Buscar en este blog

sábado, 29 de octubre de 2011

Pastel de la tarde y de la lluvia

                                                                                  

Con todo un puente por delante, quiero cocinar tranquilamente.
Tengo quesos frescos que parecen nieve o espuma. Y cacao amargo y puro. La lluvia suave de todo el día se acumula en las ganas de enredarse en la cocina. Son buenos ingredientes para empezar.


Además, un poema que viene y va, aquel de Juan Ramón cuando decía:



Esparce octubre, al blando movimiento
del sur, las hojas áureas y las rojas,
y, en la caída clara de sus hojas,
se lleva al infinito el pensamiento.

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

¡Encantamiento de oro! Cárcel pura,
en que el cuerpo, hecho alma, se enternece,
echado en el verdor de una colina!

En una decadencia de hermosura,
la vida se desnuda, y resplandece
la excelsitud de su verdad divina.

(Juan Ramón Jiménez)



Si uvas y queso saben a besos ¿A qué sabrán los quesos con poesía, cacao y una tarde de este verde mojado?




Yo quiero saber a qué saben, que seguro que es a gloria.
Pero no os dejéis apresurar por el resultado, que a gloria saben también los pasos, desde que ponemos el mantel y todos los ingredientes para fotografiar, hasta el poquito a poco de las mezclas y los batidos, el calor del horno o el corte del final.

Vamos a disfrutar, venid conmigo.

Ingredientes:






500 gramos de queso mascarpone
400 gramos de panir indio casero ( aquí )
200 gramos de azúcar
50 gramos de cacao puro en polvo
4 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
Seis o siete galletas integrales.






Bien, vamos allá:

Tamizamos el cacao sobre un recipiente y con cuidado y mucho mimo, mezclaremos con agua caliente, cinco o seis cucharadas, hasta que tengamos una crema ligeramente espesa.







Con ayuda de una batidora, batiremos los quesos muy bien, buscando una textura de suave cremosidad.




Añadimos el azúcar y seguimos batiendo.




Luego incorporamos los huevos uno a uno, batiendo algo más suave




Al final lo que obtenemos es una mezcla suave, lisa y cremosa, como esta




Dividimos esta mezcla en dos partes: una de ellas, la juntamos con el cacao, integrando bien. En la otra parte, echaremos unas gotas de esencia de vainilla y mezclaremos.






Forramos un molde con papel vegetal engrasado y empezamos con la mezcla de vainilla, echando con cuidado desde el centro y esperando que ella sola se esparza hacia las orillas.





Cuando se ha extendido sobre todo el fondo del molde, entonces echamos mezcla de chocolate desde el centro también, esperando con cuidado que se vaya extendiendo.




Repetimos la operación con la mezcla blanca y así siempre desde el centro, hasta que nos queden ingredientes.





Luego, colocamos el recipiente dentro de un recipiente mayor, con agua, para que se cocine al baño María dentro del horno. En mi caso, he usado una perola de barro amplia,




Cocerá de 30 a 40 minutos en el horno y cuando salga, tendrá este aspecto.




Algo irregular en la superficie, pero suave y esponjoso, como son los postres de queso.
Dejaremos enfriar sin desmoldar, mientras trituramos las galletas integrales, lo que haremos con ayuda de un rodillo, por ejemplo.






Bien, una vez está frío el pastel, nos ayudamos de un plato amplio para darle la vuelta con mucho cuidado.




Quitamos el papel vegetal y extendemos las galletas trituradas por todo el pastel




Ahora de nuevo le daremos la vuelta, pero ya en la fuente de servicio en donde queramos que se nos quede el pastel.





Y por esta vez, lo daremos por finalizado.





Otras veces se me ocurre cubrirlo de chocolate o decorarlo con nata y caramelo, todo depende de si es para una celebración o el punto de inspiración que en ese momento tenga. El resultado es siempre bonito y muy rico. Pero hoy lo dejaremos al natural, tal cual salió del horno. 
Después de estar toda la noche en la nevera, por la mañana ha tomado cuerpo y la consistencia es perfecta.
Nos disponemos a desayunar un buen trozo de pastel







Y llega justo en ese instante gente querida y el desayuno se convierte en una fiesta




Sigue lloviendo, pero tan suavemente, que es como una caricia para el ambiente.




Una experiencia más, bien rica, en la cocina. ¿Quieres?

Nos vemos.




41 comentarios :

  1. me gusta el pastel pero es que escribes de una forma que hace que aun sea más apetitoso


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encanta! Pero sé que esto sería un pecado para mis kilos de más.
    Cuando gane alguna batalla contra la báscula será el momento de acometer algo así de dulce y delicioso.
    ¡Me gusta mucho como cuentas tus recetas!
    Bs.
    Carlos,, de Vegetal... y tal.
    http://vegetalytal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Tienes don para escribir, el título es perfecto, y para envolverlo todo con tu magia.
    No me va mucho el chocolate pero, este pastel no me lo pierdo por nada del mundo, sí, me parece glorioso.
    Un abrazo, voy a releer el poema.

    ResponderEliminar
  4. No sabría decir qué es más dulce, si tu precioso pastel o tus palabras. Las dos cosas producen una sensación de bienestar y de calidez que le van de maravilla a una tarde lluviosa como esta.
    Me ha parecido muy curiosa la forma de ponerle la base de galletas!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Toda la belleza contenida en un postre de lluvia y poesía.

    Maravilloso Viena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. maravilloso pastel, se ve grandioso y me ha encantado el poema, besos

    siento lo de tu plagio! pero está pasando mucho, es una pena, pero tú sigue no más, besos

    ResponderEliminar
  7. Muy rico!
    No parece difícil de hacer, así que tomo notaaaa
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Con qué arte nos introduces ese pastel y con qué dulzura!!.....hasta me parece ver la lluvia mientras degusto un trozo de ese rico pastel hablando contigo tranquilamente al calor de una chimenea. Me ha encantado todo como siempre, aunque me repita. Besos

    ResponderEliminar
  9. Me has dejado con la boca abierta y con ganas de hacer el bizcocho mañana mismo, porque me parece de capricho

    ResponderEliminar
  10. Adoro las tartas de queso, es superior a mis fuerzas... Si las unes con el chocolate, entonces, me pierdo. Estoy babeando delante del ordenador... ¡Enhorabuena por esta receta tan sencilla y apetitosa!
    Un abrazo, Aurélie

    ResponderEliminar
  11. Ya lo creo que hemos disfrutado haciendo este pastel! Y qué nombre m´s ahermoso le has puesto!!!!
    Me gustan las tardes de lluvia, y en compañía de un buen poema, una tarta que sabe a gloria y una narradora tan poética.... qué más podemos pedir?????
    Gracias por hacernos la vida tan feliz!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Viena, me gusta tanto que ya la he anotado en mi blog. Te aseguro que la prepararé en casa. Por cierto, estoy indignada con lo que cuentas del plagio. Es una verguenza y deseo de todo corazón que puedas solucionarlo. Un besazo.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Viena, difruta mucho del puente y sobre todo de la cocina. Yo la echo de menos ahora porque ando de viaje pero os sigo a todos desde el otro lado del mundo (Buenos Aires), estoy enganchada a esto y no puedo dejar de leeros!
    Un abrazo grandeeee

    ResponderEliminar
  14. Si el pastel ha quedado para nota, el escrito es para sobresaliente, cada vez encuentro más poesía en sus escritos.

    ResponderEliminar
  15. Seguro que ese pastel lo has disfrutado de principio a fin.
    Una delicia entrar a tu cocina, muchos cariños.

    ResponderEliminar
  16. Que pastel mas rico me encanta el queso mascarpone
    saludos
    http://mipasioncocinar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. Viena!! que rico!!! me encantan los postres de queso. Los días de lluvia son especiales para cocinar y creo que ayer Alicante invitaba a meterse en la cocina verdad.... y como siempre nos brindas un paso a paso estupendo, me apunto la receta. Un besazo y feliz domingo.
    Claudia

    ResponderEliminar
  18. Viena, me encanto el poema - el de Juan Ramón y el tuyo - porque tu forma de contar las cosas es como un poema suave y dulce como ese delicioso pastel de queso. Yum... simplemente delicioso!

    ResponderEliminar
  19. Este pastel lleva tu sello Viena, no podía haber sido creado más que por Sabores de Viena, por eso otros pueden venir a plagiarlo y todo lo demás, pero la invención, ah ese prodigio de facultad de crear nadie te lo podrá quitar! Lo que daría por un trocito. Yo aprovecharé el martes festivo para hacer las famosas gachas dulces cordobesas, con la receta del puño y letra de mi abuela. Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Fascinante, Viena, fascinante. Cada nueva receta tuya me impacta. Y no sólo por la receta. Yo no como postres en general (los kilos ¡ay! los kilos traidores que amenazan en las sombras), aunque si comiera, te juro que empezaría por los tuyos. Pero, no es eso, o no es sólo eso. Es... como lo cuentas, da gusto leerte.

    ResponderEliminar
  21. Siento el olor a la lluvia al leerte!....este no me lo pierdo.....mascarpone y panir....Que mejor?....y con ese chocolate es insuperable.....acabo de comprar una cocoa de buena calidad y ya se en que usarla.....que delicioso y cremoso!.....Abrazotes, Marcela....y si lo sirvo con frutos del bosque?......

    ResponderEliminar
  22. Qué buen aspecto, la verdad es que mira que son resultonas estas tartas acebradas. Disfrutásteis muchísimo, de eso estoy seguro.

    Y sobre la lluvia... aquí un día ha llovido nada más, y una noche, eso cuentan :). Mal vamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Me gusta lo de que la vida se desnuda y resplandece, sencillamente hermosas palabras.
    El pastel lo prefiero así, rústico, con sus pliegues, como el otoño.
    Cariños

    ResponderEliminar
  24. Los días de lluvia siempre invitan a quedarse en casa, y a los que somos cocinillas, a meterse en faena, sin prisas y con amor. Eso que tú tienes auque no llueva...

    No conocía ese poema de Juan Ramón, precioso y taan descriptivo...Me ha recordado a uno que escribí hace ya mucho años. No llego a Juan Ramón ni a la suela de los zapatos, pero te lo mandaré para que lo leas.

    Con la literatura de tus entradas, y aunque la receta sea el motivo principal, a veces nos olvidamos de ella. ¡Perdóname, pastel de la tarde y de la lluvia! Te mereces un comentario a tal exquisitez que demuestras. Y es que a este pastel de queso y con cacao, ¡¿Quién se resiste?! No sé si hacer primero la tarta Lawrence o este....Tengo que utilizar sin duda tu técnica de poner los pasteles al baño María, porque la jugosidad que se ve en las fotos traspasa la pantalla. Y así solo es suficiente, deslumbra sin adornos.

    Te podrán plagiar el blog, pero tú eres única.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Siempre es un placer venir a visitarte, pero hoy especialmente he disfrutado muchísimo con tu entrada, que palabras más bellas para acompañar tan delicioso pastel...un besito

    ResponderEliminar
  26. El pastel delicioso...
    ... pero todavía tengo el mal gusto de boca de tu entrada anterior. Resulta indignante con la impunidad que actuan algunos individuos mezquinos y que falta de rigor, de seriedad, de profesionalidad... habita en esas personas. Es deicil de explicar y más dificil aún el enterderlo.
    Bueno, voy a volver al pastel...

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Una receta maravillosa,con esos quesos tan ricos y con tu forma de transmitir amor por la cocina.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  29. ¿Que qué rima con poesía?
    Alegría... la que tu me has dado con esta receta que es totalmente a mi gusto, tanto el pastel como la poesía y tu forma de expresar el día, la receta y la alegría que desbordas con tu cocina.
    Casi, casi igual hice el requesón en mi última receta subida, ¡¡suelo hacerlo bastante por que me encanta y da mucho juego!! y, ahora, con esta receta que no dejaré escapar.
    Besotes preciosa.

    ResponderEliminar
  30. Qué delicia de pastelito y qué hermosos versos seleccionaste como trasfondo!. Me encanta la imagen de la caìda de las hojas que eleva en el aire el pensamiento.
    Cuànto siento lo que comentas del plagio, qué tristeza!!!
    Saludos desde Venecia
    chusa

    ResponderEliminar
  31. Queridos amigos: Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, cada uno de ellos es importante para mi, aunque hoy no puedo contestaros uno por uno como a mi me gusta y vosotros merecéis.
    Estoy fatal de tiempo, pero lo arreglaré, o eso espero.
    Laurita, espero tu poema, no lo dejes por favor.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias por la receta, el pastel tiene una tinta exquisita.

    ResponderEliminar
  33. Quiero entregarte un premio el Indalo de Oro espero que te guste.Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.

    http://cocina-trini.blogspot.com/2010/11/premio_26.html

    ResponderEliminar
  34. Que tarta tan hermosa! se me hizo agua la boca al verla..está de lujo..
    te mando besitos

    ResponderEliminar
  35. TRINI: Muchas gracias a ti, por el comentario y la visita y sobre todo por ese premio que me das. Te lo agradezco muchísimo. No lo doy a otras personas porque no sabría como hacerlo, y hace tiempo que decidí no participar en cadenas de premios, como puedes ver en el margen del blog, pero igualmente te lo agradezco de todo corazón.
    Un beso.

    GABY: Recibo con todo cariño tus besitos y te mando a ti también unos cuantos.
    GRacias por venir.

    ResponderEliminar
  36. Guao, Viena, pura poesía. Que belleza de post y qué delicia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Gracias por tu comentario Claudia, siempre es un placer recibirte. Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Hola :-)

    Suelo entrar en tus recetas dulces. Esta me parece fantástica. Incluir la poesía también.

    ¿Te importaría que la enlazara en mi facebook El mundo del chocolate?

    Yo no hago recetas pero me gusta escoger las buenas de otros blogs para los seguidores ¡que las miran y las hacen!

    Me parece fatal lo del plagio. Lo he leído. A mí también me ha pasado.

    Un saludo y me dices algo cuando puedas. Gracias.

    nereachocolate arroba gmail.com

    ResponderEliminar
  39. NEREA: Gracias por tu visita y por pedir permiso, que no era necesario, pero es un detalle. Y claro, sí, puedes enlazar la entrada en tu espacio, sin problema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Gracias mil.
    Te enlazo mañana y también me hago seguidora "de facto" de tu blog.
    Un beso
    Nerea

    ResponderEliminar