jueves, 28 de enero de 2016

Pavo de Nochebuena


Ya sé que voy con retraso, que la Nochebuena pasó y todo eso, pero esta receta es un clásico de Orihuela y hasta ahora, nunca la había publicado,  justo porque en Nochebuena o en navidades en general, siempre estoy muy ocupada, pero como suele decirse: todo tiene arreglo y hace poco, alguien me escribió recordándomelo y prometí que la publicaría.

La verdad es que cuando leemos “Pavo de Nochebuena” lo que nos viene a la mente es un pavo relleno, entero, en el horno… Es lo más normal, pero en Orihuela, os explico queridos amigos, además del pavo al horno, cuya receta podéis ver en este mismo blog, el pavo que se mataba en fechas navideñas y que ahora se compra en alguna de las excelentes carnicerías que hay por toda la ciudad, quedaba así repartido: el día de Nochebuena para esta receta se preparaban las partes carnosas: muslo, contramuslo, pechuga… Y el resto: alas, patas, cuello, hígado, molleja, carcasa y demás, debidamente limpias y tratadas,  se utilizaban en la sopa cubierta y en el cocido con pelotas que se comía al día siguiente, es decir, el día de Navidad.

La cuestión es que ya digo, este pavo de Nochebuena es un clásico y me apena que un día tenga que decir que “era” un clásico, porque  en algunas casas ya se va sustituyendo por las chuletas a la brasa, los solomillos o los mariscos. Lástima y razón de más para que desde aquí,  lo intente vivificar compartiendo  su receta.

Vamos a ello.

Ingredientes:
  
Medio pavo o pava cortado en trozos grandes
Un puñado de almendras crudas
Dos dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Un vasito de jerez seco
Azafrán
Sal y pimienta negra en grano
Harina para rebozar



Y así procedemos:


Ponemos la harina en un plato y rebozamos los trozos de pavo, sacudiendo el exceso de harina.



A continuación ponemos una cazuela en el fuego, con un fondo de aceite de oliva y cuando el aceite está caliente, bajamos el fuego y freímos los ajos y las almendras a fuego muy lento.

Los ajos estarán enteros, pelados pero enteros, simplemente les daremos un golpe para chafarlos.


Cuando los ajos y las almendras están doraditos y hechos, apartamos y reservamos en un mortero y dejamos enfriar.





Mientras tanto, en la misma cazuela, vamos a freír ahora los trozos de pavo hasta que estén bien dorados.



Picamos en el mortero los ajos y las almendras ya enfriados y añadimos el azafrán y el vino de jerez. Volcamos esta picada sobre el pavo, una vez esté bien dorado.




Entonces cubrimos con agua y ponemos sal y unos granos de pimienta negra


Y ya tenemos la receta lista, a falta de su cocción. Como veis una receta súper fácil.


Dejaremos cocer hasta que el caldo haya reducido y el pavo esté muy, muy tierno.


En este caso lo he preparado con una guarnición de patatitas al vapor. Unas bolitas que mezcladas con la extraordinaria salsa de este pavo, resultan de lo más sabrosas.



Por su parte, el pavo queda súper tierno y riquísimo de sabor.


La verdad es que sería una lástima que esta receta la pudiéramos disfrutar sólo en Nochebuena, así que hoy es tan buen día como otro para deleitarse ¿No creéis?


Un abrazo

6 comentarios :

  1. Mi querida Puri, ¡Feliz año! también retrasado, ¡como tu pavo! jejej Este pavo que publicas hoy me recuerda mucho al que suele hacer siempre en Nochebuena mi tía Isabel, y si no está ella con nosotros ese año en Nochebuena, lo hace mi madre. En Málaga es muy típica la salsa de almendras para muchas preparaciones (a mí me encanta con las albóndigas), que sólo varía de la tuya que lleva una rebanada de pan frito en el majado, le da más sabor y la salsa cuaja bastante más.
    Una versión u otra, riquísimas. Y esas patatitas (que creía uvas en un primer momento), más todavía.

    Un beso muy grande

    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Laurita, Feliz Año. Vamos demasiado liadas así que bien está, aunque sea casi en Febrero que nos felicitemos el año y que publiquemos un pavo de navidad jajaja.
      Pues si que como lo dices, parece que la receta es la misma, no es raro, la cocina más tradicional se une muchas veces desde lugares diferentes.
      La próxima vez lo probaré con el pan frito, aunque la salsa si se le da su tiempo de cocción, queda bien espesa, no te creas. Está buenísimo, estoy de acuerdo contigo.
      Un beso muy grande y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Aunque hayan pasado las Navidades es de agradecer esta receta tan apetitosa. Habrá que probarlo sin esperar casi un año para la próxima Nochebuena.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro Marqués, al margen del nombre, esta es una receta para todo el año. Saludable como dice Claudia más abajo y muy rica.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues es una receta que haría en cualquier estación del año, o fiestas, es sencilla y nada común. Como mucho pavo en casa por cuidarme un poco, así que tengo una nueva recta de cómo prepararlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pruébala Claudia, es sencillísima y con un excelente resultado, seguro que te gustará.
      Un beso y gracias por tu visita

      Eliminar