domingo, 17 de abril de 2016

Dejar constancia



El sábado 16 de Abril, celebramos en la escuela una cata de vinos con Diana Cardó. 

Decir que lo pasamos genial, que disfrutamos muchísimo de un encuentro que siempre resulta entrañable, entre alumnos y amigos, compartiendo esta vez, excelentes vinos y una siempre enriquecedora ilustración de la mano de Diana, sería quedarme corta o resultar repetitiva, dado que no hace tanto, hicimos una cata de cavas  que también fue todo un éxito.

Nuestros estupendos "catadores" se lo pasaron bien, se notaba en el ambiente, en las palabras, en los abrazos. Simplemente tengo que dar las gracias desde aquí, a todos ellos, por regalarme una vez más con un encuentro tan satisfactorio.

Y porque las imágenes hablan por sí solas y porque en cierta forma se lo debo a los asistentes, he aquí algunas instantáneas que dejarán constancia de esta bonita velada:

Eran alrededor de las 20,30 horas cuando comenzábamos. 


Cada uno con su hoja de cata para tomar notas, según las instrucciones que nos dio Diana. Al final de la noche, habríamos probado siete vinos, incluyendo uno dulce. Ahí es nada.


Maquinon fue el primero. Disculparéis que omita las notas de cata, pero sería largo y poco exaustivo si pretendiera detallarlos todos. Puede no obstante consultarse sobre este vino en este enlace: http://www.casarojo.com/es/nuestros_vinos/maquinon


Diana nos introducía poquito a poco en el interesante mundo de los vinos, que ella vive con verdadera pasión, lo cual hace que transmita muy, pero que muy bien. Hubo incluso quien dijo textualmente: "la mejor cata de mi vida"




Algunos aperitivos para el maridaje: Bacalao meneao, rollitos de calabacín con atún y mouse de finas hierbas, quesos…



Ya metidos en faena, apreciando todos los matices




Y más vinos y más platos: Nuadeta de pulpo, saquitos de morcilla, enrollados de chistorra, sobrasada y miel en kataifi, canelones de rabo de toro…


 





El tono de la reunión subiendo y no era de extrañar, los vinos iban desfilando, cada cual más rico




No están todos los que son, pero son todos los que están. Tendréis que disculpar la falta de rigor, pero es difícil estar haciendo fotos al tiempo que se disfruta de todo esto.




También hubo hueco para el dulce, unos pastelitos y chocolates artesanales






Amigos, espero veros en la próxima. Ha sido todo un placer. 

Un abrazo

6 comentarios :

  1. Qué bueno se ve todo Viena, qué suerte disfrutar de una buena cata con un buen ambiente como se ve en tus fotos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Claudia, me siento afortunada y lo pienso muchas veces. Si este es mi ambiente de trabajo, con esta gente estupenda ¿Qué más podría pedir?
      Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Puri, lo pasamos genial y todo estaba estupendo, como siempre, enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Margarita. Fue todo un placer compartir con vosotros.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Se ve por las fotos que lo pasásteis la mar de bien. Los vinos se ven muy originales. Qué buena idea empezar por una Garnacha. Supongo que el Monastrell de Alicante era blanco y el Rioja, tinto. Me está entrando una sed tremenda al leer to post, así es que ahorita mismo, me voy a catar un Lirac tinto de 2014 que he comprado en Provenza.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí lo pasamos muy bien Sorokin y los vinos eran a criterio de nuestra enóloga experta, únicos y muy especiales. Todos tintos. Empezamos con Maquinón de Casa Rojo, luego Mosyca, Ad Libitum Monastel (no confundir con Monastrel), luego Paco García, el Celler de la montanya, Paquito el chocolatero y Valle de Xaló, que era un dulce.
      Algunos de biocultivos o recuperados de variedades olvidadas, como el Ad libitum, una pasada de vinos, toda una experiencia incluso para alguien como yo que no entiendo nada, pero eso sí, notaba que estaban muy, muy ricos.
      Acudieron algunos entendidos y la verdad es que era una gozada escucharlos debatir sobre bodegas de aquí y de allá, vinos franceses, californianos o yo que sé, mil cosas que surgieron y que eran muy interesantes.
      Seguro que habrías disfrutado con nosotros.
      A ver si te vienes a alguna de estas. La próxima será una cata de cervezas. Seduce no?
      Un abrazo.

      Eliminar