Buscar en este blog

lunes, 6 de julio de 2015

No y unos deliciosos barquillos caseros

Pasó la incertidumbre y el pueblo de Grecia, no los políticos, ni los dirigentes, ni la clase de aquí o de allá, sino el pueblo, ha hecho llegar su palabra, ha dicho no.
Y no hay mucho más que decir, porque ese no, digan lo que digan y pase lo que pase, lo llena todo.

Al respecto os traigo un hermoso poema de Hugo Finkelstein, que he descubierto hace poquito y me ha fascinado. Me gustaría mucho saber qué le motivó a escribirlo, qué no fue el suyo en aquel momento, pero ya digo, lo he descubierto hace poquito y no sé mucho sobre él. De todas formas, es tan apropiado al día de hoy, que no me he podido resistir a compartirlo.
Espero que os guste.



No
No es no y hay una sola manera de decirlo.
No.
Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No, se dice de una sola manera.
Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto.
No.
Se dice una sola vez,
No.
Con la misma entonación,
No.
Como un disco rayado,
No.
Un No que necesita de una larga caminata o una reflexión en el jardín no es No.
Un No que necesita de explicaciones y justificaciones,
no es No.
No, tiene la brevedad de un segundo.
Es un No, para el otro porque ya lo fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No, no me deja puertas abiertas ni entrampa con esperanzas,
ni puede dejar de ser No, aunque el otro y el mundo
se pongan patas arriba.
No, es el último acto de dignidad.
No, es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
No, no se dice por carta, ni se dice con silencios,
ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha,
ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos;
ni con pena y menos aún con satisfacción.
No es No, porque no.
Cuando el No es No, se mirará a los ojos y el No se descolgará
naturalmente de los labios.
La voz del No, no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y no deja duda alguna.
Ese No, no es una negación del pasado, es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No, puede decir Sí.

Hugo Finkelstein

Y dicho todo esto, suavemente, sin estrépitos, vamos con, no sé si decir la receta, porque aunque sí, es una receta, tiene sus propias peculiaridades, ved si no, de qué se trata.


Este es el último regalito que me han hecho para la cocina. Una máquina de hacer barquillos en casa. ¿A que mola?


Es como una gofrera, con la estructura y el principio de la grofera, pero con el molde digamos, específico, mucho menos marcados los cuadrados y especial para hacer barquillos.

Trae además un accesorio que es un cono de plástico, para formar cucuruchos cuando el barquillo esté hecho, pero todavía en caliente.


En cuanto a la receta de los barquillos, viene en la misma caja del aparato y dice así:

75g. de mantequilla
125g. de azúcar moreno
250ml. De agua tibia
250g. de harina (añado que es de fuerza)
Una pizca de canela
1 huevo

1 sobre de azúcar vainillado


Y así es como se hacen:


En un bol, mezclamos la mantequilla a temperatura ambiente, con el azúcar moreno, la vainilla y el huevo.


Batiremos bien, hasta que tengamos una masa cremosa.


Entonces, le añadimos la harina tamizada, junto con la canela y el agua tibia. Mezclando sin cesar hasta tener una masa suave y sin grumos.



Mientras tanto, hemos encendido el aparato para precalentar. Esperamos que los pilotos indicadores nos den luz verde y vamos echando sobre la gofrera, cucharadas de la masa, cerrando con cuidado y esperando dos minutos.



Al cabo de un minuto, este es el aspecto del barquillo


Un minuto más y estará hecho


Ahora con cuidado de no quemarnos, porque está muy caliente, y ayudados del cono que viene con el aparato, daremos forma al barquillo. En unos segundos se va enfriando y la forma queda ya muy estable.



Se pueden hacer de varios tamaños. Medianos salen unos doce con estas medidas.




Y también se pueden hacer de varias formas. Por ejemplo, si colocamos el barquillo sobre un plato hondo, se quedará como un pequeño cuenco



O simplemente dejarlos lisos, como tortitas


Lo mejor es la cantidad de posibilidades que presenta. Por ejemplo, mi hija los come con queso fundido y orégano


¿A que se ve delicioso? Ese contraste dulce-salado es riquísimo con el queso


O con mermeladas, o helados por supuesto, o para servir ensaladillas o patés con personalidad… No me digáis que no es una idea genial


Pues eso, que la imaginación no tiene límites y esta maquinita nos ayuda a desarrollarla.

Amigos: Somos grandes.

Sí, sí, tú también. Y tú… Pero sobre todo, cuando nos unimos y somos nosotros.

Un abrazo.



8 comentarios :

  1. qué ricos los barquillos!!! me encantan, ni idea que existe una máquina, la receta es excelente. En cuanto al NO ya veremos que ocurre y yo también digo NO a pagar con mis impuestos y con el sacrificio que estamos haciendo los ciudadanos, el que Grecia no cumpla con sus compromisos. bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tienes razón Marga, que al final, entre lo de Bankia, las Eléctricas, las Tarjetas black, el Gürtel, el Malaya, el Urdangarin o los tropemil más que hay, sin contar con la sencilla evasión fiscal de nuestros propios compatriotas, que se dice asciende al año, a nada menos que 79 mil millones de Euros... Vamos que al final, es mucho el sacrificio que se nos exige, y siempre a los mismos, por eso creo que tienes razón.
      Ahora bien, si vamos a ser justos, tenemos que decir que los griegos no se niegan a pagar, sino a hacerlo con el sacrificio de los más pobres, ya ves, algo parecido a lo que tu expresas. No son tan fáciles las cosas, no.
      Besos también para ti.

      Eliminar
  2. Lo de que los griegos cumplan sus "compromisos" es como la maldición bíblica, que por un pecado, castigaba también a los hijos y a los hijos de los hijos hasta la cuarta generación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Sorokin, y algo así nos va a pasar a nosotros también, verás tu si no.
      Esto de los compromisos tiene su mandanga. Y yo el compromiso que quiero de los políticos es el que deberían tener para con su pueblo, el de representarlo, eso que tanto se usa como formula en las elecciones, porque si no, menudo oficio bacoca que tienen, que es sólo una vía rápida para ganar pasta a lo bestia y luego ahí os quedáis.
      En fin...
      Gracias por tu visita y comentario.

      Eliminar
  3. Donde se puede comprar esta plancha barquillera desde argentina en que lugar. O si las e veían. Gracias espero respuesta. Mal. Blancads541@gmail.como.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Hola Celita: Ignoro dónde puedes encontrar esta maquinita. En España la venden en la tienda "Casa" pero imagino que por Internet se podrá adquirir en alguna parte.
      Siento no poder ayudarte más.
      Saludos

      Eliminar