Buscar en el blog

Cargando...

domingo, 1 de marzo de 2015

I Curso de cocina para niños

El curso más esperado del año: ¡Cocina para niños!



Vamos a divertirnos como auténticos mini chef. 

¿Dónde?
En Sabores de Viena Escuela de cocina. Alicante, muy cerca de la Universidad.

¿Cuándo?
El sábado día 28 de Marzo de 2015. De 10 a 14 horas. O bien
El domingo día 29 de Marzo de 2015

¿Cuanto cuesta? 
30 Euros. Incluye ingredientes, dossier y diploma.

¿Solos?
Los que lo deseen podrán venir acompañados de un adulto.

Plazas limitadas. Date prisa. Reserva ya tu plaza
A través del correo (vienasabor@gmail.com) o por teléfono: 676 52 98 57


¡¡Vamos, vamos!! No te lo pierdas

jueves, 26 de febrero de 2015

Butifarras de Negrín


Otra receta de ese libro estupendo de la cocina de la Vila Joiosa llamado: “El menjars de les nostres mares”.
Es un libro curioso, editado por el Ayuntamiento de la Vila Joiosa en el año 2007. Las  recetas vienen en tres idiomas: valenciano, castellano e inglés.
Esto nos da una idea de lo turístico de un pueblo costero como es la Vila y también de lo pintoresco que puede llegar a resultar hoy día, el tema gastronómico tradicional.

Pues bien, dicho esto sobre el libro, no menos curiosa resulta la receta, también con un nombre simpático: “botifarres de Negrín”, o en castellano: “butifarras de Negrín”.
Forma parte de esas recetas que comentábamos hace poco, destinadas a engañar, de buena fe, eso sí, al estómago y al paladar, pues no conteniendo ni carne, ni siendo como su nombre indica, butifarra, sí tiene su aspecto y bastante de su sabor.

En cuanto a su nombre, no es el único plato de la época que se denominó “de Negrín”. El por qué lo encontramos en la culinaria de finales de la II República española, de la que Negrín  fue Presidente ya en el exilio.

sábado, 21 de febrero de 2015

Cuencos de chocolate


Podríamos decir que más que una receta, es un trabajo manual, un trabajo de modelado del chocolate.
Todo empezó ayer mañana con un whatsapp.  Mi hija me enviaba una foto de un cuenco de chocolate, muy parecido al que veis y su mensaje: Quiero hacer esto.
Yo ya había visto por la Red estos cuencos y me parecían muy bonitos, la verdad, pero no me había puesto a ello, así que era buena ocasión y le dije: bueno, trae chocolate blanco y fresas y lo hacemos, lo demás creo que lo tenemos.

Y fue dicho y hecho.


Lo que se necesita no es mucho:

lunes, 16 de febrero de 2015

Sopas de pan y ajo


La cocina antigua me gusta mucho y colecciono bastantes libros de recetas tradicionales de los pueblos de la provincia de Alicante sobre todo.
Al cabo de un tiempo de leer y leer muchas de estas recetas, te vas dando cuenta de cómo la comida, es un reflejo fiel de un momento social y aprendes a conocer ese momento.
Medio siglo atrás tan solo, las recetas tenían la contundencia de las carnes y los embutidos grasos, de las zonas de montaña, idóneas para hacer frente al frío y las duras jornadas que se hacían en el pasado, o eran múltiples los calderos hechos en los pueblos costeros, con pescados y otros productos del mar, productos que en otro tiempo fueron baratos, aunque hoy, se hayan convertido en lujo gourmet.


Pero entre una y otra clase de estos platos tradicionales, hay un sinfín de recetas sobrias, recetas cuyo arte era engañar al paladar y al estómago, haciéndole creer que comía carne o pescado, cuando comía hierbas, harinas o pan. Y lo mejor de todo, es que lo hacían literalmente,  con “mucho gusto”.

viernes, 30 de enero de 2015

Bizcocho de naranja: un desayuno acreditado


Mucha gente cuando se le pregunta, cuál es el mejor momento del día, responde que el momento del desayuno.

Ya sea en casa, o en ese barecito o cafetería cerca del trabajo, el momento del desayuno parece ser el que más disfrutamos. Y digo yo ¿Será porque es nuestro momento tranquilo? A lo mejor es porque a primera hora de la mañana estamos descansados o todavía más simple, quizás sea porque es un rato en el que poder estar a solas consigo mismo.  Y es que la hora de la comida la solemos compartir con otras personas, pero el desayuno, la mayoría, lo hacemos casi siempre en solitario.


El desayuno en cualquier caso, tiene su historia. Por ejemplo: recuerdo una vez que un grupo de amigos, contábamos cada uno sus manías tontas, esas manías que no tenían explicación pero que las teníamos muy arraigadas. Fue impresionante comprobar cuántos de nosotros tenía esas manías asociadas al desayuno. Nos reímos muchísimo, porque  por ejemplo uno contaba que iba todos los días a desayunar al bar y odiaba que le hablaran durante aquella media hora y ya le sacaba de quicio, si le leían el periódico desde atrás, por encima de su hombro. El momento del café era su rito sagrado, intocable.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...