Buscar en este blog

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cocido con pelotas: Segunda hernandiana

                                                                      

Vamos hoy con la segunda receta de la serie dedicada al poeta Miguel Hernández.

Se trata esta vez del cocido con pelotas, al estilo que se cocina tradicionalmente y desde hace muchas generaciones, en la zona de la Vega Baja del Segura y en concreto en Orihuela, en donde la calidad de la carne y la elección cuidadosa de todos los ingredientes, le dan un específico sabor inigualable.

Pero permítanme transcribir un poema, como aderezo de este guiso, que todo es importante en la cocina: los ingredientes, el lugar, la sensibilidad del cocinero y esas pizcas de otras cosas, que por el aire pululan:




El amor ascendía entre nosotros
como la luna entre las dos palmeras
Que nunca se abrazaron.

El íntimo rumor de los dos cuerpos
Hacia el arrullo un oleaje trajo,
Pero la ronca voz fue atenazada.
Fueron pétreos los labios.

El ansia de ceñir movió la carne,
Esclareció los huesos inflamados,
Pero los brazos al querer tenderse
Murieron en los brazos.

Pasó el amor, la luna, entre nosotros
Y devoró los cuerpos solitarios.
Y somos dos fantasmas que se buscan
Y se encuentran lejanos.

Miguel Hernández.
Cancionero y Romancero de Ausencias


Y ahora sí, sin más demora, veamos nuestra receta.


  

Ingredientes para el cocido: 

1/2 Kg. De garbanzos en remojo la noche anterior. (aprox. 250 g. de legumbre en seco)
300 g. De carne de ternera
1 hueso de ternera
300 g. pollo o pavo (o mitad de ambos)
200 g. de magro de cerdo
2 morcillas de cebolla
1 trozo de tocino
Un blanco
2 patatas
Azafrán de hebra
Apio
Sal

 Limpiamos la carne si tiene alguna impureza. Pasamos con un mondadientes las morcillas de cebolla, a modo de cierre, tal y como se ve en la foto, para que al cocer, no se salgan de su envoltorio.
Cortamos el apio en trozos de tres o cuatro dedos de largo.

Usaremos una olla de buen tamaño, porque luego irá además de todo el cocido, las pelotas y no queremos que se amontonen, sino que se cuezan y tengan su espacio, así que una buena olla.

Y vamos allá:

Ponemos la olla en el fuego, con unos tres litros o tres y medio de agua. Echamos las carnes, el hueso, el tocino, el blanco y el apio y dejamos que empiece a hervir. Echamos sal.




Cuando comienza a hervir, añadimos los garbanzos y el azafrán en hebras.
Dejamos cocer bien tapada la olla y a fuego moderado, hasta que los garbanzos estén prácticamente tiernos y añadimos las patatas y las morcillas.



  
Seguimos cociendo otros 20 minutos aproximadamente y entonces echaremos las pelotas que se hacen del siguiente modo:



 
Ingredientes para el relleno:

1/2 Kg. De carne picada (400 de ternera, 100 de magra de cerdo y 1/2 blanco)
1 huevo
Una miga de pan remojado en agua
Un puñado de piñones
1 diente de ajo
Perejil picado
Sal
Nuez moscada





Colocamos en un bol la carne,  el huevo entero, la miga de una rebanada de pan puesta en remojo un rato antes en agua, piñones, un diente picadito, perejil muy picado, nuez moscada  y sal y se amasa todo muy bien.

 

  


  
Se forman bolas del tamaño deseado, más grandes que una pelota de pin pon y más pequeñas que una de tenis.


 


Colocamos en la olla, con cuidado, repartidas y procurando que las cubra el caldo.





Seguiremos cociendo hasta que las pelotas estén hechas y los garbanzos tiernos. Apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos.

En Orihuela, a las pelotas se le añadía tradicionalmente sangre, lo que les daba un color negro peculiar. Desde que la ley prohíbe vender sangre, esto se hace difícil si estás fuera de Orihuela y digo esto porque así por lo bajini os contaré, que nadie sabe cómo ni cuándo, pero en Orihuela y en muchas casas, se siguen haciendo las pelotas con sangre, “como está mandao”.

Una vez reposado el cocido, servimos como primero, un plato con caldo y una o dos pelotas.


 


De segundo,  la carne con los garbanzos al gusto de cada comensal.
 
 


A mi me gusta comerlo todo junto, la pelota, el caldo y los garbanzos. Hay quien pone unos fideos en el caldo, de primero. Las variedades son tantas como cada casa en Orihuela.



 
 
Espero que os haya gustado.

Habría querido poner algo de la historia del cocido, en general, pero la información está circulando por Internet, varias webs y blogs manejan idénticos datos sin que nadie cite las fuentes originales. Es por eso, que he preferido dejarlo estar y remitir a la búsqueda seria a quien le interese.
Por mi parte, solo transmitir del conjunto de esas páginas, el dato curioso de que el origen de este plato parece ser el de la llamada olla podrida, que ciertamente resulta malsonante como nombre de un guiso, pero es que en realidad no era olla podrida, sino “poderida”, es decir: poderosa, contundente y suculenta. De ahí pasó a llamarse podrida en ambientes populares para terminar más recientemente denominándose cocido.
La olla poderida viene de la antigua adafina, que en árabe significa: “tapado”, “encerrado”. Era una comida muy conocida entre los judíos que se preparaba el viernes por la noche, para respetar el sabbat y se dejaba cociendo toda la noche en las brasas. En el almuerzo se servía sin encender el fuego, para respetar el descanso.
Claro que aquel guiso no tenía cerdo entre sus ingredientes, eso fue una innovación posterior, cuando el plato se cristianizó.
La olla podrida, se adaptó finalmente a los gustos y los ingredientes de cada región, dando lugar a los estupendos cocidos que hoy tenemos por toda la geografía, como este oriolano cuya versión yo he cocinado para vosotros.

Un abrazo y hasta la próxima.



 

58 comentarios :

  1. Fenomenal tus explicaciones y tú recetas como siempre. Soy un fan de este tipo de comidas tradicionales, así que esta me la guardo como en paño en oro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Viena, qué bonito acompañar con una poesía un plato...Este cocido es todo un lujo y se nota el cariño y esmero de quien lo ha hecho.
    No sé qué me pasa con tus explicaciones, pero siento que revalorizo con ellas todo lo que me huele a tradición, a esfuerzo, a naturaleza.....en resumen a todo lo esencial. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Uno de esos platos que hay que tener presentes para un día importante. Esas pelotas tienen que estar de muerte.
    Me gusta esta serie hernandina.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Viena.....impresionante.....todo esta entrada!!....la historia, la poesia, la devocion con que lo haces.....no dejas de emocionarme cuando siento que por tus venas y tu alma corre el amor a la tierra, a las costumbres, a las generaciones pasadas y su legado....me dejas sin habla....y es que al vivir en un pais que no es el mio....no sabes como valoro el volver a lo de uno.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Que bonirto cancionero para un cocido estupendo, tenia que estar riquisimo, como me gust entrar a tú cocina y oirte.
    besitoss guaapaaaa

    ResponderEliminar
  6. Un plato de lo más rico, en casa nos va a encantar, anotado queda!

    ResponderEliminar
  7. Otra vez, Viena, qué maravilla, con esta receta has tocado los registros más secretos de mi subconsciente. Mi madre adoraba los cocidos con pelotas (mi madre era manchega, pero oye, no estaba muy lejos de la vega baja del Segura, ea). Ellos pasaron (ella y mi padre) sus últimos años en Alicante, al calorcito. No veas que contenta se puso cuando decubrió un restaurante en San Vicente del Raspeig que hacían caldo con pelotas. Desde entonces, cuando iba a verlos, había que llevarlos allí para que se lo pasaran comm'il faut.

    Yo, en cambio, nunca me molaron demasiado, he de decirte la verdad (las pelotas de cocido, digo, que no se me malentienda). De hecho, todo lo que tiene carne picada... bufff. De pequeño, cuando me ponían albóndigas, las machacaba con el tenedor con la esperanza de que el picadillo se hiciera tan fino tan fino que, soplando, se perdiera en el infinito. Nunca lo conseguí. :-)

    ResponderEliminar
  8. Este es uno de mis platos preferidos, mi suegra lo hace así, con pelotas de carne y esta verdaderamente delicioso!! las fotos son para tirarse a la pantalla...y hoy has juntado este estupendo plato con este poeta maravilloso...un besito

    ResponderEliminar
  9. Dios mio!! que bueno tiene que estar este cocido, y esas pelotas de carne, esto tiene que estar delicioso, me encanta el paso a paso que haces. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Precisamente hoy voy a hacer el primer cocido de la temporada, aunque aún hace bastante calor, la verdad es que ya estamos deseando un buen platico de cocido.
    Por aquí se hace más o menos igual, aunque lo de ponerle sangre a las pelotas por aquí no se hace, al menos por mi zona. Recuerdo que una vez las probé hechas por una amiga de Elche y me dió un poquico de repelús...una tontería pues las morcillas me encantan.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Viena:
    Ha preparado un cocido como mandan los cánones.
    Hace mención que la sangre está prohibida su venta por ley.
    La verdad yo no tengo ninguna pega de comprarla sin cocer como cocida (sangrecilla), es más, en noviembre voy hacer un curso de chacinería y antes ya trabajo a mis contactos para saber que voy a tener ingredientes de calidad, a poder ser ecológicos etc. etc.
    Cuando hablé con mi carnicera solo me dijo, avísame para que la vas a querer, pues según para que sea tiene hay que quitarle y/o ponerle tal producto. No me acuerdo en este momento de que producto se trataba. Pero en ningún momento me dijo que estuviese prohibido.
    En cuanto algo de historia sobre el cocido tengo en 5 capítulos y empezando por este http://historiasdelagastronomia.blogspot.com/2008/01/de-la-olla-podrida-al-cocido-vitoriano.html,
    Ya me dirá que le parece, algunas partes las edite en es.charla.gastronomia hace unos 12 años.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Este plato es impresionante Viena. Aunque es difícil encontrar algunos ingredientes aquí, creo que trataré de imitarlo... Esto no me lo puedo perder cuando entre el frío, :)
    La entrada en su totalidad es fantástica! La he disfrutado mucho.
    un abrazo muy grande,

    ResponderEliminar
  13. Hola José Manuel: Muchas gracias por tu comentario, Verás como cuando entre el frío, este cocidito revive a cualquiera. Si te gusta la comida casera, lo harás.
    Un beso.

    Anna: Son muy bonitas las palabras que me dices, si soy capaz de transmitir eso, bueno, me pone super contenta.
    Gracias por tu visita.
    Un beso.

    Jantonio: Me alegro de que te gusten las hernandianas, ya verás, esto no ha hecho más que empezar, traeré recetas muy chulas.
    Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    Marcela: Muchas gracias por venir a decirme esas cosas tan bonitas que siempre me dices. Entiendo que lejos de tu tierra, las raíces se fortalezcan aún más. Recuerdo cuando yo salí de mi casa, con esas ganas de independencia y me pasó ese fenómeno, me sentí más unida a las raíces que nunca.
    Es siempre una alegría verte por aquí.
    Un beso.

    Querida María José: Gracias por pasarte y dejarme tu comentario y tu tiempo. Me da alegría verte por aquí y si además te gusta lo que encuentras, más alegría tengo.
    Un beso.

    Visc a la cuina: Seguro que si, que os va a encantar, y si sobra, ropa vieja, se fríe el cocido con unos ajitos y está de muerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Sorokin: Muchas gracias por tu visita y tu tiempo. A mi hija pequeña le pasa igual con la carne picada, parece querer esfumarla, pero no, no lo consigue tampoco.
    Me alegro de que mis recetas te transporten a lugares poco frecuentados de la infancia o la familia, en fin, a lo entrañable y no, la mancha no está tan lejos en muchos aspectos de la Vega, así que seguro que a tu madre,le gustaba este tipo de cocina por algo.
    Una alegría tenerte por aquí.
    Un beso.

    Maria José Dit: Muchas gracias por tu visita, veo que te ha llamado tu plato preferido. De fotos, voy aprendiendo poquito a poco, pero muy poquito a poco, como ves. Siempre recuerdo que los primeros consejos me los diste tu. Gracias.
    Un beso.

    Caty: Gracias por tu comentario. El paso a paso es porque tengo esa cosa de las clases, de enseñar muy bien como se hace todo, para que las recetas no sean solo recetas, sino algo más.
    Me alegra que te guste.
    Un beso.

    Lola: Tu como buena cocinera de la zona, sabes bien de qué va este cocido. Lo de la sangre, si lo piensas así, parece que sí, que da un poco de tal, pero es una cosa como cualquier otra, el hígado, el corazón, etc.
    Todavía hace calor para cocidos, nosotras nos lo hemos comido casi todo en ropa vieja del "día después", pero pronto apetecerá.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Hola Apicius: La sangre se prohibió venderla cruda cuando el tema de las vacas locas, ignoro si fue a nivel de comunidades o como ley general, lo que sí es cierto es que en todo este tiempo, en Orihuela se ha seguido comprando sangre más o menos abiertamente. Creo que ahora han aflojado la prohibición y no es tan grave, pero al menos, de los mostradores de las carnicerías, desapareció. La vendían hervida, que según para qué cosas, vale o no vale.
    En cuanto al cocido, esta versión oriolana no es como el vitoriano, mucho más contundente, por eso este no se desgrasa ni nada. Yo estoy empapada de todos sus post sobre el cocido vitoriano, una maravilla, y sobre la historia del plato, las cinco entradas me las sé casi de memoria, porque las he leído con mucha atención y también todo el tema de la restauración en Vitoria, vamos, que estoy al día, porque ha hecho usted un buen trabajo tanto a nivel histórico como en la cocina, el cocido que "oficia", es de hacerle reverencia. Esto es lo que me parece, ya que me pide la opinión.
    Yo quise poner la historia del cocido en general y tengo bastante material, luego un poquito de descripción de los cocidos por regiones y habría puesto, en el cocido vasco, el enlace a sus magníficos artículos, pero como he explicado, todo lo que he podido leer, pasa de sitio en sitio sin que se citen las fuentes y no he querido contribuir a más movimiento de ese tipo. Al final, uno tiene un error y el error también va dando la vuelta, no me gusta si no puedo consultar de algún modo la fuente original, a no ser que me parezca serio lo que leo. Sus estudios lo son, serios y muy buenos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Querida Hilmar: Seguro que te va a gustar el plato aunque sea parecido, es muy reconfortante en el frío invierno.
    Me da mucha alegría que vengas a verme, señora y maestra de las masas. ¿Cuándo escribirás un libro para nosotros?
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  17. Este plato, si quitamos el azafrán, viene a ser nuestra carn d'olla. A mi la carne picada no me gusta mucho y por esto nunca como hamburguesas ni albóndigas, però me encantan las pelotas, y más acompañadas de los garbanzos y toda la carne del cocido.
    Has hecho un post muy completo, con poesía incluída! Me encantan tus paso a paso.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Antes que nada quiero darte las gracias por tus consejos en mi blog, estos días he vuelto a preparar la mermelada y he seguido al pie de la letra tus consejos y la mermelada ha salido estupenda. Tu entrada me ha parecido un compendio de sabiduría por la receta, la poesía y por el retazo de historia que nos has contado. Sigo aprendiendo gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  19. que si nos han gustado ?¡¡¡¡¡
    estoy sudando solo de verlo ¡¡¡ jjajajaja
    que ganas de poner ya la olla con el cocidito y las pelotas.....lo de la sangre siempre me ha dado " no se ke " pero ya sabes ...ojos que no ven ¡¡¡
    besos

    ResponderEliminar
  20. Buenos días Viena:
    Veo que les ha dado una buena pasada a mis escritos, gracias de veras.
    En cuanto al desengrasado del cocido vitoriano, lo hacemos ahora, originalmente, cuando se tiraba de pico y pala, más que trabajo de ordenador, no se desengrasaba.
    Hay una publicación, del Cocidito Madrileño, De Guillermo Piera, que está en internet, lo puso el autor para uso y disfrute de todos. Para que no pierda el tiempo buscándolo se lo envío.
    Que gran plato es el cocido, bueno los cocidos, ya que cada región le da las peculiaridades de la zona.
    Ahora estoy tratando de ver cuando se cambio la técnica de escaldar las sopas con el caldo del cocido a su cocción, tal vez no llegue a una conclusión, como en muchas ocasiones, pero al menos lo voy a intentar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Margarida: Gracias por tus palabras, como explicaba en otro comentario, los paso a paso forman parte de mi manera de llegar a los alumnos o en general a quien quiera hacer el plato, no sólo consultar la receta.
    El cocido es una preparación que tiene el mismo origen y luego en cada lugar adopta su particularidad, por eso te parece que es como vuestro carn d`olla.
    Me alegro de que te guste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Hola Morena: Me gusta tanto lo que me dices, que mis consejos te han servido y que aprendes, eso es más de lo que puedo soñar cuando comparto todo esto de la cocina.
    Muchas gracias por tus palabras y por venir a visitarme.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Hola Mami: Venga mujer que no se diga, tu eres de la zona y morcillas comerás ¿no? porque ese colorcito negro no te creas que es colorante no, que es sangre. Es un prejuicio y normal, a casi todos nos da repelús, muestra de que algo del instinto conservamos y que digan lo que digan los pesimistas, el ser humano es bueno por naturaleza y conservador de la vida, algo hay en nosotros que nos hace rechazar comer sangre.
    Gracias por tus palabras y un beso.

    ResponderEliminar
  24. Buenos días Apicius: De nuevo muchas gracias por el envío de ese delicioso librito, que como le he dicho, me lo he leído de un tirón, me ha encantado.
    En cuanto al desengrasado, tiene toda su lógica, que antes no se hiciera y que ahora sí. También tiene su lógica que en la zona de la Vega, el cocido no se haga tan graso, sobre todo por el clima, que no lo hace necesario.
    Lo que ha predominado siempre en la cocina de la Vega Baja, han sido los vegetales, todos a mano en los huertos familiares. Podríamos ver como raro, que el cocido que ha dado la tierra, no lleve más verduras, como el madrileño por ejemplo, pero le voy a decir, en los cuantos años que llevo investigando y estudiando asuntos culinarios, digámoslo así, he visto que la cocina tradicional es perfecta, equilibrada y perfecta. Tengo un programa de nutrición que analiza nutrientes y demás y cuando analizamos un plato tradicional: este cocido, aquellas lentejas, etc. encontramos un equilibrio que parece increible que haya surgido espontáneamente pues más bien parece una fórmula detenidamente estudiada para ser equilibrada al máximo. Entonces, si el cocido es más graso, como el caso de las zonas frías, a nivel nutricional se compensaría mejor añadiendo verduras, esta mezcla equilibra la aportación de los nutrientes muy bien.
    En zonas cálidas, la grasa se rebaja pero entonces ya no es necesario tampoco compensar con la verdura, máximo si como es el caso de la Vega, cuenta con primeros platos y ricas ensaladas de vegetales.
    Descuadra un poco el análisis de la cocina andaluza, que podría ser bastante grasa a pesar del calor, sin embargo, por desgracia también ha sido una región pobre, de jornaleros y ya sabemos que las calorías más baratas son las de la grasa.
    En fin, son solo propuestas de un tema apasionante, no tiene otra calificación para mi, podríamos hablar y hablar sobre ello sin que yo me cansara ni un poco y seguro que usted tampoco.
    Un abrazo Apicius y gracias por sus aportaciones en este blog.

    ResponderEliminar
  25. Madre miaaa como te ha quedado de rico ese cocido....y les pilotes uhmmmmmmmmmm suerte en el concurso..un beso grande.

    ResponderEliminar
  26. Aquí mi talón de Aquiles, los garbanzos. Sin explicación alguna, no existe trauma de por medio, lo mismo que le pasa a tu hija y a Sorokin con la carne picada, yo me he negado toda mi vida, desde pequeña, a tomar garbanzos enteros. Y digo enteros, pues con los años descubrí el hummus y los falafel y esos sí que me los como a gusto... Manias, como dice mi madre. Sea lo que sea, el plato tiene como siempre ese toque casero, mimoso y cálido que sale de tu cocina Viena, así que a mí me podrías poner un buen plato con las albondigas de carne que Monsieur Sorokin apartara del plato, tienen que estar de rechupete.

    ResponderEliminar
  27. Hola Capisi: Gracias por tus palabras y por tus deseos. Todavía no he concursado, pero pronto lo haré.
    Un beso y suerte también para ti.

    ResponderEliminar
  28. Querida Delikat: Esto cada vez se parece más a una familia de verdad en la cocina: el uno que si a mi no me gusta esto, la otra que si a mi no me gusta lo otro... Pero bueno, como me ponga de madre, como decía la mía en sus mejores tiempos jajaja: "os doy un pie palisa" así tal cual lo decía, que es como se decía en Orihuela. Imagino que querrá decir en buen castellano, que nos iba a dar con el zapato, o una patá en el culo, a saber jajaja.
    Un día tenemos que contarnos cada uno la regañina que nos daban de pequeños, porque los usos y costumbres no tienen desperdicio ¿verdad?
    Gracias por venir a verme Delikat, es una alegría siempre recibirte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Viena, gracias por tu visita y me alegra que te guste mi blog, asi tengo la oportunidad de conocer el tuyo, que me parece muy bueno, tengo que pasearme con mas tiempo por el.
    Este plato ya lo conocia, y es muy contundente como bien dices, pero tiene una pinta estupenda, un beso y seguiremos en contacto

    ResponderEliminar
  30. Hola Mamen: Gracias por venir a verme. Visité tu blog y me encantó porque haces cocina casera, al estilo de la que a mi me gusta. Por eso me verás en más de una ocasión por allí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que maravilla de explicación e ilustración de las recetas. Cuantos recuerdos....las hice durante años. Volveré a practicar algunas

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras mariamarcoe. Seguro que vas a disfrutar con esas prácticas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Hola Viene:
    Como resumen a todo lo que me ha escrito en su contestación he de decir que el pueblo como tal, generación tras generación, ha aprendido tanto que debe de ser nombrado "Doctor Honoris Causa" de todas las universidades y que decir de la naturaleza, que da sus frutos en el momento justo que hace falta a los seres vivos del planeta. Nosotros, individualmente, somos los que estamos aniquilando todo el sistema.
    O lo paramos o el sistema se volverá ingobernable, la naturaleza se defenderá y tal vez el que desaparecerá será el ser humano, al menos como actualmente somos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. Ese cocido tiene una pinta exquisita.
    Cuánta dedicación para hacerlo, eso tiene que darle un sabor mucho más rico aún!
    Es perfecto para esos días fríos de invierno, es cuando mejor sienta sin duda :)

    Saludos y que pases un feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  33. Me encantan estas entregas sazonadas con los poemas de M Hernández. Lo que citas del posible origen del plato, suena bastante coherente. Nunca me he atrevido con estos platos españoles, llego a las lentejas, si acaso. Pero los como gustosa, eso sí-
    Saludos

    ResponderEliminar
  34. Buenos días Apicius:
    Totalmente de acuerdo con usted, aunque soy optimista y tengo esperanza en la cordura. Yo creo en el ser humano, esa es la cuestión, no en la masa ni en los gobiernos, sino en el hombre, así que espero que individualmente concienciado y colectivamente reivindicando, cuidará de la Madre tan pronto tome conciencia. Ya muchos lo hacen o lo hacemos y cualquier gesto es importante, más que muchas gestas, por eso no es inútil que lo hablemos aquí, en un simple blog, o en la calle, o en el supermercado, porque cada gesto concientiza y esa es la esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola Laura: En realidd el cocido es una preparación de lo más sencilla, se pone todo en la olla y no hay ni frituras, ni cacharrería, ni nada, solamente hecho así, de esta manera, se va haciendo, a su ritmo, mientras hacemos otra cosa y simplemente le echamos un vistazo comprobando que todo va bien.
    Y sí, yo creo que este "tiempo" que le damos al fuego, al agua, a todos los ingredientes, para que se mezclen a su ritmo, se nota en el resultado final.
    Gracias por tu visita y un beso grande.

    ResponderEliminar
  36. Claudia querida: Te encantaría un cocidito de estos. Si vieras cómo lo hace mi madre, ¡Dios mio! no tiene comparación, tengo que reconocerlo. Algo tienen esas manos o esa historia, que se puede degustar en cada plato. Yo espero con estas entregas aportar algo de lo mio también, y divulgar estas preparaciones caseras, que son como la artesanía de la cocina. Me alegro de que te gusten.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Que puedo decir ya de este cocido...que solo me falta un platito para probarlo...y si quedara una pelotita...
    Felicidades! se nota que disfrutas muchísimo y así me lo transmites.
    El poema hermoso ...me ha dejado un poco triste...o nostálgica o yo que se, sera que ya estaba....
    ***Bien, que un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  38. Querida fe-i*ká: Tomate una pelotita caliente y verás que la tristeza se te pasa. La verdad es que te comprendo, en el fondo de la obra de Miguel Hernández se percibe claramente el desgarro, la pena, lo contenido. A veces por la impotencia, a veces por la ausencia, como en este poema. Tan sensible este hombre, que a poco que conectes con él, te sensibilizas también ¿verdad? Pero la poesía, como el arte, es belleza, porque más allá de lo que se percibe con los sentidos, abre una puerta hacia otros lugares más recónditos.
    Un beso y gracias por venir por aquí.

    ResponderEliminar
  39. Hola Viena:
    Yo dentro de mis fuerzas, de mis contactos, eventos etc. hago lo que puedo. Aunque yo no pueda ver los frutos, espero que los vean mis nietos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  40. Apicius: Y hace usted mucho, créalo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Un pedazo de cocido de pueblo sí señor, de los tradicionales, y muyyy contundente, no sé si mi estómago llegaría a soportarlo.

    Desgarrador el poema de M. Hernández, que ya conocía, cuando se quiere con toda el alma y no se puede tener ese amor entre tus brazos. ¡Qué malas son las ausencias del amor querido!

    ResponderEliminar
  42. Todo el Cancionero y Romancero de Ausencias contiene ese desgarro, dios Miguel Hernández cómo sentía, qué sensibilidad atroz para las circunstancias que tuvo que vivir, mejor como le decía a su propio hijo en ese otro poema tan famoso, sería no enterarse de nada.
    Tu estómago soportaría un cocido como este, créeme, siempre lo digo, la comida casera sienta bien y no engorda jajaja.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  43. La boca se me hace agua. Os recomiendo que probeis a envolver las pelotas con una hoja de col rizada, le deja al puchero un sabor sublime.
    Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  44. ANONIMO: Gracias por tu comentario. Desde luego que probaré las hojas de col, en el siguiente cocido que haga, porque me gusta mucho la col y te creo si dices que deja ese sabor en el puchero.
    Gracias de nuevo por tu visita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  45. Madre mia q rico!!!! yo tenia unos amigos murcianos que me lo preparaban y estaba de muerte lenta...!! cualquier dia me animo a cocinarlo en mi casita....con tu receta me sale rico seguro!



    http://anicaensucocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  46. ANICA: Seguro que sí, tienes que hacerlo y verás que rico está.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  47. ERES DE ORIHUELA. !QUE ALEGRIA TENER UNA PAISANA TAN DE LA TIERRA! Y TAN DE MIGUEL HERNANDEZ. COMO TIENE QUE SER.
    MI MADRE HACIA UN DULCE DE NARANJA, QUE ESTABA MUY RICO TAMBIEN,PERO ERAN UNAS NARANJAS CON LA PIEL MUY GRUESA QUE AHORA NO LAS ENCUENTRO,PUES LAS VARIEDADES HAN CAMBIADO MUCHO Y TIENDEN A TENER LA PIEL FINA. UN ABRAZO DE UNA HUERTANA.

    ResponderEliminar
  48. ANONIMO: Huertanica paisana, para mi también es una alegría tenerte por aquí y espero que no sea la única vez. Siéntete cómoda, como en tu casa, que como verás, hay mucho de Orihuela por este blog.
    Un beso grande y esas recetas de tu madre, no las pierdas por nada, si tenemos que plantar un naranjo de piel gorda, lo plantamos, pero no las dejes perder.
    Otro beso.

    ResponderEliminar
  49. Hola, cuando pones en la carne picada 1/2 blanco, a que te refieres? gracias, voy a probar la receta :)

    ResponderEliminar
  50. MAMEN: Perdona que no te haya contestado antes, espero llegar a tiempo aunque seguramente ya sabrás lo que es el blanco.
    Es una especie de morcilla de tono blancuzco que se hace con manteca y otras carnes del cerdo. Es un embutido y se llama blanco por esta zona o blanquet, por su color, frente al más oscuro de las morcillas.
    Ya nos contarás si haces la receta cómo te salió.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  51. Hola,

    Qué cocido más rico!!!,

    Soy una nueva bloguera cocinera, que acaba de descubrir tu cocido, y he decidido quedarme. El otro dia subí a mi blog el cocido que se hace en mi casa. Si te quieres pasar a echarle un vistazo, también verás un enlace a las pelotas de relleno.

    www.hadacocinera.blogspot.com.es

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina: vengo de ver tu cocido y veo que es muy parecido al de mi tierra, así como las pelotas y algunas recetas que te he visto en el blog. Me ha gustado por cierto. ¿Eres de por aquí?
      Gracias por hacerte seguidora, espero que te sientas bienvenida.
      Un beso.

      Eliminar
  52. Me ha encantado tu cocido, yo lo hago casi igual, alguna variación en la carne y las verduras, pero muy similar.
    Me ha encantado tu blog, así que con tu permiso, me quedo en tu cocina.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Rosa C. a este espacio en el que espero que podamos compartir de vez en cuando.
      Deduzco que si haces el cocido muy parecido es que eres de la Vega Baja, ¿es así?
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  53. Hola! Qué gusto encontrar receticas de mi tierra por la nube. Ya sabes que en cada casa se customiza un poco el cocido con pelotas. En la mía, por ejemplo, cuando hago cocido "deluxe", le pongo yemas al caldo y un par de manitas de cerdo (para mi padre, que le vuelven loco).

    En cuanto a la sangre, se sigue vendiendo, o mejor dicho, traficando jajajajja.

    Un beso, y gracias por el toque hernandiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Silvia por tu comentario. Con yemas también he comido yo el caldo del cocido y vaya delicia, lo mismo para las manitas de cerdo, placeres que los de la Vega Baja conocemos bien.
      Un gusto tenerte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar