Buscar en este blog

domingo, 8 de octubre de 2017

Peras escondidas


Tengo ganas de retomar el blog con nuevas recetas: ricas, vistosas, apetecibles. Y con mis cosas, ese algo más que siempre digo y reivindico para este espacio.  

El otro día hablábamos unos pocos blogueros, analizando este fenómeno de los blogs: ¿Realmente es tan efímero?


No para mí.


Este mundo bloguero que irrumpió con tanta fuerza en nuestras vidas, al que entregamos horas y horas de nuestro tiempo,  en donde nos conocimos,  gentes de aquí y de allá, amigos virtuales que muchas veces nos hemos buscado en el encuentro real, este mundo compartido, no puede ser tan efímero.

Es cierto que  las relaciones sociales entre los blogs, pueden llegar a ser agotadoras: visitar a los blogs amigos, responder los comentarios, dar la bienvenida a los seguidores, comprometerse con ellos para publicar, para estar ahí… Y la vida va tan arrebatada!


Pero yo no quiero dejar que esto muera. No quiero dejar que esta ventana se cierre, porque  esto, que lanzo y te llega,  es después de todo un cuaderno de bitácoras en donde queda plasmada la vida, además de las recetas.  Y así lo vivo yo, como una pizarra al viento, en donde anotar un poema que me nace, una protesta que me palpita, un plato que viene de los ancestros y que corre desesperado hacia otros fuegos, para vivir, para expresarse.
Y también un regazo afectivo, porque al velo de este teclado y esta pantalla, me permito decirte sin reparo, que te necesito y que te quiero, que me gustas, que me gustas mucho cuando vienes y me miras a través de mis recetas, que me quedaría contigo para siempre, pero que como no puedo, aquí te dejo parte mía, para que me lleves en tus bolsillos o en tus notas de cocina, a tus rincones, para que cuando pienses o hagas algo de todo esto que nos une, me lleguen tus aromas, tus texturas y tus colores…. De alma a alma.

Y  mientras preparo nuevas recetas de puchero, de esas que sé que te gustan, de olla de barro y laurel,  traigo de momento un dulce de peras, como despedida de este verano que se estira y que se extiende, como si fuera ese niño que jugando nos dice:  un poquito más.

Ingredientes:


4 hermosas peras
200g. de azúcar
Un vaso de vino blanco
Un huevo y
Un paquete de masa de hojaldre


Así procedemos:

Colocamos en una cacerola, el vaso de vino blanco y tres vasos más de agua.

Añadimos el azúcar y ponemos al fuego, dejando que comience a hervir y que el azúcar se disuelva por completo.



Mientras tanto, pelamos las peras cuidadosamente



Y colocamos dentro de la cazuela, para que hiervan en el almíbar  durante aproximadamente diez minutos. 


Transcurridos los diez minutos, apagamos el fuego y dejamos que las peras se enfríen dentro del almíbar.

Una vez frías, con cuidado les quitamos el corazón


Por otra parte, extendemos la masa de hojaldre con el rodillo y dividimos en cuatro partes más o menos iguales.



Envolvemos en cada porción una pera, cerrando bien por encima y pintando de huevo batido.


Introducimos en el horno precalentado, a fuego medio (unos 200º) durante 20 minutos o hasta que veamos el hojaldre hecho, ligeramente dorado.



Podemos servir las peras tibias o bien, dejarlas enfriar.

En cualquier caso, las serviremos con una salsa de chocolate hecha a partes iguales con chocolate  y nata.

Bastará con 100g. de nata para montar,  que pondremos en el fuego y cuando esté a punto de hervir, apartamos del fuego y le añadiremos 100g. de chocolate troceado. Dejamos sin mover, para que por efecto del calor se funda el chocolate. Después de dos o tres minutos, removemos bien y tendremos nuestra salsa de chocolate.


Para los muy golosos como yo, no nos bastará con la decoración de chocolate, así que añadiremos un buen chorro de salsa por encima



Ahora está mejor ¿verdad?


El corte nos dejará ver un postre delicado y apetecible, fresquito para este tiempo. Delicioso.


Seguro que te encantaría. Pruébalo.


Nos vemos.

6 comentarios :

  1. Siempre es una inmensa alegría (no exagero) entrar en este blog. Sirva la presente receta como elogio al mismo: ¡Es la pera!

    Salud y paz para todas y todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loam, para mí si que es una alegría verte por aquí, siempre con tus comentarios tan generosos. Muchas gracias por tu tiempo y tus palabras.
      Salut

      Eliminar
  2. Hay un termino medio entre dejar el blog y actualizarlo semanalmente, y es publicar cuando a uno le venga en gana, que no sea una obligación y esa es la fase en la que estamos todos los que llevamos un tiempo. ¿No es mala idea verdad? Pues así es, ¿qué hoy publicas 10 recetas y ninguna hasta el 2018? perfecto ¿y? Ahí, están, ideal para consultarlas, tenerlas fotografiadas y recordarlas, y seguir aumentando un recetario útil para nosotros y mucha gente. Pues eso, la clave es que no se convierta esto en una obligación. Así uno jamás se cansará de mantenerlo.
    Excelente postre, bien sencillo y de temporada, ¿he dicho de temporada? ésta a 30 grados parece que no :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Carlos, eso es justo ¿verdad? El término medio tan difícil de conseguir.
      ¡Ha sido un fenómeno tan importante, esto de los blogs! Un fenómeno grande, muy rico, un intercambio a nivel cultural, gastronómico y a nivel afectivo también, bien sabemos que el que más y el que menos, ha puesto ahí mucha carne en el asador.
      Pero sí, hay que llegar a ese término medio en el que sea un disfrute además del estímulo que sin duda siempre supone y nunca una obligación que se sufra.
      En eso estamos.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me alegro, Viena, que las conversaciones entre blogueros del otro día en Tabarca te hayan servido de acicate para lanzarte de nuevo al blog. Nos das una gran alegría. Es cierto que desde hace un tiempo, el mundo de la blogosfera estaba un poco alicaído, poero con tu presencia de nuevo por aquí, esto va a ser el renacimiento que necesitábamos todos. Bien venida. Y los de las peras es, realmente, la pera. Qué bien, lo voy a intentar. Además, tengo entre mis utensilios un descorazonador de manzanas que, por fin, voy a poder usar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, Sorokin, que no me creo nada, que siempre dices que vas a hacer las recetas y nones. Aunque bueno, ya he visto que has hecho algo emborrachándolo con vodka y me preguntaba si era la influencia de nuestras conversaciones sobre comidas y alcoholes ;-)
      Yo siempre he disfrutado mucho de este mundo del blog, no sólo de mi blog, sino de los de ustedes, mis amigos, así que también estoy muy contenta de volver a reactivar todo esto y retomar un ritmo de publicaciones y lecturas.
      Haga usted las peras hombre y nos vamos viendo por aquí Jajajaja
      Un abrazo

      Eliminar