Buscar en el blog

Cargando...

miércoles, 23 de marzo de 2011

Libum: Un viaje a la antigua Roma

                                                                                                   



La idea de hacer esta receta, procede de un excelente blog al que suelo acudir semanalmente en busca de los interesantes artículos que  su autora,  Charo Marco, publica en él.

Se trata de: De Re Coquinaria un blog de cocina romana antigua, aunque yo diría que contiene mucho más, porque Charo, aporta profundos y cuidados estudios que van más allá: costumbres, banquetes, botánica, mitología, en fin, toda clase de datos que nos recrean con deleite aquellos tiempos de Roma, un contenido que para los que gusten de la historia bien contada, será sin duda un descubrimiento.  
Pues bien, Charo escribió esta última semana sobre Libum o Liba, unos panecillos dulces que se empleaban en los ritos de sacrificio de la antigua Roma.

El  artículo que desde luego os recomiendo leer,  nos introduce con detalle en el significado de estos panes y en su elaboración.

La receta original pertenece a Marco Porcio Catón, más conocido como  Catón El Viejo , citada en su manual de Agri Cultura y dice así:

“Haz “libum” [pan para los sacrificios] de esta manera: coloca dos libras de queso en un mortero, cuando esté bien desmenuzado, pon una libra de harina de trigo candeal, o si quieres que esté más tierno, media libra de sémola. Mezcla bien con el queso. Añadir un huevo y después mézclalo bien. De esta masa haz pan, colócalo sobre unas hojas y cuécelo a fuego lento en una olla de barro”





Tomé la sugerencia de Charo de hacer estos ricos panes, pues me gusta mucho experimentar con la cocina antigua, pero como no tengo referencia, puesto que ni los he visto ni los he comido nunca, no tengo la seguridad de haberlos hecho bien. He interpretado la receta original y la adaptación que Charo hace en su blog para actualizar la misma, y aportando lo inevitablemente personal,  aquí traigo el resultado.


A mi me han gustado mucho, no como un dulce, como se podría pensar al ver que llevan miel, sino como panes tiernos, sabrosos y combinables con cualquier acompañamiento. He imaginado a los antiguos romanos, que deberían comer panes y pasteles bien hoscos y morenos, tomando estos blancos panecitos y no me extraña que los ofrecieran a los dioses y los citaran como nos cuenta Re Coquinaria, en tantos escritos de tantos ilustres romanos.
También he de decir que me han recordado a las almojábanas de mi pueblo, un dulce de origen árabe cuya elaboración traje al blog y tenéis aquí.   
Aquéllas son  más dulces, pero muy parecidas en su interior en cuanto a textura y sabor en general.

En fin, vamos a ver estos libum y también os animo a hacerlos, que son fáciles y muy buenos. Eso sí, después de saber lo que Charo opina, pues es ella la experta y la que los ha hecho en más ocasiones.

Vamos allá:

Ingredientes:

225 g. de harina
550 g. de queso fresco
1 huevo
Hojas de laurel
Aceite
Miel para embadurnar los panes antes de comerlos.



Lo primero que hice fue el queso fresco casero. La receta la tenéis en este mismo blog aquí
En el mortero, desmenucé muy bien el queso, como decía Catón, pero enseguida lo pasé a un cuenco, porque el mortero se quedaba pequeño para hacer la mezcla con la harina.






Mientras tanto, no tenía hojas de laurel totalmente frescas, sino éstas que veis aquí que sin estar secas del todo, ya no estaban frescas. Estaba impaciente por hacer los libum y quise probar con estas hojas.
Lo que hice es ponerlas a hidratar durante unos minutos en agua templada para que se reblandecieran un poco. Luego las sequé bien y las froté con aceite.






Bien, hecha la mezcla muy bien en el cuenco, de la harina con el queso, añadimos un huevo y amasamos con la mano. Todo bien integrado.





La masa queda un tanto pegajosa, pero no pasa nada. Con tacto y cuidado, la trabajaremos bien.

Según había estado leyendo, estos panes se hacían en vasija de barro y tapados con un ladrillo. Al menos así lo interpreté yo, por eso decidí hacerlos en estos pequeños cuencos con tapadera, para poder hornearlos en barro y tapados tal y como entendía que lo hacían los antiguos romanos.






Primero puse una capa de hojas de laurel que ya tenían más elasticidad, procurando también cubrir algo las paredes del recipiente.
Sobre las hojas, deposité porciones de masa. Tapados, introduje en el horno los recipientes y al poco tiempo, los libum empezaron a desprender aromas penetrantes e increíbles. Por momentos parecía que mi cocina olía a marihuana, en serio, es bien curioso. 





Salieron seis panes que después de hornear quedaron así






Estaban bonitos y bien dorados. Quedaba la prueba principal: la cata. Pero antes, había que ponerles miel y…¡Oh horror! ¡No tenía miel en la despensa!


  
Por suerte tenía jalea de tomate, hice la semana pasada dulce de tomate y guardé dos tarritos de jalea, que resulta como una miel aromatizada. Deliciosa.
Así pues, impaciente como estaba por probarlos, eché sobre uno de los panes esta jalea.






Y estaban tan apetecibles...





Finalmente el corte. Como véis, salieron con bastantes agujeros en su interior, tenían un suave tacto y al comer, un sabor delicioso, bastante neutro, pero con la jalea, dulce y delicado.
Queda saber qué opina Charo de este resultado. A mi me han quedado las ganas de hacerlos más veces, porque me ha gustado la experiencia y me ha gustado el pan para comerlo con salados o rellenarlo con cremas o chocolate, las posibilidades que le encuentro son muchas.
Espero que probéis vosotros también a hacerlos, que los ofrezcáis con solemnidad a quien corresponda, y desde luego... que contéis su historia. La cocina tradicional no debe ser olvidada. 




¿Estáis conmigo?

En otro orden de cosas, me voy a París el viernes muy temprano y estaré fuera una semana.
El huerto está en marcha, hoy he plantado nuevas plantas: tomates, pimientos, alficoz, berenjenas, lechugas hojas de roble, melones y hasta unas fresas.
Cuando vuelva, os contaré con más detalle y os mostraré las fotografías. Ahora os dejo aquí unas pocas que hice durante el fin de semana y un ruego: cuidarme el huerto hasta que vuelva ¿Vale?






 Un abrazo y hasta pronto.

  


45 comentarios :

  1. Viena que interesante, tengo que probarlos, sin duda los hare.

    Muy interesante tu huerto, yo también estoy con el mio a vueltas. Que son alficoz?

    pasatelo genial en Paris

    ResponderEliminar
  2. Estimada Viena. Enhorabuena, son perfectos. Se nota que, además de ser una gran cocinera, pones amor en las cosas que haces por lo que el resultado es perfecto.

    Feliciter, feliciter, feliciter!!!

    ResponderEliminar
  3. Cada vez que vengo a verte se me cae la baba, y encima te vas a Paris, llenaré un cubo, disfruta de todo que yo disfruto mucho de tus recetas. Bss

    ResponderEliminar
  4. Querida Viena, me parece muy interesante ese pan que nos muestras. De los romanos hemos heredado la lengua, derecho, costumbres, tradiciones y por supuesto, la cocina. tengo un libro muy interesante que habla de la cocina pompeyana. Algún día me atreveré a hacer alguno de esos platos.De momento, te felicito por el resultado. Además tiene mucho mérito tu pan, ya que además de utilizar un queso hecho en casa, también lo culminas con la jalea casera. Todo un placer y con un resultado delicioso. Besos y buen viaje.
    Ah!, tus plantas están de lo más bonito. Me ha encantado ver lo que han crecido.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla, pero dime Viena que tiempo y a qué temperatura los has tenido?

    ResponderEliminar
  6. Que interesante post, siempre me sorprendes con tú investigación y las recetas que nos traes, ademástiene que ser muy fascinante conocer recetas de la antigua Roma.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Viena como me gustan las cosas que nos cuentas. La historia de etos panes me ha parecido una maravilla y te han quedado extrordinarios. Seguro que muy jugosos no hay mas que ver el corte que tienen. La idea de hornearlos en esas cazuelitas ha sido estupenda.
    Disfruta de tu viaje y estaremos al tanto de tu jardín.

    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  8. Viena, que novedoso el pan, me gustó el interior, debe quedar muy rico, me encantan los panes con queso tipo ricotta.
    No había visto tu receta del queso, yo suelo hacerlo para cuando hago pasta fresca rellena, pero tu proceso es mejor que el mio.
    Sobre las leches, te quería preguntar si lo haces con cualquiera o sólo con aquellas que se dejan en la parte refirgerada?, pues yo uso la UHT, que es super pasteurizada y le echaba la culpa a eso de que no me saliera bien. Una vez probé con leche de cabra, pero la que dura muy poquitos dias y me salió fenomenal. Yo tambien lo hago con yogurth, pero ponía bastante menos, haré tal cual tu receta, pero me gustaría saber lo de la leche.
    Un beso, super interesante tu post.

    ResponderEliminar
  9. Hola, soy nuevo en tu blog, tienes recetas muy interesantes así que con tu permiso me quedo como seguidor. Un saludo www.elpatodechocolate.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Viena, olvidé mencionar que el suero de leche deja el pan exquisito, es una buena manera de aprovecharlo.
    Tus plantitas vienen muy lindas, yo hoy he puesto arómaticas en las macetas.
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Viena que cosa más interesante, ya no solo te mueves como pez en el agua con recetas tradicionales de nuestra tierra, sino que te codeas con las de los adoradores de Baco, esos que vivían tan bien,tumbaditos en sus divanes mientras comían sin parar (siempre asociaré la imagen de la Roma pudiente a la comida). Bravo!

    ResponderEliminar
  12. Qué maravillosos panes, tendrán que probarse! No te preocupes con el huerto, cuidaremos de él ;)

    ResponderEliminar
  13. LA COCINA DE MI ABUELO: Un alficoz es una especie de pepino que se come en ensaladas, más suave que el pepino desde mi apreciación y más rico. Mira en el blog de nuestro amigo Carlos Dube, Mercado Cadabajío, hay un artículo interesante sobre los alficoz que te da mucha información sobre el mismo. Puedes verlo aquí:
    http://www.mercadocalabajio.com/2007/09/alficoz-el-pepino-de-alicante.html

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. CHARO: Qué alegría me das, quiere decir que son más o menos así. Muchas gracias por tus palabras y felicidades a ti, por tu blog y por tus magníficos artículos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. CATY: Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    ANNA: Qué interesante libro ese que comentas. ¿Sabes? Seguro que cuando te atrevas, va a ser toda una experiencia para ti y para nosotros si compartes a través de tu precioso blog.
    Las plantas sí han crecido sí, aunque no creas que como ha hecho mucho frío, todavía podían estar mejor. Cuando vuelva del viaje publicaré una entrada con mis crónicas del huerto.
    Un beso grande.

    CHELO: Los tuve unos veinte minutos o algo más y la temperatura era 180 grados aunque mi horno es de fuego y la mayoría tenéis hornos eléctricos y ahí los tiempos no los controlo. De todas formas la medida es fuego bajo y hasta que estén dorados, como los de la foto.
    Anímate que es muy fácil y una experiencia.
    Un beso.

    JOSE MANUEL: Yo no conozco muchas recetas de la Roma antigua pero en el blog de Charo De Re Coquinaria, hay muchas recetas y sus adaptaciones, material suficiente para ir experimentando y de verdad, que es buen material.
    Gracias por tu visita y comentario.
    Un beso.

    SUNY: Muchas gracias por tu visita y gracias también por cuidar de mi huerto hasta que vuelva. Seguro que lo mimaréis tanto como yo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. KAKO: Yo he hecho el queso con leche de todo tipo, leche de vaca entera o semidesnatada UHT y también lo he hecho con leche de cabra, incluso con leche recién ordeñada de una cabra de unos amigos, siempre ha salido bien excepto con una marca en concreto, con la que no sale el queso, ignoro por qué será. No quiero dar marcas en negativo, pero se trata de una marca blanca de una cadena de supermercados. Si la haces con leche Asturiana, Pascual o Puleva, sí que sale y me imagino que con cualquier otra leche que no esté muerta, también.
    El suero he leído que tiene múltiples aplicaciones, yo lo uso incluso para regar las plantas que dicen que es muy bueno, o se lo doy a los perros que lo beben con gusto. Dicen que es bueno para el pelo, que lo nutre y para beberlo, con propiedades anticancerígenas. No hay que tirar nada, así que yo lo suelo aprovechar.
    En cuanto a los libum, me los comí todos ya y a modo de bocadillo con queso dentro y tomate, me encantaron, parecían como los croisant, una cosa así, entre dulce y salado. Muy ricos.
    Tenemos que contarnos más cosas de nuestras plantitas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que no imaginaban los romanos que su pan llegaría hasta nuestros días, y tan bien presentado como lo has hecho tú!!!
    Yo ayer compré calabacines, pepinos y tomates para plantar. Así que vete tranquila a París que nosostros te cuidamos el huerto, y ya ves que algo de experiencia tenemos, así que no lo haremos tan mal.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ANTONIO: Bienvenido a este espacio y gracias por tu comentario. Espero que nos veamos más veces, por aquí o por tu blog, a donde iré a visitarte en cuanto tenga un ratito.
    Un abrazo.

    DELIKAT: Esto de hacer recetas antiguas es parecido a visitar una cueva de los primitivos o tocar las piedras o la tierra que el mundo antiguo tocaba. A mi eso me emociona, cuando voy a un lugar y puedo tomar conciencia de eso, es impresionante. Pues esto igual, hacer una receta de estas e imaginar que la comían aquellos hombres, es toda una experiencia.
    Son fáciles de hacer, prueba ahora que estás tan ávida de aprendizaje culinario y verás como te gusta.
    Un beso grande.

    VISC A LA CUINA: Muchas gracias por cuidar de mis plantitas. Nos vemos a mi regreso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. MARGARIDA: Me quedo mucho más tranquila, te lo aseguro, sabiendo que vuestras manos mimarán mis plantas.
    Un beso grande y muchas gracias por tu visita.
    Nos vemos.

    ResponderEliminar
  20. Viena, pero qué maravilla nos traes, una joya, sí señor, me encanta solo por la historia misma detrás... además de que es muy sencilla la receta y apetecible. Gracias por los datos del blog, ahora paso y le echo una ojeada.
    Abrazos y buen viaje

    ResponderEliminar
  21. Este post es lo más parecido a un viaje en el tiempo, nos transportas por un momento a preparaciones antiguas que tampoco yo he probado jamás y el resultado es sin duda algo único. No conozco el blog de Charo, aunque el nombre del mismo me suena por otras menciones quizás, le voy a echar un vistazo ahora mismo.

    Sólo puedo decirte que con estos ingredientes y viendo el resultado final, me parece que te ha quedado espectacular. Un pan rústico bien cocido, y con un aroma (me imagino) que exquisito, y un sabor diferente. Con la mermelada de tomate estarían yo creo que hasta más ricos, porque a mí la miel me empalaga un poco, pero tampoco descartaría probarlo con la misma.

    Me ha encantado este libum, y espero que ya nunca se me olvide.

    Y bueno, ¡¡Buen viaje!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Un viaje al pasado realmente interesante.Gracias por esta entrada, la voy a guardar con mucho mimo y atención...la disfrutaré pronto, seguro.
    Que tengas un buen encuentro con París y cuidado, que ya sabes que los niños vienen de esta ciudad.
    *.* Besos!!!

    ResponderEliminar
  23. Bueno, bueno... que gran delicia. Y que historia esconde.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Que deleite! por supuesto que lo pienso hacer! y sentir ese placer de saber que los romanos lo preparaban!..Gracias Viena por acercarnos estas cosas.
    Siempre me voy feliz de tu blog, porque aprendo en cada entrada.
    Y me voy a visitar el blog que recomiendas...
    Un besote, que tengas muy buen viaje :)
    Gaby

    ResponderEliminar
  25. Buen viaje Viena, que disfrutes. Aquí nos quedamos viendo tu huerto y disfrutando de esos bollos.

    ResponderEliminar
  26. Como ya le he comentado a Charo Marco en su post, mi enhorabuena por tu iniciativa. El resultado se ve excelente. Me gustaría aportar otras ideas para las hojas, si me lo permitís...
    Encuentro que es mucha la cantidad de laurel que has aplicado, personalmente adoro este aroma, pero el laurel es muy potente e imagino que, sin duda habrá impregnado con su sabor el panecillo. Las hojas de vid, que se cocinan, según nos cuenta el Maestro Martino en el 1460, podrían ser otra opción, las de higuera, las hojas de las coles (blanca, verde o lombarda). Todas aportarán también sus matices diferentes.
    Con el laurel en grandes cantidades hay que tener cuidado, pues se vuelve tóxico.
    La miel que le pones encima (todo un éxito), vamos que "como miel sobre hojuelas", qué rico.
    Felicidades.
    Por cierto, Viena, compartimos afición: el huerto. Que más que afición a mi se me ha vuelto ya una necesidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Que rico dulce y que interesante post una verdadera investigación,me encantó,me encanta el laurel tengo un árbol inmenso ,el aroma es penetrante,es tan útil,te felicito por tu post estoy encantada,cariños y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  28. Creo que ya sé cuál es tu secreto, de que todo te salga tan bien, de que tengas esa facilidad y gancho para explicar las recetas, de informarnos de su historia y de todo lo que nos puede dar una idea completa de lo que estamos viendo, y de lo bien que acogemos tus explicaciones, tus recetas, tus platos…
    Ya sé cuál es el secreto. Esa vida fuera del mundanal ruido, lejos periódicos y noticias de televisión, que sólo hacen amargar, quitar tiempo y enloquecer con chismes.
    Esa vida más cerca del campo que de la ciudad, criando tus propias hierbas y demás…. Ese contacto con la naturaleza, más la naturaleza tuya propia que te hace ser una persona especial, que transmite.
    Este pan tiene una pinta estupenda, y como siempre da gusto leer tus explicaciones.
    Algún día me tendrás que hablar con más detenimiento de la Escuela de cocina familiar. ¿cómo se hace eso? ¿qué hacéis? ¿quiénes sóis? ¿cómo funciona?
    A ver si un día te hago una entrevista, ya que me ha dado ahora por ahí…. Jajajjaja,
    Como decía mi padre: ..” a buenas horas, mangas verdes”. Jajajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  29. PUri, estarás en París dsifrutando de una ciudad bellísima y cargando energías...Yo mientras me deleito con tu relato del libum y las fotos de tu huerto.

    Me ha parecido unos panes excepcionales. Con las ganas que tenía de hacer el queso fresco y me han quitado la leche de los hábitos laimenticios....Y ahora me han entrado ganas de hacer estos panes! El olocito del pan con las hojas de laurel debe ser sensacional...

    Tu huerto hacia delante, que ahora es el tiempo precioso para que las plantas broten y se pongan lindas...

    Muchos besos, nos vemos a tu vuelta.

    ResponderEliminar
  30. Pues me vino un dejavú al leer ese nombre del pan, no sé dónde de mis libros vi esa receta. Por lo pronto te agradezco que nos los muestres así. Y no lleva levadura, se me antoja con sémola para sentirlo más ligero.
    Sobre esas recomendaciones que le haces a Kako sobre el suero, yo sí lo he usado en el pelo y queda mejor que con cualquier enjuague para el pelo, lo malo es deshenredarlo. Pero toma un brillo hermoso.
    Me voy a darle una vista a los demás post que no he visto.
    Un beso querida mía

    ResponderEliminar
  31. Viena disfruta en París y estoy embelesada con esta receta, eres adorable Viena todo lo haces tan bien y con tanto amor................
    Bsos y feliz viaje preciosa

    ResponderEliminar
  32. QUé amor que has puesto en estos panes, no podían sino salirte perfectos, y me has contagiado tu entusiasmo, los haré en cuanto consiga algunos cuencos con tapa. Tu huerto está bellísimo, el mío, entrado el otoño, todavía me regala sus frutos, y ya empiezo a prepararlo para el la próxima temporada. Que disfrutes de París y vuelvas renovada, besitos

    ResponderEliminar
  33. Buenas!

    Acabo de conocer tu blog y me está encantando. He llegado a él a través de otro blog que hablaba de la receta para elaborar queso fresco. ¡Muchísimas gracias por compartirla! Sin duda será una de las cosas que haga en breve.

    Por otro lado, estos panecillos tienen una pinta increíble. Me ha resultado curioso que no llevan levadura ni requieren fermentación, así que supongo que deben tener un gusto y una textura peculiar.

    Un saludo y me hago seguidora de tu blog :-D,

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
    CLAUDIA: Ya he visto que te has hecho seguidora de Re Coquinaria, verás que interesante es siempre la aportación de Charo.
    Un beso.

    CARLOS: Compartimos esa sensación con la miel, yo como que no me entra de golpe, prefiero algo así como la jalea de tomate, o de naranja que mira que es parecida a la miel, pero no es tan empalagosa.
    Nos vamos viendo. Un beso.

    FE-I* KÁ: Cómo me he reído, así que los niños vienen de París, pues bueno, yo he llevado cuidado, ya veremos que pasa jajaja ;-)

    SILVIA: GRacias por tu visita.

    GABY: Me he acordado de ti mucho en París, en serio, se que habrías disfrutado como yo. UN beso grande y gracias por venir.

    OTEADOR: Gracias, también de ti me he acordado, ya verás por qué jajaja. Un beso.

    ResponderEliminar
  35. CARMEN CARACOL: Muchas gracias por tus ideas de las que desde luego tomo buena nota. Yo no noté demasiado impregnados los panes con el aroma del laurel, pero sí pensé como dices, que seguramente se podrían hacer con otras hojas.
    Bienvenida a este espacio y espero que nos veamos en más ocasiones. Gracias de verdad por tus buenos consejos.
    Un beso.

    ROSITA: Muchas gracias por tus palabras.

    Mª ANGELES: Tu y yo tenemos que hablar, ahora cuando dejes el patinete ese supersónico que tienes jajaja, que te veo y no te veo en cuestión de microsegundos cuando pasas por aquí. Bueno, gracias por venir y fuera de bromas, desde luego, cuando quieras hablamos más detenidamente.
    Un beso.

    LAURITA: Lo que te gustarían estos panes, desde luego, qué pena lo del queso, pero digo yo, algún día puedes hacer una excepción o es muy rígida la cosa?
    Me acordé de ti por las calles de París.
    Un beso grande.

    CARMEN: Querida a ver si tengo un ratito y te escribo más largo. He llegado y tengo que ponerme al día de varias cosas, pero me da una inmensa alegría verte por aquí.
    Un beso grandote.

    MARIA: Eres un cielo y siempre me mimas con tus palabras. Un beso y muchas gracias.

    PAMELA: En breve quiero poner una entrada del huerto, está precioso ahora, todas las plantitas parecen haber despegado rápidamente en busca del sol que ya calienta bastante.
    Muchas gracias por venir a visitarme. UN beso grande.

    OLGA: Bienvenida a este espacio en el que espero te sientas cómoda y agusto y nos veamos más veces.
    Un beso y gracias por tu seguimiento.

    ResponderEliminar
  36. Hola Viena:
    Veo que ya ha hecho los Libum que publicó Charo en su blog (http://derecoquinaria-sagunt.blogspot.com/, que invito a que lo lean.
    Pues yo los he oficiado esta mañana, solamente con la referencia de Charo y después de horneados he entrado en Internet para ver qué datos podía obtener. He entrado a posteriori para solo estar influenciado por el escrito de Charo y me he encontrado con su preparación.
    Las conclusiones que he sacado son muy parecidas a las suyas: Son fáciles de hacer, quedan muy suaves al paladar, pero tal vez un poco insípidos, yo he utilizado requesón y queso fresco en la proporción de 30% queso y 70% requesón, estos dos ingredientes caseros y con poca sal, veo que su queso fresco también es casero y lo deduzco por las marcas que ha dejado la gasa.
    La forma que les he dado ha sido las de unos panallets, moldeados con dos cucharas, ya que la masa resulta un poco pegajosa. Solo cuatro los he depositado sobre sendas hojas de laurel, recién cortadas y el resto sobre silplat. Las que han estado sobre el laurel han tomado un leve sabor a laurel, pero muy tenue, el aroma no se notaba.
    Muy buena idea la de hornearlos en barro, que todavía hubiese sido mejor si no hubiese estado vidriado.
    Al partirlos los "bollitos" están blancos y con un alveolado muy aceptable.
    Antes de leer su escrito, había pensado en añadir a la masa un poco de miel, pero untarlos con miel me parece una buena idea, así que tal vez preparé para el aperitivo de mañana un agua miel para mojarlos en la mesa.
    No sé si me leerá Charo, pero me gustaría su opinión cuando los edite que será tan vez mañana.
    ¿Cómo va la huerta?
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. Querido Apicius: Estoy deseando ver sus libum, porque veo que efectivamente hemos llegado a las mismas apreciaciones. Personalmente me gustaron más, combinados con salado, ya que como dulces, con la miel, me parecieron un poco indefinidos, pero como bocaditos salados los encontré deliciosos.
    Efectivamente el queso es casero, lo decía en mi texto y sin sal, a mi me gusta hacer el queso este fresco, sin sal.
    También noté que tomaron poco aroma del laurel, yo diría que lo justo. Sí noté que olía toda la cocina intensamente y me gustó ese aroma.
    El huerto va adelante, las patatas pasan el metro de alto y el resto va creciendo. A ver si dentro de poco informo.
    Gracias por venir y comentar y un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. He publicado tu post en Mis favoritas de esta semana, espero que te gusten, puedes verlas en http://blocderecetas.blogspot.com/2011/04/mis-favoritas-semana-14-2011.html

    ResponderEliminar
  39. SALOME: De nuevo gracias por llevarme a tu blog en donde la selección de favoritos es muy buena, así que es todo un halago estar entre esos blogs.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Soy una profesora de latín que hago de vez en cuando con mis alumnos recetas de cocina romana. Hemos hecho los liba que recomiendas. Pero no estaban huecos por dentro, sino apelmazados. Por qué puede ser? Se hicieron en horno eléctrico. Influirá el tiempo y la temperatura de cocción? Nos han gustado pero los vamos a hacer de nuevo añadiendo una pizca de sal. Espero tu respuesta para perfeccionarlos. Gracias y un saludo.
    Belén

    ResponderEliminar
  41. Hola BELÉN: Una alumna mía los hizo y también le salieron apelmazados. Creo que fue por el queso, esta alumna no usó el queso casero que yo doy en la receta y que es del tipo requesón, sino un queso de untar tipo Sanmillán o así.
    Son muy fáciles de hacer, este queso que yo uso es muy aireado, ya digo, tipo requesón, quizás sea por eso. Otras causas no sé ¿Usaste harina de fuerza? Hagamos un repaso:
    Harina de fuerza
    Queso como este, pannir o requesón
    Horno a 180 grados máximo, hasta que se vean dorados.
    Los hice como se ve dentro de estas cazuelitas de barro, tapados.

    Y no se me ocurre nada más. De todas formas, mira en este enlace:
    http://la-cocina-paso-a-paso.blogspot.com/2011/04/libum-panecillos-de-la-roma-antigua.html

    Ahí verás que Apicius también los ha hecho, por si en su receta encuentras alguna otra clave.
    También puedes ver el enlace de DE RE COQUINARIA, que imagino que conoces por tu interés profesional, pero por si acaso:

    http://derecoquinaria-sagunt.blogspot.com/2011/03/liba-reservados-para-los-dioses.html

    Allí Charo da instrucciones y además ella los ha hecho y también le puedes preguntar.

    Espero haberte sido de ayuda. Cuando los repitas, por favor, cuentanos qué tal salieron, así podemos también aprender por qué pudo ser que estaban apelmazados y tu experiencia sirve a más gente.
    Un beso y gracias por venir y compartir en este espacio.

    ResponderEliminar
  42. Estimada Viena: He leído tu respuesta acerca de los liba y te doy las gracias por tu sugerencia. Probaremos con requesón a ver qué pasa.
    Ya tendrás noticias nuestras. Estamos en el IES Alfonso VI de Olmedo. Valladolid. A finales de curso haremos otra jornada gastronómica y repetiremos la receta.
    Un saludo y gracias por todo: Belén

    ResponderEliminar
  43. BELEN: Suerte y así espero, que salgan bien y que nos lo cuentes. Incluso te diría ¿por qué no os animnáis a hacer el queso casero? Es muy fácil y muy bonito hacer queso. En mis clases, los alumnos es una de las clases que más disfrutan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. cuanto mas navego por tu blog mas me gusta y encima tienes huertecita en unas ruedas de coche ? Genial. Definitivamente tienes que entrar en mi blog ^^
    Saludosss
    MER

    ResponderEliminar
  45. MER: Claro que entraré, enseguida. Un beso y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar