Buscar en el blog

Cargando...

martes, 5 de mayo de 2015

Asado de pulpo


Hace unos años, les dio a los municipios de esta provincia de Alicante, sobre todo a los pueblecitos más pequeños, por llevar a cabo una genial idea, que era publicar un libro, de mayor o menor envergadura, con las recetas tradicionales del lugar.
Así en Orihuela se editaron un par de iniciativas muy bonitas, que consistían en una serie de postales ilustradas por artistas locales, ligadas al año Hernandiano, en donde por un lado se puede ver algún fragmento de versos de Hernández y por el otro, se refleja una receta típica y tradicional de Orihuela.
Además también se hizo un libro a cargo del centro de adultos Vega Baja de Orihuela, con muy buen material, reflejando así una tradición culinaria que de otro modo, se va perdiendo.

En Almoradí  se hizo otro tanto, en Dolores, en Jijona, en la Vila Joiosa…en fin, en varios pueblos, ya digo. Algunas recetas incluso las he compartido con vosotros aquí en el blog y otras que llegarán. 


La cuestión es que a veces estas recetas no están bien reflejadas, porque no se ha cuidado mucho lo que debía ser la parte documental, para saber si en realidad las recetas son o no tradición de un pueblo o simplemente son recetas que con la mejor de las intenciones, alguna mujer ha compartido como lo mejor que tenía en su repertorio. Digo esto, porque he podido ver de todo: desde recetas como los profiteroles atribuidas a la tradición de la Vega Baja, a recetas que están muy mal reflejadas, enumerando  ingredientes que luego en el desarrollo del texto no se incluyen o viceversa, pasando por citas que no corresponden,  historias mal documentadas, errores de fechas y datos, más que frecuentes.
Demasiados errores para algo que debía cuidarse muchísimo, porque es como un legado. Y estas cosas pasan factura, porque después, unos con otros, van reproduciendo las recetas y con ellas los mismos errores y al final éstos se perpetúan y constituyen una maraña difícil de desliar en detrimento de la cocina tradicional, que de eso va el asunto.       

Pero bueno, en cualquier caso, es de gran mérito que haya ahora mismo tantos libros y folletos y yo voy recopilando todos los que puedo, aunque solo sea como hilo conductor desde el que después tirar para llegar a algo válido, o como en la receta de hoy, para recuperar de mi memoria, platos que he comido de pequeña en casa y que ya tenía olvidados.


La receta de hoy, “Asado de pulpo”, aparece en el libro llamado “La cocina de Dolores” y es una receta que se hace mucho en la Vega Baja y en otros pueblos, aunque con otros nombres: guisado de pulpo, estofado de pulpo, etc.
Yo la conocía en la versión de rustidera de pulpo, pero la verdad que incluso investigando por otros libros que tengo, más antiguos, en todos los sitios independientemente de su nombre, viene a cocinarse igual, por eso, he decidido respetar íntegra la versión del libro del pueblo de Dolores y he aquí que la traigo para compartir con vosotros.
Es una receta bastante fácil y muy rica.


Ingredientes:

Un pulpo de kilo y medio,  previamente descongelado
Un kilo de patatas
5 dientes de ajo
Una cebolla
Perejil
Pimienta negra en grano
Un vaso de vino tinto
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Cocinaremos en una perola de barro y procedemos así:


Primero limpiamos el pulpo y lo cortamos en trozos de bocado, dejando luego los trozos en una perola de barro.



Ahora cortamos las patatas como para fritas, pero algo más gorditas.


La cebolla la cortamos en juliana y a los ajos, enteros y sin pelar, les damos un corte por la mitad.



Colocamos todo en la perola, sobre el pulpo.


Espolvoreamos con perejil. En este caso, es perejil seco, porque no tenía fresco, pero mejor si usáis perejil fresco muy cortadito.
También ponemos sal y unos granos de pimienta, así como un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Por último, regamos con un vaso de vino tinto que os recomiendo que sea un buen vino, porque creo que es un error usar para la comida un mal vino, ya que en el resultado se nota y mucho.


Y listo. Ahora introducimos en el horno a fuego medio, 180 grados más o menos durante un par de horas o hasta que veáis que el pulpo está tierno.

Como decía, en Orihuela por ejemplo, este plato se hace igual pero en el fuego, no en el horno. Esta vez he querido probar esta versión y me ha gustado mucho, creo que más que la del guiso al fuego.


Y así queda al salir del horno. Están las patatas doraditas y el pulpo tierno y muy sabroso.


Siempre digo que el barro le favorece mucho a la comida ¿verdad? Pero también en el plato se luce este asado. Y huele increíblemente bien.



Espero que os guste porque es un pedazo de receta de pueblo, de esas de toda la vida, sin florituras ni maquillajes.

Y he rememorado los más puros sabores de mi infancia.


Un abrazo

12 comentarios :

  1. En cuanto termine el ayuno y salga del "pos",será un de los primeros platos que me haga. Se me hace "agua" la boca solo de pensarlo. Un beso del hombre del "agua"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía y con lo gourmet que se vuelve uno cuando estás en ayuno eh? jajaja. A ver si es verdad y lo haces, es muy fácil y el resultado, impresionante.
      Un beso grande Hombre del agua.

      Eliminar
  2. Me parece muy bien ésta idea de recopilar recetas para que no se pierdan, tomo nota de éste pulpo que no conocia y que tiene una pinta buenísima! y no digas que se te da mal la fotografia, porque las magdalenas, estan que se salen de la pantalla.

    Besitosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Golonsegus, prueba el pulpo así y verás que cosa mas rica. Y sobre las fotos, no tengo ni idea, lo que pasa es que las cámaras ahora lo hacen todo, lo pones en automático y listo, pero no tengo buenas fotografías como para que me las copien tanto jajaja.
      Gracias por tu comentario y un beso grande.

      Eliminar
  3. Muy interesante preparación y más tratándose de una receta que pertenece al acervo popular, que al fin y al cabo es nuestra cultura culinaria y cultural. Que pase un buen fin de semana. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Apicius por su visita y comentario. Un saludo

      Eliminar
  4. Será un placer venir por aquí y llevarme cada vez una receta como ésta, con el sabor de lo antiguo y de lo bien hecho. Adelante con proyectos como éste. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Alicia y que disfrutes de estas recetas tradicionales. Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pues es una penita, porque cuesta mucho trabajo documentar la gastronomía local, y es una lástima que a base de buenas intenciones pase esto... en mi comarca también se hizo algo parecido, y tuvimos algo más de suerte o mejor dicho, algunos profesionales al cargo que rescataron como es debido las recetas... es tan importante no perder este patrimonio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Ana, porque con el mismo gasto, sólo con que se cuide un poco y se haga bien, conseguiríamos documentos valiosos de nuestra cultura gastronómica. Pero bueno, esto pasa en estos libros de los Ayuntamientos y también en los libros de editoriales, muchas veces son periodistas que recopilan, sin saber o sin ocuparse lo más mínimo de lo culinario y luego las recetas están fatal.
      Gracias por tu visita. Un abrazo

      Eliminar
  6. Creéme cuando te digo que no es el único caso de recopilatorio gastronómico regional con forma y contenido de teléfono escacharrado. Tengo alguno por casa que da hasta ganas de llorar. Pero creo que estas cosas, en el fondo, tienen un gran valor. El problema es que no se profundiza por el dinero y el tiempo que cuesta. De todos modos deberían existir más iniciativas como ésta desde las instituciones porque no hay nada que determine más una idiosincrasia que su gastronomía. Es una pena porque es cultura que se pierde. Aún así, yo soy optimista con el tema porque siempre hay gente que se preocupa por ello y anima a seguir difundiendo. Así que, ¡muchas gracias! (Y el pulpo: ¡menuda pinta, maja!). Besucos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya lo creo que te creo Silvia, y no creo que sea solo por el dinero, tengo algunos de estos sin imágenes, que se abarata muchísimo y sin embargo están bien reflejados o al revés, quiero decir, que es una cuestión de gente que haga bien su trabajo, nada más. Lo que pasa es que muchas veces no hay una implicación en lo que se hace y bueno, así sale.
      Gracias a ti por venir y dejar un poco de tu tiempo.
      Un beso grande

      Eliminar