Ir al contenido principal

NATILLAS: UNO DE LOS BÁSICOS QUE HAY QUE SABER HACER

 

Semanas atrás se armó cierto revuelo entre mis alumnos, debido a que al parecer en uno de los programas de Master Chef (que yo no veo) habían tenido polémica por el hecho de que en una de sus pruebas,  ninguno de los concursantes supo hacer un flan. 

La conversación tornaba interesante: ¿Cómo es posible que estos artistas de la cocina que saben hacer cosas súper sofisticadas, no supieran elaborar un simple flan de huevo?

Y de ahí pasaron a reconocer la necesidad de dominar los básicos: flanes, natillas, bechameles, salsas, tortillas, purés… 

Todo esto lo hemos hecho en clase, naturalmente, pero como nunca se repiten recetas, los nuevos alumnos, los que llegaron este año, no todos habían hecho estas preparaciones. 

Prometí que las veríamos de nuevo, poco a poco,  para que nadie se quedara sin su oportunidad, así que aquí va la primera de ellas: natillas caseras. 

Estas natillas de huevo, os van a recordar a aquellas que hacía vuestra abuela cuando erais pequeños. Son tan fáciles de hacer, que no tendréis dificultad,  no solo  mis alumnos, sino  cualquiera que por aquí nos lea. Vamos allá. 

Ingredientes: 

750ml. de leche entera
5 huevos (usaremos sólo las yemas)
150g. de azúcar (puede regularse al gusto)
30g. de maicena
Un limón
Un palito de canela
Unas galletas María.

Lo primero que haremos es poner en el fuego 650ml. de leche, con unas tiras de piel de limón y el palito de canela, que siempre se ha de partir, para que suelte bien sus aromas. 

Dejamos que hierva y añadimos el azúcar. Un minuto hirviendo y apagamos el fuego. 

Por otro lado, tomamos la leche fría restante (100ml.) y disolvemos la maicena en ella. 

En una cazuela, batimos las yemas de huevo y le añadimos la mezcla de la maicena. Seguimos batiendo y luego poco a poco, vamos añadiendo la leche, previamente colada y removiendo sin cesar.

Ponemos la cazuela en fuego lento y sin dejar de mover, esperamos a que espese. Muy importante: sin prisa, a fuego muy lento, no debe hervir.

Una vez haya espesado, vamos rellenando los recipientes a nuestro gusto.

Es tradicional poner encima una galleta tipo María, pero esto siempre irá en gustos.

Dejamos enfriar y luego metemos en la nevera hasta el momento de servir. Se servirán con un poco de canela por encima.


Y ya está, a disfrutar

La textura perfecta es que queden súper cremosas por dentro, fresquitas y con un maravilloso aroma a canela y limón. 

Un abrazo gente bella y venga, hay que hacerlas.

Comentarios

  1. Grazie per la chiara e semplice spiegazione, proverò la sua ricetta!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la entrada, una receta estupenda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario