sábado, 25 de septiembre de 2010

Cucurrones: Tercera hernandiana

                                                                                                



TODO ERA AZUL
(Fragmento)

Todo era azul delante de aquellos ojos y era
verde hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos.
Porque el color hallaba su encarnación primera
dentro de aquellos ojos de frágiles reflejos.

Miguel Hernández



Entonces no había prisa. Se madrugaba, porque no había televisión o un ordenador con el que entretenerse hasta las tantas, en realidad en cuanto se hacía de noche, todo el mundo se acostaba. Al amanecer y con el canto del gallo, las caras lavadas y a las faenas. Él, como el antiguo cazador de las cavernas, a la calle a buscar el jornal; ella, a ocuparse de la cabaña y de su prole.

No, no hablo de una película, ni de los hombres de Cromagnón, hablo de mis abuelos, de la edad de Miguel Hernández más o menos, los que vivían a la orilla del río Segura, río que en lo bueno, les daba pesca, baños y toda el agua limpia que precisaban para lavar o fregar. En lo malo, cada vez que se desbordaba y eso era relativamente frecuente en Orihuela, tenían que recoger a sus hijos, que entre los 9 los había de todas las edades y echar tablones para que el agua no les llevara la casa o algo más. Sí, esos eran mis abuelos: el abuelo Manuel, el albañil y la abuela Paca, la hija de la Mama Rita.




Bueno, en estos pensamientos estaba yo esta mañana, cuando me disponía a hacer esta deliciosa receta que se pierde en los tiempos atrás y se perderá en los venideros, si nosotros, los que disfrutamos con la cocina, no la mantenemos viva: se trata de los cucurrones.

Los cucurrones son una especie de pasta, con forma y tamaño de piñones, que se hacen con harina, agua y sal. Algo muy simple.
Lo preparaban las mujeres antiguamente y lo cocían en un puchero de barro como el que hemos visto en la fotografía, con una serie de verduras y otros ingredientes, que ahora enseguida enumeramos.

 

El resultado era un plato como si fuera de arroz o de trigo, que sin embargo al paladar, resulta un manjar que poco se parece a ninguna otra cosa que a la que es: una pasta absolutamente deliciosa.
 
 

Pero ¿Por qué esta pasta es tan rica si tan solo es agua y harina?

Yo sostengo que es por la mano que moldea uno por uno esos granos. Sostengo que es por el gusto de hacerlo, impregnado en cada cucurrón, por las pocas prisas. Por la abuela que mentaba a su Mama Rita cuando los hacía y yo que recuerdo a la abuela cuando los hago.
Sostengo que estos granos, como si de magia fueran, contienen dentro la sabiduría desde antiguo, la popular, la de: aquí no hay hambre pa mis hijos si yo puedo amasar. Arroz faltaría, pero no cucurrones. Carne también faltaría, pero no un nabo y cucurrones.

Y esta es la receta, otra más de la serie hernandiana,  que hoy os traigo.

Con esta receta quiero participar en el I Concurso Internacional Gastronómico, organizado por Apicius del blog: La cocina paso a paso.

Patrocinan:

Rótulos y placas conmemorativas Marvi.

Ingredientes para los cucurrones:

250 g. de harina
Agua y Sal

 


Del modo más tradicional: Ponemos en un lebrillo de barro, la harina con una pizca de sal. Añadimos poco a poco agua y vamos amasando hasta obtener una masa ligera pero que se pueda moldear.

 


La pasamos a la superficie de trabajo y amasamos para integrar bien.







Hacemos un rulo y ponemos un poco de harina en un lado, para ir frotándonos  los dedos. Entonces, vamos pellizcando poco a poco la masa, formando unos granos del tamaño de piñones.










Sin prisas la cocina es mi regazo. Además, me gusta mucho la harina: su temperatura, su tacto, su color, me encanta, disfruto una barbaridad cuando trabajo con ella.




Os diré que no es que se tarde un día entero para hacer estas bolitas, es cuestión de sentarse y disfrutar, menos de una hora da para hacer la cantidad de un puchero para cuatro.

 

Uno por uno, tranquilamente.

Actualmente en la huerta, aún se hace este plato, no mucho, pero se hace, pero he oído que venden los cucurrones hechos, precocidos y eso no es lo mismo. ¿Vosotros me comprendéis?
También hay en la cocina tradicional de Almería y de Murcia, unos granos parecidos que llevan azafrán incorporado y se hacen con sémola, se llaman gurullos e imagino que tendrán el mismo origen que los cucurrones, dada la proximidad geográfica de estos lugares.

Pues bien, estaba yo muy feliz en la cocina cuando sonó la campana. Mi amiga Ale vino a visitarme.

-¿Qué haces?
-Cucurrones
-¿Quéeee?

Y mientras yo le contaba la historia de esta receta tan antigua, ella ponía el agua al fuego, para tomar unos mates. Fascinada se acercó a la mesa, mate en mano y se puso a amasar conmigo.

Charlábamos sobre las mujeres de antes, cuando se reunían a lavar juntas o a amasar cerca del horno del pueblo y surgieron risas que atrajeron a Ana, la mayor de mis hijas, que apareció por la cocina. Se sentó y se puso a amasar con nosotras.





Y cada vez, éramos más manos




Y cada vez, más cucurrones
 
 

  
 
Y durante una hora, hemos sido aquellas mujeres de antaño, que hablando de sus cosas, compartían un misterio atemporal.
 
 
 


Una vez los cucurrones extendidos y enharinados, los dejamos secar durante un par de horas o más.

 
Ingredientes para el puchero:

Un cuarto de kilo de garbanzos, puestos en remojo la noche anterior.
Un par de hojas de acelgas
Dos patatas medianas
Un nabo
Dos alcachofas
Un tomate
Aceite de oliva virgen extra
Una cucharada de pimentón de la Vera
Unas ramitas de hinojo
Una cebolla
Dos pencas de cardos
Unas hebras de azafrán
Sal y pimienta al gusto
Una hojita de hierbabuena.



Ponemos el puchero al fuego con dos litros y medio de agua. Una vez está caliente, añadimos los garbanzos, las pencas limpias, la ramita de hinojo, un nabo, las alcachofas limpias y partidas en dos y sal.
 
 

Dejaremos que hierva durante una hora o algo más.

Mientras tanto, ponemos una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando está caliente, echamos la cebolla cortada muy fina y cuando la cebolla transparenta, añadimos el tomate pelado y cortado en pequeños trozos. Damos unas vueltas y añadimos una cucharadita de pimentón dulce de la Vera. Removemos bien.



Cuando el puchero lleva hirviendo una hora y pico, añadimos el sofrito y las hebras de azafrán. Todavía mantenemos en la reserva las patatas y las acelgas. Probamos de sal y rectificamos si es necesario.
 
 


Seguimos cociendo, sin prisa.



Una vez están los garbanzos tiernos, añadimos las patatas cortadas en cuartos y las acelgas.





Dejamos cocer durante media hora más y cuando todo está tierno, añadimos los cucurrones.  En 15 o 20 minutos, estarán en su punto. Hay que probar.




Terminamos añadiendo a la olla una hojita de hierbabuena fresca cortada finamente. Y a comer.




Servimos muy caliente.




Toda la casa olía a huerta.




Y yo me quedé con la imagen, como de una hermosa foto, de las tres mujeres amasando en la cocina.




Espero que os haya gustado.

Nota:
Sé que mis entradas son largas, muy largas, pero qué queréis que os diga, mi cocina es así, puedes asomarte a la ventana y pasar de largo, pero si entras, es posible que acabes amasando cucurrones o recortando etiquetas para los licores, o probando el último invento a cucharadas… quién sabe qué.

Un abrazo.



91 comentarios :

  1. Simplemente espectacular, esto son recetas que tenemos que guardar como paño en oro. Esto es de lujo, pero de lujo.

    Me ha recordado un poco a los gurullos, típicos en Baza (Granada) y Murcia, son parecidos.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. MA-RA-VI-LLO-SO....emocionante y sorprendente!!....como lo he gozado...de largo nada....es encantador y seductor....es una maravillla.....es historia y cultura pura!!....es tradicion y alegria!!....es de esas recetas que se guardan como tesoro......tengo hasta la olla para hacerlo.....me va a costar encontrar algunos ingredientes.......pero cuando los tenga todos lo hago....ademas veo que tomas mate como yo!!......jiji....ahora con frio tambien cocino tomando mate....que maravilla!!!....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  3. Una receta preciosa! Para pasar la tarda "desestresándose" haciendo la pasta, me gusta!

    ResponderEliminar
  4. Tus entradas son fantásticas. Cada vez que le recomiendo a alguien tu blog además de las recetas espectaculares que pones les comento lo bien que escribes y lo bien que se lee lo que escribes, así que por favor sigue así. Ah! Me encantaría entrar en tu cocina. Acabo de estar en Denia, una pena no darme cuenta de que eres de Alicante, para ayudarte con los cucurrones.

    ResponderEliminar
  5. Una entrada preciosa y un plato expectacular. ¿Quién supera esta historia y receta...?. Todo un lujo para el receptor.
    Gracias!!.

    ResponderEliminar
  6. Pero qué entrada más bonita, de arriba abajo, desde esos ojos que describe el poeta Hernández hasta esa imagen de las mujeres juntas en unrito tan hermoso como los que se hacen alrededor de la cocina. Además, la foto muestra un plato con un color dorado y rojizo que es sumamente apetitoso. Una maraviila de plato cargado de historia.

    ResponderEliminar
  7. Bellísima entrada Viena, me ha gustado mucho la parte que evocas la vida de tus abuelos y de como las mujeres formaban una comunidad en la que se daban compañía y unían sus habilidades para ayudarse, era una vida sencilla y humilde. Mi bisabuelo materno era sastre y así, a todas las mujeres de la familia les han gustado mucho coser, aunque no siguieron la estela del bisabuelo de coser profesionalmente. Mis tías me cuentan (mi madre es la peque y no lo recuerda tanto), que las tardes se las pasaban cosiendo y todas las muchachas del barrio se juntaban en casa de mis abuelos para coser y bordar con ellas y así se iniciaba todos los días una tertulia en los que mi abuela era la estrella superstar, contanto anécdotas de joven, poniendo motes a todo el mundo... menuda era.

    La receta nunca la había escuchado por aquí, y como dice Claudia, su tono es espectacular y promete una explosión de sabores en la boca. El detallazo de la hierbabuena final me encanta, eso es algo muy del sur y me encanta el sabor que da esta hierba en los guisos de habas, la sopa de olores, los caracoles, etc...

    Besotes,

    ResponderEliminar
  8. Hola José Manuel: Muchas gracias por tus palabras. Sí, como he dicho en la entrada, la pasta de los cucurrones es parecida a los llamados gurullos de Almería y de Murcia, aunque el puchero no se parezca, porque los gurullos llevan carne y son otro tipo de sabores.
    Esta receta es tradicional de la huerta de la Vega y es muy antigua. La cocina de la Vega está caracterizada por los vegetales y esta receta si te das cuenta, está hecha con ingredientes muy básicos: los cardos, el hinojo, las bleas o acelgas, etc.
    La pasta merece la pena hacerla a mano, es una pasada lo bonito que es trabajar la harina así.
    Yo cuando los hago, guardo para mi hija pequeña un poco de pasta que luego le hago con una especie de carbonara que le encanta. Creo que es una pasta que admitiría muchas otras variantes y todas están esperando ser descubiertas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola Marcela: Como siempre me halagan tus comentarios, muchas gracias. Me alegro mucho de que te guste la receta y de que vayas a intentar hacerlo, te gustarán esos sabores silvestres de las hierbas de la huerta. De todas formas, si no encuentras todo, inventa algo, seguro que saldrá buenísimo.
    Sé que te va a gustar amasar los cucurrones y sentirte parte de una tradición haciéndolo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Visc a la cuina: Mira no lo había pensado así, pero te aseguro que funciona, el estres no tiene lugar cuando estás tranquilamente amasando, charlando y tomando unos mates. Es un gustazo hacerlo, pruébalo y verás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Mariadelas: Gracias por tus palabras, de verdad. Mira con lo cerca que está Denia y te habría recibido encantada. Seguro que te hubieras puesto a hacer cucurrones conmigo o cualquier otra cosa, no siempre es trabajo lo que se encuentra. Hoy hemos estado comiendo bavaresa coyote también unos cuantos improvisadamente. Aquí lo pasamos así, la mayor parte del tiempo en torno a la mesa de la cocina y siempre hay sitio para alguien más.
    Gracias por tu visita y un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola kesito: Encantada de conocerte y de conocer tu blog, que ahora iré a cotillear un poquito, con tu permiso.
    Muchas gracias por tus palabras, me alegro mucho de que te haya gustado la receta y de que te quedes por aquí con nosotros. En este espacio siempre serás bien recibida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Hola Claudia: Me alegro de que te haya gustado la entrada, la verdad es que disfruto tanto cuando cocino, cuando hago todo esto, que no tiene mérito. Es como que yo misma me voy conquistando con este particular homenaje al poeta Miguel Hernández y lo digo sin presumir, de verdad, no soy yo quien hace esto sino al revés, esto me hace a mi.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Viena, fascinada he quedado con la receta y tu trabajo. Es magnífico!, Que laborioso, pero que delicia debe de ser!, me ha ecantado, de verdad.
    Yo ya te daba el premio!
    besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  15. Querida Delikat: ¿Sabrás coser entonces no? Me ha encantado saber esa parte de ti, también con tus abuelos. Es verdad que las mujeres se reunían, como lo han hecho y lo hacen en todas las tribus, para compartir cosas y hacer ciertas tareas que es mejor y más divertido hacerlas juntas. Lo que se da en esas reuniones creo que es especial y valioso.
    Siempre recuerdo algo que leí sobre las indias de las tribus de norteamérica, que según su cultura, iban a dormir juntas en el mismo tipi durante la menstruación, entonces las mujeres que eran amigas o hermanas, acababan menstruando juntas, de ese modo incidían incluso en la naturaleza, para poder compartir esos tres o cuatro días con mujeres afines a ellas. Este fenómeno ha sido estudiado muy posteriormente y le han puesto incluso nombre: el efecto McClintock.
    Creo que hay algo valioso en esos ritos como decía Claudia y a mi me gusta recordarlos.
    Un beso y gracias por venir.

    ResponderEliminar
  16. Querida Gaby: Muchas gracias por tus palabras, incluso me darías el premio, eso es muy noble teniendo en cuenta que también tu participas y con una receta que es una pasada de bonita y riquísima.
    Creo que el premio ya lo tenemos todos y todas, compartir estas cosas nuestras, conocernos, enriquecernos con lo que nos aportamos unos a otros, ya hemos ganado ¿verdad? Yo creo que sí.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Pues ahí has superado ampliamente mis recuerdos, Viena. Lo de los cucurrones me pilla en offside, porque en la cocina manchega de mi madre o de mi abuela no se hacían cucurrones. A mí, me hacen pensar mas bien en los spätzli que sirven los húngaros con el Gulasch. Se ve que la Mancha y la vega del Segura no están tan cerca como parece. En todo caso, el guiso final tiene que estar delicioso.

    Saludotes

    ResponderEliminar
  18. Hola Sorokin: Es un plato muy de la huerta, no es extraño que no se conozca en la Mancha, te diré que incluso en la ciudad de Orihuela, no todo el mundo lo conoce. De todas formas, yo creo que gran parte de la cocina española tiene el mismo origen y muchas cosas tienen que parecerse, seguro que en la Mancha hay algo parecido. Las preparaciones con harina son de todas partes, la pasta se conoce hace 4000 años, vamos que con una forma o con otra, estas masitas tienen que estar en todas partes.
    Los spätzli se hacen con huevo y tienen otra forma, pero dentro de la misma línea.
    Yo creo que la Vega y la Mancha no están tan lejos y desde luego, más cerca está la Vega de la Mancha que de los suabos, de donde son los spatzli si no me equivoco ¿no crees?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Pues espero que ganes, por qué esta receta se lo merece, por el trabajo que lleva, por la tradición, por la historia tan bonita que nos has contado y por qué debe estar sabrosa a rabiar, que bueno tener una herencia como la tuya, las recetas de familia es el mejor tesoro. Besos y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  20. Hola Caty: Gracias por tus palabras, la verdad es que ganar aunque a todos nos guste, no es lo más importante, como le decía a Gaby, creo que ya hemos ganado todos compartiendo. Por cierto y tú ¿Participarás?
    También creo que todos tenemos herencia, a veces la vemos antes y otras veces después, a veces es un libro de cocina y otras simplemente son actitudes, recuerdos, un cuento..., no sé, cualquier cosa. Seguro que también tu tienes una hermosa herencia.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  21. Viena ya he impreso tu receta porque los cucurrones es una receta que no sólo tiene vida, sino que no puede olvidarse. Un post de 10!!! Todo bien explicado y unas fotones preciosas!

    besitos guapa

    ResponderEliminar
  22. Hola Viena.
    Por un lapsus mio, no he dejado constancia en su blog, que su receta ha sido registrada.
    Pensaba que lo había hecho, ya que por cada receta efectúo una serie de pasos: acuse de recibo o bien por e-mail, si así me lo comunican o por medio del blog, registro de la receta, copia de la misma y la inclusión en lo que será el libro y por último las voy recopilando las URLs para enviarles a los miembros del jurado.
    Lo siento que una receta tan trabajada y elaborada se me pasase de decirle en su blog, que ha quedado registrada.
    Perdón por el lapsus.
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Hola Gitanilla: Qué contenta me pones sabiendo que la copias y que valoras la necesidad de que estas recetas permanezcan vivas. Deberíamos hacer con ciertas tradiciones, como con las especies animales y vegetales, declararlas en peligro de extinción y hacer un esfuerzo por rescatarlas, porque da mucha pena que se pierdan.
    Gracias por tu visita y un besazo grande.

    ResponderEliminar
  24. Apicius: Ningún problema por favor, ya había visto en su blog que la receta estaba registrada, no hay absolutamente nada de lo que pedir disculpas. Además, tendrá un montón de trabajo extra con el concurso, el alcance del mismo es amplio y los premios tan apetitosos van a convocar muchas recetas más. Yo ya estoy pensando en la próxima.
    Es un esfuerzo el suyo, que valoramos los que estamos implicados de alguna forma en esto, quiero que lo sepa y que tiene además todo el mérito de estar hecho sin interés más que por y para la defensa de la cocina de siempre.
    Muchas gracias en mi nombre y en el de todos los bloggeros, que me consta que sabrán valorar este esfuerzo suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. No sólo me ha gustado. me ha fascinado!. como siempre haces que tus platos se huelan aunque no estés cerca, los ames, aunque no los conozcas y los desees como un manjar prohibido. Felicidades por el trabajo y la explicación. Mi abuela en Granada hacía unos gurullos que me imagino que son algo parecido a lo que explica josé Manuel, ella no los hacía con carne. sólo recuerdo que estaban deliciosos y que como tu dices, si no se conservan estas recetas, mueren. suerte que personas como tu sacan del baúl tesoros ocultos.besos.

    ResponderEliminar
  26. ¿Me crees si te digo que me emocionó leerte? De pronto estaba en tu cocina mirando las manos trabajar, la amistad, la familia y la tradición que no se pierde, y el mate siguiendo la rueda y el tiempo que se detiene...
    Recordé la canción que cantaba Mercedes Sosa: "Pájaros en el aire"
    Las manos de mi madre
    llegan al patio desde temprano
    todo se vuelve fiesta
    cuando ellas vuelan
    junto a otros pájaros
    junto a los pájaros
    que aman la vida
    y la construyen con el trabajo
    arde la leña, harina y barro
    lo cotidiano
    se vuelve mágico.

    La receta es maravillosa, no hay que perderla, te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Menuda joya acabo de descubrir.
    Niña, me has sorprendido, no he podido dejar de leer esta entrada sin cerrar la boca.
    Estoy babeando.
    Haces que una se sienta arropada por esa intimidad y ternura de tu hogar.
    Y encima nos pones este pllato de cuchcara de lujo y plenamente casero.
    Incomparable.
    Desde hoy, tienes otra seguidora.
    Me ha encantado tu b,og, y con tu permiso voy a seguir cotilleando :)

    Océanos de amor.

    ResponderEliminar
  28. Hola Viena:
    Problema ya se que no lo hay, pero las cosas hay que hacerlas bien, y fue un error por mi parte.
    Hoy me han entrado unas cuantas recetas y me ha llevado su tiempo, pero tengo todo al día.
    Yo estoy esperando la próxima y una más para cerrar el cupo.
    Gracias por sus palabras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  29. Buenos días Ana: Muchisisísimas gracias por tus palabras, eres un encanto. Por cierto: ¿Por qué no te presentas al concurso de Apicius? Tus recetas tienen un toque creativo dentro de la buena cocina, tan sugerente, que te aseguro que esa cocina también hay que defenderla. No todos los creativos hacen buena cocina, a veces lo "plástico" relega el tema de que tiene que poder comerse. Tu cocina es muy buena Anna, sabes que me tienes de incondicional, pero porque creo que hay que promover también esta cocina creativa y deliciosa. Si alguien cree que eso no es posible, que vayan a ver tu blog.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  30. Querida Cris, claro que te creo, se que tu sensibilidad conecta directamente con la mía y sé que lo has vivido así.
    Qué hermosa canción la de Mercedes Sosa. ¿Sabes? En cierta forma estuviste ahí, con nosotras amasando, porque estuvimos muchas mujeres, de ahora y de siempre. Tu sabes de lo que hablo.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  31. Itzi: Océanos de amor, qué bonita firma. Muchas gracias por tus palabras y por quedarte por aquí, por mi cocina, en la que quiero que te sientas como en tu casa.
    Nos seguimos viendo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  32. Buenos días Apicius: Ya he dado una vueltecita por los blogs de las nuevas recetas, son buenas, qué gusto, hay buena competencia y eso lo ganamos todos. Tenemos que seguir animando a la gente a presentarse, cuantos más seamos, mejor será el libro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Enhorabuena por tan delicioso plato y mucha suerte en el concurso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. ¡Hola Viena!
    Encantada de que te pasaras por mi cocina y de que me dejases un comentario. Gracias a eso he podido descubrir la tuya.
    Me encanta esta receta, me recuerda a un potaje que preparaban mi abuela y mi madre, solo que la masa en lugar de ser chiquita, era más bien grande y con huevo.
    Que gusto da ir recuperando recetas tan antiguas que de otro modo llegarían a perderse.
    Cuando ibas narrando el momento en que la compañia iba aumentando, me ha trasladado en el recuerdo del momento en que las mujeres se reunian para tejer las mantas de patchword.
    Que agradable y entrañable se hacen esos momentos.
    Ahora con tu permiso me voy a dar una vuelta por tu cocina.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  35. Hola Silvia: Gracias por tu comentario y por pasarte por aquí. Es un placer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. Hola Empar: Vi tu enlace en el blog de Apicius y fua a ver tu receta para el concurso que me ha encantado. A ver si hay suerte.
    Muchas gracias por venir también tu a visitarme y gracias por tus palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. Gracias Viena por la entrada. Uno de mis abuelos fue panadero y desde pequeños mis madre nos llevaba a la panadería y crecimos entre masa de pan y lo que mas nos gustaba era hacer esas pequeñas bolitas que luego metíamos en el horno ya que eran nuestros experimentos o en muchos casos nuestros perdigones en las batallas.

    Sencillamente genial esta entrada y la receta tendremos que probarla

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias La cocina de mi abuelo: por la visita y por el comentario. Acabo de llegar de tu blog, me encanta ese lugar, no sé cómo lo haces, pero es como un paseo por el campo y por tu encantadora casa. Así que gracias de verdad, a ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  39. Claro que tiene mérito, mi querida Viena, perpetuar una rica y ancestral cultura (culinaria), lo es.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  40. No pudimos ser. La tierra no pudo tanto. No somos cuanto se propuso el sol en un anhelo remoto. Un pie se acerca a lo claro, en lo oscuro insiste el otro...

    Y aunque el poeta creía que el amor no es perpetuo en nadie yo creo que le faltaron años de vida para comprender que si, que hay cosas en la vida llenas de amores y recuerdos "amables" en su completo significado... estos cucurrones sin ir más lejos y tus recuerdos de la abuela Paca y del abuelo Manuel y de... y de ese sin fin de cosas que cada uno guardamos en el corazón:-)
    Muchas suerte en el concurso que esta receta se lo merece!
    Besos

    ResponderEliminar
  41. Querida Viena, estoy... no sabria decirte, impresionada, sorprendida con este plato... eres una joya gastronómica, un "tesorico" para los que te visitamos sin conocerte en persona. Enamorada me tienes hija mia!
    ***Un saludo y hasta pronto!

    Nota: Las galletas puedes guardarlas tres o cuatro dias en una caja de metal,o en una sopera de porcelana, yo uso esto último.

    ResponderEliminar
  42. Hola!!!
    Pero cuantos recuerdos has despertado en mí con esta entrada, yo recuerdo como algo muy bonito y muy inocente mi infancia, no se..era diferente a ahora, se echan de menos tantas cosas y desde luego a tantas personas que ya no estan..que pena..pero bueno así es la vida, seguimos adelante.
    Ahora todo es más individualista, comemos mirando la tele sin apenas hablar entre nosotros, y nos pasamos ratos y ratos aquí en el pc, a parte de estar todo el día fuera de casa trabajando (los que aún tenemos suerte de tener un trabajo), venimos a casa para comer rápidamente cualquier cosa y nos volvemos a ir.

    Echo de menos el momento bocadillo de nocilla y a ver los pallasos en la tele mientras mi madre estaba a mi lado cosiendo alguna cosita.

    Una receta MARAVILLOSA, adoro los platos de toda la vida.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  43. Querida Claudia: Muchas gracias por esas bonitas palabras.
    Un beso.

    Hola Maite: Qué bien has seguido el hilo de los cucurrones, poética y entrañable con tus palabras. Yo también creo que las cosas permanecen, si son capaces de penetrar en el corazón de las personas.
    Muchas gracias y un beso muy grande.

    Hola fe-i*ká: Qué simpáticas palabras me dices amiga, tu si que eres un tesorico de verdad.
    Gracias por responderme aquí sobre las galletas, yo habría ido a buscar la respuesta, mujer, pero gracias, de verdad, por todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  44. Hola Alimenta: Bienvenida a este espacio y muchísimas gracias por tus palabras. La verdad es que cuando alguien me dice que le ha recordado a cuando era pequeña o pequeño, que le ha despertado sensaciones o ha evocado a sus abuelos, me siento tan recompensada, porque es como si estuviéramos muy cerca, como si todos hubiéramos jugado en el mismo patio del colegio cuando éramos pequeños y eso me resulta muy bonito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. Te felicito por traer recetas de antaño, es verdad no se pueden dajar para el olvido. Suerte con el concurso, que el guiso se ve muy rico. saludos

    ResponderEliminar
  46. Claudia: Gracias por tus palabras y tu visita.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. la cocina!, decia mi abuela Basila que no hay cocina suficientemente grande como para dos mujeres, eso lo decia cuándo en la cocina estabamos todas, y eso era siempre, aún ya sin ella solemos decirlo muy amenudo porque siempre estamos todas en la cocina.Sin duda el alma de mi casa y por lo que veo de la tuya.
    El guiso Una delicia.
    No conocia tu blog, pero te aseguro que pasaré muchos ratos contigo cuscurreando.
    Gracias
    Un Saludo
    Chelo

    ResponderEliminar
  48. Hola Chelo: Yo digo a mis alumnos que en la cocina, solo hay un cocinero, que pinches vale, los que quieran, pero cocinero solo uno y creo que también por eso en el mundo de la cocina existe toda esa jerarquía, que si el chef, el subchef, etc. Incluso en repostería, el cargo de chef va independiente, vamos que son como dos cargos.
    Pero eso es una cosa y la otra, lo que cuentas y lo que yo vivo a menudo, la cocina como alma de la casa en la que se cuecen todo tipo de cosas además de la comida y en donde, de pronto, un corro de mujeres ejercen de algo que las trasciende y las une, entre cacharros y harinas. Esto, es otra cosa.
    Serás bienvenida cada vez que quieras venir a cuscurronear? jajaja, me gusta el verbo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  49. "Boca que arrastra mi boca,
    boca que me has arrastrado,
    boca que vienes de lejos
    a iluminarme de rayos
    ..."

    A iluminar mis recuerdos de infancias no tan lejanas (jejejeje, permíteme que yo, al menos, lo piense así) donde alrededor de una mesa o de un corro de voces, las mujeres, algunas hechas, otras apenas proyectos, cotilleábamos y trabajábamos.
    En el tabaco, en la costura y los bordados, desgranando el millo, cosiendo ristras de pimientas, limpiando chochos, abriendo castañas, amasando rosquetes, haciendo masa para truchas (empanadillas), picando o pelando almendras.
    Risas. Risas me ha traído tu voz. Y nostalgia.

    Hemos perdido mucho y les estamos perdiendo a ellos, ellas, los pequeños. Es una lástima pero, ¡mira!, me queda el consuelo de que en tu casa siga habiendo un corrillo al que poder apuntarse. Si antes fui como tu hija grande, y antes como la pequeña, un día tocará ser la abuela (aunque ficticia tenga que ser)

    Un abrazo y un placer y una revoltura para el alma que me regalo cuando saco tiempo para venir a visitarte.

    Gracias

    PDT... Ni hablar de la extensión de tus entradas, son como tienen que ser!!! De los platos ni menciono... no tengo palabras.

    ResponderEliminar
  50. Adormidera, gracias por tantas palabras bonitas y por compartir también tus recuerdos conmigo, no sabes lo que me gusta tu visita, un montonazo.
    Me gusta mucho también que tengas esa percepción de que en mi casa, sigue habiendo corrillo y ni te tengo que decir que cuando tu quieras, puedes arrimarte la silla y unirte a la pandilla.
    Un beso muy grande Adormidera. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  51. Viena, no sé de qué color tienes los ojos pero leyendo tu receta "todo era azul...y verde hasta hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos..."

    Yo también me quedo con la imagen de tres mujeres en la cocina amasando cucurrones. No tiene precio. Y no me hace falta ver más recetas del concurso. No hacen faltan premios para mejorar esta receta y este relato, acompañados además de poesía.

    Eres la ganadora. No sé si de ollas y sartenes. Pero sí de la vida sencilla.

    Muchos besos, Viena.

    ResponderEliminar
  52. Muchas gracias Laurita, muchas gracias por esas bellas palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  53. Querida Viena.
    No te conocía y llegué hasta aquí para ver el primer premio de Apicius. creo, con toda sinceridad, que no pudo escoger mejor.
    Tu receta es fabulosa, se nota un plato delicioso, pero además, la manera en que has descrito todo me parece maravillosa, no sabes como he disfrutado leerte y conocer algo de tus antepasados.
    Me hice tu seguidora, no quiero perderte de vista, además la descripción de tu perfil me ha encantado.
    Un fuerte abrazo y felicidades por el merecido premio.

    ResponderEliminar
  54. Hola Kako: Encantada de conocerte y muchísimas gracias por tus palabras y por quedarte por aquí. Me alegro de que nos acerquemos porque estoy segura que tendremos mucho que compartir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  55. Mi enhorabuena por esa estupenda receta y tan merecidísimo premio. Me ha dado mucha alegría ver esas recipientes de barro de antaño, me han traido muy buenos recuerdos, de la cocina de mia buela. No sé si aún conservará algunos. Un besote y mi más sinceras felicitaciones.

    ResponderEliminar
  56. Driwrgy: Muchas gracias por tus palabras y felicitación.
    Me alegro de haber despertado tus recuerdos de la cocina de la abuela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  57. Viena, no tenemos el placer de conocernos, te felicito por el premio conseguido en el blog de Apicius, enhorabuena. La receta es fantástica, y espero seguirte de ahora en adelante. Me gusta la gente que apuesta por la cocina tradicional y por los platos perdidos, pero es que además tu forma de oficiarlos es insuperable.

    Un saludo y felicidades.

    ResponderEliminar
  58. Hola Carlos: Un placer saludarte en este espacio, conocerte ya te conocía, de hecho, soy seguidora de tu blog desde hace algún tiempo y te visito de vez en cuando.
    Si te gusta la gente a la que le gusta recuperar la cocina de barro y de fuego, entonces te vas a llevar bien conmigo.
    Te agradezco de verdad tu comentario y felicitación, espero que coincidamos de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  59. Viena, ante todo felicitarte por tu premio. Yo acabo de ganar un concurso hace poquito y se como te debes de sentir, que alegría!!!
    Gracias a este concurso además, he podido conocer tu blog y me está encantando, tienes recetas fascinantes y me encanta que tus entradas sean tan largas!!!
    Besos y ya tienes una seguidora más.

    ResponderEliminar
  60. PANDORA: Bienvenida a este espacio y me alegra mucho de que te quedes por aquí, porque así seguro que coincidiremos más, en este o en tu blog. Muchas gracias por tu felicitación, la verdad es que sí da una alegría enorme, incluso ayer estaba que no lo creía mucho, pero hoy, con todas las felicitaciones y todo el cariño que se ha desplegado en el blog, estoy flotando, una alegría enorme.
    Gracias de nuevo y un beso.

    ResponderEliminar
  61. Hola Viena, muchas gracias por tu felicitación...y muchísimas felicidades a ti también!!!
    Me encanta esta receta, es un tanto laboriosa pero con un sabor de siempre...el de las abuelas, hecho en ese puchero de barro...Sabes???...mi madre aún los usa y los pone a fuego lento en una chimenea al calor de la lumbre.
    Me encanta tu blog...lástima no haber venido antes, pero ha sido por falta de tiempo y que soy muy olvidadiza...pero una vez que te tengo fichada no te me escapas!!!...bueno a no ser que falle el blog...últimamente me desaparecen seguidores y claro en el escritorio no los veo...
    Otra vez felicidades y encantada de estar premiada junto a ti...
    Besitos.

    ResponderEliminar
  62. Tus entradas son muy largas, pero no las acortes por favor. Es un placer leerte, y me encanta conocer estas tradiciones de otros tiempos. Entre tanta prisa de hoy en día, tu blog me relaja y me enseña. ¿Qué más se puede decir? Solo darte las gracias por tu trabajo y la enhorabuena por haber ganado el premio del concurso de Apicus. Saludos.
    Dominique

    ResponderEliminar
  63. Enhorabuena por el premio!!! Un palto tan elaborado y rico como este se merecía ganar!!

    Besossss

    ResponderEliminar
  64. GOYI: Antes de que se me olvide, en tu avatar no aparece el enlace a tu blog, aunque yo soy tu seguidora hace tiempo, si alguien quiere verlo, no lo va a encontrar, a veces pasa y da rabia, porque por ejemplo aquí, se hacen seguidores y no puedo ni ir a visitarlos, ya que no sé dónde están.
    Y ahora, muchas gracias por tu felicitación, me enorgullece compartir contigo estos premios, porque considero que eres muy, pero que muy buena.
    Espero que sigamos viendonos, aquí o en tu blog.
    Un beso.


    NIK: Bienvenida a este espacio, encantada de conocerte. Muchas gracias por tu comentario, me gusta mucho algo que dices, que mi blog te relaja, eso es maravilloso, así también me dicen en clase cuando les hablo a los alumnos, que les relaja la clase de cocina y es un gran halago para mi. Como tu dices, entre tanta prisa, un espacio algo sereno es lo mejor que podríamos regalarnos.
    Espero que sigamos en contacto.
    Un beso.

    KONFUSION: Hola Vanesa, muchas gracias por tus palabras, la verdad es que había muchas recetas que merecían premio y yo estoy muy agradecida a todos los que me decís que lo merecía, porque en cierta forma, me dais doblemente el premio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  65. Lo primero de todo, enhorabuena por el premio! Desde luego que tu receta lo merece, menudo paso a paso! Y qué plato tan completo!
    No conocía los cucurrones, y después de leer la entrada y ver las fotos, ganas me entran de hacerlos, asi que ten por seguro que algún día caerán. Tendré que conseguir un puchero de barro, pero seguro que no es tarea complicada.

    Besos

    ResponderEliminar
  66. Hola CARMELA: Muchas gracias por tu comentario. Si te animas te va a encantar hacerlos, ya lo verás. Marcela, otra compañera de blogs, los hizo y quedó contentísima de cómo le salieron y lo ricos que estaban.
    Yo cocino con barro siempre que puedo y no es difícil, ni conseguirlo, ni hacerse con ellos en la cocina. Ahora ya venden barro para vitrocerámica, al menos en esta zona, venden hasta en el Carrefour, vamos, que es facilísimo hacerse con una de estas ollas.
    El barro es un material muy natural, que no deja residuos metálicos en los alimentos, mantiene muy bien el calor y cocina perfectamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  67. QUerida Viena, qué gusto que ganase este receta tuya, yo te daba el premio por toda la serie dedica a M. Hernández, que todas todas son maravillosas.

    besos

    ResponderEliminar
  68. Muchas gracias por tus palabras Carmen. Estoy muy contenta con este premio y lo comparto con todos vosotros.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  69. hola Puri, tengo que decirte que esta receta es espectacular lo nunca visto.Me ha encantado como la has relatado. Mis felicitaciones por ese premio, te lo mereces.Eres la mas grande y estupenda a parte de cocinar como los angeles. Un besazo.

    ResponderEliminar
  70. Querida Mari Trini:
    Muchas gracias por tus palabras y tu visita, que me hace mucha ilusión por este espacio. Tu si que eres grande.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  71. LAURA: Muchas gracias. Creo que todos hemos sido ganadores, tenemos un libro estupendo con una serie de recetas de las que la verdad, el jurado debió tener difícil cual seleccionar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  72. felicitaciones por la receta y por el premio, estuve un mes de viaje por la Patagonia sin acceso a internet, asi que ahora me stoy poniendo al dia, un abrazo

    ResponderEliminar
  73. MARLIS: Muchas gracias por venir a visitarme y por hacerte seguidora. También yo te he visitado y ya he visto que te gusta viajar, así que supongo que lo has pasado bien todo el mes por la Patagonia. También yo adoro viajar.
    Nos conoceremos un poco más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  74. Después de que varias personas me aconsejaran venir a disfurtar de tus cucurrones, no podía dejar pasar la oportunidad de felicitarte.

    Toda mi familia materna es de Almería y allí se hace un plato muy parecido llamado gurullos, como bien explicas en tu entrada.
    Hoy he publicado la receta de los gurullos en mi blog y como te digo, varias personas me han hablado de tu receta y del buen hacer de tu cocina.Tenían razón.
    Estos platos antiguos son una joya.No sabes que ilusión me ha hecho leer tu entrada.
    Este mundillo de la blogosfera no tiene fronteras.
    No me extraña que ganaras el premio, lo merecías.
    Un abrazo bien grande de una santanderina con sangre andaluza,
    María José.

    ResponderEliminar
  75. MARIA JOSE: Las palabras que me dices son muy bonitas y muy importantes para mi. Te agradezco de verdad. Voy a ver tu blog a mirar esos gurullos, que seguro serán deliciosos.
    Un beso y espero que sigamos compartiendo.

    ResponderEliminar
  76. te doy mil gracias por la receta , ni en mi imaginación pensé nunca verla en Internet
    que pena no a verla encontrado hace unos meses atrás , te cuento la abuela de mi ex marido los hacia y el bueno le encantan , a mi ex suegra le hubiera encantado hacérselos a su hijo pero nunca tubo la receta , mi ex suegra a muerto hace unos meses y me hubiera gustado poder hacerle la receta y decirle que tenia la dichosa receta que años hemos estado buscando y nunca encontremos , mil gracias de verdad un besin

    ResponderEliminar
  77. LOLI: Es muy emotivo lo que cuentas, qué pena no haberla tenido antes ¿verdad? Pero para otros no es tarde, así que ya la tienes y espero que la hagas, como ves, no es difícil.
    Un beso y gracias a ti por venir a visitarme.

    ResponderEliminar
  78. muchas gracias por compartir esta receta , que debe de saber a gloria, gracias a Marcela he podido conocer tu blog y me quedo para seguirte
    Mil besossssss

    ResponderEliminar
  79. KISA: Bienvenida y muchas gracias por quedarte por aquí. Será un placer ir conociéndote y compartiendo contigo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  80. BERTA: Muchas gracias, de corazón. Un beso.

    ResponderEliminar
  81. bueno Viena, que tengo que decir, pues nada mas que espectacular, ademas lo mejor de todo es que me trae los recuerdos de como lo hace mi madre, con el cariño como tu, de verdad espectacular, venga un saludo, yo también quierooo, jajaja

    ResponderEliminar
  82. MARIANO: Gracias por tu comentario, siempre tan amable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  83. hola tenia tu receta bien gurdada pero se me ha roto el ordenador el disco duro y se ha perdido todo , ahora lo que me ha costado encontrarte no recordaba el nombre de tu blog , y ahora quiero copiar la receta otra vez y no me deja ???? ya no dejas que te copiemos la receta o es problema del el ordenador
    mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lolitoba: Siento de verdad las molestias que te ocasiona la opción de no poder copiar en mi blog. La verdad es que me copian muchísimo, páginas que se aprovechan de mi trabajo y hacen ese trabajo suyo, sacando muchas veces provecho económico con publicidad y otras cosas y eso no me gusta, por eso, puse en el blog la opción de no poder copiar. Sin embargo, tenía una opción para imprimir la receta que me ha desaparecido y no me aclaro para volverla a poner, pero estoy en ello. En cuanto pueda, pondré al final de cada entrada, esa posibilidad de poder imprimir cada receta. Mientras tanto, si quieres puedes escribirme y te mandaré la receta con mucho gusto. También puedes fotografiar la receta con el móvil mismo, o incluso copiarla a mano. Ya sé que es mucho trabajo, pero te aseguro que es menos que el que yo ocupo en hacer la receta y documentarla tal y como la ves, paso a paso.
      Yo publico para compartir, pero no para que otros se apropien de mis fotos o mis recetas, por eso me protejo, pero ya te digo, en cuanto pueda, verás en cada artículo la posibilidad de imprimir.
      Saludos y gracias por venir por aquí.

      Eliminar
    2. gracias por responderme , a mi me copiaron el blog entero todas mis recetas y encima se pusieron con el mismo nombre que mi blog solo que le añadieron algo al final del titulo , denuncie a bloguer y al tiempo bien largo lo quito , pero la tuve persiguiéndome por todo sitios insultándome y diciendo que el blog era suyo que yo era la que la había copiado , caraduras los hay en todos sitios , espero que cuando puedas pongas la occion de imprimirla de momento creo que la voy a escribir , gracias ,

      Eliminar
    3. A mi me hicieron algo así, hace tiempo, todo el blog entero copiado y da bastante rabia. Además, este blog, como el tuyo, al recoger recetas tradicionales, familiares, de nuestra historia, cuando se copia deja a una con la sensación de haber sido invadida y robada en su intimidad, verdad? Y eso molesta mucho.
      En fin, sigo intentando poner la impresora esa para poder imprimir, pero no es fácil, hay que modificar la plantilla y no me aclaro.
      Espero que de momento te apañes, copiándola.
      Un abrazo

      Eliminar
    4. mil gracias guapa , tienes toda la razon , en cuanto te copian tus recetas y tus fotos te quedas con una impotencia que da una rabia , en fin , tienes facer book??

      Eliminar
  84. Hola Viena, como oriolana que soy me encantan tus recetas, y esta receta de los cucorrones me recuerda a las comidas que hacia mi abuela y que mi madre aún hace en tiempo de cuaresma.
    Poco a poco estoy leyendo tus recetas y te animo a que sigas poniendo y mas recetas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Jesús por tu comentario y tu visita. Me encanta cuando alguien de Orihuela viene por aquí y me dice que estas recetas le recuerdan a las de su familia.
      Un abrazo

      Eliminar