domingo, 7 de julio de 2013

Europa es más que crisis: Francia (II) Crêpes de puerros


 
Hoy la receta que nos va a dar pie para hablar de Francia, será la de estas crepes de puerros, o crêpes aux poireaux, como se diría en francés, una preparación bastante popular entre nuestros vecinos, de la que existen múltiples variantes, no en vano, Francia es el país europeo que más puerros produce y consume.

 
Durante muchos años, el turismo francés era el que más frecuentaba nuestros veranos. Franceses y suecos, eran prácticamente los únicos extranjeros que los niños, durante los años 60 y 70,  estábamos acostumbrados a ver pasear por Torrevieja.
 
Los suecos eran unos turistas pudientes, acomodados, tanto que se hicieron con colonias enteras en las mejores playas, urbanizaciones construidas para ellos, que pasado el boom turístico, dejaron abandonadas a su suerte, sin reclamarlas nunca más.
 
Por el contrario los franceses, eran más bien pertenecientes a un turismo modesto. Viajaban con sus rancheras, cargados de todo tipo de enseres, alquilaban una casita y pasaban todo el verano con muy poco gasto.
 
Los más emprendedores, se hicieron con algunas casitas que rápidamente amortizaban, pues por aquel entonces, en Torrevieja, era prácticamente más barato comprar, que alquilar.
 
Pues bien, una de estas familias, los Sres. Mira, fueron durante muchos años, nuestros vecinos de veraneo.


Aunque durante todo el verano intercambiábamos meriendas y aperitivos, sobre todo los niños y de modo informal, tanto la Sra. Mira como mi madre, disponían de un día durante el mes de Agosto, para organizar un gran banquete. Ese día, ambas tenían la oportunidad de desplegar sus mejores artes culinarias. Un día se hacía en casa de los Mira y otro día, a la semana siguiente, en nuestra casa.


Así comí por primera vez el cuscús que la Sra. Mira bordaba y que había aprendido durante los años que estuvo viviendo en Argel. Probé los caracoles hechos a la forma francesa, no con las salsas de tomate con las que estaba acostumbrada a comerlos cuando los hacía mi abuelo, sino con todo ese glamour con que los franceses tratan estos bichitos.
 
Probé las masas quebradas que Lucile hacía de maravilla, los erizos o las sardinas a la parrilla, hechas de una forma muy peculiar. Probé las crêpes, cuando no sabía lo que eran las crêpes… Y me gustaron.
 
Ellos en compensación, tuvieron la ocasión de probar las mejores paellas, tortillas, ensaladillas, calamares rellenos, guisados y cocidos oriolanos, que mi madre supo hacer.
 
Eso era intercambio cultural, eso era amistad e integración europea, incluso cuando España se decía por ahí arriba que era más africana que europea. Los Mira y los Tafalla, compartiendo una enorme sandía o celebrando la llegada del hombre a la luna.
 
Cuando por fin mis padres se decidieron a visitar a los Mira en su casa de Francia, se cerró el círculo cultural de aquel intercambio que nos hermanaba para siempre.
 
Debimos celebrarlo con un Pastis, aunque yo no tenía por entonces edad de probar el alcohol. Pero me llamaba tanto la atención aquella blanca y aromática bebida que el Sr. Mira tomaba, que hasta hoy me llegaron las ganas y mira por donde, ahora tengo la oportunidad de desquitarme un poco, hablando sobre ella.
 
¿Sabéis algo del Pastis? Mirad qué interesante.
 
Sus antecedentes se ubican en Francia, a finales del s. XIX.  Un elixir procedente de Suiza, llamado Absenta y apodado indistintamente “Hada verde” o Diablo verde”, se hace popular en París. El motivo de su popularidad es que comienzan a tomarlo los artistas de la época, achacando a sus poderes alucinógenos, ciertas de sus actitudes, tanto artísticas, como excéntricas.
 
Artistas como Baudelaire, Manet, Picasso, Hemingway o Van Gogh, eran en un siempre París rebosante, consumidores de absenta. Fue según la leyenda, bajo sus efectos, que Van Gogh en 1888 se cortó el lóbulo de la oreja, para entregársela a una prostituta.
 
Sea como fuere, la absenta que estaba hecha de ajenjo,  fue prohibida en 1915 y durante algunos años, Henri-Louis Pernod,  dueño de la primera y más famosa destilería que la elaboraba, tuvo que dedicarse a otros menesteres, pues la absenta y todas las bebidas con anís en su fabricación, serían eliminadas de los cafés y bistrós de aquel entonces.
 
Mientras tanto, los agricultores de los pueblos vitivinícolas, sobre todo en Provenza, elaboraban unas bebidas originales, a base de hierbas y anís, que recordaban bastante a la absenta.
 
Una de estas recetas, llegó a manos de Paul Ricard, que en el año 1932, cuando se autorizaron de nuevo las bebidas con base de anís, comenzó a producir el que se bautizó como Pastis, y lo hizo en efecto, como un sustituto de la absenta,  a la que la fórmula recordaba mucho.
 
A partir de 1951, la mayoría de antiguos fabricantes de absenta, empezaron a fabricar Pastis, coronando sus botellas con etiquetas que recordaban sin duda a la antigua bebida maldita, que no obstante, tanto añoraba el pueblo.
 
Desde entonces, el Pastis se ha convertido en el aperitivo francés más extendido y apreciado, hecho a base de anetol, una esencia de anís que se obtiene de la destilación del anís estrellado o de semillas de anís, hinojo o estragón. También lleva raíz de regaliz, un ingrediente exigido por la ley, así como hierbas provenzales, todo ello, macerado en alcohol y agua.
 
Es una bebida refrescante, que los franceses toman al modo en que nosotros tomamos la cerveza. El pastis se toma siempre rebajado con agua muy fría, aunque no hay que ponerle hielo, según los entendidos.
 
Y bueno, nos hemos acercado un poco más a nuestra vecina Francia. Hablar de sus especialidades culinarias nos podría llevar meses, sino años, así a bote pronto me vienen: los panes, cuya máxima expresión es la baguette, los quesos variados y magníficos que tiene, la mantequilla, sus mariscos y pescados, sus sopas, patés, terrinas, su foie gras, sus embutidos y un enorme etc. Sin olvidar sus bebidas, que además de los excelentes vinos o del Pastis, otras tiene que nos evocan a Francia sin remedio, como lo son el cognac o la más universal y seguramente cotizada, como lo es el champagne.
 
Pero de todo eso, hablaremos en otra ocasión. Ahora es momento de abordar la receta.
 
Ingredientes:
 
Para las crêpes:
 
Un vaso de leche
Un huevo entero más una yema
100 g. de harina de trigo
Una pizca de sal
Un poco de mantequilla para engrasar
 
Para el relleno:
 
30 g. de mantequilla
Dos cucharadas de aceite de girasol
Dos o tres ajos puerros
100g. de queso rallado al gusto
Sal, pimienta y nuez moscada

 
Lo primero que haremos es preparar la masa para las crêpes. Para ello, ponemos en un bol, la leche, las dos yemas de huevo y una clara, la pizca de sal y la harina y mezclamos todo muy bien, dejando reposar durante al menos, media hora.

 

 
Mientras tanto, en una sartén colocaremos la mantequilla y el aceite de girasol y dejaremos que la grasa se funda a fuego muy lento


 
Una vez fundida la mantequilla, añadiremos los ajos puerros cortados en finos aros. Primero dejaremos a fuego fuerte, pero al cabo de un minuto, bajaremos a fuego lento.

 


Salpimentamos y añadimos a nuestro gusto, una pizca de nuez moscada recién rallada. Tapamos y dejamos pochar lentamente, hasta que los puerros estén muy tiernos.

 





Luego procedemos a preparar las crêpes. En una sartén que no se pegue, engrasada muy ligeramente con mantequilla, echaremos la cuarta parte del preparado de crêpes. Haremos cuatro tortillas por tanto.

 

 Dejamos que cuajen por un lado, sin precipitarnos, y damos la vuelta con ayuda de una pala.
 

 A medida que se hacen, vamos depositándolas en un plato, a la espera de rellenarlas.



Una vez tengamos las cuatro crêpes, las vamos rellenando, colocando en el centro de cada una de ellas, la cuarta parte de los puerros pochados.
 

 
Sobre los puerros, echaremos queso rallado a nuestro gusto y doblaremos las crêpes formando paquetitos cuadrados.


 
Colocamos estos paquetitos en una bandeja de horno y echamos por encima el resto de queso rallado que nos haya quedado.

 
 
Introducimos en el horno precalentado, durante cinco o diez minutos, hasta que veamos que el queso se ha derretido.
 
Sacamos del horno y servimos acompañados de una ensalada, sin olvidar los pequeños crujientes que el queso habrá formado en la bandeja del horno.

  
Os aseguro que es un plato delicioso, de los que se hacen en 15 minutos y que constituyen una comida de lo más saludable.


 
Irresistibles ¿Eh?

 



 
Y no olvidéis ese crujiente…

 


Nos vemos pronto amigos.
 

35 comentarios :

  1. Me ha encantado la entrada de hoy Viena, porque he compartido recuerdos mientras iba leyendo. Cuando tenía unos siete años fuí por primera vez a Francia, a casa de unos tíos que tenían un restaurante afamado en aquella zona donde vivían.
    Y descubrí mucho de los sabores que describes....tan ricos y tan distintos a los nuestros.
    Por cierto, tengo en casa una jarra de Ricard desde entonces, bebida que me llamó la atención porque la bebían continuamente. A los niños nos dejaron probarla, rebajadísima de agua, imaginate.
    Tus crêpes, riquísimos,y como una vez a la semana caen en casa, los míos los haré así esta vez.
    Besotes, mi niña, un gusto como siempre pasar por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria por tu comentario. Seguro que esos recuerdos te llevan hacia días muy felices, parece que entonces el mundo era todo descubrir, todo aventura y la verdad que Francia, el extranjero en general, era de verdad una gran aventura.
      Me alegro de compartir contigo algo de aquellos tiempos. Un beso grande.

      Eliminar
  2. Viena, qué entrada más bonita y llena de recuerdos...
    Me ha encantado!
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurélie, me alegro de que te haya gustado. Un beso.

      Eliminar
  3. Qué buena historia, Viena y qué buenas anécdotas. En los años que, prodríamos llamar "de pana", no se veían muchos extranjeros en España es cierto, y en Castilla, menos todavía. Una vez, de niños, pasamos la noche en un hotel de Aranda de Duero, con mis padres. Yo debía tener como cinco o seis años y es la primera vez que ví unos franceses, cenando en el hotel y hablando una jerga que, para mí, era incomprensible. Mi hermano y yo, fascinados, fuimos hasta su mesa, con la boca abierta, colgando como dos palmos, a escucharlos hablar. Ja ja.

    Tu receta, magnífica. Hasta puede que pruebe a hacerla. En cambio, el Pastís no es bebida de mi devoción.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga, a ver si por fin consigues hacer una receta de las mías y te sale buena jejeje.
      Madre mía lo que ha cambiado todo desde aquellos días verdad? Entonces éramos amigos de los extranjeros, nos gustaban, los admirábamos. Fíjate luego todo lo que ha llovido.
      Bueno, me alegro de que compartiéramos en cierta forma aquellos tiempos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho lo que has contado de los veranos de tu niñez, y que hallas compartido esta receta que seguro que esta igual de buena que la sra, mira.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anabel gracias por tu visita. Aquellos veranos quedarán siempre en la memoria, eran muy intensos. Seguro que también tú tienes recuerdos de ese tipo, tan intensos que perduran para siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Fantástica entrada, Viena! A mi me encantan las crepes y los puerros no se diga. Me fascino todo lo que nos cuentas. Tienes una manera muy entretenida de escribir que cautivas mi atención completa y me transportas a lugares fascinantes. Gracias por compartir, seguro preparo esta receta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Prieta por los piropos sobre mi forma de escribir, viniendo de ti, una verdadera escritora es todo un halago.
      Te gustará esta receta, además tiene eso que tanto se valora, que es que resulta muy fácil de hacer y rápida.
      Para el verano es una preparación ideal y encima es que está riquísima. Ya lo verás.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Amiga Viena:
    Como sabes tengo algunos – uno nuevo , por si era pocos- blogs y si bien con el de los libros y el de La Tana, a pesar de que me ocupan muchas horas, no tengo problema, con los otros me atasco bastante.
    Esta tarde, como no sé por dónde empezar, me he dicho voy a visita el blog de Viena, a ver por dónde sale después de los festivales culinarios que organiza con cursos de paella que, por lo que vemos en las fotos, nos hubiera encantado participar.
    Boquiabierto me he quedado después de repasar tus agudos artículos sobre Francia, con recetas que nos haces salivar y ya pensando en ver a quién convencemos para que se anima a prepararlas…
    Y es que siempre consigues asombrarnos con tus narraciones y enfoques gastronómicos, subiendo nivel y demostrando, a los que te seguimos, que siempre hay camino para avanzar.
    Un saludo,
    Sebastián Damunt
    PD. La Pissaladière se ve muy apetitosa, pero los Crêpes de puerro… ¡tremendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sebastián, tú si que me sorprendes con esa prolijidad a la hora de hacer blogs. ¡Otro blog! Y por lo que he visto, tan hermoso como los demás, estaré por allí echando un vistazo de vez en cuando, a ver qué nos tienes que contar.
      Tienes que conseguir que te hagan estos platillos, son ricos y evocan aquellos veranos, cuando los franceses, que seguro que también tu recuerdas.
      Un abrazo y gracias por venir.

      Eliminar
  7. Casi llego!!!
    Pero mas vale tarde que nunca, aunque no nunca me hubiese perdonado perderme esta deliciaaaa
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lila, aquí estamos siempre, para cuando tu quieras, tarde o temprano jajaja.
      Gracias por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Que buenas esas crepes de puerros... reconozco que tengo fascinación por las crepes vegetales, aunque no tengo sartenes adecuadas y cualquier ataque creperil acaba en tragedia romana aderezada con trozos de crep pegados por todas partes :)

    El Pastis no lo conozco... curiosa historia la que tiene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy EnLaLuna si te gustan las crepes, no te pierdas estas, están de muerte, de verdad y son muy fáciles de hacer.
      Yo tengo una sartén solo para las crepes, que no es la que sale en la fotografía, pero es que me compré hace poco esa que se ve y es fabulosa, no se pega nada de nada, es de piedra. Míralas, están ahora como de moda, es lo último que ha salido y la compré para probar y de verdad que son fabulosas, no se pega nada de nada, ni se ralla, ni nada. Una maravilla.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Ay, madre, cuando me traigan mi horno eléctrico lo voy a gastar en dos días con la de cosas que quiero hacer en él. Esta puntilla que has puesto a los crepes me ha encantado, hay que probarla...

    Ahora mismo este tipo de platos me dan una morriña inmensa, ahora que me he ido lejos...

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Su, siempre tendrás la cocina, que es un buen lugar para evocar tiempos, lugares y personas, al menos a mi me pasa, a través de platos y sus aromas, cuántos recuerdos rescato.
      Ya probarás estos crujientes de queso, verás que cosa más buena.
      Un beso grande y gracias por venir.

      Eliminar
  10. Hola Viena,

    he hecho este plato hoy mismo, para cenar, y estaba riquísimo. Rápido y fácil de hacer...a mí marido le ha encantado! En vez de usar harina de trigo, he usado de espelta, pero estaba igual de bueno.

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yasmina, me da mucha alegría cuando alguien me dice que ha hecho la receta y le ha gustado. Como habrás comprobado, es fácil y en un momento tienes una cena de lujo.
      Siento curiosidad por cómo quedan con harina de espelta. Yo estoy experimentando ahora otras harinas, pero sin gluten, la espelta sí tiene gluten. Creo que usamos demasiado trigo y no está mal ir experimentando otras fórmulas.
      Gracias por tu comentario y un beso.

      Eliminar
    2. La harina de espelta nos gusta mucho en casa, pero es verdad que el trigo es la variedad más usada. También nos gusta mucho la de garbanzos o las harinas integrales.

      Si haces alguna receta con estas harinas con las que estás experimentando, nos dudes en subirla, por fi...

      Besos.

      Eliminar
  11. Qué bonita historia, la verdad es que me encanta esos intercambios, es increíble pero creo que uno no agotará nunca el conocer nuevos platos de otras latitudes, eso me encanta. Adoro el puerro, Viena, y como has presentado estas crepes es un lujo qué bonito plato.
    Muchos abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claudia por tu comentario. Es cierto que es imposible abarcar tantos platos, tanta cultura encerrada en tantos países y lugares, para mi es como un viaje, adentrarme en estas historias y en esta vida rica de la diversidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¡Cómo me gustan tus historias!
    Conviertes cualquier entrada en una invitación a compartir momentos íntimos, que los que te conocemos un poco disfrutamos mucho.
    He viajado en la memoria a aquella Torrevieja de finales de los 60 y comienzos de los 70 que conocí de la mano de mis padres cuando íbamos a pasar esos domingos calurosos de verano.
    No tuve la suerte de comer otra cosa que no fueran los filetes empanados y la tortilla de patatas. Pero ahora aprovecharé para vengarme y hacer estos deliciosos crêpes de puerros.
    Un montón de besotes, que hace tiempo que no te mando ninguno y me tengo que resarcir.
    Carlos, de Vegetal... y tal
    http://vegetalytal.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos qué alegría me da verte por aquí, es verdad que hace mucho que no me mandas besos, así que los recojo todos e intentaré administrármelos hasta que vuelvas por aquí.
      Me alegro de que hayamos compartido aquellos tiempos de Torrevieja, eso nos hace un poco cómplices verdad?
      Como cómplices nos hace ahora compartir recetas, a ver si haces estas crepes, que de verdad están bien ricas y ya me contarás.
      Un beso grandote.

      Eliminar
  13. Buenos días Viena:
    Como siempre una delicia leerle.
    Que pase buen día a pesar del gobierno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Apicius, por su comentario y por su visita.
      Esperemos pasar buenos días.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mío cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida nessa y gracias por tu comentario. Pasaré a ver tu blog en cuanto tenga un ratito, naturalmente.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. He llegado a tu blog desde vegetal y tal ¡y me ha gustado mucho!,
    Una entrada muy interesante e instructiva , me voy a poner a leer más.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a este espacio Sandoa. Si vienes de Vegetal y tal, vienes de un buen sitio, el amigo Carlos es un crak y mi vegetariano favorito.
      Gracias por tu comentario y tu visita.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Querida Puri:

    Continuas siendo ESPECTACULAR¡¡¡ Y casi eres mejor escritora que cocinera, pero solo casi¡¡¡ :-)
    Te echo de menos, hace ya tanto tiempo que no nos vemos y no nos reimos juntos, casi el mismo que no puedo cocinar al nivel que me gustaría, pero ya habrá tiempo para todo en el futuro, ahora hay otras prioridades... :-)))
    Bueno un beso enorme de mi parte y otro de parte de Nieves.
    Fernando
    PD: Prometo llamarte pronto... :-))) Mi nuevo correo es: f.iborra74@gmail.com
    Y por supuesto que voy a realizar esta receta en cuanto pueda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eeeyy Nando: Qué alegría verte por aquí. Yo también te echo mucho de menos y no sólo yo, no sabes las veces que durante la clase de los jueves te mencionamos, que si a Nando le encantaría esto, que si cuando vendrá Nando, y Nando por aquí y por allá, a ver si de verdad me llamas un día y me das una alegría, diciéndome que me traes a esa pequeña para que la conozca, que a este paso, va a dejar de ser pequeña hombre.
      Tomo nota de tu correo, seguro que lo usaré pronto.
      Un beso grande a Nieves y a los niños y otro especial para ti, con mucho cariño, ya lo sabes.

      Eliminar
  17. Puri, ¿yo de vacaciones cuando tú publicas esta receta? ¡Casi me la pierdo! ¡Eso no puede ser! Sabes que es una receta muy a mi gusto, sencilla, resultona, ligera y saludable. No dudes que los voy a hacer. Además, los puerros de me encantan, me parece un relleno perfecto.

    En cada entrada nos sorprendes con tus historias. Esa relación son los Sres. Mira seguro que os enriqueció muchísimo, a tus padres y a tus hermanos y a ti.

    No abuses del Pastis, que el alcohol no es bueno...

    Un beso grande grande, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que de vacaciones Laurita, pues espero que disfrutes mucho y descanses. Es verdad que la experiencia con los señores Mira fue enriquecedora, me acuerdo bastante de ellos y sobre el pastis, te digo como decía Paracelso: todo es veneno y todo es medicina, es una cuestión de cantidad.
      Un beso grande chiquitita

      Eliminar