martes, 3 de diciembre de 2013

Ángel Food. Mi curiosidad satisfecha


Se fue mi hija a Nueva York y con una lista de encargos, sobre todo de los niños de la familia: que si tráeme una gorra, que si unas zapatillas de no sé qué, la camiseta de no sé cuántos…
-¿Y tú qué pides mamá?
- Mmmmmm. ¿Yo? Un molde de ángel food.


Y he aquí que me lo trajo.

El ángel food es un clásico de la repostería norteamericana. Al parecer se hizo famoso en el siglo XIX, quizás ligado al invento y comercialización de las primeras batidoras eléctricas, pues el pastel requiere el batido concienzudo de muchas claras de huevo.
Su característica principal es la textura que tiene, muy, muy ligera,  lo que le ha valido el nombre de pastel o comida para ángeles.
No tiene nada de grasa y sí mucha proteína en la clara de huevo. La sensación en la boca recuerda a las nubes de azúcar o marshmallow, aunque más liviano todavía, con una esponjosidad y frescor en la boca, que yo no había probado nunca y que resulta a fin de cuentas, una golosina. 



En cuanto al molde, (que también los hay en España) ha de ser especial por esta especie de patas que lleva, que permiten que el pastel una vez hecho, se enfríe boca abajo, sin desmoldar. Esto al parecer contribuye a esa textura tan especial que es el distintivo del dulce.

Tenía en mi carpeta de pendientes varias recetas de ángel food, seguramente muchas recetas, con matices, con pequeñas y a veces grandes diferencias y en un primer intento, siguiendo una de esas recetas, el pastel me salió regular, la verdad.
Como no tiro fácilmente la toalla, en un segundo intento, me fui a la receta de Trotamundos que yo sé que en este tipo de repostería no decepciona y bueno, así fue, lo conseguí. Ya tengo mi buena experiencia de ángel food y ya sé a qué sabe y cómo se siente en el paladar este delicadísimo pastel.

Trotamundos  hace una versión con frutas confitadas y si queréis deleitaros, mirar en su blog porque sus fotos son, como siempre, espectaculares.
Mis fotos no pueden competir, no sólo con las de Trotamundos, sino con casi ninguna de las que hay en la Red de maravillosos ángel food.  Me da un poco de vergüenza, pero la receta paso a paso también vale lo suyo, así que salvando que las imágenes son las de esta patosilla de la cámara, creo que la guía os ayudará a intentar hacer esta preparación y que os salga bien, que bueno, al final de eso se trata, de que os ayude a lanzaros. Como decíamos, éste es un pastel que hay que hacer.

Vamos a ello:

Ingredientes: (Con un molde de 25 cm.)

150g. de harina de repostería
90 g. de azúcar glass
170g. de azúcar blanquilla
15 claras de huevo a temperatura ambiente (yo usé pasteurizadas)
Una cucharadita de vinagre de vino blanco
Una pizca de sal
Dos cucharaditas de esencia de vainilla


En un recipiente echamos la harina junto al azúcar glass y tamizamos al menos tres veces.


Yo tamizo con un colador, podéis hacerlo como queráis pero no os saltéis este paso, porque en el resultado final se va a notar.

Luego procedemos a batir las claras de huevo. Es importante que estén a temperatura ambiente, que el recipiente esté muy seco y muy limpio y bueno, es necesario el uso de varillas, porque son muchas claras.


Cuando las claras están espumosas, (fijaros en las fotos que os ayudarán con las texturas) añadimos la pizca de sal y la cucharadita de vinagre y seguimos batiendo hasta que las claras formen picos suaves.


Con picos suaves, empezamos a añadir el azúcar granulado, poco a poco. Añadimos también la vainilla y seguimos batiendo hasta que tengamos picos firmes.


Ahora dejamos las varillas y con una cuchara, vamos mezclando la harina mezclada con el azúcar glass. Lo hacemos poco a poco, en tres veces por ejemplo, así no bajamos las claras.


En este momento añadiríamos si queremos, frutas o trocitos de chocolate, o lo que sea, aunque en este caso, estamos con el ángel food sin más.

Una vez la mezcla integrada, con suavidad, con mucho cuidado de no alterar el punto de nieve de las claras, echamos en el molde, que no ha de estar engrasado. A diferencia de cualquier otro pastel que hagamos, el ángel food se hace en el molde sin engrasar, para permitir a la masa trepar por las paredes.


Alisamos con la espátula y metemos en el horno precalentado y a fuego medio, (unos 175º), durante una hora aproximadamente.


Tan pronto sale del horno, veremos que la superficie está ligeramente dorada, colocamos el molde boca abajo y dejaremos enfríar sin ninguna prisa.


Cuando está frío totalmente, con un cuchillo despegamos los bordes y desmoldamos.


Una vez lo tenía así, pensé que estaba pidiendo a gritos una cobertura para un buen acabado.
Así que con 100g. de chocolate y 50g. de mantequilla, todo fundido al baño María, hice lo que tenía que hacer.


Y un pequeño toque final



Finalmente el corte


Con un buen mate para el desayuno, fue una verdadera delicia.


No quedaron ni las miguitas.


Ahora os toca a vosotros. Es una experiencia interesante. ¿Quién no quiere hacer un pastel del cielo?

Nos vemos.

26 comentarios :

  1. q maravilla!!!! si aparezco con ese molde x casa me echan a la calle... jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Mou, te comprendo, nosotros los cocinillas, madre mía tenemos la cocina y otros lugares de la casa, llenos de cacharros, pero ¿Quién se resiste a tener un nuevo molde?
      Gracias por tu comentario y un beso.

      Eliminar
  2. Este tipo de bizcocho se come con la vista... debe estar superesponjoso. Nos encanta.
    Un saludo de Las Chachas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Chachas. Efectivamente el atractivo de este pastel es su textura, super esponjoso y fresco, no sé como decir, aquí nos recordó el comer de las nubes, algo parecido.
      Aunque personalmente soy de un tipo de repostería más tradicional, reconozco que este pastel es toda una experiencia y que había que hacerlo.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar
  3. Corcho Niña, que bizcocho. No de Angel yo diría que de Arcángel. Por la esponjosidad recuerda al panetonne y con cobertura. Dios MÏOOOO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Sol. La esponjosidad es su atractivo, en efecto, pero la verdad es que la repostería que tenemos en esta zona, la tortada de almendra y esas cosas ricas de las monjas, creo que ganan por goleada jajajaja.
      De todas formas, como decía por ahí en otro comentario, es un pastel que es una experiencia y había que hacerlo.
      Un beso grande y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. espectacular, tengo unas ganas enormes de tener ese molde!! desde que vi a Isabel de Aliter Dulcia, su Chiffon Cake, lo has explicado de maravilla!!! me encanta,bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Marga: Pues vamos, ahora lo pides para Navidad y verás que tienes enseguida tu molde. He visto que en varios lugares los venden, por internet, me refiero.
      Te encantará hacerlo y comerlo, es una experiencia.
      Un beso y gracias por tu visita.

      Eliminar
  5. Yo tambien lo tengo en pendientes desde que lo vi la primera vez, y ya no lo hice por culpa del molde, pero en cuanto lo encargue lo pienso hacer, te ha quedado de lujo, las fotos lo dicen todo, aunque no sean fotos profecionales se ven preciosas, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen por los ánimos con las fotos. Yo me maravillo con los blogs que tienen esas fotos tan preciosas, de revista. Me encantaría saber hacerlas así, pero bueno, una no puede abarcarlo todo, y de momento, ya vamos bien con lo que tenemos.
      Te gustará hacer el pastel, ya verás. No lo dejes si la primera vez no te sale perfecto, yo tuve que hacerlo de nuevo para conseguir la textura prometida.
      Un beso y gracias por tu visita y comentario.

      Eliminar
  6. Tus paso a paso no tienen precio, no es nada fácil... bueno más bien es una incomodidad estar haciendo una receta y a la vez ir tomando fotico tras fotico (ahora cojo las cámara, ahora dejo la cámara y cojo la espátula, a ver donde pongo yo la cámara para que no se manche de harina......ufffffffff)
    El pastel te ha quedado......DIVINO.
    Un abrazo mi niña, mis mejores deseos para este día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fe, precisamente tus fotos son de esas que yo admiro, son preciosas y verdaderas composiciones de color y detalles. A ver si un día en vez de receta, nos pones en tu blog algunos trucos para las que no sabemos hacer buenas fotos.
      El paso a paso sí, es verdad que es otra historia, hacer una receta es toda una mañana y publicar al final es todo un día, pero claro, yo hice el blog pensando en mis alumnos y creo que les debo los paso a paso para que las recetas no sólo se luzcan en el blog, sino que salgan sin complicaciones.
      Te mando un beso enorme y las gracias por venir a visitarme y dejarme tu comentario.

      Eliminar
  7. Este bizcocho te marca para toda la vida... JA JA JA JA!!!! sin duda es uno de mis preferidos, que rico y que textura, inigualable. Me ha chocado lo del azúcar blanquilla y glass.... yo lo hago todo glass.
    Tu hija seguro se vino para España con un maletón lleno de encargos je je je.
    Besitos, Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, es verdad que he visto recetas con variaciones de este mismo pastel. Yo intenté una y no salio a mi gusto, luego con esta receta, me salió divino, con la textura que imaginaba que tenía que ser. Pero vamos, supongo que podrá hacerse con azúcar glass todo.
      Si vino mi hija cargadita, sí, también me trajo un artilugio para hacer galletas super completo, que un día de estos sacaré y experimentaré. Ya os cuento.
      Un beso y gracias por tu visita y comentario.

      Eliminar
  8. Sabes que el angel food es el pastel favorito de mi esposo? Ay pero yo no me atrebo a hacerlo, esto es muy delicado y yo soy medio brusca. Te quedo muy lindo Viena y seguramente delicioso! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Prieta. Es muy fácil, tienes que atreverte, seguro que te gustará hacerlo, porque no es complicado, ya lo verás.
      Además es un pastel que admite múltiples variaciones, con que batas las claras muy bien y consigas esos puntos de picos suaves y luego picos duros, etc., con eso, el pastel sale. Venga ánimo.
      Un beso grande y gracias por venir.

      Eliminar
  9. Pues ahora... tienes que probar el devil's food cake!
    Yo compré el molde por amazon o por ebay, no me acuerdo, los moldes que encontré en Madrid eran inmoralmente caros, y tenía demasiadas ganas de tener uno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ana, justo es lo que pensé tan pronto publicaba el ángel food, que tenía que hacer el devil´s food así completábamos la cosa.
      Lo de los moldes es de chiste, hay diferencias abismales de un lugar a otro y sí, con que sean un poquito raros, te cobran lo que les plazca y más. Tienes toda la razón. Suerte que ahora por Internet podemos comparar y conseguir cosas algo más asequibles, aunque también haya que pagar los dichosos gastos de envío.
      Gracias por tu visita y comentario, es un placer.
      Besos.

      Eliminar
  10. Se ve tan rico Viena...! pero yo no me atrevo con él jijii
    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada que temer, de verdad Golonsegus, si sale, bien y si no sale, pues los ingredientes son bien baratos y fáciles, a otra cosa. Yo es que soy cabezota en la cocina y si no me sale una cosa, lo sigo intentando, pero este pastel, de verdad que no es dificil, toda la técnica que lleva es el batido correcto de las claras.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  11. Buenos días Viena:
    Tengo que leer esta preparación con detenimiento, aunque lo que he leído me ha entusiasmado,con el introito me he quedado boquiabierto. Que pase bien el fin de semna a pesar del gobierno. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Apicius, y buena semana. Tiene que hacer este pastel, a usted que le gusta la experimentación, verá que esto es algo peculiar en la preparación y en la boca, yo creo que hay que hacerlo.
      Gracias por su visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Viena querida me has hecho hacer lo mismo que tú. Ya compré mi molde, pero he de decirte que hace muchos años, cuando era adolescente hice este pastel en un molde común de rosca. Las instrucciones pedían que se pusiera sobre una botella, a lo mejor de esa manera no necesitamos comprar ningún molde extra, ah, pero como tampoco tengo uno liso de rosca pues el gasto no estuvo mal, incluyendo que se despenga el fondo del molde. Me parece que pecas de modesta, como siempre, las fotos son bellas, sin excesos ni maquillajes, una auténtica cocinera mostrando su obra. Me has enganchado y lo haré proximamente. Lo que más envidia me causa es la botella de claras pasteurizadas que puedes comprar allá. Acá jamás encontrarás eso. Así que tendrás que darme alguna recomendación para ver que hago con tantas yemas, (espero que no me digas que haga rompope porque no me gustan los licores dulces). Y de repente cuando llegué al final de tu entrada al decir que te vas a tomar un mate me extraño y creí que estaba leyendo otro blog, jaja.
    Un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Querida Carmen, ya ves que soy una curiosa mezcla cultural. También tomo mate, a pesar de ser española.
      Lo de la botella lo había leído sí, supongo que es lo mismo prácticamente, pero bueno, a nosotras nos gusta siempre tener un molde nuevo y esta era una buena excusa.
      No puedo creer que no hayan claras pasteurizadas por allá. Te advierto que yo es la primera vez que las he usado, o quizás la segunda, una vez hice ya una prueba con unos macarons, pero no las suelo gastar. Ahora porque eran muchas claras, que si no, como dices, se aprovecha y se hace un postre a base de yemas. Que tal un tocino de cielo? o una riquísima crema de yema para rellenar pasteles. Por aquí por el blog, hay alguna publicada.
      Ya nos contarás como te sale el pastel, aunque dices que ya lo hiciste una vez, supongo que te gustaría, y por eso vas a repetir.
      Un beso grande y aprovecho para felicitarte las navidades. Te deseo lo mejor.

      Eliminar
  13. FELIZ NAVIDAD para ti también querida Viena.
    Un abrazo muy fuerte mi niña.

    ResponderEliminar