino que la receta en concreto, está hecha con moldes, a juzgar por las fotos que están perfectas, claro. Yo más o menos ya sé como resolver la próxima vez, quizás edite esta misma entrada si la hago pronto, a ver si la perfecciono algo.
      Muchas gracias por responderme, al principìo no sabía a qué se refería.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. me parece la combinación perfecta, la verdad que es complicado de manejar pero es una exquisitez, yo como soy menos perfeccionista me compliqué menos cuando lo hice relleno de mousse de cereza, los haré con plátano, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marga estuve viendo precisamente tu receta, buscando si habías dado con alguna solución con las láminas. A mi me parece que estaban muy bien, tu receta es estupenda. En realidad estas tampoco han quedado tan mal, pero yo quería resaltar la dificultad de hacerlas y que hay que decirlo cuando cuesta tanto, para que los lectores de nuestro blog, cuando hacen las recetas, no sientan que es que no saben o no son tan listos como nosotros, que hay recetas con problemas y los problemas también hay que contarlos. Al menos es lo que yo pienso.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Si no nos pones las fotos del desastre, el resultado final es espléndido. Pero se agradece tu sinceridad. De todas formas el chocolate es un tanto complicado.
    Besos
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso vengo diciendo Ana y Blanca, que es fácil trucar las recetas y guardarse los problemas, pero me parece imperdonable para nuestros fieles lectores que de vez en cuando, intentan hacer nuestras preparaciones. Yo al menos me siento mejor contando lo que hay. Sí, aquí tenéis muchas recetas estupendamente hechas, pero de vez en cuando, amigos, esto es lo que hay, para mi también hay problemillas.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  8. Viena, pues a pesar de las dificultades que cuentas, la verdad es que ha quedado precioso el postre y me imagino que rico, rico. Me parece una buena idea hacer una plancha única y cortar con las tijeras; habrá que probarlo!!, Si lo intento hacer te digo que tal me ha ido la aventura del chocolate. Un beso y gracias por la receta tan buena.

    ResponderEliminar
  9. Querida Anna, me encantaría que la hicieras y me contaras tu experiencia. Fíjate que la crema también ha salido un poco líquida, creo que hay que poner menos plátano y menos leche y más nata o quizás usar algún estabilidador que yo no suelo usar.
    Pero dime si lo consigues, me interesa mucho.
    Gracias por tu visita, un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. De lejos pensé que era un tiramisú, y aunque no exactamente, es un rico dulce para golosas como yo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Su: que es rico, no lo dudes, está buenísimo, a pesar de las dificultades y de que se puede mejorar en textura, pero de sabor, es delicado y buenísimo.
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  11. Ah, Viena, cuando tú dices "apreciar todas las imperfecciones" yo solo vi una suave cremita dentro de dos finísimas láminas de chocolate, qué rica se ve. Sin duda tiene su tela pero se ve deliciosa.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, claro, apenas se aprecia, pero yo si las aprecio y mucho, porque hay que decir la verdad en las recetas para que luego, la gente no se frustre creyendo que a ellos no les sale tan bien, cuando en realidad hay recetas que tienen como tu dices, su tela.
      Esta receta la hice tal y como viene en el libro y salió así, pero la próxima vez, ya sé donde rectificar y dónde arreglar para que salga mejor.
      Un beso grande y gracias por tu visita.

      Eliminar
    2. Ah Claudia, y de sabor, está delicioso, pero delicioso de verdad.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Viena, me gusta mucho el trabajo que as hecho con todas las imperfecciones como tu dices, que para mi no son, será porque no me gusta todo lo milimetrado, jajaj venga te felicito, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariano, eres muy amable. Sí, yo estoy contigo, tampoco soy tan milimetrada, pero quería aprovechar que salió así, digamos que algo chunga y dificultosa, no tan perfecta, para ser muy clara con mis alumnos y con mis lectores, para que vean que a todos nos pasan cosas alguna vez y que no hay que desanimar.
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  13. Una pasada estética Viena, cosa más fina de trabajo como diría mi abuelilla :-)

    ResponderEliminar