lunes, 20 de abril de 2015

Le llamaremos Mateo. Pan casero


Así lucía ayer, la llama en el interior de Mateo. Justo cuando entre propuestas de varios nombres, decidimos celebrar su bautismo.

Y es que, el ahora Mateo, era hasta ayer un horno sin nombre.


Debéis saber que a los hornos de leña, les gusta mucho tener un nombre. Ya os presenté hace tiempo a mi querido Alfredo, el horno de dentro de mi cocina, pero éste de fuera, que el pobrecito ha pasado por varias vicisitudes, estaba ahí un poco abandonado, sin nombre todavía.

Es un horno de bioconstrucción, es decir hecho con técnicas y materiales naturales. Su interior es de ladrillo de barro y el exterior de barro, mezclado con paja.
En un principio no tenía tiro, pero yo no conseguía hacerme con él. No sé si por defecto o natural, pero el humo me asfixiaba cuando escapaba por su boca y resultaba muy incómodo. Entonces se nos ocurrió hacerle un tiro, una pequeña chimenea que avivara la llama cuando se enciende. El problema se resolvió.

De todas formas, Mateo no es como su colega Alfredo que es de hierro fundido, con un cajón de leña situado debajo del seno del horno, lo que hace que se aproveche muy bien el calor y que con poca leña, funcione perfectamente.
Lo que quiero decir y paradoja siendo ecológico, es que Mateo necesita mucha leña para alcanzar el calor necesario para cocer los alimentos.
Me dijo mi amigo Jose Luis, que es que tiene muy grande la boca y puede que tenga razón. Recuerdo cuando lo hicieron que tuvimos que agrandar la puerta porque no podía meter dentro una bandeja de horno, así que la hicieron más grande para que cupiera, pero es cierto que como dice mi amigo, quizás tuvieron que hacerla más bajita, igual de ancha pero más bajita, en fin, ahora ya está hecho y hay que acomodarse.
No obstante, una vez alcanza temperatura, la mantiene bien y poco a poco, empiezo a entenderlo y nos vamos llevando mejor.

Bueno, íbamos a juntarnos unos pocos aquí en casa y pensé que era un inmejorable momento para bautizar al horno sin nombre, así que con ese ánimo nos reunimos y aportamos cada uno nombres a nuestro gusto.
Por supuesto la mejor ceremonia y como mandan los cánones de los hornos, tendría que hacerla cociendo pan y eso es lo que hicimos.

Pero empecemos desde el principio:

La noche del sábado, dejé preparado un pre fermento hecho con 25 g. de levadura fresca, disuelta en un vaso de agua templada. Añadí harina suficiente para formar una gacha no demasiado espesa, que dejé toda la noche fermentando.


A la mañana siguiente, bien temprano, estaba ya preparando la leña para alimentar a Mateo. Carrasca y naranjo suelen hacer un buen fuego.


A las once de la mañana, iban llegando los invitados.



Las primeras fueron las chicas, pero enseguida fueron apareciendo los demás


Luis nos trajo la música


A Cris hacía un montón que no la veíamos


Ibou pudo por fin llegar a la casa, que no parecía tarea fácil.

A ver chicas: Una mirando a la cámara ¿Please?


¡¡¡Ohhh!!!

Bueno, sin tregua los puse a ayudar, a preparar el horno y también la paella que haríamos un poco más tarde. Como veis, todos colaboraron




Y Mateo calentaba a toda marcha



Pero sigamos con el pan. Los ingredientes para cuatro panes son los siguientes:

2 kilos de harina de fuerza
2 nueces cumplidas de levadura
Un puñado de sal (una cucharadita)
80ml. De aceite de oliva virgen extra
El agua tibia que admita la masa

Para que el trabajo nos fuera leve y porque es lo que toca en toda celebración, fuimos sacando algunos aperitivos





Y tomando algunas cervecitas, naturalmente


Y continuamos con el pan.

Una vez hecho el pre fermento la noche antes, ponemos en un recipiente bastante grande, el resto de la harina hasta completar los dos kilos.


Hacemos un hueco en el centro y depositamos ahí, la masa del prefermento, el resto de la levadura disuelta en agua tibia, el aceite y la sal. Intentaremos no mezclar la sal directamente con la levadura. 




Y ahora empezamos a amasar, al menos durante 20 minutos, descansando si es necesario, claro.

El agua como hemos dicho, será la que admita, para conseguir una masa relativamente suave y elástica. Yo creo que usé medio litro más o menos en este segundo proceso.


Si hacéis estas medidas, veréis que es mucha masa para amasarla de golpe. Yo dividí ya en cuatro partes y amasé por separado, así cuesta menos.


Una vez bien amasadas las cuatro bolas, las ponemos dentro de un recipiente amplio, tapamos con un paño y dejamos levar hasta que la masa aumente al doble de su volumen.


Y cuando ha aumentado al doble, tenemos que volver a amasar concienzudamente. Entonces, ya formamos los panes y los dejamos para un último levado, ya en las bandejas de horno, hasta que aumenten de nuevo el doble.

Como salían cuatro panes, decidimos destinar la masa de uno de ellos a hacer pan con especias, así que amasamos y estiramos con el rodillo, pusimos un chorrito de aceite en cada torta y luego al gusto: orégano, comino, pimienta, sal y… Empezamos a hornear.




Aquí sin duda nos precipitamos, porque el horno todavía no había adquirido bastante temperatura y eso, junto a la que perdió cociendo las tortas, resultó que no quedó suficiente caliente para cocer el pan. Uno de ellos lo pusimos a hornear, pero tardó más de lo deseado en hacerse y todavía quedaban dos panes más. Claro las tortas como eran delgadas, se hicieron bien, pero el pan necesitaba más calor. Tuvimos que añadir leña y esta vez, ya sin prisa, se hicieron perfectamente.

Mientras, en el otro fogón, se estaba haciendo la paella.




Parece por lo que dijeron, que salió buenísima.


A Ibou le encantó y no paraba de decir: me tienes que dar la receta, esta receta la quiero. Jajaja.


Como postre, les había hecho un par de “Platos ligeros"


Uno de ellos tal y como lo visteis en el blog, pero el otro, fue todo un invento. Le agregué un relleno de trufado de chocolate entre capa y capa de la mona y el resultado, quedó divino.


¿Y los panes?


Salieron estupendos, aunque algo blanquitos verdad?

También os digo, que ahora mismo hay tantos preciosos panes, tan variados  por la Red, que este no es más que un humilde pan para principiantes, sin complicaciones y sin historias. Es que eran muchas cosas las que había que hacer en este día y pensé que el pan más fácil sería lo mejor.

Olía bien, a pan de verdad y tenía una miga suave y esponjosa. Riquísimo. Lástima que no pudimos llegar a tiempo para el guacamole, porque se nos amontonó la faena, con las tortas, la paella, la cerveza… Pero bueno, ha sido un buen pan para bautizar a Mateo, que desde ahora ya, entra en ese rango de los hornos con nombre propio de esta casa.

Espero que su historia también os haya gustado.


Un abrazo

14 comentarios :

  1. Me gusta muchísimo Mateo!! un nombre muy ovetense, jejej, muy divertido el post, seguro que lo pasasteis genial, Mateo tiene pinta de que va a hacer buenos panes y todo lo que se te ocurra, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marga, jajaja, es verdad no había caído. Gracias por tu comentario y espero que sí, que hagamos muchas cosas este Mateo y yo, que las pueda compartir con todos vosotros.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Jajajaja ¡me encanta! Mateo suena estupendo. Yo confieso que mis aparatejos favoritos de cocina tienen todos nombre propio. Las personas nos ponemos nombres y nos otorgamos singularidad (aunque nos llamemos Paco como otros 8 millones de personas) y la verdad que hay cosas que merecen ese reconocimiento. ¡Lo que daría yo por un horno como ese! Y el pan tiene una pinta estupenda. Mateo y tú formáis un equipo perfecto! Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bieeennn, me encanta cuando alguien pone también nombre a sus cosas, porque eso les da vida y seguro que tratándose de cocina, también se dan mejores resultados.
      Gracias por tu visita y un beso grande también

      Eliminar
  3. Me ha encantado la entrada, hay una foto especialmente, la del contraluz de la puerta, que tiene alma. Me hubiera encantado tomarme una cerveza por allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me habría encantado compartirla contigo M. Eugenia, esa cerveza. A ver si organizamos algo un día y lo cumplimos.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Los panes salieron bonitos. ¡Pero como huele la paella! Seguro que estaba riquísima. Y Mateo cuando se le cierra la boca, tiene cara de buena gente. Un beso. El Hombre del Agua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Hombre del Agua, te habría encantado la reunión ¡y la paella!, segurísimo que si.
      Mateo es buena gente, es verdad. Y me encanta que le hayas dado su alma al mencionarlo como gente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hallábame yo pensando si conocía a Mateo o no. Sin duda conocí el fogón de al lado en 2011, pero creo que Mateo, no. Así es que, gracias por presentárnoslo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! Amiguete, que se te ha olvidado. ¡Claro que conocías a Mateo! Horneamos empanadas criollas en él ¿te acuerdas ahora? Mientras Apicius nos daba a probar sus cervezas extraordinarias, estaba ahí Mateo haciendo empanadas sin parar.
      Es más, creo que después de aquella reunión, se comentó que había que ponerle un nombre al buen horno, jajaja.
      A ver si hacemos otra Sorokin, que nos lo pasamos muy bien ¿A que si?
      Un abrazo

      Eliminar
  6. He disfrutado con tu post y en especial conociendo "tu bonito espacio", decido quedarme por aquí aprendiendo de lo que se cocina y esperando nuevas recetas con Mateo. Todo sensacional. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alicia Agea por tu visita y tu comentario y sé bienvenida a este espacio. Espero que disfrutes de todo lo que compartamos.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Que envidia de horno, es um lujo poder tenerlo,,, espero algun dia poder hacer los panes asi...Me quedo por aqui, es muy interesante..
    Um saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Isaac y gracias por tu comentario. Espero que sigas encontrando interesante todo lo que compartamos.
      Un abrazo

      Eliminar