Buscar en este blog

lunes, 4 de abril de 2016

Pilaf de bulgur


La verdad es que no sé por qué llamar a este plato pilaf, cuando no tiene mucho parecido con la receta genérica del pilaf , que es una preparación a base de arroz de las cocinas de Oriente y de la India. 

Esta receta sin arroz, sin carne ni pescado y sin picantes, quizás debería llevar otro nombre, pero viene así reflejada, en el libro de cocina vegetariana de Jenny Stacey de donde la he sacado, así que respetaremos su nombre.


He hecho algunas modificaciones a la receta original, pero nada que modifique lo básico. 

Y puestos en antecedentes, vayamos ya con la receta en cuestión, que como reza en su título, está hecha con bulgur en lugar de con arroz, teniendo sus propias peculiaridades como vamos a ver.


El bulgur, para los que no estéis familiarizados con este ingrediente, como podéis apreciar en la fotografía se parece muchísimo al arroz. En realidad es trigo partido, cocido y secado tradicionalmente al sol.

Se considera un alimento completo y al estar parcialmente cocido, es un alimento de muy fácil digestión, otra de sus excelentes cualidades. 

Sus propiedades nutricionales son muy parecidas a las del arroz, aunque el bulgur tiene más fibra y lo que es importante, un menor índice glucémico, pues tiene un 46% frente al 64% de media que tiene el arroz.

También es ligeramente más bajo en calorías que el arroz, mientras que en proteínas lo supera: 100g. de bulgur tienen 12,5g. de proteínas, frente a los 6,67g. del arroz, siempre tomando la media, ya que en el arroz, dependiendo de la variedad, estos índices pueden variar bastante.

En fin, un alimento interesante, que merece una oportunidad en nuestra cocina, no sólo como novedad, para tener algo más en nuestros repertorios, sino como un alimento recomendable que nos va a dar muchas posibilidades en nuestras recetas.

Los que no lo habéis cocinado nunca, tenéis con esta receta una buena oportunidad de estrenaros.

Vamos a ello.

Ingredientes: 

35g. de mantequilla
50g. de Aceite de oliva virgen extra
Una cebolla
Un tomate
250g. de bulgur
Dos dientes de ajo
50g. de maíz dulce 
100g. de brócoli
Medio litro de caldo vegetal
Dos cucharadas de miel
30g. de pasas 
30g. de frutos secos (en el original piñones. Aquí anacardos y nueces)
Pizca de canela molida
Pizca de comino molido
Sal y pimienta

Y así se hace:

Primero haremos una correcta mise en place, ya sabéis, todo preparado antes de empezar a cocinar:

La cebolla en juliana y los ajos en láminas


El brócoli en pequeños racimos


El tomate en concassé, es decir, trocedado después de quitarle la piel y las semillas


Y el bulgur medido, un vaso o taza que equivale a 250g.


Y ahora sí, empezamos a cocinar: 

Ponemos una cazuela en el fuego y derretimos a fuego bajo la mantequilla junto con el aceite

                          

Cuando está derretida, echamos en la cazuela la cebolla y los ajos en láminas


Dejamos pochar dando un par de vueltas y añadimos el tomate.


Damos otro par de vueltas y añadimos el bulgur, el maíz y el brócoli.




Removemos todo bien y añadimos ahora el medio litro de caldo vegetal.



Tapamos y dejamos cocer entre 10 y 15 minutos, a fuego bajo, como si se tratara de un arroz.



Removeremos de vez en cuando, apreciando que el caldo se va consumiendo y que el bulgur está quedando tierno.


Hasta que el bulgur ha quedado seco, momento en el cual, añadiremos la miel, las pasas y los frutos secos




Removemos bien todo y condimentamos con sal, pimienta, canela y comino.


Volvemos a tapar y dejamos reposar durante unos minutos, para que el bulgur se acabe de secar y se suelte.


Yo lo dejo siempre un poquito destapado como veis en la foto, para que evapore y no siga cociendo más.

Después del reposo, tendremos nuestro bulgur listo y muy, muy sabroso


Los sabores se habrán mezclado perfectamente y tendremos un plato rico y original.



Venga ¿Os animáis?

El bulgur lo podéis encontrar en grandes superficies o en tiendas de dietética. Mucho mejor si lo compráis ecológico. 

En casa nos encanta y cada vez lo hacemos más como alternativa al arroz.


Un abrazo

6 comentarios :

  1. Viena, qué gran descubrimiento ese Bulgur. La voy a hacer, que ando en plan de comer sano y sabroso.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia seguro que te va a gustar, se cocina como el arroz pero tiene otras cualidades y está muy bueno en esta receta. Espero que lo hagas.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Viena, tenía tiempo de no pasar por ningún blog, vine a ahora porque me interesó la receta. Me gusta esta alternativa, y ya se me había olvidado que lo tengo en el refrigerador. Acuérdate que yo guardo mis semillas y granos en refrigeración por el calor y tanto bicho indeseable que hay por aquí. Me gusta tu receta y la haré pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Carmen, siempre es un placer verte por aquí y de verdad espero que hagas esta receta, estoy segura que para un paladar tan curioso como el tuyo, resultará muy rica.
      Un beso grande y gracias por venir a visitarme.

      Eliminar
  3. Una preparación muy interesante, nutritiva y me la imagino de un sabor impresionante.
    Pase un buen día.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Apicius por su comentario. Efectivamente, con ese toque de miel y canela, además de los demás ingredientes, el preparado resulta de un sabor muy agradable.
      Un abrazo

      Eliminar