viernes, 4 de marzo de 2016

Tartitas de guisantes: ¿Plato o aperitivo?


En realidad están concebidas para ser un aperitivo o un entrante, pero están tan ricas estas tartitas, que lo más práctico es servirse dos o tres y convertirlas en una comida en toda regla.

La receta tiene todas esas valiosas cualidades que convierten las recetas en aliados: Es fácil de hacer, original, se hace en poco tiempo, siempre sale bien, se pueden variar sus ingredientes, es saludable… ¿Hace falta seguir?

Yo creo que no.


Y como además de todo eso, son bonitas, hacen de una comida de diario, una celebración.

Veamos cómo se hacen:


Ingredientes:

Cuatro tortillas mejicanas de trigo
Tres huevos
Un cuarto de kilo de guisantes (en este caso congelados)
30g. de mantequilla
Una cebolla
100g. de jamón serrano 
100ml. De nata para montar

Sal y pimienta


Usaremos unos moldes para tartaletas de este estilo


Entonces con cuidado, tomamos una tortilla mejicana y forramos cada molde, dejando que sobresalga por los bordes.


Dejamos así preparadas las cuatro cestillas que utilizaremos


Entonces ponemos los guisantes a hervir en un cazo con agua y un poco de sal y dejaremos cocer durante cinco o seis minutos.


Mientras tanto, en una sartén ponemos la mantequilla para que se funda a fuego muy lento.


Y una vez fundida, añadimos a la sartén la cebolla cortada en brunoise


Dejamos que la cebolla se haga a fuego lento, hasta que empieza a tomar color y entonces añadimos el jamón, cortado en pequeños trozos.


Damos un par de vueltas y enseguida añadimos los guisantes que ya estarán hechos y que habremos escurrido.


Mezclamos todo bien y salpimentamos y ya fuera del fuego, añadimos la nata batida junto con las yemas de huevo




Removemos y sin demora, repartimos este relleno entre las tartaletas


Es importante que no tardemos mucho en este paso, para evitar que las tortillas se humedezcan en exceso con el líquido del relleno, así que pronto, introducimos en el horno a temperatura media (unos 180º)


Al cabo de 15 minutos más o menos (tenemos que vigilar que no se quemen) estarán hechas. La tortilla se habrá dorado y quedará crujiente y el relleno estará cuajado y cremoso.



Ahora sólo resta, pasarlas a un plato y disfrutar comiéndolas en caliente


Te las puedes comer con tenedor, vaciando la cestilla primero y comiendo después el crujiente, como hace una de mis hijas, o bien cortando la cesta en trozos, como hace la otra. De cualquier manera, están realmente buenas.




Seguro que además, se os ocurren otras variantes para el relleno o modificaciones de este mismo: con chorizo en vez de jamón, con puerro en lugar de con cebolla, en versión vegetariana, etc… Es una receta que recibe con gusto toda la creatividad de la que seamos capaces.


Por lo pronto, nos quedaremos disfrutando de ésta, tal cual está.


Un abrazo amigos.

10 comentarios :

  1. Me encanta la idea de pesentarlo en estas tartaletas!!! un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. La verdad es que tengo varias recetas presentadas así, en las tortillas mejicanas y te aseguro que quedan muy bien, crujientes y perfectas para un buen aperitivo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy interesante esta receta, nunca había utilizado así las tortitas mejicanas.
    Es para comerse unos cuantos de un tirón.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas Marqués, como mínimo dos o tres para quedar satisfecho.
      Prueba un día con cualquier relleno las tortillas así, en el horno y verás como te van a sorprender.
      Gracias por tu comentario y un abrazo

      Eliminar
  3. Tu creatividad desborda, Viena, en serio. Es una recetaza, pero lo mejor es que es algo nunca visto.

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno monsieur, tampoco me ponga usted méritos de más, que si se fija, los guisantes con jamón son un clásico y la idea de hacerlos con una cremita, no es más que la necesidad de que se amalgamen un poco en el horno.
      Ahora lo de las tortillas mejicanas usadas así, lo tienes que probar, porque están buenísimas y son mucho más ligeras en calorías que las típicas masas quebradas o los hojaldres que suelen usarse para esto.
      Gracias por tu visita y comentario y un abrazo fuerte.

      Eliminar
  4. Pero qué buena idea, sencilla y apetitosa...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Claudia. Sí, es de esas recetas sencillas con gran resultado.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Puri, qué buena pinta, y qué fácil!!! Esto creo que lo haré muy pronto!!!!! Un beso, María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te va a gustar mucho María, ya verás. Además es un recurso estupendo para comidas rápidas y pudiendo variar la verdura, etc.
      Un beso

      Eliminar